Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Los Efectos de Combinar Drogas y Alcohol

Combinación de Drogas y Alcohol: Conducir Bajo la Influencia

Updated 3 de Febrero de 2021

Consumir dos o más drogas al mismo tiempo es increíblemente peligroso, ya que una sustancia interferirá con la forma en que tu cuerpo responde hacia la otra y viceversa. Los resultados de la combinación de diferentes drogas (incluyendo el alcohol) son difíciles de anticipar y a menudo pueden poner en peligro la vida. Es decir, si mezclas dos sustancias que tienen efectos similares en el sistema nervioso central (por ejemplo, dos estimulantes o dos depresores) el riesgo general de sobredosis es mucho más alto que si tomaras esas dos dosis de una sola sustancia.

Si bien dos sustancias con efectos opuestos (por ejemplo, un estimulante y un depresor) en teoría deberían cancelarse entre sí, consumir dos drogas con diferentes funciones igual aumentará drásticamente tu riesgo de sobredosis. Cuando dos sustancias diferentes actúan sobre el cuerpo al mismo tiempo, una puede aumentar los efectos de la otra al incrementar el flujo de cerebro al cerebro. Como alternativa, una droga puede desacelerar la función hepática al punto que la otra droga permanece en tu sistema mucho más tiempo de lo normal.

Tan pronto mezclas una droga con otra, el riesgo de morir de sobredosis por drogas aumenta exponencialmente. De las miles de víctimas de sobredosis cada año en los Estados Unidos, un número considerable tiene dos o más sustancias en sus cuerpos al momento de su muerte.

Lo mismo sucede con los conductores intoxicados involucrados en accidentes de tránsito. Con mucha frecuencia los reportes toxicológicos muestran que el conductor infractor estaba bajo la influencia de más de una sustancia cuando ocurrió el choque. Mezclar diferentes sustancias intoxicantes tiene un efecto adverso producto en tu capacidad de manejar de forma segura.

Tomar más de una droga a la vez tendrá uno de estos tres efectos básicos:

  1. 1

    Un efecto adictivo.
    Cuando dos sustancias tienen un efecto biológico similar, se combinarán para crear un efecto que es dos veces más potente.

  2. 2

    Un efecto antagonista.
    Cuando dos sustancias tienen efectos biológicos opuestos, actuarán una contra la otra. El usuario podría ver que los efectos de ambas sustancias parecen disminuir. Sin embargo, estará más susceptible a efectos secundarios negativos y sobredosis.

  3. 3

    Un efecto sinérgico.
    Dos sustancias pueden reaccionar entre sí para crear un efecto general más rápido o poderoso, mayor a los efectos individuales de cada sustancia combinados. Esto es así con muchas combinaciones de sustancias.

Mezclar alcohol con drogas

El alcohol es la sustancia que más se combina con otras drogas. Cuando el alcohol se consume junto a medicamentos con receta o de venta libre, puede aumentar o disminuir la efectividad del medicamento y crear interacciones químicas peligrosas en el cuerpo. Consumir alcohol en conjunto con sustancias ilegales es increíblemente peligroso e impredecible. Los efectos de mezclar alcohol con sustancias ilícitas variarán drásticamente dependiendo de la acción primaria y la potencia de la sustancia. Esto último es muy difícil de medir cuando la sustancia en cuestión no está regulada.

Mezclar alcohol con estimulantes

Estimulantes como cocaína, metanfetamina, Adderall (anfetamina y dextroanfetamina) y Ritalina (metilfenidato) aceleran el cerebro y el sistema nervioso central. Mientras tanto, el alcohol es un depresor del sistema nervioso central que desacelera todo. Si bien pensarías que tomar dos sustancias con acciones opuestas produciría un efecto general menos potente de ambas drogas, esto no suele ser así. La interacción entre alcohol y drogas estimulantes comunes a menudo aumenta los efectos secundarios asociados con ambas sustancias. La presencia de alcohol en el hígado también desacelerará el ritmo en que el estimulante se expulsa del cuerpo, aumentando el riesgo de sobredosis.

ALCOHOL Y ESTIMULANTES CON RECETA

Beber alcohol mientras tomas estimulantes con receta como Adderall aumentará drásticamente las posibilidades de experimentar efectos secundarios graves, como problemas cardíacos, derrames o convulsiones. La combinación de incluso una pequeña cantidad de alcohol con estos medicamentos probablemente provocará ansiedad, náuseas, mareos y pérdida de coordinación. Tomar anfetaminas o medicamentos similares mientras consumes alcohol también aumenta sustancialmente el riesgo de intoxicación por alcohol, ya que las personas suelen beber más bajo los efectos de los estimulantes.

Conducir bajo la influencia de alcohol y estimulantes con receta puede llevar a:

ALCOHOL Y COCAÍNA

Las personas que consumen cocaína mientras toman alcohol tienen un riesgo 20 veces mayor de muerte súbita por sobredosis en comparación al consumo de cada sustancia por separado. El alcohol también parece impulsar el estado de ánimo y los efectos secundarios relacionados con el comportamiento del abuso de cocaína. Bajo los efectos de ambas sustancias, estarás particularmente susceptible a cambios de humor repentinos y violentos y un comportamiento impredecible. Un riesgo adicional asociado con mezclar alcohol y cocaína viene de la reacción química combinada de las dos sustancias en el hígado. Cuando tu hígado procesa el alcohol y la cocaína al mismo tiempo, produce una sustancia tóxica llamada cocaetileno, que pone mucha presión sobre todos los órganos del cuerpo y aumenta el riesgo de que fallen.

Conducir bajo la influencia de alcohol y cocaína puede provocar:

ALCOHOL Y METANFETAMINA

El alcohol y la metanfetamina ilegal juntos son una de las combinaciones de sustancias más peligrosas. A pesar de ser más intoxicante debido al efecto combinado de ambas drogas, en general te sentirás menos intoxicado. Esto habitualmente lleva a consumir más de ambas sustancias para mantener un estado de ánimo elevado, lo que aumenta el riesgo de sobredosis. Al igual que la cocaína, la metanfetamina puede producir un comportamiento extremadamente violento e impredecible cuando se combina con el alcohol.

Conducir bajo la influencia de alcohol y metanfetamina puede causar:

  • Ira de carretera
  • Exceso de velocidad
  • Un comportamiento peligroso deliberado, como embestir a otros vehículos
  • Incapacidad de realizar las maniobras más básicas
  • Dejar de lado el derecho de paso completamente
  • Ignorar los dispositivos de control de tráfico
  • Una pérdida total del control del vehículo

Mezclar alcohol con depresores

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Combinar alcohol con otros depresores como benzodiazepinas, barbitúricos y sedantes creará un efecto depresor aumentado y extremadamente peligroso en el cerebro y el cuerpo. Lamentablemente, muchas personas que toman depresores con receta para la ansiedad, los problemas de sueño y otros trastornos también beben alcohol como una forma de automedicación y alivio de los síntomas de su condición. Esto puede producir una gran cantidad de efectos que ponen en peligro la vida a corto y largo plazo, incluyendo:

  • Presión sanguínea peligrosamente baja y frecuencia cardíaca baja
  • Somnolencia extrema
  • Pérdida de conocimiento
  • Dificultades del habla
  • Visión afectada
  • Coordinación y habilidades motoras extremadamente deterioradas
  • Náuseas y vómitos
  • Coma
  • Muerte

Como mencionamos anteriormente, consumir dos depresores generalmente crea un efecto más potente que tomar dos dosis del mismo depresor. El riesgo de sobredosis es extremadamente alto con las combinaciones de alcohol y otras drogas depresores, incluso cuando se consume una cantidad relativamente pequeña de cada sustancia.

Manejar bajo la influencia de alcohol y drogas depresoras puede conducir a:

Alcohol y opioides

Los opioides como heroína, morfina, codeína, hidrocodina y oxicodona son otros tipos de depresores del sistema nervioso central que son extremadamente peligrosos cuando se mezclan con alcohol. El efecto de “doble depresor” que sucede cuando los opioides y el alcohol se utilizan en conjunto es particularmente poderoso y puede provocar problemas mentales y físicos extremos. Las personas que combinan opioides y alcohol suelen experimentar:

  • Presión sanguínea baja y ritmo cardíaco lento
  • Inestabilidad cardiovascular
  • Náuseas y vómitos
  • Falta total de inhibiciones e incapacidad para reconocer el riesgo
  • Comportamiento anormal
  • Mareos extremos
  • Pérdida total de coordinación y habilidades motoras
  • Paro respiratorio
  • Pérdida de conocimiento
  • Coma
  • Muerte

El daño cerebral irreparable es un efecto secundario extremo común del abuso de alcohol y opioides. Debido al efecto depresor combinado de estas dos sustancias, la respiración y los latidos del corazón se desaceleran al punto de que el cuerpo queda falto de oxígeno, provocando que el tejido cerebral se apague. Consumir opioides y alcohol juntos dará como resultado una grave pérdida de equilibrio, coordinación y otras habilidades motoras, haciendo que las actividades cotidianas sean extremadamente peligrosas.

Conducir bajo la influencia de alcohol y opioides puede llevarte a:

  • Una incapacidad de controlar la velocidad
  • Una incapacidad de dirigir el volante y permanecer dentro de un carril
  • Una incapacidad de mantener una postura adecuada en el asiento del conductor
  • Olvidar abrocharte el cinturón de seguridad
  • Una percepción extremadamente afectada de los eventos alrededor de tu vehículo
  • Pérdida de conciencia al volante

Mezclar alcohol con alucinógenos

Los alucinógenos son un grupo diverso de sustancias psicoactivas capaces de provocar alucinaciones y una sensación de disociación del cuerpo propio. Las drogas dentro de este grupo incluyen LSD, marihuana, PCP y ketamina. Los efectos de combinar alcohol con una droga alucinógena varían ampliamente de un caso a otro, según el tipo de droga involucrada y el estado mental de la persona. Las posibilidades de experimentar alucinaciones aterradores y otros efectos secundarios negativos aumentan drásticamente al mezclar alcohol con cualquier droga alucinógena.

ALCOHOL Y MARIHUANA

Es probable que combinar alcohol con marihuana provoque una serie de efectos secundarios negativos a nivel físico, incluyendo náuseas, vómitos, mareos y una sensación de intoxicación extrema. Como la marihuana suprime el reflejo nauseoso, las personas que combinan la droga con el alcohol pueden ser incapaces de vomitar y con esto aumentar el riesgo de intoxicación por alcohol. Los efectos alucinógenos y disociativos de la marihuana probablemente serán más graves cuando la droga se consuma junto con alcohol y podrían llegar a ser extremadamente angustiantes.

Las personas que están bajo los efectos de alcohol y marihuana suelen sufrir de paranoia extrema, problemas cognitivos, incapacidad de comprometerse con el entorno inmediato y desapego del tiempo y espacio. Muy pocas otras sustancias combinadas tienen el potencial de afectar la capacidad de manejo tan profundamente como estas dos drogas.

Manejar bajo la influencia de alcohol y marihuana puede provocar:

  • Dificultad para medir los espacios en el tráfico en movimiento y para reaccionar a las señales visuales (estas dos cosas llevan a una gran posibilidad de cometer errores al incorporarte a un carril)
  • Incapacidad de juzgar la distancia y mantener un espacio seguro alrededor del vehículo
  • Escaso control del volante
  • Maniobras descuidadas
  • Incapacidad de comprender la información visual (como señales de tránsito, semáforos y otros detalles de la carretera)
  • Incapacidad de mantener una velocidad segura (con frecuencia los usuarios conducirán muy por debajo de la velocidad adecuada para las condiciones de la carretera)
  • Incapacidad de percibir y entender los riesgos

ALCOHOL Y LSD

Beber alcohol y consumir LSD es extremadamente riesgoso, ya que el alucinógeno reducirá superficialmente los efectos visibles del alcohol. El usuario se sentirá más sobrio que lo que realmente está y es más probable que consuma cantidades peligrosas de alcohol. Esto aumenta por mucho el riesgo de intoxicación, sobredosis y muerte.

El consumo de alcohol también aumenta las probabilidades de que el LSD cause un “mal viaje” en el que el usuario experimenta alucinaciones muy angustiantes. Los estudios han mostrado que el alcohol afecta la manera en que los usuarios se recuperan cuando el LSD empieza a desaparecer. El “choque” que experimentas después de que disminuyan los efectos iniciales de la droga durará más tiempo y será más grave cuando el alcohol esté involucrado. Eso a menudo viene acompañado de náuseas y vómitos.

Mezclar alcohol con LSD parece aumentar el comportamiento riesgoso y la falta de preocupación por la seguridad personal, lo que hace más probable que una persona bajo los efectos de estas dos sustancias decida ponerse al volante para manejar. Debido a las alucinaciones que suelen ser profundas y angustiantes provocadas por la mezcla de LSD con alcohol, esto podría dar como resultado:

  • Desvíos o frenado repentino para evitar peligros imaginarios
  • Hacer zigzag entre carriles o ignorar completamente el diseño de la carretera
  • Ver a otros usuarios de carretera como enemigos e intentar hacerles daño
  • Uso inadecuado de los controles del automóvil, los pedales y el volante
  • Conducir demasiado lento o acelerar excesivamente
  • Manejar en sentido equivocado contra el flujo de tráfico

ALCOHOL Y KETAMINA

Beber alcohol aumenta el efecto alucinógeno y disociativo de la droga ketamina. Las personas tienen más probabilidades de experimentar alucinaciones aterradoras y sufrirán de problemas físicos extremos. La ketamina entumece el cuerpo, afecta la coordinación y les da a los usuarios una sensación de tener músculos pesados que no responden. Este efecto será considerablemente más grave cuando se consuma el alcohol junto con la droga. En esta condición, es poco probable que puedas entrar al automóvil, ni hablar de conducir de forma segura.

Conducir bajo la influencia de alcohol y ketamina puede causar:

  • Incapacidad de sentarse en el asiento del conductor
  • Incapacidad de abrochar el cinturón de seguridad
  • Una visión extremadamente deficiente de la carretera debido a una postura encorvada
  • Dificultad para alcanzar los pedales y otros controles dentro del automóvil
  • Incapacidad para aplicar la presión adecuada a los pedales y el volante
  • Desvíos o frenado repentinos para evitar peligros imaginarios en la carretera
  • Incapacidad de mantener un espacio alrededor del auto o permanecer en tu carril
  • Incapacidad de mantener el enfoque en la tarea de manejo o comprender los eventos de la carretera a tu alrededor

ALCOHOL Y HONGOS DE PSILOCIBINA

Tomar alcohol mientras consumes hongos de psilocibina provocará un efecto alucinógeno aumentado. Inicialmente, parecerá que el alcohol calma la paranoia y otros efectos secundarios negativos de los hongos. Aunque a medida que la persona se intoxica más, sus alucinaciones se volverán más angustiantes y podrían conducir a riesgos extremos, comportamiento violento, autoflagelación y suicidio.

Conducir bajo la influencia de alcohol y hongos psilocibios puede llevarte a:

  • Desvíos repentinos y frenados para evitar peligros imaginarios
  • Reacciones exageradas a peligros menores debido a una paranoia extrema
  • Agresividad hacia otros usuarios de carretera
  • Dificultad para interpretar los dispositivos de control de tráfico
  • Incapacidad para darles significado a los eventos alrededor de tu vehículo
  • Actos deliberados para ponerte en peligro, como conducir hacia objetos o salir de la carretera a gran velocidad

Mezclar alcohol con medicamentos de venta libre

Si bien los peligros de mezclar alcohol con drogas ilegales o medicamentos con receta parecen obvios, muchas personas asumen incorrectamente que es seguro tomar alcohol mientras toman medicinas de venta libre. Después de todo, estas drogas están disponibles fácilmente y se pueden comprar sin la aprobación de un profesional médico. Recuerda que las drogas de venta libre siguen siendo drogas. Crean una reacción química en el cuerpo que puede ser extremadamente peligrosa cuando se agrega alcohol a la mezcla.

Beber alcohol mientras tomas medicamentos de venta libre puede provocar daño orgánico, somnolencia extrema, intoxicación por alcohol aumentada, problemas cardíacos y muchos otros efectos no deseados. Incluso cuando la interacción no sea particularmente peligrosa, la presencia del alcohol en tu torrente sanguíneo hace que muchas de las medicinas OTC se vuelvan completamente ineficaces.

ALCOHOL Y ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES (AINE)

Los analgésicos antiinflamatorios de venta libre como el acetaminofén, la aspirina y el ibuprofeno no se mezclan bien con el alcohol. Estas drogas ya tienen el potencial de provocar problemas digestivos como calambres estomacales, úlceras, daño hepático y daño al revestimiento del estómago por sí solas. Es más probable que estos efectos secundarios adversos ocurran cuando las drogas se toman con alcohol. Además, el riesgo de sobredosis con los AINES es considerablemente mayor cuando ya hay alcohol en el torrente sanguíneo poniendo presión en el hígado.

ALCOHOL Y MEDICAMENTOS PARA LAS ALERGIAS, EL RESFRIADO Y LA GRIPE

Muchas personas confían en los antihistamínicos OTC como Benadryl, Zyrtec y Claritin para aliviar los síntomas de alergias al polvo, las mascotas y el polen. Muchos de los ingredientes activos de estas medicinas también están presentes en los medicamentos para resfriados y gripe. Lamentablemente, estas medicinas pueden ser increíblemente perjudiciales cuando se combinan con el alcohol, algo que pocas personas se detienen a considerar. La mayoría de los antihistamínicos son leves depresores del sistema nervioso central, al igual que el alcohol. Esto significa que consumir alcohol mientras tomas un medicamento para la alergia puede tener un efecto depresor potente en tu cuerpo, que podría incluir:

ALCOHOL Y MEDICINA PARA LA TOS

El alcohol nunca se debe mezclar con jarabes para la tos de venta libre, ya que estos medicamentos contienen alcohol de todos modos. Beber alcohol mientras estás tomando una medicina para la tos probablemente provocará una intoxicación severa. La mayoría de los jarabes para la tos de venta libre se basan en el dextrometorfano, un ingrediente activo que suprime la tos y que también es una potente droga alucinógena. Una sola dosis de jarabe para tos no contiene suficiente dextrometorfano para causar intoxicación o alucinaciones. Sin embargo, el alcohol profundiza el efecto de la droga. Si consumes alcohol mientras estás tomando medicina para la tos, podrías experimentar alucinaciones visuales, confusión, intoxicación extrema y somnolencia. Nunca mezcles estas dos sustancias.

ALCOHOL, DROGAS DE SIN RECETA Y CAPACIDAD DE CONDUCIR

Las interacciones entre el alcohol y la mayoría de los medicamentos OTC son lo suficientemente notorias para afectar tu capacidad de manejo. Recuerda que cualquier problema mental o físico, aunque sea menor, te hará menos capaz de controlar el vehículo y responder a los cambios en la carretera de manera oportuna y efectiva.

Conducir mientras estás tomando medicamentos de venta libre y bebes alcohol puede provocar:

  • Un tiempo de reacción general más lento
  • Dificultad para enfocarte en la tarea de manejo
  • Sentir sueño o dormirte al volante
  • Dificultad para procesar información visual y tomar decisiones
  • Escaso control de velocidad y maniobras descuidadas

Como conductor, tienes la obligación legal de asegurarte de estar mental y físicamente apto para manejar cada vez que te pongas al volante. Lee siempre la etiqueta de un medicamento OTC que estés tomando y monitorea con atención en busca de efectos secundarios no deseados que pudieran hacerte inseguro para conducir. En ninguna circunstancia debes beber alcohol mientras estás tomando una droga OTC o un medicamento con receta, especialmente si tienes la intención de manejar. Es posible que creas que estás por debajo del límite BAC legal y te sientas perfectamente bien pero debes tomar en cuenta que la presencia de otras drogas en tu sistema puede aumentar la tasa de absorción de alcohol o evitar que tu hígado elimine el alcohol de manera efectiva.

Los efectos de diferentes combinaciones de drogas

Cualquier combinación de drogas ilegales, drogas con receta y drogas de venta libre producirá una gran variedad de resultados impredecibles y, a menudo, peligrosos. Consumir múltiples drogas al mismo tiempo se conoce como consumo de polisustancias o “poly-drug use”. Las personas que se involucran en el abuso de múltiples drogas suelen hacerlo con fines recreativos o de automedicación. Si bien los diferentes tipos de drogas interactúan entre sí de forma distinta, combinar dos drogas probablemente aumentará los efectos perjudiciales de ambas sustancias.

Echemos un vistazo a los riesgos asociados con algunas de las combinaciones de drogas comunes.

HEROÍNA Y COCAÍNA

Combinar heroína con cocaína es una práctica recreativa peligrosa conocida como “bola rápida” (“speedballing”). Como la heroína es un depresor y la cocaína es un estimulante, las personas creen que pueden mezclar las sustancias para equilibrar su experiencia. El “speedball” conlleva un riesgo enorme de sobredosis y muerte, ya que la cocaína pone presión sobre el corazón mientras la heroína desacelera la respiración. Como los efectos de la heroína generalmente duran más que la cocaína, la persona puede sentirse abrumado por la heroína cuando la cocaína se desaparece.

Consumir heroína y cocaína (u otro estimulante potente) al mismo tiempo a menudo lleva a los usuarios a sentirse menos intoxicados de lo que realmente están. Como resultado de esto, es posible que crean que son capaces de manejar de forma segura. Ponerte detrás del volante bajo los efectos de la heroína y la cocaína sería increíblemente estúpido. Puede que te sientas relativamente sobrio en el inicio pero tan pronto la cocaína empiece a desaparecer el efecto depresor de la heroína tomará el mando y te sentirás extremadamente afectado.

COCAÍNA Y MARIHUANA

Esta es otra combinación de depresor-estimulante que puede productor resultados extremadamente peligrosos. Como la marihuana depresora parece reducir los efectos de la cocaína, el usuario corre el riesgo de una sobredosis por consumir demasiado del estimulante. Estudios han mostrado que el efecto combinado de la marihuana y la cocaína puede llevar a una presión sanguínea alta, una frecuencia cardíaca acelerada y un ritmo cardíaco irregular.

No olvidemos que la cocaína puede provocar agresividad y la marihuana es un alucinógeno. Si una persona experimenta paranoia, ansiedad o alucinaciones por la marihuana, tiene más probabilidades de actuar y comportarse de manera que se pondrá en peligro a sí misma o a alguien más si también tiene cocaína en su sistema. Esta combinación de drogas tiene un gran potencial de causar comportamientos de manejo agresivos y riesgosos.

MARIHUANA Y OPIOIDES

La marihuana puede poner en peligro tu salud cuando se combina con opioides con receta como oxicodona u opioides ilícitos como la heroína. Como ambas drogas presentan un efecto depresor, es probable que la persona experimente problemas físicos y mentales extremos. La temperatura corporal puede caer significativamente a medida que la frecuencia cardíaca y la respiración se desaceleran. Además, es posible que sufran alucinaciones y confusión mental aguda.

Consumir marihuana y opioides al mismo tiempo te dejaría incapacitado para conducir. Tu cognición estaría deteriorada al punto de ser incapaz de calcular los riesgos o tomar decisiones seguras como respuesta a las condiciones cambiantes.

Ten cuidado con las interacciones entre drogas

Como conductor y adulto joven responsable, debes tener cuidado con las posibles interacciones entre diferentes sustancias que decidas poner en tu cuerpo. Necesitas este conocimiento para asegurarte de que siempre estés en condiciones para manejar pero también para proteger tu salud física y mental. Nunca tomes ni siquiera una aspirina sin antes considerar si hay algo más en tu sistema que pudiera crear una reacción adversa. La mayoría de los medicamentos con receta y de venta libre son seguros si lees la etiqueta de advertencia en el paquete y los tomas exactamente como se indica. Incluso de esa forma, debes prestar atención a los efectos adversos inesperados.

Consumir drogas de manera recreativa y beber alcohol es otra historia. Nunca habrá una manera totalmente “segura” de mezclar diferentes sustancias, ya que muchas de las drogas recreativas son extremadamente peligrosas por sí solas. Con la información de este artículo, puedes tener saber los riesgos y tomar decisiones sensatas informadas antes de decidir consumir cualquier droga y tomar alcohol. Si corres el riesgo, ¡mantente lejos del asiento del conductor!

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Conducción Afectada por las Drogas
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 10 of 10

Conducción Afectada por las Drogas

Todas las drogas pueden tener un efecto adverso en tus habilidades de conducción físicas y mentales. Como conductor novato debes saber que te pueden arrestar por DUI (conducir bajo la influencia) o DWI (conducir intoxicado) si estás afectado por una droga. Esto es tanto para medicamentos con receta y de venta libra como para sustancias recreativas.

Esquemas de Vehículos
Diseñado para la Seguridad 1 of 8

El Vehículo

Con tal de manejar de forma eficaz y reaccionar a las condiciones cambiantes de la carretera de manera oportuna, debes familiarizarte con el diseño interno y externo de tu automóvil. Tener una buena conexión con tu vehículo te hará un mejor conductor.

Prueba de Sistemas de Seguridad del Vehículo
Diseñado para la Seguridad 2 of 8

Sistemas de Seguridad del Automóvil

Si bien conducir sigue siendo una actividad intrínsecamente peligrosa, el automóvil que manejas ahora es mucho más seguro que los automóviles que las personas manejaban hace 30 o 40 años. Discutiremos las normas de seguridad del vehículo, los nuevos desarrollos en tecnología de seguridad y las muchas formas en que se ha construido tu automóvil para protegerte.

Review
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 3 of 10

Tipos de Drogas y Sus Efectos

Abordaremos los peligros del uso de drogas y cómo ciertas sustancias afectan tu capacidad de manejo. Antes de profundizar en drogas específicas y sus efectos, veamos los “tipos” de drogas. Existen miles de drogas diferentes, cada una con una composición química distinta que ejerce un efecto único en las funciones del cuerpo humano.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 4 of 10

Estimulantes y Conducción

Los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales. Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 5 of 10

Depresores y Conducción

Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma. Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 6 of 10

Alucinógenos y Conducción

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Consumir alucinógenos afectará de manera severa prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 7 of 10

Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 8 of 10

El Peligro de los Inhalantes

Los inhalantes son un grupo de sustancias psicoactivas comúnmente mal utilizadas que solo se pueden inhalar, como solventes, aerosoles, gases y nitratos. El abuso de inhaladores puede afectar gravemente tu capacidad de manejo de muchas maneras.