Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Conducción Afectada por las Drogas

Habilidades de Conducción Afectadas por las Drogas: Visión, Percepción y Juicio

Updated 3 de Febrero de 2021

Todas las drogas pueden tener un efecto adverso en tus habilidades de conducción físicas y mentales. Como conductor novato debes saber que te pueden arrestar por DUI (conducir bajo la influencia) o DWI (conducir intoxicado) si estás afectado por una droga. Esto es tanto para medicamentos con receta y de venta libra como para sustancias recreativas.

Este módulo explora con exactitud cómo los diferentes tipos de drogas pueden afectar tu capacidad de manejo. Los depresores, los estimulantes y los alucinógenos tienen diferentes acciones biológicas que pueden provocar distintos problemas. Si sabes lo que debes buscar, puedes monitorear tu estado físico y mental para evitar subirte al asiento del conductor intoxicado. Comencemos con un repaso de los atributos físicos más importantes que necesitas para manejar de forma segura: buena visión y coordinación física.

Visión afectada por las drogas

Una buena visión es fundamental para los conductores. Si no puedes percibir la situación de la carretera a tu alrededor y adelante de tu vehículo de manera precisa, no puedes tomar decisiones de manejo seguras o actuar para evitar el peligro. Las drogas pueden afectar tu visión hasta cierto punto e incluso los deterioros menores te pueden dejar en peligro de no ver información importante y sufrir un accidente.

Los depresores como el alcohol, la heroína, las benzodiazepinas y los opioides con receta desacelerarán el sistema nervioso central y afectarán el movimiento de los pequeños músculos que controlan el movimiento de los ojos. Esto evitará que puedas examinar la carretera de forma eficaz y puede provocar la fijación de un objeto.

Los estimulantes como la nicotina, la Ritalina, la cafeína y la cocaína pueden estimular de manera exagerada los músculos de los ojos y crear un movimiento excesivo de los ojos. Esto hará más difícil que puedas enfocarte en un solo punto y recopilar información visual detallada sobre un área específica de la carretera adelante.

Los alucinógenos como el LSD y la marihuana también pueden disminuir el movimiento de los ojos, haciendo que los conductores recaben información visual insuficiente. Además, ¡el conductor puede experimentar alucinaciones y ver cosas en la carretera que realmente no están allí!

Coordinación afectada por las drogas

Las drogas que afectan el sistema nervioso central pueden interrumpir las señales enviadas desde el cerebro para controlar los músculos. Como resultado de esto, pueden afectar tu movimiento, equilibrio y coordinación, tres habilidades físicas vitales para los conductores.

Los depresores pueden provocar entumecimiento, movimientos lentos, extremidades pesadas y pérdida de equilibrio.

Los estimulantes pueden causar temblores, sacudidas, movimientos compulsivos e incapacidad para quedarte quieto.

Los alucinógenos pueden provocar cualquiera de esos efectos. Tus movimientos pueden ser inquietos y compulsivos o lentos y desequilibrados. La sensación de desapego de los alrededores que las personas suelen experimentar al utilizar un alucinógeno también lleva a movimientos imprecisos. Esto puede hacer que no encuentres el pedal con tu pie o no localices los controles manuales esenciales.

Cualesquiera sean los efectos físicos exactos de la droga que se consume, el conductor quedará menos capacitado para controlar el vehículo y, por consecuencia, tendrá más probabilidades de involucrarse en una colisión.

Problemas causados por los estimulantes

Cualquier sustancia con un efecto estimulante intensificará la actividad del cerebro y “elevará” las señales enviadas desde el sistema nervioso central al resto del cuerpo. Los estimulantes suelen crear sensaciones de ansiedad y agresividad. Tu cerebro estará activo en exceso y no podrá enfocarse en tareas individuales de forma eficaz. Al conducir, todo lo que te rodea parecerá moverse a un ritmo frustrantemente lento en comparación con tu mente acelerada. También estarás extremadamente susceptible a las distracciones y, como resultado de esto, tendrás más probabilidades de cometer errores que enojarán a otros usuarios de carretera. Esta es una receta para el conflicto, la conducción agresiva y la ira de carretera.

Los conductores que están bajo los efectos de estimulantes son fáciles de identificar. Algunas señales reveladoras comunes son:

A continuación podrás ver un desglose de las formas en las que las drogas estimulantes afectarán tus habilidades de conducción claves:

  1. 1

    Visión.
    Tu mirada cambiará demasiado, dificultando la recolección de información detallada sobre la carretera. Es posible que mires fijamente al vacío sin registrar la información.

  2. 2

    Enfoque.
    Los estimulantes hacen increíblemente difícil enfocar tu mente en una sola tarea. Te distraerás por eventos pasados y futuros que no tienen nada que ver con tus alrededores inmediatos o la tarea que tienes en tus manos.

  3. 3

    Percepción.
    Todo parecerá suceder más lento de lo que realmente es. Es probable que juzgues mal la velocidad y la distancia de otros objetos y manejes más rápido de lo que deseas.

  4. 4

    Memoria.
    Los estimulantes harán que sea más difícil acceder a los recuerdos guardados sin distraerte por otros eventos e ideas. Puede que tengas dificultades para asociar tus recuerdos con lo que ves a tu alrededor y decidir cuál información merece tu atención. Tu mente se moverá más rápido pero tardarás más tiempo en procesar la información y tomar decisiones.

  5. 5

    Razonamiento.
    Es poco probable que puedas pensar las cosas lo suficientemente bien para tomar decisiones seguras. Tu capacidad de pensar con anticipación se verá disminuida. Por ejemplo, podrías tomar la decisión rápida de apresurarte a pasar en una intersección antes de que un semáforo cambie sin detenerte a considerar que puedes chocar contra otros vehículos cuando alcances el otro lado.

  6. 6

    Capacidad de juicio.
    Los estimulantes pueden provocar una sensación de invulnerabilidad, dejando a los conductores más propensos a ignorar el riesgo y hacer juicios más peligrosos.

Problemas provocados por los depresores

Los depresores interrumpen el sistema nervioso central al suprimir la función cerebral y “amortiguar” las señales enviadas desde el cerebro para controlar el resto del cuerpo. Todos tus procesos corporales vitales (incluyendo la digestión, la circulación y la respiración) serán más lentos. Dependiendo de la potencia de la droga, es posible que sientas una extrema calma, sueño y desapego del mundo que te rodea.

Bajo la influencia de un depresor, todo lo que hacen tu cuerpo y tu cerebro llevará más tiempo y será más difícil. Verás que es más difícil completar tareas físicas sencillas y te tomará mucho más tiempo de lo habitual considerar la información y tomar decisiones. En conjunto, estos efectos se suman para un tiempo de reacción demasiado extendido que podría ser fatal si manejas.

Un conductor intoxicado con una droga depresora no comprenderá el peligro de la misma forma que un conductor sobrio. De hecho, puede que no entienda el peligro en absoluto. Su sentido de desapego de los alrededores podría ser tan profundo para no comprender por qué debe intentar evitar accidentes.

Los problemas físicos y mentales provocados por las drogas depresoras por lo general son muy similares a los problemas causados por el alcohol. Sin embargo, algunas drogas depresoras tienen distintos efectos, por ejemplo:

  • Las benzodiazepinas como Xanax y Valium a menudo crean un sentimiento aumentado de desapego y es más probable que provoquen agresividad.
  • Los barbitúricos como Seconal y Nembutal generalmente afectan la coordinación muscular más que el alcohol.
  • Los analgésicos pueden afectar la respuesta de las pupilas a los cambios de luz antes y de manera más significativa que el alcohol.
  • Los antihistamínicos tienden a causar mareos y confusión cognitiva antes de la pérdida de control muscular.

A continuación puedes leer cómo las drogas depresoras afectarán tus habilidades de manejo vitales:

  1. 1

    Visión.
    Los músculos de los ojos no responderán a las señales del cerebro con la eficacia habitual, haciendo más difícil mover tu mirada por la carretera con rapidez. La dilatación y contracción de la pupila también serán más lentas. Como resultado de esto, a tu visión le tomará más tiempo ajustarse a medida que conduces en áreas mal iluminadas y podrías cegarte temporalmente por los aumentos repentinos de luz.

  2. 2

    Enfoque.
    Los depresores crean una sensación de desapego y pueden llevar a las personas a perderse en sus pensamientos. Con esto será prácticamente imposible prestar atención a la tarea de conducción bajo los efectos de un depresor.

  3. 3

    Percepción.
    Será difícil juzgar las distancias y es posible que otros objetos parezcan moverse más rápido de lo que realmente es. Es bastante común que los conductores intoxicados por depresores viajen a velocidades peligrosamente lentas. Eso es hasta que se quedan dormidos al volante con su pie recostado en el acelerador.

  4. 4

    Memoria.
    Se sabe que los depresores afectan tanto la memoria a corto plazo como la memoria a largo plazo. No podrás recordar algo que acabas de ver lo suficiente para decidir qué hacer al respecto e incluso cuando lo logres, no podrás recordar la información necesaria de tu entrenamiento de manejo para actuar de manera adecuada.

  5. 5

    Razonamiento.
    Tus procesos cognitivos serán mucho más lentos cuando una droga depresora esté en tu sistema. Al momento de percibir un peligro y decidir qué hacer al respecto, probablemente ya hayas chocado contra él.

  6. 6

    Capacidad de juicio.
    Las drogas depresoras pueden crear sentimientos de apatía extrema. Es posible que seas incapaz de preocuparte por tu propio bienestar o las vidas de los demás usuarios de carretera. Como resultado de esto, no estarás equipado para tomar decisiones para reducir los riesgos.

Problemas causados por los alucinógenos

Las drogas alucinógenas son extremadamente impredecibles y pueden afectar gravemente la percepción y capacidad de juicio de un conductor. ¡Pueden afectar la memoria, distorsionar la cognición, provocar delirios y alucinaciones! Tener una mala experiencia con sustancias alucinógenas puede ser muy aterrador y causar daño psicológico permanente. Tener una alucinación angustiante puede causar miedo intenso, ansiedad y pánico, lo que podría llegar a un comportamiento extremadamente peligroso al volante. Aun teniendo una experiencia positiva con las drogas alucinógenas sería un desastre si quieres manejar, ya que podrías ver, escuchar, sentir y reaccionar a cosas dentro de tu automóvil o en la carretera alrededor de tu vehículo que realmente no están allí.

Las posibilidades de una sobredosis con alucinógenos son menos que con depresores o estimulantes, aunque esto no las hace menos peligrosas. Las personas bajo los efectos de los alucinógenos pueden verse tan atrapados por los delirios o la alucinación que experimentan que pueden saltar de edificios, mutilarse a sí mismos o conducir directamente hacia fuera de la carretera. ¡Todo esto a propósito!

Las personas no siempre experimentan alucinaciones vívidas y visuales cuando consumen una droga alucinógena. Algunos alucinógenos son más conocidos por distorsionar la percepción de realidad del usuario. Si esto sucede, es posible que termines creyendo cosas sobre ti, tu vida o el mundo exterior que son angustiantes y no son verdaderas. Este tipo de delirio paranoico puede provocar un comportamiento de manejo agresivo e impredecible. Puede que quieres dañar a otros usuarios de carretera con tu vehículo y creas que es algo completamente justificado.

Un conductor bajo la influencia de alucinógenos puede exhibir los siguientes comportamientos:

  • Conducir a velocidades excesivamente altas o bajas
  • Acelerar o disminuir la velocidad de forma errática
  • Reducir la velocidad o parar en lugares inadecuados, como en expressways
  • Intentar completar maniobras imposibles y otros comportamientos riesgosos
  • Total indiferencia hacia los cambios en las condiciones de la carretera
  • Manejar de manera que parece estar impulsada por el miedo, el pánico o la ansiedad

A continuación repasamos cómo las drogas alucinógenas afectarán tus habilidades de conducción:

  1. 1

    Visión.
    El movimiento de los músculos oculares podría acelerarse o desacelerarse, dificultando el seguimiento adecuado de los procedimientos de búsqueda en la carretera. Las alucinaciones provocadas por la droga harán que la información visual recopilada sea imprecisa. Tu alucinación podría consumirte por completo y bloquearte la realidad. Como alternativa, es posible que veas objetos en el entorno real de manejo que no están allí y no notes qué de lo que estás viendo es real o no.

  2. 2

    Enfoque.
    Cualquier alucinógeno afectará tu enfoque. Una droga que realmente produce alucinaciones te distraerá de la tarea de manejo con imágenes, sonidos y sensaciones que no están allí. Un alucinógeno disociativo te desapegará del acto de conducción con una sensación de desconexión de tu cuerpo y sentido de ti mismo.

  3. 3

    Percepción.
    Los alucinógenos a menudo distorsionan la percepción del usuario del tiempo y el espacio. No podrás juzgar distancias, mantener el espacio alrededor del vehículo, estimar la velocidad de otros usuarios de carretera o manejar tu propia velocidad de manera adecuada.

  4. 4

    Memoria.
    Las sustancias alucinógenas pueden provocar graves problemas de memoria. Ciertos recuerdos y fragmentos de información claves necesarios para tu conducción podrían perderse por completo. Es posible que tu mente también invente recuerdos de eventos que nunca sucedieron o reconstruya recuerdos reales de forma incorrecta.

  5. 5

    Razonamiento.
    Tu capacidad de razonamiento depende de la recopilación precisa de información visual y el acceso a los recuerdos necesarios para su comprensión. Nada de esto estará disponible bajo la influencia de un alucinógeno. Es probable que tomes decisiones de manejo ampliamente inadecuadas para las condiciones de la carretera.

  6. 6

    Capacidad de juicio.
    Es posible que sentimientos de asombro, gozo, ansiedad, miedo o enojo cambien tus prioridades y te hagan más susceptible a ponerte a ti o a otros usuarios de carretera en riesgo. Puede que entiendas que hacer una vuelta en U en medio de una autopista concurrida es una mala idea pero lo consideres un mal necesario para evitar algún peligro alucinado.

Problemas de los bajones y el efecto rebote

Después de que los efectos iniciales de un estimulante, depresor o alucinógeno hayan desaparecido, hay un periodo en el que tu cuerpo intenta volver a equilibrarse y retornar a la “normalidad”. Con muchos medicamentos con receta regulares esto no es un problema, ya que la dosis estará definida para mantenerte “recargado” y experimentando los beneficios terapéuticos de la droga a lo largo del día. Con las drogas recreativas, las personas suelen experimentar una caída o bajón una vez que la droga se desvanece, seguido de un rebote cuando el cuerpo intenta contrarrestar los efectos de la droga. Si estás en un bajón o un rebote, tus habilidades de conducción estarán afectadas.

Los bajones varían dependiendo de la droga en cuestión y la cantidad consumida, pero a menudo son desagradables para la persona. Las drogas que producen un efecto de euforia generalmente provocan los peores bajones, ya que una vez que la droga abandona tu sistema los sentimientos de júbilo y felicidad son reemplazados por tristeza, ansiedad, paranoia y hasta enojo. Esto da como resultado muy probablemente un comportamiento de manejo distraído o agresivo. Además, tu tiempo de reacción todavía será notoriamente extendido por el efecto residual de la droga en tu flujo sanguíneo. No manejes si estás experimentando un bajón por alguna sustancia. ¡Y esto incluye las resacas!

Cuando los efectos de la droga que has consumido desaparecen, tu cuerpo entrará en una fase de rebote. Esto puede durar desde unas horas hasta varios días, dependiendo de la droga, la dosis y una variedad de otros factores. Mientras estés sufriendo del efecto rebote, tu sistema nervioso central intentará corregirse al contrarrestar la acción primaria de la droga. Por consiguiente:

  1. El efecto rebote de un estimulante producirá síntomas depresivos. La persona podría sentir sueño, letargo, depresión y sufrir de movimientos y cognición más lentos.
  2. El efecto rebote de un depresor producirá síntomas similares a un estimulante. Es posible que el usuario se sienta agitado, ansioso, inquieto y sufra pensamientos acelerados.
  3. El efecto rebote de un alucinógeno puede producir una variedad de efectos, ya que estas drogas pueden tener cualidades depresoras y estimulantes. Las personas también pueden experimentar “retrocesos” a las alucinaciones y experiencias que tuvieron bajo los efectos de la droga por mucho tiempo después de que la droga haya desaparecido.

Como puedes ver, el rebote de una droga puede provocar problemas significativos para tus habilidades de conducción. Los rebotes poderosamente desagradables también pueden llevarte a repetir el consumo de la droga y un abuso a largo plazo, ya que las personas consumen más droga para disminuir los síntomas de los efectos posteriores.

El consumo de drogas y el manejo no se mezclan

Muchas personas creen que pueden consumir drogas recreativas y todavía ser buenos conductores, simplemente con no manejar hasta que están sobrios, pero no funciona de esa manera. Si consumes drogas recreativas de forma regular o semirregular, nunca podrás ser un conductor seguro y capaz. Tu cuerpo casi siempre estará afectado de alguna forma debido a los efectos intoxicantes iniciales de la droga, seguidos por el bajón y el efecto rebote.

Las personas que usan drogas con receta deben aprender a lidiar con los efectos secundarios de su medicamento y saber cuándo no salir a la carretera, ya que no tienen opción. Las personas que consumen drogas recreativas sí tienen opción. A menos que te hayan recetado una medicina para tratar un problema de salud, no hay ninguna necesidad de meterte con las drogas, dañar tu cuerpo y convertirte en un conductor inseguro.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Esquemas de Vehículos
Diseñado para la Seguridad 1 of 8

El Vehículo

Con tal de manejar de forma eficaz y reaccionar a las condiciones cambiantes de la carretera de manera oportuna, debes familiarizarte con el diseño interno y externo de tu automóvil. Tener una buena conexión con tu vehículo te hará un mejor conductor.

Prueba de Sistemas de Seguridad del Vehículo
Diseñado para la Seguridad 2 of 8

Sistemas de Seguridad del Automóvil

Si bien conducir sigue siendo una actividad intrínsecamente peligrosa, el automóvil que manejas ahora es mucho más seguro que los automóviles que las personas manejaban hace 30 o 40 años. Discutiremos las normas de seguridad del vehículo, los nuevos desarrollos en tecnología de seguridad y las muchas formas en que se ha construido tu automóvil para protegerte.

Mitos y Realidades de los Cinturones de Seguridad
Diseñado para la Seguridad 3 of 8

Cinturones de Seguridad

Los 50 estados y el Distrito de Columbia han promulgado leyes de cinturones de seguridad que obligan a los ocupantes de un vehículo a abrocharse. Siempre debes usar el cinturón de seguridad y asegurarte de que tus pasajeros se pongan el suyo. Se ha demostrado sin lugar a duda que los cinturones de seguridad salvan vidas.

Review
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 4 of 10

Estimulantes y Conducción

Los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales. Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 5 of 10

Depresores y Conducción

Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma. Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 6 of 10

Alucinógenos y Conducción

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Consumir alucinógenos afectará de manera severa prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 7 of 10

Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 8 of 10

El Peligro de los Inhalantes

Los inhalantes son un grupo de sustancias psicoactivas comúnmente mal utilizadas que solo se pueden inhalar, como solventes, aerosoles, gases y nitratos. El abuso de inhaladores puede afectar gravemente tu capacidad de manejo de muchas maneras.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 9 of 10

Combinación de Drogas y Alcohol

Consumir dos o más drogas al mismo tiempo es increíblemente peligroso, ya que una sustancia interferirá con la forma en que tu cuerpo responde hacia la otra y viceversa. Conducir bajo la influencia de alcohol y drogas puede provocar ira de carretera, exceso de velocidad, pasarse semáforos en rojo, no ceder el paso y dificultad para manejar múltiples tareas de manejo.