Antes de Empezar a Conducir
Técnicas de Frenado

Técnicas de Frenado para una Conducción Tranquila, Control y Distancia de Frenado Reducida

Updated 26 de Octubre de 2020

Los conductores nuevos suelen cometer el error de hundir el pie en el pedal del freno cuando necesitan reducir la velocidad, incluso cuando la situación no requiere de un frenado repentino. Este tipo de frenado brusco casi siempre es malo para tu automóvil y a menudo peligroso. Existe una variedad de complejas técnicas para reducir la velocidad o frenar tu vehículo. Frenar de golpe rara vez es el mejor curso de acción.

Reducir la velocidad y detenerse

Cuando necesitas disminuir la velocidad o parar tu automóvil en una situación que no sea de emergencia, empieza presionando ligeramente el pedal del freno para activar las luces de freno. Esto le indicará tu intención de reducir la velocidad a los automovilistas detrás de ti, quienes entonces podrán aumentar la distancia de seguimiento. Siempre revisa los espejos para confirmar que sea seguro continuar frenando.

Recuerda que es posible que puedas lograr la reducción de velocidad deseada simplemente con quitar tu pie del acelerador. Aplicar los frenos no siempre es necesario. Si tienes que volver a aplicar los frenos, hazlo con una presión suave y creciente. Cuando te detengas por completo, asegúrate de mantener el pie en el pedal de freno para evitar que el vehículo se mueva hasta que desees arrancar de nuevo.

Técnicas de frenado

Cada vehículo responde un tanto diferente a la presión en el pedal de freno. Con el tiempo, llegarás a conocer cómo funciona tu vehículo y ajustarás la manera en que utilizas los frenos para adaptarte a distintas situaciones. En situaciones de manejo generales, es mejor usar los frenos con cuidado y aumentar la presión gradualmente según sea necesario.

Será evidente cuando no estés presionando lo suficientemente fuerte, ya que el vehículo no reducirá la velocidad. Si aplicas demasiada fuerza al pedal de freno, tu vehículo dará tumbos en lugar de disminuir la velocidad suavemente. En casos extremos de frenado excesivo, las llantas podrían bloquearse y hacer que el vehículo derrape.

Frenado controlado

Cuando debas reducir la velocidad y mantener una velocidad baja, presiona los frenos suavemente mientras aplicas una presión constante. Suelta el freno una vez que el vehículo haya alcanzar la velocidad adecuada. Esto se conoce como frenado controlado y se utiliza al entrar a un tramo de carretera de baja velocidad. Por ejemplo, cerca de una escuela o una zona de construcción.

Umbral de frenado

El frenado puede utilizarse para mejorar el agarre del automóvil en la superficie de la carretera, al transferir el peso hacia las ruedas delanteras. Esta técnica de aumento de tracción se conoce como umbral de frenado. Cuando uses el umbral de frenado, debes frenar con la máxima presión posible sin bloquear las ruedas. Frenar repetidamente hasta este umbral y luego soltar el freno detendrá tu vehículo rápidamente mientras mantienes suficiente control para dirigir el volante de manera efectiva.

Frenado de cobertura

El frenado de cobertura debería permitirte reducir la velocidad de forma tranquila en distancias relativamente cortas. Esto implica quitar tu pie del acelerador y colocarlo sobre el pedal de freno sin aplicar inicialmente ninguna presión. Tu vehículo empezará a reducir la velocidad sin necesidad de frenos, simplemente porque has retirado el pie del acelerador. Como resultado de esto, la transición de acelerar a frenar será mucho más suave.

Otras maneras de frenar tu vehículo

Pisar el freno es una reacción automática para los conductores menos experimentados. El uso excesivo de los frenos puede dañar tu automóvil y hacer que el sistema de frenado sea ineficaz. Recuerda, hay otros métodos que puedes utilizar para reducir la velocidad de tu vehículo.

  1. 1

    Suelta el acelerador.
    Se pueden lograr pequeñas reducciones de velocidad simplemente quitando el pie del acelerador.

  2. 2

    Baja una marcha.
    En los automóviles con transmisión manual se puede disminuir la velocidad al bajar una marcha. Ten cuidado de no cambiar repentinamente a una marcha mucho más baja, ya que esto en últimas instancia podría revolucionar demasiado tu motor y provocar daños.

  3. 3

    Usa el freno de mano.
    En situaciones de emergencia donde los frenos regulares no han logrado detener por completo el vehículo, aplicar el freno de mano puede terminar el trabajo. No apliques el freno de mano al viajar a alta velocidad, ya que el vehículo patinará.

¿Qué afecta la distancia de frenado?

La distancia de frenado es el tiempo que tarda el vehículo en detenerse por completo. La distancia de frenado de tu automóvil no siempre es la misma y está influenciada por varios factores, como analizamos a continuación.

  1. 1

    Tiempo de percepción.
    El tiempo que te tardas en detectar un peligro en la carretera adelante.

  2. 2

    Tiempo de toma de decisiones.
    El tiempo que te lleva decidir si debes detenerte y cómo ejecutarás esa parada.

  3. 3

    Tiempo de reacción.
    El tiempo que te lleva tomar esa decisión.

  4. 4

    Tiempo de frenado.
    El tiempo que tarda tu automóvil en detenerse una vez que has aplicado los frenos. En buenas condiciones con frenos impecables, un vehículo que viaja a 50 mph tiene una distancia de frenado de aproximadamente 158 pies.

Calcular la distancia de frenado nunca es sencillo, aunque hay una regla fundamental que todos los automovilistas deben recordar: cuanto más rápido viaja tu vehículo, más tiempo tardará en detenerse. El tiempo de frenado aumenta exponencialmente con la velocidad:

  • Un vehículo que viaja a 40 mph tardará cuatro veces más en detenerse que un vehículo que viaja a 20 mph.
  • Un vehículo que viaja a 60 mph tardará nueve veces más en detenerse que un vehículo que viaja a 20 mph.
  • Un vehículo que viaja a 80 mph tardará 16 veces más en detenerse que un vehículo que viaja a 20 mph.

La distancia de frenado total es la distancia mínima que tu automóvil viajará desde el momento que percibes un peligro hasta el momento en que se detiene por completo. Como se muestra aquí:

Distancia de frenado total = tiempo de percepción + tiempo de toma de decisiones + tiempo de reacción + tiempo de frenado.

Al tomar en cuenta toda la ecuación, un automóvil con buenos frenos que viaja a 50 mph en condiciones decentes, tiene una distancia total de frenado de alrededor de 268 pies. Esta es casi la longitud de un campo de fútbol americano.

Es esencial pensar con anticipación y darte tiempo adicional para frenar cuando sea posible. Es mejor parar demasiado pronto y soltar tu pie del freno que calcular mal y chocar con algo. Ten en cuenta que las llantas desgastadas, los frenos ineficaces, las carreteras resbaladizas, la lluvia, la nieve y el barro agregarán más tiempo a tu distancia de frenado.

Conocer tu sistema de frenado

Si bien convertirte en un buen conductor no requiere de un conocimiento profundo de mecánica automotriz, sí debes saber qué tipo de sistema de frenado utiliza tu vehículo. Los sistemas de frenado pueden organizarse en gran medida en dos categorías: sistemas de frenado de disco convencionales (o frenos de disco y tambor en vehículos más antiguos) y sistema antibloqueo de ruedas o sistemas de frenos antibloqueo (ABS, por sus siglas en inglés). Deben emplearse diferentes técnicas de frenado dependiendo del sistema que tenga tu automóvil.

En los frenos de disco convencionales, presionar el pedal del freno opera un sistema hidráulico que aplica presión a un disco que gira con la rueda utilizando un par de pastillas de freno. La fricción que esto causa reducirá la velocidad y detendrá el vehículo. Los sistemas de disco estándar dependen de que el conductor aplique la cantidad adecuada de presión para disminuir la velocidad del automóvil sin bloquear las ruedas y causar un derrape. En los vehículos con ABS, un sistema electrónico gestiona la aplicación de las pastillas de freno cuando presionas el freno, lo que resulta en un frenado más seguro y efectivo si el sistema se utiliza correctamente.

Sistema antibloqueo de ruedas (ABS)

Si tu vehículo cuenta con ABS, los sensores en los frenos de disco detectarán cuando la rueda empiece a bloquearse y presionarán o soltarán las pastillas de freno en consecuencia. Bombear el pedal de freno puede evitar un bloqueo de las ruedas en los automóviles con frenos estándar, pero nunca debes intentar eso en un vehículo con un sistema de frenos antibloqueo. El ABS debe usarse aplicando una presión firme y constante al pedal de freno, ya que el sistema corregirá el bloque de ruedas automáticamente. Bombear los frenos ABS es peligroso porque soltar el pedal de freno desactivará los controles electrónicos.

Uso excesivo de los frenos

Cubrir el freno con tu pie puede llevarte a usar los frenos en exceso (“riding the brake”) si apoyas el pie sobre el pedal de freno. Usar el freno excesivamente es una mala noticia para tu automóvil, ya que puede desgastar rápidamente los frenos y las llantas. También puede confundir a los conductores detrás de ti al encender las luces de frenos. Ten mucho cuidado con no aplicar presión a los frenos cuando cubras el pedal con tu pie.

Bombear los frenos

Como mencionamos anteriormente, bombear los frenos es una técnica que debe utilizarse SOLO en los vehículos con frenos estándar, ya que puede deshabilitar un sistema antibloqueo de ruedas. Presionar el pedal de freno hasta el fondo en un vehículo con frenos estándar podría bloquear las llantas, provocando una pérdida de presión del sistema hidráulico y haciendo que el automóvil derrape. Si eso sucede, debes quitar el pie de los frenos hasta que las ruedas comiencen a girar y recuperen la tracción. Se puede restaurar la presión del sistema hidráulico bombeando los frenos.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 1 votos.

Sigue con otros módulos

Señalizar Tus Intenciones a Otros Usuarios de Carretera
Señalizar 1 of 4

Señalizar

Los conductores deben comunicarse con los otros automovilistas por todos los medios posibles, utilizando las luces delanteras, señales de parada, intermitentes, luces de emergencia, bocina y señales manuales. La situación determinará cuáles dispositivos de comunicación debes utilizar. Las señales de mano solo deben usarse si otras herramientas para señalizar como los indicadores de dirección y luces de frenos no funcionan. Se evaluará tu conocimiento de señales manuales en el examen de manejo, así que dominarlas es esencial.

Señales Manuales para Conducir un Auto
Señalizar 2 of 4

Señales Manuales para Conducir

La mayoría de los conductores asumen que recordar las señales manuales solo será necesario en el improbable caso de que fallen los intermitentes, pero no es así. Tendrás que reconocer las señales de mano de otros usuarios de carretera con mucha más frecuencia de la que necesitarás para utilizarlas tú mismo. Es posible que otros conductores usen las señales con la mano si los intermitentes están rotos, aunque es mucho más probable encontrar ciclistas que las utilicen.

Parpadeo de Luces Hacia Otros Conductores
Señalizar 3 of 4

Parpadeo de Luces Delanteras

Los conductores habitualmente hacen parpadear las luces delanteras para llamar la atención de otros automovilistas por varias razones. Sin embargo, casi todos los manuales de manejo recomiendan el parpadeo de luces solo para notificar a otros conductores que sus luces altas están encendidas cuando se aproximan. Dejar tus luces altas encendidas puede cegar temporalmente a otros conductores y provocar una colisión.

Review
Antes de Empezar a Conducir 4 of 10

Espacio Operativo del Vehículo

Aprender a gestionar el espacio alrededor de tu vehículo de manera efectiva te ayudará a mejorar la seguridad y limitar las probabilidades de una colisión. El área inmediatamente alrededor de tu vehículo se conoce como “espacio operativo del vehículo”. Este espacio consta de siete “zonas” tan amplias como un carril y que se extienden hasta donde el conductor pueda ver en esa dirección.

Antes de Empezar a Conducir 5 of 10

Puntos de Referencia del Automóvil

Uno de tus mayores desafíos como conductor nuevo será aprender a identificar dónde se encuentra tu vehículo en relación con la carretera. Los puntos de referencia son la clave para colocar y maniobrar tu automóvil con precisión. Dominar estas guías visuales y las complejas maniobras como estacionar en paralelo pronto será pan comido.

Antes de Empezar a Conducir 6 of 10

Lista de Verificación Antes de Conducir

Los conductores nunca deben subestimar la importancia de la lista de verificación antes de conducir. Ver detrás del vehículo para asegurarte de que no haya niños ni animales allí, comprobar que el cinturón de seguridad esté puesto, ajustar el asiento y los espejos, asegurarte de que el parabrisas esté limpio. Debes pasar por todas estas cosas cada vez antes de empezar a manejar.

Antes de Empezar a Conducir 7 of 10

Técnicas de Dirección del Volante

Familiarizarte con las diversas técnicas de dirección del volante empieza con aprender a colocar tus manos en el volante de manera adecuada para la situación de conducción inmediata y con el conocimiento y la práctica de diferentes métodos de manejo del volante. Esto incluye la técnica “mano a mano” (empujar y tirar) y la técnica “mano sobre mano”.

Antes de Empezar a Conducir 8 of 10

Retroceder un Automóvil

Junto con el estacionamiento en paralelo, retroceder es una de las maniobras más temidas del examen de manejo práctico. Los conductores deben usar el volante y los pedales frente a ellos mientras miran hacia atrás para colocar el vehículo y verificar si hay obstáculos. Con suficiente práctica será tan fácil que conducir hacia adelante.

Antes de Empezar a Conducir 9 of 10

Técnicas de Aceleración

Cuando pisas el acelerador, llega más combustible al motor y la velocidad del vehículo aumenta. Los conductores nuevos deben aprender a controlar la velocidad con técnicas de aceleración efectivas y utilizar estas habilidades de manera adecuada en las carreteras.