Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Medicamentos con Receta y de Venta Libre: Conducir Bajo la Influencia

Updated 3 de Febrero de 2021

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura. Además, cuando se consumen a largo plazo o en dosis altas, estas drogas legales pueden provocar complicaciones de salud, sobredosis y la muerte.

Consumir cualquier medicamento de otra manera que no sea la recomendad por tu doctor, farmacéutico o el panfleto de instrucciones que viene con la medicina puede producir una variedad de efectos peligrosos. En algunos casos, incluso tomando el medicamento precisamente como se indica puede llevar a efectos inesperados que podrían hacer a una persona insegura para conducir. Por ejemplo, ciertas medicinas pueden causar:

A pesar de las estrictas regulaciones que controlan las formulaciones de fármacos que se utilizan en medicamentos OTC o con receta, todavía hay un gran potencial de problemas para manejar cuando tomas medicinas comunes. Los medicamentos con los que debes tener cuidado incluyen:

  • Medicamentos con receta para la ansiedad
  • Antidepresivos
  • Cualquier producto que contiene codeína
  • Medicamentos para las alergias
  • Remedios para resfriados o gripe
  • Medicinas para la tos
  • Analgésicos
  • Tranquilizantes
  • Pastillas de dieta o estimulantes

Si bien los medicamentos legales son más seguros que las drogas ilegales, nunca serán totalmente seguros. El problema es que los efectos precisos de un fármaco dependen de una variedad de factores y son difíciles de predecir con exactitud. La dosis, la dieta, el estilo de vida y la composición genética del paciente juegan un papel en la forma en que se verá afectado al tomar el medicamento. Una persona puede estar totalmente bien para conducir tomando una medicina, mientras la misma dosis de la misma droga hará que otra persona esté completamente incapacitada para manejar.

Por esa razón es importante que prestes atención a tu condición mental y física cuando tomes un medicamento que tiene el potencial de afectar tu capacidad de manejo, incluso si tu médico te ha dicho que no deberías tener problemas para conducir. En última instancia, serás tú (no tu médico) quien será responsable si lastimas o matas a otra persona estando al volante y bajo los efectos de una droga legal.

Medicamentos OTC, drogas con receta y DUI

Si tu conducción está afectada notoriamente y estás bajo la influencia de un OTC o drogas con receta, podrías ser acusado por DUI o DWI al igual que al manejar bajo los efectos del alcohol o una droga ilegal. En la mayoría de los estados, la ley no distingue entre drogas legales e ilegales para los casos de DUI. Para protegerte de repercusiones legales, debe asegurarte de llevar las recetas para los medicamentos que tomas al conducir. Si un oficial de policía te detiene y hay medicamentos de receta en tu vehículo, podría solicitarte que muestres los documentos.

Peligros de los medicamentos con receta

Los medicamentos con receta son particularmente peligrosos cuando no se toman con precaución. Recuerda que muchas drogas legales con receta se hacen con cantidades controladas de sustancias ilegales y pueden ser increíblemente perjudiciales. Por ejemplo, la codeína como medicamento común contra el dolor es un opioide, al igual que la heroína, con mecanismos biológicos y efectos físicos similares. Lamentablemente, el estatus “legal” de los medicamentos con receta a menudo ciega a las personas a los peligros que conllevan.

Las drogas que están disponibles con receta tienen aplicaciones médicas reconocidas pero esto no las hace menos peligrosas que las drogas ilegales. De hecho, muchos medicamentos con receta tienen un potencial similar de dependencia física o psicológica y de abuso que las drogas ilegales que no tienen aplicaciones médicas. Se recetan porque el médico cree que el beneficio potencial de consumir esa droga sobrepasa el potencial riesgo. Esto no significa que no puedan causar problemas de salud o hacer que una persona sea incapaz de manejar, especialmente si el paciente no sigue las instrucciones.

En el caso de las drogas con receta adictivas y de largo plazo, la dependencia creciente de la sustancia por parte de la persona puede superar rápidamente la responsabilidad que sienta de usarla de manera prudente o las preocupaciones que pueda tener sobre su propia salud. De las 41.502 muertes por sobredosis en Estados Unidos en 2012, más del 53% estuvieron relacionadas con drogas farmacéuticas perfectamente legales.

Algunas de los tipos de medicamentos con receta más peligrosos y frecuentemente mal utilizados son:

  1. Opioides
  2. Depresores del sistema nervioso central (CNS)
  3. Estimulantes del CNS

Hablemos de los riesgos del uso de estos medicamentos y las formas en que pueden afectar tu capacidad de manejo.

Opioides

Los medicamentos con receta basados en opioides se usan predominantemente para tratar los dolores crónicos, que podrían estar asociados a otras condiciones médicas o no. Hay una enorme variedad de estos analgésicos opioides con receta en los Estados Unidos y cada uno de ellos tiene efectos y objetivos ligeramente distintos. Como nación, nuestra dependencia en los analgésicos opioides ha crecido de forma sostenida en las últimas dos décadas y no muestra signos de desaceleración. En 2012, se emitieron 259 millones de recetas de analgésicos opioides en todo el país. Esto equivale a suficientes drogas para darle un frasco de pastillas a cada adulto en los Estados Unidos. A continuación puedes ver algunos de los medicamentos más comunes.

Opioides con Receta Comunes

Morfina.
Alivio de dolor moderado a severo.

 

Codeína.
Alivio de dolor moderado a severo. Menos potente que la morfina con un efecto sedante menor.

 

Metadona.
Tratamiento de adicción a la heroína.

 

Oxicodona.
Alivio de dolor severo, con el doble de potencia que la morfina y efectos de relajación de músculos más fuertes.

 

Fentanilo.
Alivio de dolores severos, 80 a 100 más potente que la morfina.

Otros analgésicos comunes derivados de los opioides incluyen hidrocona, hidromorfona, oximorfona, meperidina y propoxifeno. Un efecto no deseado que todas estas drogas comparten es el gran potencial de dependencia física y abuso. También pueden provocar respiración débil, latidos del corazón peligrosamente lentos, coma y la muerte. El riesgo de estos efectos más graves aumenta drásticamente cuando los analgésicos opioides se usan junto con depresores CNS o alcohol.

Los efectos a corto plazo de tomar un analgésico opioide, incluso con la dosis recomendada, incluyen:

OPIOIDES CON RECETA Y TU CAPACIDAD DE MANEJO

Estudios han demostrado que los opioides provocan somnolencia y afectan la capacidad de razonamiento. Aunque ha habido pocas investigaciones dedicadas a explorar los efectos de los analgésicos opioides en la capacidad de manejo, los datos sugieren que conducir bajo la influencia de un opioide puede duplicar el riesgo de estar involucrado en una colisión.

Los problemas por analgésicos opioides pueden ocurrir con dosis relativamente bajas. Esto varía de una persona a otra. Aunque todos los analgésicos opioides tienen mecanismos biológicos y aplicaciones médicas un poco diferentes, los efectos de deterioro son muy similares y probablemente incluirán sueño, confusión mental y mala coordinación. Cuando estás al mando de un vehículo, estos efectos negativos pueden tener consecuencias catastróficas. Una persona bajo los efectos de opioides no puede prestar atención a la carretera y, por tanto, es probable que no vea detalles visuales importantes como señales de tránsito, otros usuarios de carretera y cambios próximos en el formato de la carretera. Puede que también tenga dificultades para no dormirse y pueda experimentar microsueños.

Los problemas físicos provocados por intoxicación con opioides son una receta para maniobras descuidadas. Una persona bajo la influencia de un opioide tendrá un tiempo de reacción más extenso y puede fallar a la hora de frenar de manera oportuna cuando deba reducir la velocidad o parar. Un escaso control del volante también puede hacer que gire demasiado o se salga de su carril.

Depresores del sistema nervioso central

Los depresores como barbitúricos, benzodiazepinas y las drogas Z (no benzodiazepinas con efectos similares) a menudo se recetan para trastornos del sueño, ansiedad, ataques de pánico, convulsiones, síndrome de piernas inquietas y una variedad de otras condiciones. Estas drogas se regulan de manera estricta y solo están disponibles con una receta, ya que muchas pueden causar dependencia física y adicción psicológica. Con algunas de ellas también hay un gran potencial de sobredosis si se toman de otra forma a la indicada o se combinan con alcohol.

BENZODIAZEPINAS

Las benzodiazepinas son uno de los grupos de drogas más ampliamente recetados en los Estados Unidos. También son de las que más se utilizan de mala manera. Según datos del Estudio Nacional de Uso de Drogas y Salud de 2015 y 2016, alrededor de 30.6 millones de adultos consumieron benzodiazepinas en Estados Unidos en ese periodo. De ese número, solo el 25.3% tenía recetas válidas para el medicamento, mientras que 5.3 millones de personas las utilizaron mal o las obtuvieron ilegalmente.

A continuación repasamos las benzodiazepinas más comunes.

Benzodiazepinas de Receta Comunes

Alprazolam (Xanax)
Clordiazepóxido (Librium)
Clorazepato (Tranxene)
Estazolam
Temazepam (Restoril)
Diazepam (Valium)
Triazolam (Apo-Triazo, Halicion, Hypam o Trilam)

Las benzodiazepinas son drogas sedantes potentes que pueden tener efectos secundarios inmediatos e indeseados. La dosis en la que aparecen estos efectos secundarios varía de una persona a otra dependiendo de la tolerancia, la composición genética y otros factores. Estos incluyen:

  • Somnolencia
  • Confusión
  • Mareos
  • Temblores
  • Mala coordinación
  • Visión borrosa
  • Letargo extremo
  • Dolores de cabeza

BARBITÚRICOS

Los barbitúricos producen efectos similares a las benzodiazepinas, aunque se recetan con menor frecuencia ya que se cree que tienen un mayor potencial de efectos secundarios, abuso y sobredosis. A continuación se enumeran algunos de los barbitúricos comunes.

Barbitúricos de Receta Comunes

Fenobarbital
Seconal
Nembutal
Butabarbital

A diferencia de las benzodiazepinas, los barbitúricos rara vez se recetan para la ansiedad o los trastornos del sueño. Se usan con mayor frecuencia en el tratamiento de epilepsia, convulsiones, traumatismo craneoencefálico y migrañas graves. Los efectos secundarios más comunes con el uso de los barbitúricos son somnolencia y náuseas. Sin embargo, los pacientes también pueden experimentar:

  • Pesadez de los músculos
  • Falta de coordinación
  • Dolores de cabeza graves
  • Confusión
  • Problemas de memoria
  • Respiración lenta

DROGAS Z

Los fármacos Z son depresores no benzodiazepinas que se recetan comúnmente para los trastornos del sueño. Se conocen como drogas Z (“Z-drugs”) ya que su nombre empieza o contiene la letra “z”. Algunos medicamentos prominentes de este grupo de drogas se enumeran a continuación.

Fármacos Z de Receta Comunes

Eszopiclona (Lunesta)
Zaleplon (Sonata)
Zolpidem (Ambien)
Zopiclona

La mayoría de las drogas Z no tienen las mismas propiedades contra la ansiedad de los demás depresores CNS pero cuentan con un efecto sedante mucho mayor. Algunos efectos secundarios provocados por estas drogas incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Boca seca
  • Mala coordinación
  • Capacidad de juicio afectada
  • Alucinaciones
  • Pérdida de memoria
  • Sueño durante el día
  • Confusión
  • Comportamientos de sueño complejos (¡Sonambulismo, comer dormido e incluso conducir dormido!)

DEPRESORES CNS DE RECETA Y CAPACIDAD DE MANEJO

Todos los medicamentos depresores hacen más lento el sistema nervioso central. Si bien los efectos secundarios varían de una droga a otra, todas las medicinas de esta categoría tienen el potencial de provocar somnolencia extrema, movimientos más lentos y problemas de cognición. Incluso si estos efectos secundarios son moderados, aumentarán drásticamente las probabilidades de que te duermas al volante o no registres información importante sobre el entorno de la carretera. Además, tu tiempo de reacción será más extendido y podrías no responder a los cambios del escenario de manejo a tiempo para evitar conflictos y colisiones.

Se sabe que los fármacos Z afectan gravemente la capacidad de manejo, aun cuando hay trazas residuales de la droga en el cuerpo del conductor. Estas drogas sueñen tener un efecto retardado, que puede hacer extremadamente difícil que un paciente sepa si puede manejar un vehículo con seguridad. Quizás sin sorpresa alguna, el Zolpidem que se receta ampliamente es de los fármacos más comunes que se encuentran en los conductores arrestados por conducción bajo la influencia de las drogas.

Estimulantes del sistema nervioso central

Los estimulantes CNS con receta se usan frecuentemente para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la fatiga crónica, la obesidad mórbida, la narcolepsia y la depresión grave. Muchos estimulantes potentes pueden provocar adicción física y dependencia psicológica después de solo unos usos. Lamentablemente, los estimulantes CNS con receta se utilizan mal con frecuencia debido al aumento de energía y la “subida” temporal de ánimo que proporcionan. Los pacientes desarrollan una tolerancia a la mayoría de los estimulantes bastante rápido, lo que significa que se deben consumir dosis más y más altas para alcanzar los mismos efectos iniciales.

Algunos de los estimulantes CNS más comunes se numeran a continuación.

Estimulantes CNS Comunes

Dextroanfetamina (Dexedrina)
Dextroanfetamina combinada con anfetamina (Adderall)
Metilfenidato (Ritalina o Concerta)
Metanfetamina (Desoxyn)

Un reporte de 2016 del American Journey of Psychiatry encontró que más de 16 millones de estadounidenses mayores de 18 años estaban utilizando estimulantes con receta. Es preocupante que los datos recopilados del mismo reporte sugieren que alrededor de 5 millones de estadounidenses usan estimulantes de receta ilegalmente (siendo Adderall uno de los más comúnmente abusados) por sus propiedades de mejora del rendimiento y pérdida de peso.

Los efectos de los estimulantes con receta incluyen:

  • Mareos
  • Insomnio
  • Presión sanguínea alta
  • Respiración rápida y superficial
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Paranoia
  • Dolores de cabeza
  • Espasmos musculares
  • Temblores
  • Cambios de humor y comportamiento maníaco

ESTIMULANTES CNS CON RECETA Y CAPACIDAD DE MANEJO

Una investigación realizada por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras mostró que los estimulantes CNS de bajo nivel como las anfetaminas pueden mejorar el estado de alerta y la capacidad de reaccionar rápidamente de los conductores. Desafortunadamente, las dosis relativamente bajas que se probaron en el estudio también hacen que los conductores tengan más probabilidades de caer en comportamientos peligrosos o riesgosos detrás del volante.

En dosis más altas, los efectos un tanto positivos de los estimulantes CNS en la capacidad de manejo desaparecen y son reemplazados por efectos considerablemente menos favorables. Bajo los efectos de dosis altas de estimulantes, los conductores mostraron pérdida de enfoque, reflejos más lentos, pérdida de control muscular, malas habilidades motoras, ansiedad aumentada y un tiempo de reacción general extendido.

El abuso de los estimulantes como Adderall, Concerta o Dexedrine puede llevar a un comportamiento de manejo peligroso. Las personas intoxicadas con estas drogas suelen olvidar el derecho de paso, ignorar los dispositivos de control de tráfico, conducir a velocidades excesivas y no mantener una distancia de seguimiento adecuada.

Peligros de los medicamentos de venta libre (OTC)

Muchas drogas y medicinas comunes se pueden comprar sin receta médica. En algunos casos puede haber restricciones por edad para determinados fármacos o límites en la cantidad que una persona puede comprar cada vez. Los medicamentos de venta libre o sin receta generalmente tienen un potencial bajo de adicción y abuso. A menudo contienen drogas dañinas e intoxicantes pero con dosis bajas y “seguras”. Las medicinas para la tos, analgésicos, medicamentos para alergias, reductores de ácido estomacal y somníferos suaves se pueden comprar sin receta médica.

Aunque los medicamentos OTC por lo general son menos peligrosos que los medicamentos con receta todavía pueden provocar efectos secundarios no deseados que pueden impactar tu salud y capacidad de manejar de forma segura. Habitualmente los efectos secundarios graves solo suceden cuando las drogas OTC se toman en dosis muy altas. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar efectos secundarios en dosis relativamente bajas si son sensibles a un ingrediente particular.

Lee siempre la etiqueta de cualquier medicamento OTC que estés tomando y no superes la dosis máxima indicada en el paquete. Recuerda que todos respondemos diferente a los fármacos. Incluso si las instrucciones del paquete sugieren que puedes conducir mientras estás tomando esta droga, presta atención a tu estado mental y físico antes de hacerlo. Si te sientes afectado de alguna forma, busca un medio de transporte alternativo.

Repasemos los efectos adversos potenciales de algunos medicamentos de venta libre comunes:

Analgésicos

Los analgésicos de baja potencia como Aspirina, Tylenol y Advil se pueden comprar sin receta. Estos medicamentos pueden aliviar los síntomas del dolor asociados con dolores de cabeza, molestias musculares, problemas dentales y dolores menores de las articulaciones. También se pueden usar para reducir la fiebre en personas que sufren de gripe y otras infracciones virales.

Si bien los analgésicos OTC son relativamente seguros, pueden ser dañinos si toman en dosis grandes o se usan por un periodo extendido. Los riesgos de salud a largo plazo asociados con estas drogas incluyen sangre diluida, un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, ataque al corazón y derrames, daño hepático, deterioro del revestimiento del estómago y sensibilidad a la luz. Si se supera la dosis recomendada excesivamente cualquier analgésico puede ser mortal.

Si bien los efectos secundarios adversos de los analgésicos sin receta son raros, los efectos no deseados leves son relativamente comunes y podrían afectar tu capacidad de manejo. Los efectos secundarios comunes de los analgésicos OTC incluyen:

  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Calambres estomacales
  • Náuseas
  • Alteraciones de la vista

Experimentar cualquier efecto secundario incómodo evitaría que te puedas concentrar completamente en la tarea de conducción y aumentaría las probabilidades de que cometas un error fatal al volante. Asegúrate siempre de dar a los analgésicos el tiempo de que hagan efecto antes de subir al asiento del conductor, con tal de tener la tranquilidad de que no disminuirán tu capacidad de manejar con seguridad.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos son un tipo de droga que bloquea la histamina, que inhibe la respuesta inflamatoria del cuerpo a los alérgenos como el polen, el pelo de las mascotas y el polvo. Su acción antiinflamatoria también los hace útiles para manejar los síntomas del resfriado y la gripe. Chlor-Trimeton, Benadryl, Unisom, Siladryl y Banophen son algunos antihistamínicos OTC conocidos.

Muchos antihistamínicos tienen un fuerte efecto sedante y se deben usar con precaución si debes conducir o manejar maquinaria pesada. Otros efectos secundarios incluyen:

  • Debilidad muscular
  • Nerviosismo o ansiedad
  • Mareos
  • Náuseas
  • Inquietud
  • Alteraciones de la vista (en casos graves)

Al igual que con los analgésicos sin receta, es importante medir tu reacción física y mental a los antihistamínicos antes de decidir manejar. Intranquilidad, ansiedad y nerviosismo son efectos secundarios relativamente comunes. Aun en casos suficientemente moderados para que no se noten de inmediato, estos efectos podrían alterar la manera en que tomas decisiones al volante, haciéndote más impaciente y propenso a conducir de forma agresiva.

Toma en cuenta que los antihistamínicos a menudo acentúan los efectos de otras drogas y sustancias, como el alcohol. Si tomas incluso una pequeña cantidad de alcohol mientras estás tomando antihistamínicos podrías quedar afectado manera extrema y repentina.

Medicina para la tos

La droga alucinógena dextrometorfano es el ingrediente activo de la mayoría de las medicinas para la tos de venta libra, como NyQuil y Robitussin. Crea una reacción similar al PCP cuando se ingiere. La cantidad de esta droga utilizada en los medicamentos OTC para la tos es insignificante. Es lo suficiente para crear efectos expectorantes y alivio de la tos sin provocar efectos secundarios no deseados. Sin embargo, tomar más de la dosis recomendada de cualquier medicina para la tos aumentaría la cantidad de dextrometorfano que estás ingiriendo y podría provocar efectos peligrosos. Por ejemplo, se sabe que dextrometorfano causa:

Experimentar cualquier de estos efectos al conducir te llevaría a un comportamiento extremadamente peligroso. Toma en cuenta que el dextrometorfano tiene un efecto más fuerte cuando se combina con el alcohol. Nunca tomes alcohol cuando estés usando medicinas para la tos y siempre usa la dosis recomendada. Asegúrate de estar en condiciones mentales y físicas para manejar antes de emprender viaje cuando estés usando medicamentos que contienen dextrometorfano.

Peligros de las interacciones de drogas

Todas las drogas (con receta, de venta libre e ilegales) producen efectos mentales y físicos creando una reacción química en el cuerpo. Cuando una persona toma dos o más medicamentos al mismo tiempo, las drogas interactuarán una con la otra, con el potencial de crear una reacción química diferente y, por tanto, distintos efectos.

Es importante tomar en cuenta que solo porque el medicamento generalmente no afecta tu capacidad de manejo, no significa que será igual de seguro cuando se combine con otra droga. Siempre consulta con tu médico o farmacéutico antes de tomar dos medicamentos juntos. Además de hacerte inseguro para conducir, mezclar medicamentos puede crear reacciones químicas que pueden poner en grave peligro tu salud. Discutimos las combinaciones de drogas potencialmente peligrosas con más detalle en un artículo más adelante.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Los Efectos de los Inhalantes en Tu Capacidad de Manejo
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 8 of 10

El Peligro de los Inhalantes

Los inhalantes son un grupo de sustancias psicoactivas comúnmente mal utilizadas que solo se pueden inhalar, como solventes, aerosoles, gases y nitratos. El abuso de inhaladores puede afectar gravemente tu capacidad de manejo de muchas maneras.

Los Efectos de Combinar Drogas y Alcohol
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 9 of 10

Combinación de Drogas y Alcohol

Consumir dos o más drogas al mismo tiempo es increíblemente peligroso, ya que una sustancia interferirá con la forma en que tu cuerpo responde hacia la otra y viceversa. Conducir bajo la influencia de alcohol y drogas puede provocar ira de carretera, exceso de velocidad, pasarse semáforos en rojo, no ceder el paso y dificultad para manejar múltiples tareas de manejo.

Conducción Afectada por las Drogas
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 10 of 10

Conducción Afectada por las Drogas

Todas las drogas pueden tener un efecto adverso en tus habilidades de conducción físicas y mentales. Como conductor novato debes saber que te pueden arrestar por DUI (conducir bajo la influencia) o DWI (conducir intoxicado) si estás afectado por una droga. Esto es tanto para medicamentos con receta y de venta libra como para sustancias recreativas.

Review
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 1 of 10

Manejar Bajo la Influencia de las Drogas

La conducción afectada por las drogas es un problema creciente en los Estados Unidos. A diferencia del alcohol, los efectos de las drogas varían drásticamente. Es tu responsabilidad estar mental y físicamente en forma para manejar. La ley no distingue entre los diferentes tipos de deterioro por drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 2 of 10

La Ley de Sustancias Controladas

La ley de sustancias controladas (CSA) fue creada para ayudar al gobierno estadounidense a regular la fabricación, importación, posesión, uso y distribución de las drogas. Es una legislación federal que aplica en todo estados Unidos. Sin embargo, debes tomar en cuenta que algunos gobiernos estatales tienen sus propias leyes sobre posesión, uso y distribución de ciertas drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 3 of 10

Tipos de Drogas y Sus Efectos

Abordaremos los peligros del uso de drogas y cómo ciertas sustancias afectan tu capacidad de manejo. Antes de profundizar en drogas específicas y sus efectos, veamos los “tipos” de drogas. Existen miles de drogas diferentes, cada una con una composición química distinta que ejerce un efecto único en las funciones del cuerpo humano.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 4 of 10

Estimulantes y Conducción

Los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales. Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 5 of 10

Depresores y Conducción

Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma. Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 6 of 10

Alucinógenos y Conducción

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Consumir alucinógenos afectará de manera severa prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura.