Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Alucinógenos y Conducción

Alucinógenos y Conducción: Efectos de los Alucinógenos, Multas y Sanciones

Updated 3 de Febrero de 2021

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Ciertas drogas estimulantes como las anfetaminas también pueden causar alucinaciones, aunque no se clasifican como alucinógenas ya que no es uno de sus efectos principales. La mayoría de los alucinógenos son drogas ilegales de programa 1 que no tienen aplicaciones médicas aceptadas. Algunas excepciones son el Dimenhidrinato (un medicamento para las náuseas), Dextrometorfano (medicina para la tos) y Difenhidramina (un medicamento para alergias). Si bien son legales para uso médico, estas drogas todavía están estrictamente reguladas.

Las drogas alucinógenas se pueden clasificar aún más según sus efectos y mecanismos biológicos. Las dos categorías principales de las drogas alucinógenas son los alucinógenos disociados y los alucinógenos prototípicos o clásicos.

Alucinógenos disociativos

Además de provocar alucinaciones, los alucinógenos disociativos pueden causar que los usuarios se sientan desconectados de su propio cuerpo, de sí mismos y su entorno inmediato. Las personas bajo la influencia de estas drogas a menudo se sienten fuera de control o como si estuvieran en una experiencia extracorporal. PCP (fenciclidina), ketamina y DXM (dextrometorfano) son tres tipos de alucinógenos disociados comunes.

Alucinógenos prototípicos (clásicos)

Los alucinógenos clásicos o prototípicos (también conocidos como psicodélicos) provocan alucinaciones visuales, auditivas y táctiles sin tener un efecto disociativo. Las drogas dentro de esta categoría incluyen LSD (dietilamida del ácido D-lisérgico), hongos psilocibina, DMT (N-dimetiltriptamina) y peyote (mescalina). La marihuana es fácilmente el alucinógeno clásico más conocido y utilizado, con efectos que analizaremos a fondo en lo que resta de este módulo.

Marihuana

El término “marihuana” se refiere a las flores secas de la planta de cannabis, que generalmente tienen una apariencia verde grisácea. Se cree que esta droga es utilizada por más de 35 millones de estadounidenses cada año y es conocido por una variedad de nombres callejeros diferentes, que incluyen "weed", "brote", "grass", "pot", "hierba" y "ganja". THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) es el componente de la marihuana que es responsable del efecto alucinógeno que altera la mente. El THC se encuentra principalmente en la resina de las hojas y los brotes de las planta de cannabis hembra. Además de THC, las plantas de cannabis contienen más de 100 componentes similares denominados cannabinoides, que producen diferentes efectos psicológicos pero que aún no se han estudiado exhaustivamente.

La marihuana se usa más extensamente que cualquier otra droga recreativa en los Estados Unidos, a pesar de su estatus federal como sustancia de programa 1. La droga es popular en grupos más jóvenes. En 2015, un estudio reportó que más de 11 millones de adolescentes y jóvenes adultos entre 18 y 25 años consumieron marihuana en los 12 meses anteriores. Esto es preocupante, ya que los estudios indican que consumir marihuana de manera regular puede afectar el desarrollo cerebral. Los adolescentes y jóvenes adultos que consumen la droga a largo plazo tienen más probabilidades de sufrir un deterioro permanente de la inteligencia como resultado de esto.

¿Cómo funciona la marihuana?

La estructura química del THC se parece mucho a la de un cannabinoide endógeno (un cannabinoide que se origina dentro de un organismo) llamado anandamida, que es un neurotransmisor del cerebro humano. Como hemos mencionado en módulos anteriores, los neurotransmisores son químicos que ayudan a pasar los mensajes entre las células nerviosas. La similitud entre el THC y la anandamida significa que el THC puede unirse a los receptores cannabinoides de las células nerviosas en su lugar. Al hacerlo, el THC activa esos receptores, que son los principales responsables de influir en la memoria, los procesos de pensamiento, el enfoque, el movimiento, la percepción sensorial y la percepción del tiempo.

¿Cómo se administra la marihuana?

La marihuana se fuma predominantemente en cigarrillos enrollados a mano, a menudo llamados “porros” o “joints” (con o sin tabaco), o con una pipa. La droga también se puede vaporizar e inhalar con un vaporizados especial que permite que el usuario evite inhalar el humo. Muchas personas también comen la marihuana al mezclarla con alimentos, haciendo té u horneando galletas, brownies o dulces.

Los extractos de marihuana se hacen de la resina de la planta y contienen una cantidad mucho mayor de THC. Estos extractos de resina pueden tener la consistencia de un líquido espeso, una consistencia semisólida (como un bálsamo labial) o una apariencia sólida y dura de color ámbar. Las probabilidades de intoxicación o de otros efectos no deseados son mucho mayores con el extracto de marihuana, ya que es considerablemente más potente que las flores de la planta.

Efectos de la marihuana

Cuando se fuma o ingiere marihuana, el THC entra al torrente sanguíneo y se abre camino hacia el cerebro. Puede llevar hasta una hora para que los efectos de la marihuana se vuelvan notorios cuando se toma con comida o en un té, mientras que los efectos son inmediatos cuando se fuma. El TCH estimula en exceso las partes del cerebro que son responsables de las sensaciones, la visión, el juicio, el movimiento, la gratificación y la memoria, creando una variedad de efectos. El usuario generalmente se sentirá “tocado” (“high”) o tendrá una fuerte sensación de placer y bienestar, además de:

  • Sentido del tiempo alterado
  • Cambios de humor
  • Pesadez en los músculos
  • Extremadamente mala coordinación
  • Sentidos alterados (los colores pueden parecer más brillantes y los gustos más intensos)
  • Cognición afectada
  • Capacidad de juicio y habilidades para resolver problemas disminuidas
  • Memoria deteriorada

Cuando se consumen dosis muy altas de marihuana (o cuando el usuario tiene una baja tolerancia a la droga) también puede causar alucinaciones vívidas, delirios paranoicos y psicosis. Tan fácilmente como puede provocar sensaciones de calma y euforia, esta droga alucinógena puede causar miedo, ansiedad, pánico y confusión con alta intensidad. Incluso puede llevar a una persona a olvidar quién es.

Típicamente, los efectos de la marihuana duran de una a tres horas cuando se suma y un poco más cuando se ingiere con comida o bebida. Si la droga provoca un arrebato psicótico agudo, es posible que pasen días, semanas o meses para que el usuario recupere su salud mental.

Consumir marihuana (ya sea al fumar o ingerirla) puede tener efectos negativos en tu salud cardiovascular. El efecto inmediato de la droga lleva a una frecuencia cardíaca aumentada y un agrandamiento de los vasos sanguíneos. Hay evidencia que sugiere que este efecto lleva a un riesgo cinco veces mayor de ataque cardíaco en la primera hora después de que la droga surte efecto.

Efectos a largo plazo

Los efectos de la marihuana a largo plazo en la salud mental todavía no se comprenden a fondo, aunque los estudios han sugerido que podría estar vinculada con un riesgo mayor de enfermedades psiquiátricas como esquizofrenia o depresión maníaca. Investigaciones sobre la relación entre el consumo de marihuana y la aparición de la esquizofrenia indican que ciertas personas tienen un gen que las predispone a desarrollar la enfermedad. Un estudio demuestra que los consumidores de marihuana con este gen tienen siete veces más probabilidades de desarrollar psicosis que otras personas.

Los investigadores también creen que hay una asociación clara entre la marihuana regular y el síndrome amotivacional, un trastorno mental caracterizado por la pérdida de interés en alcanzar objetivos y realizar actividades gratificantes. Esto posiblemente es el por qué los consumidores de marihuana en exceso a menudo muestran un pobre rendimiento académico, falta de ambición y problemas para sostener un trabajo. No hay duda de que consumir marihuana pone tu salud mental y bienestar emocional en riesgo, pero ¿qué hay sobre la salud física?

Fumar es fácilmente el método más peligroso para consumir marihuana. Al igual que fumar tabaco, inhalar el humo de la marihuana puede provocar inflamación en las vías respiratorias, tos crónica, infecciones pulmonares (incluyendo neumonía), un riesgo aumentado de cáncer y enfermedades respiratorias crónicas. Igual que los cigarrillos, la marihuana contiene una variedad de componentes cancerígenos que pueden causar peligrosas mutaciones de las células en los pulmones u otra parte del cuerpo. Estudios muestran que fumar marihuana puede llevar a una acumulación de alquitrán en los pulmones cuatro veces mayor que el tabaco. Las personas muchas veces asumen que fumar marihuana es menos dañino para los pulmones que el tabaco, pero no es así.

Efectos de la marihuana en la capacidad de manejo

Consumir marihuana afectará prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura. Recuerda que puede llevar varias horas para la droga desaparezca, un tiempo en el que seguramente experimentarás visión borrosa, percepción alterada, incapacidad de pensar con claridad, confusión y pérdida de memoria. En estas circunstancias no puedes esperar analizar los riesgos de manera precisa y responder a los cambios del entorno de carretera con decisiones de manejo adecuadas. Además, el efecto disruptivo de la droga en el movimiento y las habilidades motoras hará más lento tu tiempo de reacción física, evitará que puedas ajustar la velocidad, maniobres sin problemas y disminuirá tu control del vehículo de varias otras formas.

Si bien no hay muchos estudios enfocados en la marihuana y los problemas para manejar como sí ocurre con el alcohol y la conducción afectada, hemos aprendido lo suficiente para saber que consumir marihuana aumenta significativamente las probabilidades de una persona de causar un accidente mortal. De hecho, la marihuana es la droga ilegal detectada con mayor frecuencia en la sangre de los conductores afectados que se han visto involucrados en colisiones. Los resultados de estos dos estudios distintos muestran que los conductores con THC en su sistema tienen el doble de probabilidades de provocar un accidente mortal en comparación con los conductores que no han consumido drogas o alcohol.

No se necesita un estudio costoso para saber que los efectos inmediatos de corto plazo de la marihuana harían que una persona quede incapacitada para conducir y con más probabilidades de provocar un accidente si se ponen al volante. Más allá de este efecto inicial, es difícil precisar qué tan gravemente se aumenta el riesgo en la carretera cuando hay THC en el cuerpo de un conductor, ya que a menudo también hay involucradas otras sustancias intoxicantes. Además, el THC es detectable en la sangre de una persona durante varias semanas después de que la droga se ha consumido y los efectos han desaparecido.

En muchos de los accidentes mortales registrados, también se encontró alcohol en la sangre del conductor junto con THC. Las estadísticas muestran que los consumidores de marihuana tienen más probabilidades de manejar bajo los efectos del alcohol que las personas que no consumen marihuana. Es preocupante que el efecto combinado de la marihuana y el alcohol en la capacidad de manejo de una persona parece ser mucho más severo que la suma de los efectos de las dos sustancias individuales. Básicamente, combinar alcohol y marihuana, incluso en pequeñas cantidades, sería un error fatal si decides conducir.

Sanciones por posesión de marihuana

El estatus legal de la marihuana en los Estados Unidos es un tema complejo, cambiante y controvertido. Según la ley federal, la marihuana es una droga de programa 1 que es ilegal para todos los propósitos más allá de la investigación científica. Esto significaría que la posesión, el cultivo y la venta de marihuana es un delito grave que da como resultado una pena de prisión considerable, dependiendo de la cantidad de marihuana en cuestión y si el infractor tenía la intención de suministrar droga a otras personas. ¿Parece sencillo hasta ahora? ¡Espera a que agreguemos las leyes estatales a esta mezcla!

La mayoría de los estados tienen sus propias leyes de marihuana, muchas de las cuales contradicen totalmente a las leyes federales. Si bien no hay dos estados que manejen las mismas leyes de marihuana exactas, se pueden organizar en dos grupos que comparten políticas similares sobre esta droga. Toma en cuenta que varios estados no entran claramente en una de las dos categorías. Por ejemplo, la marihuana puede estar despenalizada pero aún ser ilegal en todas las circunstancias en un estado pero despenalizada y legal para propósitos médicos en otro.

  1. 1

    Ilegal.
    Muchos estados no han despenalizado la marihuana y todavía tratan la posesión y el uso recreativo de la droga como un delito. Varios de estos estados tienen programas médicos que permiten el uso de marihuana para condiciones médicas muy específicas. Las sanciones por el mal uso de la droga varían de gran manera de un estado a otro. En algunos, un infractor puede ser condenado a un año de prisión simplemente por la posesión de suficiente marihuana para hacer un porro. Los estados donde la marihuana es completamente ilegal son Alabama, Florida y Georgia.

  2. 2

    Ilegal pero despenalizada.
    Algunos estados han “despenalizado” la posesión de pequeñas cantidades de la droga, lo que significa que los infractores recibirán sanciones civiles menos graves (como multas pequeñas alrededor de $100 a $500) en vez de cargos criminales severos. Entre los estados que tienen este enfoque están Delaware, Nebraska y New York.

  3. 3

    Legal para uso recreativo.
    Hasta 2018, nueve estados (incluyendo Alaska, California, Maine, Nevada y Washington) y el Distrito de Columbia han legalizado completamente el uso recreativo de la marihuana para adultos mayores de 21 años. Sin embargo, algunos todavía tienen leyes que limitan su distribución y cultivo. Por lo general, el estado especificará cuántas plantas puede tener un individuo.

  4. 4

    Legal para propósitos médicos.
    Más de 20 estados (incluyendo Arizona, New York, Florida, Pennsylvania y Ohio) han legalizado la marihuana solo para propósitos médicos. En estos estados, la droga se puede usar solo por recomendación o con una receta médica. Algunos de estos estados imponen reglas estrictas sobre los tipos de condiciones médicas en que se puede usar marihuana como tratamiento y restricciones en la potencia de la droga.

Como puedes ver no hay un enfoque de “talla única” cuando se trata de regulaciones de marihuana en los Estados Unidos. Además, los detalles de la legislación varían mucho. Es posible que un estado te permita tener hasta cuatro onzas de la droga, mientras que otro solo permite media onza. Es imperativo ver las leyes de marihuana de tu estado en caso de que estés en posición de verte tentado con probar la droga en el futuro. No conocer las reglas podría causarte graves problemas.

Nunca estás verdaderamente a salvo de las repercusiones legales de la posesión de marihuana, incluso en los estados que permiten su uso recreativo. El problema es la ley federal tiene prioridad y puede prevalecer sobre la ley estatal en cualquier momento. Aunque las agencias federales suelen mantenerse al margen de las cuestiones estatales, pueden intervenir en cualquier momento y tomar el control del caso o acusar a alguien a nivel federal por posesión de drogas incluso si la sustancia es legal en su estado.

Otros alucinógenos

Si bien es probable que los encuentres con menor frecuencia, hay otras varias drogas alucinógenas potentes además de la marihuana que a veces se utilizan de forma recreativa. Debes conocer estas drogas y sus efectos para cumplir con tus responsabilidades como conductor.

LSD (DIETILAMIDA DE ÁCIDO D-LISÉRGICO)

El LSD a veces se conoce como "dosis", "hits", "micropuntos", "terrones de azúcar", "viajes", "tabs", "ácido" y varios otros nombres de jerga. Esta peligrosa droga se encuentra entre los alucinógenos clásicos más potentes y es reconocida por su extremo efecto de alteración de la mente y su capacidad para provocar alucinaciones vívidas. Por lo general se consume con cuadros de papel o gelatina empapados de LSD que se disuelven en la lengua o se diluyen en agua.

Las personas que consumen LSD reportan experimentar una visión distorsionada del mundo que los rodea. Ven los colores diferentes, escuchan sonidos inusuales y ven objetos increíblemente realistas que no están allí. El LSD también puede hacerte sentir eufórico, enérgico, riéndote tontamente y asombrado por tu entorno inmediato. Los efectos de la droga se ven influenciados de gran forma por la mentalidad y el estado emocional actual de la persona que la consume.

DMT (DIMETILTRIPTAMINA)

Este potente componente alucinógeno se produce de manera natural en varias especies de plantas, incluyendo la Ayahuasca amazónica. También se puede fabricar en un laboratorio. Este último tipo de DMT sintético generalmente tiene la apariencia de un polvo blanco. Por lo general, se inhala con un vaporizados o se fuma con una pipa. El DMT derivado de las plantas habitualmente se hierve como té.

Como otro alucinógeno prototípico, el DMT crea alucinaciones auditivas y visuales intensas, junto con un sentido distorsionado del espacio y el tiempo. Los efectos de esta droga son profundos, repentinos y no siempre placenteros. Muchos usuarios reportan que consumir DMT es como experiencia cercana a la muerte. El potencial de alucinaciones angustiantes es alto y, como el LSD, depende en gran medida del estado mental del usuario. Además de poner en peligro tu mente, el DMV puede amenazar tu salud física de la siguiente manera:

  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Presión sanguínea alta
  • Dolor en el pecho
  • Dificultades para respirar
  • Mareos extremos
  • Inquietud
  • Náuseas, vómitos y diarrea (cuanto se consume vía oral)

HONGOS DE PSILOCIBINA

Los hongos de psilocibina también pueden denominarse "hongos", "hongos mágicos" o "boomers". El componente de psilocibina en estos hongos es el principal responsable de su efecto alucinógeno. Los hongos habitualmente se comen secos o crudos o se hierven en un té. La droga produce efectos similares a los del LSD, aunque son mucho más impredecibles ya que es imposible saber cuánto del componente activo se encuentra presente en cada hongo. La experiencia de una persona con esta droga puede ser positiva, con euforia, emoción y alucinaciones placenteras. O puede ser rotundamente negativa, con ansiedad, paranoia extrema y alucinaciones aterradoras.

Uno de los principales peligros de consumir hongos es que hay cientos de especies de hongos venenosos que crecen en la naturaleza y muchos de ellos tienen una apariencia similar a los hongos psilocibios que no son mortales. Confundir un hongo por otro podría ser fatal. Incluso los relativamente seguros hongos de psilocibina tienen efectos físicos negativos que pueden ser debilitantes, como enfermedad, mareos, dolores de estómago severos y diarrea.

PEYOTE

El componente de mescalina de esta planta pequeña similar al cactus produce efectos alucinógenos extremos. La droga se prepara hirviendo o remojando las semillas del peyote en agua para crear un líquido intoxicante que después se ingiere. Consumir mescalina generalmente da como resultado distorsiones visuales, alucinaciones auditivas y, en casos extremos, ver objetos que no están allí. Los consumidores también reportan haber experimentado un estado como de un sueño al tomar esta droga. Al igual que con todos los alucinógenos, las distorsiones de la realidad que suceden con la mescalina pueden ser placenteras o perturbadoras. También pueden presentarse vómitos, dolores de cabeza y sentimientos de ansiedad extrema.

PCP (FENCICLIDINA)

Este alucinógeno disociativo sintético se crea en un laboratorio y originalmente estaba destinado a uso médico como anestésico general. El PCP generalmente viene en polvo, líquido o tableta. Se puede ingerir o fumar con tabaco o marihuana. En la calle, esta droga también se denomina "combustible de cohetes", "superweed", "ozono" o "barco del amor".

Consumir PCP puede provocar una variedad de efectos diferentes que generalmente están acompañados por una sensación de entumecimiento físico o de estar fuera del propio cuerpo, causadas por el mecanismo analgésico de la droga. Además, el PCP provoca cambios de humor, distorsiones de memoria, cambios en la percepción del tiempo y alucinaciones visuales. Es común que las personas que han consumido una dosis alta de PCP se pongan violentas hacia ellas mismas u otras personas. La droga también conduce a un peligroso aumento de la temperatura corporal, pérdida de coordinación física, pérdida de coordinación física, pérdida de control muscular y, en casos severos, convulsiones.

KETAMINA

La ketamina es un alucinógeno disociativo conocido como "special K", "Ket", "vitamina K", "super K" y "cat valium". Este último nombre callejero surgió debido a que la ketamina se utiliza comúnmente como anestesia para animales por parte de los veterinarios. Se elabora como líquido inyectable pero se vende ilegalmente para uso recreativo como polvo o en forma de tableta. Las personas que consumen ketamina tragan las tabletas, aspiran el polvo o se la inyectan directamente en los músculos.

Como anestésico general, la ketamina reduce las sensaciones físicas y crea un sensación de entumecimiento en el cuerpo. Dependiendo de la dosis, los efectos pueden durar alrededor de dos a tres horas. Consumir ketamina puede producir una variedad de efectos, como los siguientes:

  • Un estado de ensueño en el que la persona se siente desconectada de su propio cuerpo
  • Un estado de relajación y felicidad extremas
  • Confusión y una sensación de estar fuera de control

Los consumidores de ketamina tienen mucho riesgos de lesiones, ya que la droga afecta sus movimientos, la coordinación muscular y las habilidades motoras. Como resultado de esto, la persona tiene más probabilidades de lastimarse pero menos posibilidades de darse cuenta, ya que la ketamina bloquea completamente las señales de dolor. El uso de ketamina a largo plazo puede provocar problemas de salud graves, incluyendo:

  • Daño hepático
  • Daño en los riñones
  • Problemas de vesícula y enfermedades del tracto urinario
  • Dolor abdominal severo
  • Daño al corazón
  • Problemas permanentes de memoria a corto y largo plazo

DXM (DEXTROMETORFANO)

El DXM es una droga disociativa, a veces llamada “robo”, presente en cantidades pequeñas en varios medicamentos de venta libra debido a sus acciones expectorantes y de alivio de la tos. Los jarabes para la tos fuertes contienen suficiente DXM y los adolescentes y jóvenes abusan de ellos por ser fácilmente accesibles. Cuando se vende en la calle, el DXM viene en polvo, líquido o tableta, para aspirarse, inyectarse o ingerirse. Esta droga tiene efectos similares a la ketamina. Cuando se consume crea una sensación de desapego físico, entumecimiento y sedación. Cuando se consume en dosis alta, el DXM puede provocar:

  • Pérdida total de coordinación física (las personas pueden ser incapaces de levantarse, caminar o hacer tareas físicas simples)
  • Náuseas y vómitos
  • Respiración dificultosa y débil
  • Alucinaciones
  • Problemas de visión
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Pérdida de conocimiento
  • Convulsiones
  • Coma

SALVIA DIVINORUM

Comúnmente conocida como "Salvia", "salvia santa" y "menta mágica mexicana", la salvia divinorum es una planta mexicana que contiene un componente psicoactivo potente en sus hojas. Las personas consumen la salvia por su efecto alucinógeno, generalmente masticando las hojas frescas de la planta. También se puede fumar, vaporizar o hacerse en un té. Se sabe que la planta provoca alucinaciones extremadamente vívidas, que pueden ser positivas o negativas dependiendo de la potencia de la dosis y el estado mental de la persona.

Las personas que consumen salvia divinorum a largo plazo corren el riesgo de desarrollar problemas mentales graves. Estudio sugieren que esta planta, al igual que la marihuana, puede desencadenar brotes psicóticos en personas que están predispuestas genéticamente a la esquizofrenia.

GHB (ÁCIDO GAMMA-HIDROXIBUTÍRICO)

¿Te preguntas por qué el nombre de este químico oscuro te suena familiar? En artículos anteriores, se ha mencionado el GHB en múltiples ocasiones ya que es un neurotransmisor que se produce de manera natural en las células humanas. El GHB también se puede fabricar en un laboratorio, para que su efecto sedante en el sistema nervioso central se pueda utilizar para propósitos médicos. Lamentablemente, el GHB sintético se usa de manera incorrecta con frecuencia.

Es posible que hayas escuchado esta droga con el hombre de "roofies", "easy lay", "Georgia homeboy" o "goop". El GHB se consume más comúnmente de forma líquida, mezclado con un refresco. Cuando se ingiere, el GHB reduce las inhibiciones, crea una sensación de euforia, relajación y somnolencia. La droga es extremadamente potente. Consumir demasiado de ella accidentalmente puede llevar a una sobredosis severa. Incluso en dosis relativamente “seguras”, el potente efecto sedante del GHB puede hacer que las personas se desmayen inesperadamente en situaciones peligrosas.

Alucinógenos y tu capacidad de manejo

Consumir una droga alucinógena afectará gravemente tu capacidad para prestar atención a la carretera, recopilar información visual y, como resultado de esto, tomar decisiones de manejo adecuadas. Aún las dosis pequeñas de alucinógenos pueden producir alucinaciones visuales, auditivas y sensoriales. Al volante puede que sepas qué es real y qué no. Es posible que veas objetos en la carretera adelante que realmente no están allí, lo que te hará desviarte de tu carril, salir de la carretera o meterte en el camino del tráfico que se aproxima.

Cualquier alucinógeno con efectos disociativos alterará tu tiempo de reacción y, en dosis altas, te hará incapaz de controlar el vehículo. Recuerda que estas drogas crean una poderosa sensación de estar “fuera del cuerpo” y afectan el control muscular. Bajo la influencia de un alucinógeno disociativo, puede que no que logres operar los pedales del automóvil, girar el volante, usar los controles del automóvil o sentarte adecuadamente en tu asiento. ¿Cómo puedes esperar responder de manera correcta en situaciones de emergencia o realizar las maniobras más básicas? En lo que respeta a manejar bajo los efectos de las drogas, hay pocas sustancias más peligrosas que los alucinógenos.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Medicamentos con Receta y de Venta Libre
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 7 of 10

Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura.

Los Efectos de los Inhalantes en Tu Capacidad de Manejo
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 8 of 10

El Peligro de los Inhalantes

Los inhalantes son un grupo de sustancias psicoactivas comúnmente mal utilizadas que solo se pueden inhalar, como solventes, aerosoles, gases y nitratos. El abuso de inhaladores puede afectar gravemente tu capacidad de manejo de muchas maneras.

Los Efectos de Combinar Drogas y Alcohol
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 9 of 10

Combinación de Drogas y Alcohol

Consumir dos o más drogas al mismo tiempo es increíblemente peligroso, ya que una sustancia interferirá con la forma en que tu cuerpo responde hacia la otra y viceversa. Conducir bajo la influencia de alcohol y drogas puede provocar ira de carretera, exceso de velocidad, pasarse semáforos en rojo, no ceder el paso y dificultad para manejar múltiples tareas de manejo.

Review
Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 12 of 12

Abuso y Adicción al Alcohol

Además de volverte incapacitado para manejar, afectar tu salud mental y causar estragos en tu cuerpo, el abuso del alcohol tendrá un impacto negativo más profundo en tu vida y tu futuro. Las personas que consumen alcohol de manera irresponsable a menudo sienten culpa, vergüenza y confusión por las cosas que hacen en estado de ebriedad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 1 of 10

Manejar Bajo la Influencia de las Drogas

La conducción afectada por las drogas es un problema creciente en los Estados Unidos. A diferencia del alcohol, los efectos de las drogas varían drásticamente. Es tu responsabilidad estar mental y físicamente en forma para manejar. La ley no distingue entre los diferentes tipos de deterioro por drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 2 of 10

La Ley de Sustancias Controladas

La ley de sustancias controladas (CSA) fue creada para ayudar al gobierno estadounidense a regular la fabricación, importación, posesión, uso y distribución de las drogas. Es una legislación federal que aplica en todo estados Unidos. Sin embargo, debes tomar en cuenta que algunos gobiernos estatales tienen sus propias leyes sobre posesión, uso y distribución de ciertas drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 3 of 10

Tipos de Drogas y Sus Efectos

Abordaremos los peligros del uso de drogas y cómo ciertas sustancias afectan tu capacidad de manejo. Antes de profundizar en drogas específicas y sus efectos, veamos los “tipos” de drogas. Existen miles de drogas diferentes, cada una con una composición química distinta que ejerce un efecto único en las funciones del cuerpo humano.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 4 of 10

Estimulantes y Conducción

Los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales. Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 5 of 10

Depresores y Conducción

Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma. Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad.