Antes de Empezar a Conducir
Maniobras de Manejo

Maniobras Esenciales para el Examen de Manejo 2020: Desde Señalizar hasta Retroceder

Updated 26 de Octubre de 2020

Ahora es el momento de conocer las habilidades de conducción clave que necesitarás para maniobrar tu vehículo de manera segura y evitar conflictos con otros usuarios de carretera. Cuando se trata de maniobras de manejo prácticas como dirigir el volante, retroceder o señalizar, la mayor parte de tu aprendizaje será al mando de un vehículo. Nada puede sustituir el salir a la calle y poner en práctica estas habilidades.

Sin embargo, familiarizarte con estas maniobras de manejo esenciales requiere un enfoque académico antes de subir al asiento del conductor. Estudiar la información de este módulo te dará los conocimientos teóricos necesarios para empezar a aprender a conducir un automóvil. A medida que avances, te recomendamos volver a esta sección del curso regularmente para verificar que vas por buen camino.

Antes de reservar tu examen de manejo práctico, debes tomar al menos unas cuantas lecciones con un instructor de manejo para asegurarte de que estás ejecutando las maniobras de conducción correctamente.

Antes de empezar

Cuando realices el test de manejo, el examinador esperará que trabajes con una lista de verificación completa antes de conducir. El primer artículo de este módulo te introducirá a este procedimiento, aunque también debes consultar la lista de comprobación antes de manejar oficial del DMV para asegurarte de que estés completando cada paso de forma correcta. Las tres funciones principales de una lista de verificación previa a la conducción son:

  1. Comprobar que no hay obstrucciones alrededor del vehículo (incluyendo personas y animales) que podrían hacer que salir de tu espacio de estacionamiento sea inseguro.
  2. Confirmar que el vehículo sea seguro para manejar. Esto incluye buscar llantas desinfladas, filtraciones de líquidos y suciedad en las ventanas o espejos que podrían dificultad tu vista del camino.
  3. Hacer los ajustes necesarios al vehículo. Por ejemplo, modificar la altura del asiento del conductor o el ángulo del espejo retrovisor.

Una vez que la lista de verificación previa a manejar está completa, debes revisar la ubicación de algunos componentes esenciales que no necesariamente forman parte de la lista. Lo más probable es que al efectuar el examen de conducir trabajarás con un vehículo desconocido. Por lo tanto, debes identificar donde están los controles de las luces, los limpiaparabrisas, la bocina y otros componentes esenciales antes de arrancar, para que no tengas que buscarlos mientras manejas.

Colocación del vehículo

Todas las carreteras públicas se dividen en carriles. A excepción de los caminos muy rurales, los carriles de tráfico tienen marcas en el pavimento continuas o discontinuas. Aprenderás más sobre el significado de estas líneas pintadas en un módulo del curso más adelante. Aprender a colocarse dentro de un carril es una de las primeras tareas que debes afrontar como estudiante de manejo. No solo es cuestión de posicionar el vehículo en medio del carril, aunque esta es la posición que deberás ocupar la mayor parte del tiempo. Hay cinco posiciones de carril distintas que debes conocer y ocuparás cada una de ellas por diferentes razones.

  • Posición de carril 1: Centrado en el carril.
  • Posición de carril 2: Alineado hacia la izquierda del carril.
  • Posición de carril 3: Alineado hacia la derecha del carril.
  • Posición de carril 4: Sobre la línea divisoria izquierda.
  • Posición de carril 5: Sobre la línea divisoria derecha.

Tu posición predeterminada es la posición uno. Si no hay cambios próximos en la carretera que requieran cambiar de posición para mantenerte seguro, esta es la posición que ocuparás. Las posiciones de carril dos a cinco solo se asumirán cuando intentes evitar peligros cercanos o te prepares para hacer un giro.

Aprender las diferentes posiciones de carril es la parte sencilla. Cuando empieces a conducir, maniobrar el vehículo a las diferentes posiciones es un desafío, ya que el propio vehículo obstaculizará tu vista del camino. Afortunadamente, podemos utilizar puntos de referencia alrededor del vehículo para ayudarnos a encontrar la alineación correcta.

Utilizar puntos de referencia del vehículo

Aprender a colocar tu vehículo adecuadamente al tomar una posición de carril, estacionar o detenerte en un semáforo llevará tiempo. Como el capó o cofre, el maletero y las puertas del vehículo bloquean tu vista de la carretera, necesitarás otros puntos de referencia visuales del automóvil para determinar dónde te ubicas en relación con otros objetos y marcas. Esos puntos de referencia se encuentran en el propio vehículo.

Como cada marca y modelo de automóvil tiene sus propios tamaños y formas, los puntos de referencia pueden diferir un poco de un vehículo a otro. La información en esta sección del módulo te ayudará a identificar los puntos de referencia utilizables de tu vehículo. El principio detrás de los puntos de referencia de un automóvil es simple: desde tu posición en el asiento del conductor no puedes ver la superficie de la carretera inmediatamente alrededor de tu vehículo pero sí puedes ver algunas características externas del automóvil (como el maletero y las luces delanteras) y partes de la carretera un poco más alejadas del automóvil (como el borde de la acera y las marcas del carril). Por consiguiente, puedes alinear partes del vehículo con lo que puedes ver del camino para tomar una posición específica.

Los principales puntos de referencia que analizaremos en esta sección son:

  • La luz delantera izquierda: usarás este punto de referencia al estacionar en el costado izquierdo de la carretera, prepararte para girar a la izquierda, colocarte en la posición de carril dos o alinearte con un objeto adyacente a la izquierda.
  • El centro del cofre: esto te ayudará a parquear en el costado derecho de la carretera, prepararte a girar a la derecha, colocarte en la posición de carril tres y alinearte a un objeto adyacente a la derecha.
  • Los espejos laterales: estos te ayudarán a colocarte correctamente en relación con las líneas de “STOP” y otras obstrucciones frontales.
  • Las manijas de las puertas: estas de ayudarán a colocar el vehículo correctamente al mirar por encima del hombro para retroceder el automóvil.

Los puntos de referencia también te ayudarán a compartir el camino con los usuarios de carretera vulnerables de manera segura. Si sabes exactamente dónde está posicionado tu vehículo en un carril, puedes asegurarte de que los ciclistas o motociclistas cercanos tengan suficiente espacio.

Técnicas de dirección del volante

Los puntos de referencia del vehículo te ayudarán a colocar tu vehículo correctamente para dar vuelta más adelante. Qué tan segura y eficientemente puedas ejecutar esos giros dependerá de tu dominio de las técnicas de manejo del volante. Aprender a manejar el volante empieza con una posición adecuada de las manos. Exploraremos las tres posiciones de manos al volante generalmente aceptadas de uso común, junto con las ventajas y desventajas al utilizarlas. Estas son:

  • Posición 10 y 2: la posición tradicional de las manos al volante, que permite un buen manejo y comodidad.
  • Posición 9 y 3: Esta posición es un poco menos cómoda que la “10 y 2” pero es más segura, ya que mantiene los antebrazos del conductor lejos del área de despliegue de la bolsa de aire (airbag).
  • Posición 8 y 4: Más cómoda que la “9 y 3” e igualmente segura. Sin embargo, no permite el mismo nivel de manejo.

Ahora, volvamos a la ejecución de esos giros. Así como hay posiciones de manos adecuadas para la dirección del volante, también hay técnicas correctas para girar el volante hacia la izquierda o derecha. Todas las técnicas de maniobra del volante exploradas en esta sección son aceptables dependiendo de las circunstancias. Estas son:

  • Dirección mano a mano, que implica pasar el volante a través de las manos.
  • Dirección mano sobre mano, que implica cruzar las manos.
  • Dirección a una mano, donde una sola mano permanece fija en el volante mientras gira.

No deberías recibir una sanción por usar cualquiera de estas técnicas en tu examen práctico de manejo, siempre que lo hagas de manera adecuada. No fallarás por maniobrar con una mano en el volante mientras retrocedes el vehículo, aunque sí fallarás si haces lo mismo mientras ejecutas un giro al manejar hacia adelante. En esta situación, dirigir el volante con una mano no es algo necesario y reducirías tu control sobre el vehículo.

Retroceder e ir en reversa

Retroceder el vehículo siempre será más desafiante y peligroso que manejar hacia adelante, ya que la vista del camino detrás del automóvil es extremadamente restringida. Para ver hacia donde te diriges, tendrás que voltear la parte superior del cuerpo en el asiento del conductor mientras sigues operando los controles frente a ti. En situaciones de manejo de la vida real, siempre debes evitar conducir en reversa a menos que sea la opción más segura. En lo que respecta a tu preparación para el examen de manejo, te recomendamos que practiques retroceder el vehículo con la mayor frecuencia posible. Esta habilidad esencial se evaluará durante la prueba.

No empieces a aprender a manejar en reversa hasta que te sientas relativamente cómodo controlando la velocidad y la dirección del volante al conducir hacia adelante. Cuando llegue el momento, la guía para retroceder paso a paso en este artículo te ayudará. Toma en cuenta que los espejos retrovisores y laterales serán útiles para dar marcha atrás, aunque no debes depender exclusivamente de ellos. Si en tu examen de manejo realizas una maniobra en reversa sin voltear para mirar por encima del hombro, es probable que el examinador te repruebe.

Técnicas de aceleración

Para aumentar la velocidad debes inyectar más gasolina al motor aplicando presión en el pedal del acelerador. Es importante aumentar la presión en el pedal de manera suave y gradual para mantener el control y evitar una aceleración “brusca”. Al hacerlo, debes usar la bola del pie (la base de los dedos) mientras dejas el talón plantado firmemente en el piso del automóvil. Esto te permitirá cambiar entre los pedales del acelerador y el freno rápidamente en caso de que necesites reducir la velocidad.

Diferentes situaciones de carretera requieren distintas técnicas de aceleración. Por ejemplo, mantener la velocidad mientras conduces cuesta arriba requerirá un aumento gradual en la presión del pedal del acelerador aunque no estés tratando de viajar más rápido. Las condiciones de manejo peligrosas e ingresar a una autopista también exigirán diferentes habilidades de aceleración, que se tratan en esta sección.

Reducir la velocidad y detenerse

Aplicar presión al pedal del freno de servicio disminuirá la velocidad del vehículo. Al igual que la aceleración, hay mucho más en frenar de manera segura y efectiva que simplemente empujar el pedal hacia el piso y esperar lo mejor. Incluso en situaciones de emergencia, pisar fuerte el pedal del freno rara vez es el mejor curso de acción. Cómo debes usar los frenos del vehículo dependerá del tipo de sistema de frenado que tenga tu vehículo. Los vehículos más modernos están equipados con un sistema de frenos antibloqueo (ABS, por sus siglas en inglés) que gestiona la fuerza de frenado a nombre del conductor. Si tu vehículo no cuenta con ABS, debes aprender a aplicar técnicas del umbral de frenado (límite de frenado) para evitar que las ruedas pierdan tracción. Todos los nuevos conductores deben familiarizarse con esta habilidad a cierto punto, ya que un día pueden verse forzados a manejar un vehículo sin ABS o un vehículo con ABS cuyo sistema ha fallado.

Dominar las técnicas de frenado adecuadas resulta fundamental. Si utilizas los frenos de manera ineficaz es posible que no puedas detenerte en una situación peligrosa y seguramente causarás un daño prematuro al sistema de frenado de tu vehículo.

Señalizar tus intenciones

Para compartir la carretera con otras personas, debes aprender a comunicarte de forma efectiva con los intermitentes, las luces delanteras, las luces traseras y la bocina del automóvil. Aprender las señales manuales también será un aspecto importante de tu programa de educación vial que analizaremos más adelante en esta página.

Los intermitentes o indicadores de dirección son la herramienta de señalización que utilizarás con más frecuencia. Su función primaria es comunicar a otros conductores que tienes la intención de girar o cambiar de carriles, aunque también se pueden utilizar como luces de advertencia en caso de emergencia. Tus luces direccionales deben activarse a un mínimo de 100 pies antes de un giro y mantenerse encendidos hasta completar la maniobra. Si los intermitentes no funcionan bien, en su lugar tendrás que usar las señales de mano.

Las luces traseras se encenderán automáticamente cuando apliques los frenos, comunicando a otros automovilistas que tu vehículo está reduciendo la velocidad. Puedes manipular tus luces traseras si un conductor te sigue de cerca constantemente o está muy cerca cuando necesitas reducir la velocidad. En esta situación, llama su atención presionando suavemente el pedal del freno para hacer parpadear las luces traseras varias veces.

Hacer parpadear las luces delanteras

Las luces delanteras también pueden encenderse o hacerse parpadear para llamar la atención de otros conductores. De acuerdo con la mayoría de los manuales de conducir estatales, el único momento legítimo para encender, parpadear o cambiar de luces altas a bajas de manera intermitente a otro conductor es cuando debes advertirle que sus luces de carretera están activas. Si un automovilista se aproxima con las luces altas encendidas, puedes informarle del problema encendiendo las luces altas para hacerlas parpadear o cambiando de luces altas a bajas unas cuantas veces. Si no responden atenuando las luces, desvía tus ojos hacia el costado derecho del camino para evitar cegarte y no tomes represalias activando tus luces altas.

Si otros conductores encienden sus luces hacia ti, verifica el indicador de luces altas ya que probablemente esa sea la razón. Si tus luces de carretera no son la causa, puede que te estén advirtiendo que tus luces delanteras están desajustadas o funcionando mal. Haz que un mecánico las revise lo más pronto posible.

La práctica de hacer parpadear las luces delanteras o cambiar de luces bajas a altas varias veces para advertir a otros conductores sobre un control de velocidad o presencia policial en la carretera es común en Estados Unidos. Te recomendamos encarecidamente que consultes tu manual de manejo estatal para más información sobre este tema. En algunos estados, es ilegal.

Señales manuales

Si tus intermitentes o luces traseras no funcionan, debes comunicar tu intención de girar, reducir la velocidad o detenerte a través de señales manuales de tránsito. También serán útiles en días extremadamente soleados cuando tus luces de señalización sean difíciles de ver y cuando tus indicadores estén ocultos por una fila de tráfico. Nunca uses las señales de mano de noche, ya que no las verán. Si tus luces de señalización no funcionan, simplemente no puedes conducir después del anochecer.

Todas las señales manuales deben ejecutarse en la ventana izquierda, como se describe aquí:

  • Giro a la derecha: Extiende tu brazo izquierdo hacia afuera y dobla el codo con la mano apuntando hacia arriba.
  • Giro a la izquierda: Extiende tu brazo izquierdo en línea recta sin doblarlo. Tu mano debe apuntar hacia la izquierda.
  • Disminuir la velocidad o detenerse: Extiende tu brazo izquierdo hacia afuera y dobla el codo con la apuntando hacia la carretera.

No descuides las señales de mano en tu programa de educación vial, ya que tendrás que recordarlas con más frecuencia de lo que piensas. La mayoría de los conductores tienen la suerte de nunca necesitar las señales manuales pero aun así deben reconocerlas. Los ciclistas no tienen luces de señalización y siempre utilizarán las señales con la mano para comunicarse.

Usar la bocina

La bocina de tu automóvil es una herramienta de comunicación extremadamente poderosa que debes tener cuidado de no usar de más. Muchos conductores son demasiado rápidos para hacer sonar la bocina por enojo, frustración o simplemente para saludar a otros automovilistas. La bocina del automóvil no fue diseñada para usarse como un medio de expresión sino como último recurso para cuando es absolutamente necesario llamar la atención de otro conductor.

Siempre que utilices la bocina tendrás el riesgo de asustar a otros usuarios de carretera y provocar un accidente. Solo usa la bocina del automóvil cuando sea necesario para protegerte a ti o a otros usuarios de carretera de daños. Por ejemplo:

  • Cuando debes advertir a otro automovilista que está a punto de chocarte.
  • Cuando hasta perdido el control de tu vehículo y debes advertir a otros conductores.
  • Cuando tengas que asustar a un animal para que salga del camino con tal de evitar una colisión.
  • Algunos estados permiten el uso suave de la bocina en condiciones de baja visibilidad y cuando se aproximan a curvas cerradas. Consulta tu manual para más detalles.

Nunca uses la bocina para expresar frustración, instar a otros usuarios de carretera a moverse o viajar más rápido (a menos que sea para evitar una colisión) o para saludar a otro conductor. También debes evitar utilizar la bocina cuando haya caballos o vehículos tirados por caballos en el camino, a menos que eso sea absolutamente necesario.

Usar los carriles de conducción

Aprender a anticipar y prepararse para un cambio de carriles es una de las habilidades más importantes que desarrollarás como estudiante de manejo. En una carretera de dos carriles con tráfico en movimiento en ambas direcciones, conocer cuál carril ocupar es sencillo. Las cosas se complican más en carreteras de múltiples carriles con semáforos, entronques o varias corrientes de tráfico que se mueven en la misma dirección. Afortunadamente, las reglas para elegir el carril adecuado en estas circunstancias son de las más simples que aprenderás en tu periodo de estudio. Nuestro módulo “Usar los Carriles de Conducción” te explicará cómo hacerlo.

En la mayoría de las situaciones, la regla que debes recordar sobre escoger un carril en una carreteras de múltiples carriles es mantenerte a la derecha. El carril derecho está reservado para el tráfico más lento y generalmente es el carril que debes ocupar si tienes la intención de desviarte en el próximo cruce. Si necesitas rebasar a otro vehículo o hacer espacio para el tráfico nuevo que entra a la carretera, debes incorporarte a la izquierda a un carril adyacente.

Debes aprender a planificar los cambios de carril con cuidado, evitando todas las situaciones excepto las más necesarias. Como incorporarte a un nuevo carril alterará la situación en la carretera alrededor de tu vehículo, esto siempre aumenta el nivel de riesgo al que te expones al conducir. Hay una estrategia correcta para cambiar de carril, que dividimos en pasos fáciles de seguir en esta sección. Cambiar de carril sin seguir el procedimiento adecuado es peligroso y puede llevarte a reprobar el examen de manejo o recibir una multa si ya estás calificado.

Unirte a un carril nuevo de tráfico, por lo general al entrar o salir de una carretera, se conoce como incorporarte a un carril (merging). Al igual que al cambiar de carril, las incorporaciones deben ejecutarse de acuerdo con ciertas reglas de seguridad. Mientras seas un conductor novato, debes enfocarte en encontrar un espacio de cuatro segundos entre vehículos para acomodar tu automóvil. Habrá ocasiones en las que tendrás que ingresar a un espacio más pequeño, pero por ahora esta es la regla que necesitas recordar.

Entrar y salir de autopistas

Incorporarte a las carreteras de alta velocidad de acceso limitado es desafiante y solo deben intentarlo los conductores novatos competentes. Con tal de incorporarte de manera segura, debes utilizar el carril de aceleración para aumentar tu velocidad para igualar a la velocidad del tráfico existente en la carretera. Salir de la autopista es posiblemente más sencillo, siempre que te prepares para hacerlo de forma efectiva. Nunca cruces múltiples carriles de tráfico al mismo tiempo ni te incorpores apresuradamente al carril de desaceleración. Es mejor perderse la salida que provocar una colisión.

Maniobras para girar

Girar o dar vuelta de manera segura y efectiva requiere de sólidas habilidades de dirección del volante, una comprensión de los diferentes usos de los carriles y conocimiento de las reglas de carretera en ese tramo del camino. En nuestra sección “Hacer giros” analizamos los dos tipos de giros principales que deberás hacer al conducir:

  1. Girar en intersecciones (que puede implicar dar vuelta a la izquierda, dar vuelta a la derecha, hacer giros protegidos o desprotegidos, utilizar un carril central de giro a la izquierda y obedecer los semáforos)
  2. Invertir tu dirección de viaje (hacer una vuelta en U, un giro de dos puntos o un giro de tres puntos para poner tu vehículo en la dirección opuesta)

Con la información de este bloque del curso puedes aprender a realizar todas las maniobras básicos de giro con confianza y seguridad. En cuanto a las intersecciones, nunca debes asumir que es seguro ejecutar el giro. Siempre mira cuidadosamente la carretera para ver si hay corrientes de tráfico opuestas, incluso si un dispositivo de control de tráfico indica que tienes el derecho de paso. Los automovilistas cometen errores tontos en las intersecciones todos los días. Si esto sucede, tu vigilancia y precaución pueden ser lo único que se interponga entre tú y una colisión.

Rebasar otros vehículos

Rebasar a otro vehículo puede implicar entrar temporalmente a un carril de tráfico opuesto. Incluso en carreteras relativamente despejadas, hay muchas cosas que pueden salir mal con esta maniobra. Pasar a otro vehículo solo para “ir adelante” es un riesgo innecesario. No lo hagas. Sin embargo, como hay situaciones en las que rebasar es el curso de acción más seguro, debes saber cómo ejecutar el adelantamiento de manera legal y segura.

Además de trabajar con la información de este módulo, consulta tu manual de manejo para conocer las leyes que indican cuándo puedes o no rebasar a otro vehículo en tu estado. En general, rebasar es ilegal si:

  • No puedes ver claramente la carretera adelante por lo menos a 800 pies.
  • Estás manejando a través de una intersección o estás a menos de 100 pies de una intersección (hay variaciones de esta ley en diferentes estados).
  • Estás a menos de 100 pies de un túnel, puente o cruce ferroviario.
  • Estás detrás de un autobús escolar detenido.
  • Dispositivos de control de tráfico indican que rebasar es ilegal en este tramo de la carretera.

Si has confirmado que es legal ejecutar un adelantamiento en este tramo de la carretera, entonces debes preguntarte: ¿Es seguro y vale la pena? Cuando tengas la certeza de que debes avanzar, la guía para rebasar paso a paso de este curso te explicará la maniobra. Asegúrate de estar cómodo con esta información antes de intentar pasar a otro vehículo en una situación de conducción de la vida real.

Maniobras para estacionar

Aprender cuándo, dónde y cómo estacionar son habilidades esenciales que los conductores muchas veces pasan por alto. La sección “Estacionar” te informará sobre todas las reglas vitales para parquear que debes conocer antes de intentar estacionar tu vehículo en una vía pública. En todos los códigos de carretera estatales se hace una distinción entre estacionar y parar temporalmente para cargar o descargar el vehículo. Debes consultar el manual estatal para la información local sobre este tema para evitar infringir la ley. En muchas situaciones, detenerte temporalmente es legal mientras que estacionar el vehículo no lo es. La información que te brindamos cubre reglas para estacionar y restricciones que aplican en la mayoría de las áreas, aunque puede haber diferentes sutiles en tu ciudad o estado.

Hay varias maniobras para estacionar que debes aprender con tal de parquear tu vehículo adecuadamente en distintas situaciones. Estas son:

  1. Estacionamiento perpendicular: el vehículo se coloca en un ángulo de 90 grados en relación con el tráfico en movimiento.
  2. Estacionamiento en ángulo: el vehículo se coloca en un ángulo de 45 grados en relación con el tráfico en movimiento.
  3. Estacionamiento en paralelo: el vehículo estará paralelo al tráfico en movimiento. Estos espacios generalmente se encuentran a lo largo de calles urbanas.
  4. Estacionamiento en una cuesta: el vehículo se parquea en una pendiente cuesta arriba o cuesta abajo. Esto requiere de consideraciones de seguridad adicionales.

Estacionar puede llegar a ser una tarea frustrante, incluso para automovilistas experimentados. Siempre que sea posible, deberías considerar elegir un espacio “menos conveniente” que esté más alejado de tu destino con tal de evitar el estrés de tratar de encontrar un espacio de estacionamiento en el último momento.

Dominar las maniobras de manejo

No esperes leer la información de este módulo una vez y tener ya toda la información memorizada. ¡Hay mucho que asimilar! Hasta que domines estas maniobras de manejo esenciales, debes volver a consultar esta información con la mayor frecuencia posible.

Toma en cuenta que tener una lección o dos con un instructor calificado es vital si deseas pasar el examen de manejo en el primer intento. Además de ayudarte a crear hábitos seguros de conducción, los instructores de manejo están entrenados para ayudarte a superar la prueba. Tendrás mayores posibilidades de pasar y te beneficiarás mucho más del resto de tu práctica de manejo con un poco de orientación de un instructor certificado. Si estás listo para empezar a aprender, comencemos con un repaso de la lista de verificación antes de manejar.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 1 votos.

Sigue con otros módulos

Maniobras de Manejo Esenciales
Antes de Empezar a Conducir 2 of 10

Antes de Empezar a Conducir

Cuando se trata de colocar tu vehículo, dirigir el volante, retroceder y comunicarte con otros usuarios de carretera, hay una forma correcta y una forma incorrecta de hacer las cosas. Es importante aprender reglas y métodos adecuados para maniobrar desde el comienzo de tu aprendizaje, ya que de lo contrario puedes desarrollar malos hábitos que serán difíciles de corregir posteriormente.

Elegir una posición de carril
Antes de Empezar a Conducir 3 of 10

Colocación en el Carril

Puede que te sorprenda descubrir que la colocación en el carril no es solo una preocupación para los motociclistas y ciclistas. Los conductores de automóviles deben aprender a posicionarse en los carriles de forma adecuada. No es solo cuestión de permanecer centrado en el carril o, como los conductores piensan, mantenerse a la derecha. Diferentes situaciones de manejo requieren diferentes posiciones de carril.

Espacio Operativo del Vehículo
Antes de Empezar a Conducir 4 of 10

Espacio Operativo del Vehículo

Aprender a gestionar el espacio alrededor de tu vehículo de manera efectiva te ayudará a mejorar la seguridad y limitar las probabilidades de una colisión. El área inmediatamente alrededor de tu vehículo se conoce como “espacio operativo del vehículo”. Este espacio consta de siete “zonas” tan amplias como un carril y que se extienden hasta donde el conductor pueda ver en esa dirección.

Review
Conducir en Intersecciones 2 of 7

Intersecciones Controladas

Se dice que una intersección es “controlada” cuando el acceso a la intersección está regulado por semáforos o señales de tránsito, mientras el acceso a una intersección no controlada está regulado solo por las reglas de derecho de paso. Debes recordar que los semáforos no resuelven totalmente los conflictos de tráfico y debes aprender a combinar los semáforos con las reglas de derecho de paso para evitar situaciones peligrosas.

Conducir en Intersecciones 3 of 7

Intersección No Controlada

Una intersección no controlada es uno de los tipos de intersecciones más comunes que existen. Una intersección no controlada es una intersección de carretera sin semáforos ni señales de tránsito que indiquen el derecho de paso.

Conducir en Intersecciones 4 of 7

Rotondas

Una rotonda es una intersección no controlada o una intersección controlada por señales de tránsito donde el tráfico se mueve en sentido contrario a las manecillas del reloj alrededor de una isla central. El acceso a la glorieta generalmente está controlado por señales YIELD que pueden duplicarse con marcas en el pavimento.

Conducir en Intersecciones 5 of 7

Carriles para Girar

Los carriles para girar son carriles de tráfico que permiten dar vuelta a la derecha o a la izquierda en una intersección o hacia una carretera lateral. Los carriles para girar están controlados por señales de tránsito y marcas en el pavimento que te muestran la dirección de viaje desde el carril.

Conducir en Intersecciones 6 of 7

Intersecciones en T

Una intersección en T es un cruce de tres vías donde se unen tres carreteras. Al igual que con cualquier otra intersección, debes tener precaución al aproximarte, reducir la velocidad y estar atento a otro tráfico y a peatones incluso cuando viajes por la carretera directa y tengas el derecho de paso.

Conducir en Intersecciones 7 of 7

Entronques Viales

Un entronque vial es una intersección de dos autopistas en diferentes niveles con carreteras de conexión para transferir el tráfico de una autopista a otra a través de rampas. Las rampas de conexión permiten a los conductores salir de una carretera y entrar en otra de manera segura sin obstaculizar el tráfico.