Reducir Riesgos al Conducir
Reducir los Riesgos de Manejo

Reducir los Riesgos de Manejo: Tomar el Control de Tu Seguridad al Volante

Updated 26 de Enero de 2021

Cada vez que te deslizas al asiento del conductor básicamente te estás amarrando a una máquina poderosa, peligrosa y potencialmente letal. Tomar decisiones de manejo seguras y sensatas es crucial, ya que estarás sujeto a un riesgo considerable con tan solo elegir conducir en un primer momento.

Los accidentes de tránsito y colisiones, en su mayoría, no son eventos aleatorios e inevitables. La mayoría de los accidentes automovilísticos son al menos parcialmente el resultado de decisiones hechas por uno o más conductores involucrados. Por lo tanto, son en gran medida evitables.

Cada día tomas decisiones en tu vida que aumentan o disminuyen el riesgo al que te expones. Estas decisiones nunca serán más importantes que al volante de un vehículo en movimiento. No caminarías al centro de una calle concurrida con los ojos vendados, nadarías con tus manos atadas o entrarías a una jaula con un tigre hambriento, así que tampoco deberías tomar riesgos tontos cuando conduces. ¡Lamentablemente muchos conductores sí lo hacen!

La mayoría de las personas creen que son conductores seguros y competentes, aunque muy pocos lo son. Mientras manejas, en cualquier punto puedes tomar una decisión tonta que podría dejarte sin vehículo, con lesiones o golpeado por una enorme multa de tránsito. Incluso podría terminar siendo la última decisión tonta que cometas.

Reconocer los riesgos de manejo

Después de esta introducción la sección de “reducir los riesgos de manejo” te explicará todo lo que debes saber para mantenerte seguro y minimizar las probabilidades de verte involucrado en un accidente automovilístico. Absolutamente todas las decisiones que tomes al conducir tendrán un impacto en tu seguridad, desde la forma de cuidar tu vehículo hasta cuándo y cómo maniobras. Para entender por qué nuestras decisiones son importantes, primero debemos reconocer los riesgos de manejo.

Cada riesgo que encuentres (al conducir o en otra situación) se puede clasificar en una de dos categorías:

  • Riesgo inmediato: Situaciones que representan una amenaza para tu seguridad y requieren acciones de algún tipo. Por ejemplo, un venado que corre a través de la carretera frente a tu vehículo.
  • Riesgo potencial: Situaciones que podrían desarrollarse hasta producir un riesgo inmediato. Por ejemplo, conducir en un área semi-rural donde hay señales de advertencia sobre la presencia de venados.

Los conductores defensivos deben maximizar su seguridad identificando cuáles riesgos potenciales tienen más probabilidades de materializarse y actuar de forma preventiva para evitar los peligros que esos riesgos podrían representar. En el ejemplo anterior, un conductor defensivo reconocería el riesgo potencial de encontrarse con un venado en la carretera, reduciendo la velocidad y manejando con precaución adicional. De esa forma, si un venado aparece, hay menos posibilidades de una colisión o un accidente.

Actitud de manejo responsable

Para reducir el riesgo, debes desarrollar una actitud de manejo realista y responsable. Como lo discute este segundo módulo, la mayoría de los accidentes y colisiones que ocurren en nuestras carreteras se podrían evitar o hacer menos graves si los conductores involucrados tomaran mejores decisiones. Si quitamos el error humano de la ecuación, los accidentes de tránsito serían algo raro. Tal como es actualmente, se cobran cientos de vidas a través de los Estados Unidos todos los días.

Ya sea que tomes una mala decisión al volante como resultado de ignorancia o imprudencia deliberada, las consecuencias son igualmente negativas y tú eres igualmente responsable. Como conductor, es tu deber asegurarte de tener las habilidades necesarias para controlar tu vehículo, comprender las reglas de carretera y cumplir con la ley sin excepciones.

Las prácticas de manejo más peligrosas

Aquí echamos un vistazo a los comportamientos de manejo más peligrosos que siempre aumentarán el riesgo al que un automovilista se expone en una situación de conducción. Si caes en un comportamiento riesgoso en un entorno de por sí riesgoso (por ejemplo, en una tormenta de nieve o al conducir en una carretera congestionada), la probabilidad de verte involucrado en un accidente automovilístico será todavía mayor.

Exceder el límite de velocidad, manejar bajo la influencia de alcohol o drogas, conducción distraída y conducción imprudente son cuatro de las prácticas peligrosas y riesgosas más comunes. Cada año en los Estados Unidos, estos comportamientos evitables resultan en cientos de miles de colisiones y miles de muertes evitables. Debes tener un compromiso personal para evitar estas prácticas de manejo peligrosas y saber qué hacer si encuentras a otros conductores que las llevan a cabo.

Optimizar el flujo de tráfico y maximizar la seguridad

Al conducir en tráfico pesado, el riesgo será disminuido por cualquier acción que puedes ejecutar para mejorar o mantener el flujo de tráfico. Cuando todos los vehículos en una carretera están espaciados de manera uniforme y se mueven sin problemas a la misma velocidad, los conductores se ven obligados a tomar menos decisiones reaccionarias que podrían llevar a colisiones.

Interrumpir el flujo de tráfico puede tener un efecto profundamente negativo en la seguridad. Si giras de forma incorrecta, cambias de carril de manera insegura, sigues a otro vehículo muy de cerca o conduces en sentido equivocado aumentarás el riesgo drásticamente. Esta sección se enfoca en estas acciones que interrumpen el flujo de tráfico, enseñándote cómo y por qué se deben evitar a toda costa.

Mayor riesgo en los conductores jóvenes

Desafortunadamente, la experiencia de manejo solo aumenta con el tiempo y la práctica. Los conductores adultos jóvenes y adolescentes tienen un riesgo mayor de verse involucrados en un accidente o una colisión, principalmente porque su inexperiencia les juega en contra. Además, los conductores adolescentes afrontan un peligro aumentado al volante debido a que son más incapaces de reconocer el peligro y más propensos a un comportamiento arriesgado.

El efecto combinado de estos factores que aumentan el riesgo tiene un gran impacto en la seguridad. Los accidentes automovilísticos y las colisiones son la principal causa de muerte de los jóvenes estadounidenses entre 15 y 20 años de edad. Aquí exploramos las razones detrás de esta impactante estadística y discutimos las tácticas que puedes utilizar para evitar caer en un comportamiento riesgos al conducir.

Errores peligrosos de conductor novato

No ceder el derecho de paso, entrar a una curva con demasiada velocidad, seguir a un vehículo muy de cerca y conducir distraído son los errores más comunes que cometen los adolescentes y otros conductores novatos. La mayoría de los errores de los conductores novatos son accidentales, cometidos por un conductor que cree que está ejecutando una acción segura hasta que queda claro que se ha equivocado.

Los errores involuntarios son lo suficientemente comunes sin agregar un comportamiento riesgoso y deliberado a la ecuación. Lamentablemente, muchos conductores adolescentes son culpables de esta tontería. Como conductor joven, tienes más probabilidades de conducir bajo la influencia del alcohol, caer en un comportamiento imprudente para “lucirte” con tus amigos, involucrarte en una carrera callejera y no utilizar el cinturón de seguridad.

Puede que estés leyendo esto y pienses que nunca tomarías estos riesgos, pero es sorprendente lo que puede hacer un poco de presión social. Muchos adolescentes normales llevan a cabo estas actividades y muchos de ellos terminan lamentándolo.

Estrategias para reducir el riesgo

Ahora que entendemos los riesgos que conlleva la conducción, ¿qué podemos hacer para disminuirlos? La primera y más obvia de las tácticas es analizar con criterio cada decisión de manejo antes de actuar. Aunque parezca obvio, la mayoría de los conductores no evalúan sus decisiones de manejo de manera crítica. Con la información en esta sección, puedes llevar la delantera a la hora de reducir el riesgo.

Antes de realizar una maniobra que implique un riesgo potencial, debes decidir qué tan probable es que termine con un resultado negativo y cuál sería la gravedad de ese resultado. Si hay probabilidades altas de que algo negativo suceda, las posibles consecuencias serían graves (lesiones o muerte) o ambas, no asumas el riesgo.

Aprende a valorar los riesgos de manejo de forma efectiva en esta sección. También encontrarás técnicas útiles para reducir el riesgo y mejorar la seguridad en todas las situaciones de manejo.

Consecuencias del comportamiento riesgoso

El comportamiento riesgoso siempre tiene consecuencias negativas. Si tienes mucha suerte, puede que el único resultado negativa sea la falsa confianza que sientas al haber efectuado una maniobra peligrosa. Cuando te “sales con la tuya” al conducir de manera peligrosa, tienes más probabilidades de comportarte de forma similar en el futuro y la próxima vez quizás no tengas tanta suerte.

Las consecuencias del comportamiento de manejo riesgoso incluyen:

  • Daños al vehículo
  • Pérdida financiera
  • Lesiones o muerte
  • Pérdida del vehículo
  • Pérdida de tu licencia
  • Multas y sanciones
  • Penas de cárcel

Si tu comportamiento de manejo arriesgado resulta en una colisión grave o un accidente, es posible que debas lidiar con todas estas consecuencias negativas al mismo tiempo. Lo que los conductores sin experiencia no comprenden es que cada una de estas consecuencias negativas por separado pueden afectar tu felicidad, tu salud y tu calidad de vida general de muchas maneras. En esta última sección analizamos por qué no vale la pena asumir riesgos al manejar.

Tomar el control de tu seguridad

A pesar de que existan varios factores de manejo que no puedes controlar, nunca estarás a merced de la suerte a la hora de conducir. Las acciones que ejecutas para empeorar o mitigar el riesgo tienen un mayor efecto en tu seguridad que las influencias externas como el clima u otros automovilistas. Los peligros siempre estarán allí pero depende de ti si estos te llevan a un accidente o no. Comencemos por aprender a identificar estos riesgos de manejo.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Reconocer los Riesgos de Manejo
Reducir Riesgos al Conducir 2 of 9

Reconocer los Riesgos de Manejo

El primer paso para crear el entorno de manejo más seguro posible es saber a lo que te enfrentas. Cuando conoces los riesgos que tienes por delante, es posible forjar hábitos de manejo seguros que reducirán las posibilidades de una colisión. Sin importar lo peligrosa que sea una situación, siempre habrá algo que puedes hacer para disminuir el riesgo y mejorar tu seguridad.

Una Actitud de Manejo Responsable
Reducir Riesgos al Conducir 3 of 9

Actitud de Manejo Responsable

Para desarrollar una actitud de manejo responsable y segura, primero debes entender el poder de tus acciones. Al conducir, una sola acción puede desencadenar una serie de eventos que terminarán en un accidente o una colisión. Cada conductor que actúa o reacciona en esa secuencia de eventos tiene el poder de empeorar la situación o llevarla a un resultado más positivo.

Comportamientos de Manejo Peligrosos
Reducir Riesgos al Conducir 4 of 9

Comportamientos de Manejo Peligrosos

Ciertos comportamientos de manejo peligrosos representan una mayor amenaza para la seguridad de los usuarios de carretera que otros, ya que son repetitivos y están asociados con consecuencias graves. Para ser un conductor seguro y responsable debes adoptar una “política de tolerancia cero” hacia las prácticas de manejo peligrosas de tu parte. Permitirte conducir de forma irresponsable incluso una vez podría tener consecuencias terribles.

Review
Manejar con Sueño 2 of 7

Causas de la Fatiga

Tener fatiga no significa necesariamente sentir sueño, aunque puede llevar a eso. El término “fatiga” describe un estado mental y físico que puede ocurrir después de una actividad desafiante o prolongada. Una persona fatigada tiene una capacidad por debajo de lo normal para trabajar y concentrarse, siendo menos capaz de completar con eficacia cualquier tarea.

Manejar con Sueño 3 of 7

Factores de Riesgo de Fatiga

Entender los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de somnolencia te ayudará a tomar decisiones de manejo sensatas. Si sabes que estás bajo riesgo, es más probable que conectes con tu estado físico y mental al conducir. Cuando notes que aparecen los síntomas de fatiga, podrás tomar medidas para mantenerte tu seguridad.

Manejar con Sueño 4 of 7

Consecuencias de Conducir con Sueño

Una persona con fatiga no puede funcionar tan bien como lo haría normalmente en cualquier tarea. Cuando la tarea es maniobrar un objeto de metal grande y pesado que se precipita a gran velocidad en una carretera, perseverar a pesar de los efectos del cansancio invita a la muerte y la destrucción.

Manejar con Sueño 5 of 7

Mitos de Conducir con Sueño

Conducir con sueño o fatiga es tan peligroso como manejar bajo la influencia del alcohol. La mayoría de los conductores conocen el efecto que tiene el alcohol en su capacidad de manejo y dudarían de ponerse al volante si han bebido, incluso si creen que se encuentran dentro del límite legal de alcoholemia.

Manejar con Sueño 6 of 7

Cómo Evitar Conducir con Sueño

La única cura para la fatiga es el descanso. Cuando tengas cansancio o agotamiento mental o físico, la única forma de mantenerte seguro es descansar antes de conducir o no conducir del todo. Después de un día de escuela difícil o un turno de trabajo cansado, las personas se obligan a manejar, pensando que descansarán al llegar a casa.

Manejar con Sueño 7 of 7

Hipnosis de la Autopista y Velocitation

La hipnosis de la autopista es un estado peligroso parecido a un trance, en el que un conductor puede viajar una distancia corta (o muchas millas) sin tener ningún recuerdo de la experiencia. “Velocitation” es un fenómeno psicológico producido por la conducción a alta de velocidad por periodos extendidos y monótonos. Cuando la velocitation ocurre, un conductor pierde la noción lo rápido que está viajando y a menudo cree que va más lento de lo que realmente se mueve.