Fricción y Tracción
Tracción para Conductores

Tracción para Conductores: Conoce Cómo se Maneja Tu Automóvil

Updated 31 de Enero de 2021

La tracción es el agarre entre las llantas y la superficie de la carretera, que permite que tu vehículo pare, arranque y cambie de dirección. Entender cómo funciona la tracción y qué factores ambientales pueden disminuirla o mejorarla te ayudará a mantener un máximo control del vehículo al conducir. Debes poder identificar el inicio de la pérdida de tracción y saber qué acción ejecutar para corregirla. La información de este artículo podría salvarte la vida algún día.

Factores que afectan la tracción

La textura de la superficie de la carretera es un enorme factor que determina la tracción. La tracción de las llantas cambia constantemente dependiendo la calidad de la carretera. Si la superficie de la carretera está demasiado suave, áspera, mojada o seca, tus neumáticos perderán tracción. Las superficies de carretera dañadas o desniveladas pueden afectar negativamente la tracción, al igual que la arena y la grava. Mientras conduces, debes ver los alrededores en todo momento y prepararte para una acción de corrección de derrapes en caso de que ocurra una pérdida de tracción.

El peso total, la distribución del peso y la condición de tu vehículo determinará parcialmente cuánta tracción tienes. Si conduces con frecuencia en lugares donde la pérdida de tracción es un riesgo, por ejemplo en carreteras de mala calidad o durante inviernos difíciles, debes considerar estos factores a la hora de comprar y dar mantenimiento a tu vehículo. Estos problemas contribuyen a la pérdida de tracción:

  • Ruedas desalineadas o desbalanceadas
  • Llantas infladas de más o desinfladas
  • Banda de rodadura desgastada o llantas incorrectas para el entorno
  • Frenos que funcionan mal o están desnivelados

Las condiciones climáticas adversas pueden disminuir la tracción. Las carreteras resbaladizas por culpa del hielo, la nieve y las bajas temperaturas del invierno son posiblemente una de las superficies más difíciles para manejar y mantener la tracción. Por supuesto, las condiciones invernales a menudo tienen la complicación adicional de una visibilidad extremadamente baja. Caminos resbaladizos con nieve, hielo o humedad pueden reducir la tracción al punto que frenar o acelerar de repente podría causar un derrape. En otoño, las hojas resbaladizas que se acumulan en la carretera pueden provocar un nivel similar de pérdida de tracción al que podrías experimentar cuando tocas una capa de hielo.

Las superficies de carretera mojadas pueden aparecer en cualquier época del año y son más peligrosas inmediatamente después de una lluvia. Es allí donde una capa de agua en la carretera básicamente puede “levantar” tu vehículo y provocar aquaplaning o que se deslice por la superficie de agua. El hidroplaneo puede ser parcial o completo. Si todas las ruedas pierden su conexión con la superficie de la carretera tu tracción se verá reducida a cero y perderás todo el control de dirección.

Ciertas maniobras pueden causar que tu vehículo pierda tracción, incluso cuando las condiciones de la carretera y el clima son óptimas. Cuando una maniobra provoca un cambio de peso desde una parte del vehículo hacia otra, existe un riesgo de pérdida de tracción. Cualquier modificación del rumbo o cambio en la velocidad pueden causar un derrape, ya que las acciones descritas a continuación pueden llevar a un cambio de peso:

  • Aceleración
  • Desaceleración
  • Girar
  • Cualquier combinación de estas acciones

Transferir el peso puede resultar en una rotación o un movimiento inesperado hacia otra dirección. Es posible que hayas visto este efecto en la práctica en la vida real o en un programa de televisión, cuando la aceleración súbita, el frenado o hacer un giro demasiado cerrado causa un cambio en el equilibrio y pérdida de tracción. Generalmente, esto lleva a que el vehículo gire fuera de control o patine fuera de la carretera.

Cómo las pendientes afectan la tracción

El gradiente de la carretera (qué tan profundas son las pendientes) puede afectar el equilibrio de peso de tu vehículo de un lado a otro y reducir la tracción. Al conducir cuesta arriba, debes tratar de mantener tu vehículo alineado con la pendiente hacia arriba para asegurarte de que el peso se distribuya lo más uniformemente posible en las cuatro llantas. Cuando una colina es demasiado empinada, los conductores deben mantener una velocidad constante aumentando de forma gradual la presión en el acelerador.

Las pérdidas de equilibrio y tracción pueden suceder en las colinas cuando un conductor viaja demasiado rápido, se detiene por pánico o aplica los frenos con mucha fuerza. Esto último también es un problema en las carreteras con curvas. Para reducir la velocidad para tomar una curva en la carretera, debes hacer lo siguiente:

  1. 1

    Frena bastante antes de llegar al inicio de la curva, soltando el freno a medida que entras a la curva.

  2. 2

    Si todavía te mueves demasiado rápido a través de la curva, trata de frenar suavemente.

  3. 3

    Acelera un poco a mitad de camino en la curva para estabilizar el vehículo.

Las señales de advertencia en forma de diamante amarillo de una curva te notificarán que te estás aproximando a una curva, para garantizar que tengas tiempo suficiente de frenar gradualmente y pasar por ella de manera segura.

Ten cuidado con los otros usuarios de carretera

Para conducir de forma segura y responsable debes saber que realizar movimientos repentinos podría hacer que los demás automovilistas frenen o giren rápidamente y pierdan el control de sus vehículos. Las colisiones de múltiples vehículos a menudo son causadas por este “efecto dominó”, especialmente en condiciones climáticas peligrosas. Cuando es posible que la carretera esté resbaladiza, debes siempre ajustar tu velocidad por debajo del límite de velocidad publicado. De igual manera, ten cuidado y presta atención a los otros vehículos que estén manejando demasiado rápido o a punto de efectuar maniobras repentinas.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Corregir la Pérdida de Tracción
Fricción y Tracción 4 of 4

Corregir la Pérdida de Tracción

Si tienes suerte y conduces de forma prudente, controlar un derrape provocado por la pérdida de tracción no es algo que debas hacer muy a menudo. Sin embargo, debes entender qué contribuye a la pérdida de tracción y cómo solucionarlo, ya que no tener la preparación cuando tu vehículo empieza a patinar podría hacer todo mucho peor.

Equilibrio del Vehículo
Equilibrio del Vehículo 1 of 3

Equilibrio del Vehículo

El término “equilibrio del vehículo” se refiere a la distribución del peso del automóvil en las cuatro llantas que se conectan con la carretera. El equilibrio del auto cambiará cuando la aceleración, el frenado o los giros hagan que el peso se mueva de un área del vehículo a otra.

Controlar el Equilibrio del Vehículo
Equilibrio del Vehículo 2 of 3

Cabeceo, Balanceo y Guiñada

El equilibrio del vehículo (donde se asienta su peso) se verá alterado cada vez que aceleres, bajes la velocidad o gires el volante. Afortunadamente, una dirección precisa, una aceleración suave y un frenado gradual pueden evitar la pérdida de equilibrio.

Review
Las Fuerzas Naturales y la Física 2 of 5

La Fuerza de la Gravedad

Aunque rara vez nos detenemos a considerar sus efectos, la gravedad es una fuerza siempre presente que actúa sobre ti, todo lo que ves a tu alrededor y, por supuesto, tu vehículo. La fuerza de la gravedad que atrae tu vehículo hacia el centro de la Tierra influirá en tu velocidad mientras viajas en una colina. También afectará la forma en que el peso se distribuye en las ruedas del vehículo.

Las Fuerzas Naturales y la Física 3 of 5

Inercia y Leyes del Movimiento

Con las tres leyes del movimiento podemos predecir de forma precisa cómo un objeto se moverá en diferentes circunstancias. Es necesario entender la idea de la inercia para entender la seguridad de los ocupantes del vehículo.

Las Fuerzas Naturales y la Física 4 of 5

Energía Potencial y Cinética

La energía es la capacidad de hacer un trabajo. Cuanta más energía se tiene, más tiempo o con mayor intensidad se puede trabajar. Al reducir la velocidad o parar, los frenos de tu vehículo deben superar su energía cinética. Si el vehículo choca contra un objeto, la fuerza del impacto será igual a su energía cinética divida entre la distancia de frenado.

Las Fuerzas Naturales y la Física 5 of 5

Fuerzas Centrífuga y Centrípeta

Cuando un objeto se mueve a través de una trayectoria curva, las fuerzas centrífuga y centrípeta actúan sobre él. Esto afectará a tu vehículo cuando manejes en tramos de carretera con curvas. Estas dos fuerzas actúan al mismo tiempo en diferentes direcciones.

Fricción y Tracción 1 of 4

Fricción, Tracción y Resistencia de Rodadura

Comprender cómo tus llantas interactúan con la superficie de la carretera es importante, ya que tu capacidad de acelerar, frenar y realizar cualquier maniobra depende de mantener el “agarre” en el pavimento debajo de las ruedas. Este conocimiento también te ayudará a evitar fallas peligrosas de las llantas como la separación de la banda de rodadura y estallidos.

Fricción y Tracción 2 of 4

Fricción en los Frenos

Algunos de los sistemas más esenciales de tu vehículo dependen de la fricción para funcionar. El mejor ejemplo de esto son los frenos. Sin fricción, tus frenos no podrían resistir el movimiento de las ruedas y detener tu auto. Exploremos esta idea con más detalle.