Técnicas Avanzadas de Manejo
Salirse de la Carretera

Salirse de la Carretera: Técnicas de Recuperación para Situaciones de Emergencia

Updated 23 de Enero de 2021

Las condiciones peligrosas pueden hacer que tu vehículo se salga parcial o completamente de la carretera. Los conductores deben saber qué hacer en esas circunstancias para limitar la gravedad del incidente y retomar el control del vehículo. La información de este módulo te ayudará con eso.

Instrucciones paso a paso

Si las ruedas del lado derecho de tu auto abandonan la carretera, usa los siguientes pasos para retomar el control:

  1. 1

    Agarra el volante firmemente con ambas manos y NO GIRES.

  2. 2

    Suelta el acelerador. Deja que tu velocidad baje de cinco a 10 mph.

  3. 3

    Busca un punto nivelado adelante donde puedas volver a entrar en la carretera de manera segura.

  4. 4

    Verifica si hay tráfico aproximándose desde atrás y activa el indicador de dirección izquierdo.

  5. 5

    A esta velocidad reducida, si la carretera está despejada, gira el volante con fuerza hacia la izquierda para que la rueda derecha vuelva al pavimento.

  6. 6

    Cuando esto suceda, de inmediato maniobra con firmeza en sentido contrario hacia la derecha.

  7. 7

    Ubica nuevamente tu automóvil dentro del carril, desactiva el intermitente y sigue manejando.

Mantener la calma

Al igual que todas las emergencias de manejo, lo primero que debes hacer cuando te das cuenta de que tu vehículo ha empezado a abandonar la carretera es tener tranquilidad. Entrar en pánico hará que tomes una decisión apresurada que podría empeorar la situación.

Si las ruedas derechas han salido de la carretera y reaccionas con pánico girando el volante hacia la izquierda con fuerza, tu vehículo probablemente se balanceará a la izquierda, cruzará la línea central y rodará hacia el lado opuesto del camino. Muchos accidentes mortales suceden por girar el volante con pánico cuando un vehículo se está moviendo a gran velocidad.

Recuperación rápida tras salir de la carretera

Es posible que en algunas ocasiones los conductores deban tomar una acción inmediata sin reducir la velocidad cuando las ruedas derechas abandonan la carretera y se dirigen hacia una obstrucción. Si hay un árbol o un poste en tu camino, no tendrás tiempo de reducir la velocidad o buscar un punto ideal para entrar de nuevo antes de llevar a cabo una maniobra evasiva. Obviamente, esto hace que retomar el control del vehículo en la carretera sea todavía más desafiante.

Si bien debes actuar rápidamente, aún es vital verificar si hay tráfico alrededor y señalizar a la izquierda antes de ingresar nuevamente a la carretera, ya que de lo contrario pondrás en peligro a otros conductores. Una vez que haces esta verificación, gira con fuerza hacia la izquierda y luego con fuerza a la derecha en el momento exacto cuando tu rueda derecha delantera esté de regreso sobre el pavimento.

Mover vehículos averiados fuera de la carretera

Cuando tu vehículo abandona la carretera completamente debido a una pérdida de control o falla mecánica, debes hacer algo para disminuir la gravedad del accidente. Quita tu pie del acelerador para reducir la velocidad lo más que puedas pero no frenes de golpe. Los hombros de la carretera suelen tener una superficie de grava u otro material de baja tracción. Lo último que quieres es llegar al hombro a alta velocidad y bloquear tus ruedas por haber frenado demasiado fuerte.

Empieza a frenar suavemente cuando tu velocidad haya bajado, si es necesario frenar. De lo contrario, permite que tu vehículo reduzca la velocidad gradualmente y ruede hasta parar totalmente. Asegúrate de activar las luces de emergencia o usar bengalas para advertir a los demás conductores que tu automóvil está averiado sobre el margen de la carretera. Busca asistencia y haz que quiten el vehículo descompuesto de la autopista lo antes posible.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Estar en Forma para Conducir
Aptitud Física para Manejar 1 of 9

El Conductor

Estimaciones de la industria de seguros de vehículos indican que cada automovilista se verá involucrado en al menos cuatro accidentes de tránsito o colisiones en su vida. Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, en los Estados Unidos ocurre un accidente automovilístico cada minuto de cada día. En promedio, uno de cada 16 de estos accidentes de tráfico cobrará la vida de al menos una persona.

Estar en Forma para Conducir
Aptitud Física para Manejar 2 of 9

Estar en Forma para Conducir

Tanto los conductores nuevos como los experimentados suelen pasar por alto la importancia de estar en forma para conducir. Tu capacidad de manejar de forma segura no solo depende de buenas habilidades de control del vehículo y conocimiento de las reglas de carretera. Estos atributos son esenciales pero no significan nada si tu cuerpo y tu mente no están a la altura de la tarea de conducir.

Multitareas para Conducir
Aptitud Física para Manejar 3 of 9

Multitareas al Conducir

Debe ser obvio a estas alturas que conducir requiere realizar varias tareas diferentes al mismo tiempo. La necesidad de manejar una variedad de tareas físicas y mentales manteniendo la concentración en la carretera es lo que hace que el manejo sea tan desafiante al empezar. Eventualmente, conducir y todo lo que conlleva se volverá algo natural.

Review
Técnicas Avanzadas de Manejo 2 of 8

Usar Cadenas para Nieve

En regiones de frío extremo, nieve o montaña, usar cadenas para nieve puede ser la única manera de que tu vehículo siga en movimiento. Las cadenas de nieve aumentan la tracción o el “agarre” de las ruedas en la superficie de la carretera. Las llantas de invierno tienen una función similar, aunque no brindan suficiente tracción para que tu vehículo salga de situaciones extremadamente resbaladizas o nieve profunda.

Técnicas Avanzadas de Manejo 3 of 8

Conducir en Montañas

Conducir en montañas puede ser desafiante debido a las condiciones climáticas que cambian constantemente y la elevada concentración del conductor en las carreteras de montaña. Por otro lado, manejar en montañas puede ser una experiencia inmensamente alegre, con un gran paisaje que rodea al conductor en cada milla del camino.

Técnicas Avanzadas de Manejo 4 of 8

Conducir en Colinas Empinadas y Heladas

Arrancar y estacionar en colinas puede ser desafiante para los conductores sin experiencia debido a que el vehículo no se queda inmóvil cuando el freno de mano está desactivado. Aprender unas cuantas técnicas simples y ponerlas en práctica cuando debas conducir o estacionar tu vehículo en una colina garantizará tu seguridad y te permitirá afrontar hasta los ascensos más empinados.

Técnicas Avanzadas de Manejo 5 of 8

Tracción en Entornos Peligrosos

Muchas situaciones peligrosas en la carretera pueden llevar a la pérdida de tracción de las ruedas del vehículo. La palabra “tracción” describe la capacidad de las ruedas de agarrarse a la superficie de la carretera. Sin tracción, tus llantas no podrán rodar y se deslizarán por la superficie. Mantener la tracción es necesario para poder parar, arrancar y maniobrar tu vehículo.

Técnicas Avanzadas de Manejo 6 of 8

Control y Recuperación de Derrapes

Los derrapes pueden ocurrir en carreteras que están resbaladizas debido a lluvia, barro, nieve o hielo. También pueden ser causados por giros repentinos, cambios de carril o frenadas bruscas a gran velocidad, que hacen que las ruedas se bloqueen. Si pierdes agarre con la superficie de la carretera y empiezas a derrapar, mantén la calma. No reacciones de forma exagerada ni frenes de golpe. Usa las técnicas de prevención y recuperación de derrapes para ayudarte a retomar el control del vehículo.

Técnicas Avanzadas de Manejo 7 of 8

Técnicas de Escape de Accidentes de Tránsito

Incluso el conductor más cuidadoso y prudente se encontrará ocasionalmente en una situación de emergencia donde una colisión parece inminente. Tendrás más probabilidades de evitar un accidente o salir ileso si mantienes la calma y no dejas que el pánico se apodere de la situación.