Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Depresores y Conducción

Depresores y Conducción: Efectos de los Depresores, Multas y Sanciones

Updated 3 de Febrero de 2021

Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad. También discutiremos las probables sanciones que recibirás si te sorprenden utilizando de mala manera alguna de estas sustancias estrictamente controladas. Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma.

Varios tipos de drogas se clasifican en la categoría de depresoras. Estas incluyen drogas programadas que son legales para uso médico en determinadas circunstancias, incluyendo barbitúricos, benzodiazepinas y opioides analgésicos como la morfina y la codeína. Algunos depresores moderados, como los antihistamínicos, son de venta libre. La heroína (otro opioide) es quizás la droga depresora más peligrosa y notoria. Su estatus de programa 1 significa que no tiene aplicaciones médicas y solo se puede usar para experimentación científica.

¿Cómo funcionan los depresores?

Si bien la mayoría de los depresores tienen un efecto sedante similar en el sistema nervioso central, los mecanismos precisos biológicos involucrados en crear este efecto variarán dependiendo del tipo de droga. Por ejemplo, los depresores sintéticos como benzodiazepinas y barbitúricos funcionan aumentando los niveles del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro. La función primaria del GABA es inhibir la actividad neuronal. En términos simples, esto significa que hace más lento y “aquieta” las señales que pasan entre las neuronas que permitan que el sistema nervioso central controle el cuerpo. Esto da como resultado que todos los procesos corporales serán más lentos, lo que conduce a una frecuencia cardíaca más baja, respiración lenta, procesos de pensamientos más lentos y varios otros problemas.

Los opioides (tanto los derivados de plantas como los sintéticos) actúan uniéndose a los receptores opioides que se encuentra en las células nerviosas del cerebro, médula espinal y otras áreas del cuerpo. Al hacer esto, los opioides bloquean las señales de dolor e inhiben los mensajes enviados desde el cerebro y la médula espinal al resto del cuerpo, lo que desacelera los procesos corporales.  También activan partes de la célula que son responsables del placer, creando un sentimiento de calma y bienestar general.

Heroína

La heroína es una droga ilegal, destructiva e increíblemente adictiva hecha de la savia de las amapolas de opio. Los usuarios son susceptibles a volverse físicamente dependientes muy rápidamente y sufrirán síntomas de abstinencia debilitantes si intentan dejar de consumirla. A pesar de su clasificación como droga ilegal de programa 1, la incidencia del abuso de la heroína en los Estados Unidos sigue subiendo cada año.

Datos recopilados en el Estudio Nacional de Uso de Drogas y Salud (NSDUH) de 2016 muestran que aproximadamente 948.000 estadounidenses reportaron haber usado heroína al menos una vez en los 12 meses previos. La mayoría de estas personas eran jóvenes adultos entre 18 y 25 años de edad. Las campañas de concientización de la heroína en las escuelas podrían ser responsables de la disminución del consumo de heroína de personas de entre 12 y 17 años ese año, a diferencia de los años anteriores. Sin embargo, el problema sigue creciendo. El reporte NSDUH mostró que 170.000 personas consumieron heroína por primera vez en ese periodo de 12 meses, un aumento significativo en la cantidad de nuevos usuarios que respondieron al estudio de 2006 (90.000).

El potencial de sobredosis por heroína es alto. Los traficantes suelen “cortar” la heroína con otros ingredientes para que el producto sea más abundante. Como resultado de esto, es muy difícil medir la fuerza y la potencia de la droga que estás consumiendo. Las muertes causadas por sobredosis de heroína a nivel nacional se dispararon en las últimas décadas. En 1999, se registraron un total de 1.960 muertes por sobredosis con heroína. En tanto, en 2017 se vio la asombrosa cifra de 15.482 muertes.

¿Cómo se consume la heroína?

La heroína generalmente se vende como un polvo blanco o de color marrón y a menudo no es pura sino que está mezclada con otros agentes como azúcar, almidón o leche en polvo. La heroína pura es un polvo blanco fino que suele aspirarse o fumarse. La heroína de “alquitrán negro” es de color oscuro y puede tener una textura pegajosa o dura. Su color más oscuro viene de las impurezas que quedan de los métodos de procesamiento. La heroína de alquitrán negro generalmente se disuelve o diluye y se inyecta directamente en las venas o los músculos.

La heroína inyectada conlleva riesgos adicionales, ya que los usuarios suelen compartir las agujas. Esto puede dar como resultado enfermedades hepáticas crónicas como hepatitis o VIH que se transfieren de una persona a otro. Además, inyectarte a ti mismo con regularidad en las mismas áreas puede llevar a dolores en la piel, infecciones y venas colapsadas.

Efectos de la heroína

Las personas que consuman heroína comúnmente reportan una “oleada” de placer inmediata y poderosa, ya que la droga se convierte en morfina y se une a los receptores opioides del cerebro. Esto puede estar acompañado de calor y hormigueo en la piel, boca seca y un sentimiento de tener extremidades “pesados”. Es habitual que la droga provoque muchas náuseas, vómitos y picazón en la piel. Durante varias horas después de que los efectos iniciales se pierdan, el usuario estará extremadamente somnoliento, sus latidos serán lentos y su respiración será débil. Si se consume demasiada droga o el usuario tiene una respuesta negativa, este efecto puede ser lo suficientemente poderoso para detener el corazón o la respiración completamente, lo que conducirá al coma o la muerte. Vale la pena destacar que el riesgo de sobredosis aumenta cuanto más tiempo una persona consuma heroína, ya que necesitará dosis más y más grandes para alcanzar el mismo efecto de placer debido a que su tolerancia aumenta.

El uso de heroína a largo plazo, si no te mata, dará como resultado daños irreparables y cambios en la estructura del cerebro. Estudios muestran que el uso habitual de la heroína lleva a un deterioro del tejido del cerebro, que afectará permanentemente las habilidades para tomar decisiones, la capacidad de responder adecuadamente al estrés y la habilidad de controlar tu propio comportamiento.

Junto con la nicotina, la heroína es una de las drogas más adictivas. Lamentablemente, los síntomas de la abstinencia de la heroína son considerablemente más severos que la abstinencia de nicotina. En casos extremos, dejar la heroína de golpe incluso puede ser mortal. Los síntomas de abstinencia de la heroína incluyen:

  • Dolor agudo de músculos y huesos
  • Inquietud
  • Espasmos musculares y contracciones nerviosas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor gastrointestinal severo
  • Sudor
  • Sacudidas y escalofríos

De hecho, los síntomas de abstinencia de heroína son tan difíciles de afrontar que los usuarios de largo plazo rara vez logran abandonar la droga sin intervención médica. Por lo general, esto implica reemplazar la heroína con metadona, un opioide sintético y un poco menos dañino.

Efectos de la heroína en tu capacidad de manejo

Consumir heroína deja a una persona físicamente incapaz de conducir de manera segura en ningún momento. Después de consumir la droga, estarás afectado de forma inmediata y constante por su efecto sedante, sufriendo por la somnolencia aguda como efecto secundario o lidiando con los síntomas de abstinencia.

Cuando estás bajo la influencia de la heroína, tu coordinación muscular y tus movimientos estarán deteriorados. Tu cuerpo no responderá tan rápido como lo necesitas, lo que te llevará a un tiempo de reacción general más lento. Los pequeños músculos de tus ojos se verán afectados y sentirás mucho sueño, lo que hará imposible examinar la carretera y mantener la concentración. Además, tus habilidades cognitivas estarán deterioradas. No podrás procesar información, comprender los riesgos, tomar decisiones sensatas y no te importará el hecho de que estés en peligro.

Sanciones por posesión de heroína

La heroína es una droga controlada de programa 1, ya que es extremadamente peligrosa, adictiva y no tiene aplicaciones médicas. Por lo tanto, las sanciones federales y estatales por posesión, fabricación, distribución y tráfico de heroína son increíblemente severas. Las ofensas relacionadas con la heroína a menudo se resuelven en cortes federales, aunque también puede haber disposiciones estatales. Una persona sorprenda con una cantidad muy pequeña de heroína podría escapar solo con una condena por posesión simple.

Sanciones por posesión de heroína

Posesión por primera vez.
Hasta 1 año de prisión y una multa mínima de $1.000.

 

Posesión por segunda vez.
Entre 15 días y 2 años en prisión y una multa mínima de $2.500.

 

Condenas por posesión posteriores.
Entre 90 días y tres años en prisión y una multa mínima de $5.000.

 

Además de estas sanciones, los infractores podrían afrontar cargos por sanciones civiles de hasta $10.000.

Las sanciones estatales por posesión de heroína varían pero por lo general incluyen una pena de prisión de hasta 7 años y una multa de hasta $50.000. Si te sorprenden con suficiente heroína para que las autoridades crean que tienes la intención de distribuirla, podrías ir a prisión de por vida.

Opiáceos medicinales

Muchos opiáceos sintéticos y refinados se recetan como analgésicos y se consideran seguros bajo supervisión médica. Estas drogas depresoras típicamente entran en el programa 2, ya que todavía tienen un alto potencial de adicción o abuso y pueden ser muy perjudiciales cuando se usan de forma inadecuada. Estas drogas opiáceas incluyen:

  • Morfina y codeína: Los químicos aislados de las amapolas de opio que alteran la mente se suelen utilizar para aliviar dolores agudos o crónicos.
  • Hidrocodona: Un analgésico opioide semisintético que se vende con varias marcas como Vicodin, Lorcet y Lortab. Según la Administración de Control de Drogas, la hidrocodona fue el medicamento opiáceo más recetado en Estados Unidos desde 2007 hasta 2016.
  • Oxicodona: Un opioide semisintético que se receta comúnmente como analgésico. Es el ingrediente activo de los medicamentos para el dolor como Oxycontin, Percocet, Percodan y Tylox. Se conoce que Oxycontin tiene un alto potencial de dependencia física y abuso cuando se usa a largo plazo.
  • Metadona: Un opioide sintético usado principalmente en el tratamiento de la adicción a la heroína.

Al igual que la heroína, estas medicinas opiáceas tienen un efecto sedante muy poderoso sobre el cuerpo. Puede que causen somnolencia, frecuencia cardíaca lenta, respiración débil, mala coordinación muscular y capacidad cognitiva limitada, especialmente cuando se consumen sin cumplir las estrictas indicaciones médicas. Si te recetan una de estas drogas, asegúrate de discutir las restricciones con tu doctor y averigua si aún puedes manejar de forma segura mientras la tomas.

Estas drogas no son ilegales si las receta un profesional médico. Sin embargo, la posesión de un medicamento opiáceo sin prescripción o vender una medicina opiácea fuera de la ley es ilegal y conlleva sanciones estrictas a nivel federal y estatal.

Los medicamentos opiáceos son increíblemente peligrosos, pese a que están aprobados para el tratamiento de muchas condiciones y enfermedades. En 2017, se estima que 1.7 millones de personas en Estados Unidos sufrieron por trastornos de abuso de sustancias relacionados con los opioides. En ese mismo año hubo 47.600 muertes por sobredosis causadas por opioides. Eso equivale a unas 130 muertes cada día.

Tranquilizantes

Los tranquilizantes son un tipo de droga depresora que se receta para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión, las convulsiones y los espasmos musculares. Los dos tipos de tranquilizantes más comunes son las benzodiazepinas y los barbitúricos. Muchos tranquilizantes son muy adictivos y como tales solo están disponibles con receta médica, sujetos a limitaciones de recarga y nuevas prescripciones. A pesar de ello, estas drogas se suelen comprar, vender y consumir ilegalmente.

Benzodiazepinas

A veces llamadas “benzos”, las benzodiazepinas son un tipo de depresor sintético del sistema nervioso. Esta droga se receta con frecuencia con el nombre de Xanax, Ativan, Valium y Klonopin. Las benzodiazepinas son útiles para el tratamiento de muchas condiciones debilitantes pero deben tomarse solo bajo supervisión médica debido a su fuerte potencial de dependencia física, adicción psicológica y sobredosis. En 2017, las benzodiazepinas estuvieron involucradas en más de 11.500 muertes por sobredosis en Estados Unidos. Muchas de estas muertes también involucraron opioides.

Efectos de las benzodiazepinas

Debido a la acción potenciadora de GABA de las benzodiazepinas, sus efectos de corto plazo incluyen somnolencia, alivio de ansiedad y sentimientos de euforia o placer intenso. Aun cuando se toman bajo estricta supervisión médica, las benzodiazepinas pueden provocar:

En casos extremos, los usuarios pueden sufrir daño hepático, convulsiones, debilidad muscular extrema y picazón severa. El potencial de estos efectos negativos aumenta con dosis altas y un uso a largo plazo. El abuso de las benzodiazepinas eventualmente puede llevar a una depresión grave, pensamientos suicidas y problemas cognitivos.

Barbitúricos

Los barbitúricos son un tipo de droga sedante que potencia el GABA y que se recetaban comúnmente para el tratamiento de trastornos del sueño, ansiedad y otras condiciones psicológicas. En estos días, por lo general las benzodiazepinas se recetan en vez de los barbitúricos. Algunas drogas barbitúricas comunes son Seconal, Amytal, Butisol, Nembutal y Donnatal. Los barbitúricos están sujetos a estrictas medidas de control por su alto potencial de adicción y sobredosis. Desafortunadamente, todavía se utilizan extensamente de mala manera.

Efectos de los barbitúricos

Los barbitúricos inhiben la función del sistema nervioso de forma similar al alcohol. Después de tomar barbitúricos, los usuarios habitualmente experimentan inhibiciones reducidas, sentimientos de euforia, letargo, sueño y ansiedad disminuida. El abuso de barbitúricos puede conducir a:

  • Sensibilidad aumentada a la luz y el sonido
  • Mayor sensibilidad al dolor
  • Insomnio
  • Problemas de memoria
  • Alteraciones de humor
  • Dificultades del habla
  • Depresión y pensamientos suicidas
  • Paranoia
  • Deterioro en el equilibrio y la coordinación
  • Alucinaciones

Es relativamente fácil sufrir una sobredosis de barbitúricos debido al bajo índice terapéutico de esta droga, lo que significa que la diferencia entre una dosis terapéutica y una dosis tóxica es muy pequeña. En dosis altas o después de su uso a largo plazo, los barbitúricos pueden causar daño orgánico, coma, insuficiencia respiratoria y la muerte.

¿Cómo los tranquilizantes afectan la capacidad de manejo?

Solo es seguro conducir bajo la influencia de un tranquilizante si el medicamento ha sido recetado Y tu médico te ha dicho que puedes seguir manejando mientras las tomas. Incluso de esa manera, debes tener cuidado de no exceder la dosis indicada y prestar atención a tu estado mental y físico. Si no te sientes mental o físicamente alerta, ¡no manejes!

El abuso de tranquilizantes puede provocar somnolencia, mala coordinación y un tiempo de reacción más lento. Esto te dejará incapacitado para reaccionar ante los peligros y las condiciones cambiantes de la carretera de forma oportuna y segura. Además, los tranquilizantes pueden causar distorsiones de percepción, escasa capacidad de seguimiento y problemas de memoria. Al conducir, esto afectará tu capacidad de recopilar información visual sobre el entorno de la carretera y procesar la información de manera efectiva. Es poco probable que puedas detectar situaciones peligrosas y si lo logras, será difícil que respondas ante ellas de manera adecuada.

Sanciones por posesión de tranquilizantes

Una persona sorprendida en posesión de tranquilizantes como benzodiazepinas y barbitúricos sin receta será acusada por el gobierno estatal o federal, dependiendo de la gravedad del delito. Las sanciones por posesión ilegal de un tranquilizante varían mucho de un estado a otro y dependen del tipo de droga. A continuación tienes algunos ejemplos de las sanciones que puedes recibir por posesión ilegal de benzodiazepinas:

New Jersey: La posesión ilegal de Valium puede tener una multa de hasta $1.000 y hasta seis meses de prisión si el infractor tenía cuatro pastillas o menos. Con posesión de más cuatro pastillas, el infractor puede recibir una multa de hasta $200.000 y una condena de hasta cinco años en una prisión estatal.
Florida: La posesión ilegal de Xanax (aunque sea una sola pastilla) puede llevar a 5 años de prisión para una primera ofensa y hasta diez años por una segunda ofensa. Puede que el infractor pierda sus privilegios de manejo y esté sujeto a otras sanciones.

Legal no es lo mismo que seguro

Consumir una droga depresora afectará tu capacidad de manejo y, cuando se usan de manera inadecuada, en última instancia serán perjudiciales para tu salud física y tu bienestar mental. Las drogas ilegales como la heroína son especialmente peligrosas ya que es imposible saber lo fuerte que es cada dosis y qué efectos tendrá su consumo. Sin embargo, las drogas que se pueden usar de forma legal con propósitos médicos no son menos peligrosas. Legal no significa seguro, particularmente cuando las drogas en cuestión se usan de manera recreativa sin supervisión médica.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Alucinógenos y Conducción
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 6 of 10

Alucinógenos y Conducción

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Consumir alucinógenos afectará de manera severa prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura.

Medicamentos con Receta y de Venta Libre
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 7 of 10

Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura.

Los Efectos de los Inhalantes en Tu Capacidad de Manejo
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 8 of 10

El Peligro de los Inhalantes

Los inhalantes son un grupo de sustancias psicoactivas comúnmente mal utilizadas que solo se pueden inhalar, como solventes, aerosoles, gases y nitratos. El abuso de inhaladores puede afectar gravemente tu capacidad de manejo de muchas maneras.

Review
Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 11 of 12

Impacto del Alcohol a Largo Plazo

El alcohol es técnicamente una droga en el sentido de que es una “sustancia que tiene un efecto fisiológico cuando se ingiere o se introduce de otra manera en el cuerpo”. Además del impacto negativo obvio a corto plazo, el consumo de alcohol puede dañar gravemente tu cuerpo y tu mente cuando se extiende por un tiempo prolongado.

Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 12 of 12

Abuso y Adicción al Alcohol

Además de volverte incapacitado para manejar, afectar tu salud mental y causar estragos en tu cuerpo, el abuso del alcohol tendrá un impacto negativo más profundo en tu vida y tu futuro. Las personas que consumen alcohol de manera irresponsable a menudo sienten culpa, vergüenza y confusión por las cosas que hacen en estado de ebriedad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 1 of 10

Manejar Bajo la Influencia de las Drogas

La conducción afectada por las drogas es un problema creciente en los Estados Unidos. A diferencia del alcohol, los efectos de las drogas varían drásticamente. Es tu responsabilidad estar mental y físicamente en forma para manejar. La ley no distingue entre los diferentes tipos de deterioro por drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 2 of 10

La Ley de Sustancias Controladas

La ley de sustancias controladas (CSA) fue creada para ayudar al gobierno estadounidense a regular la fabricación, importación, posesión, uso y distribución de las drogas. Es una legislación federal que aplica en todo estados Unidos. Sin embargo, debes tomar en cuenta que algunos gobiernos estatales tienen sus propias leyes sobre posesión, uso y distribución de ciertas drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 3 of 10

Tipos de Drogas y Sus Efectos

Abordaremos los peligros del uso de drogas y cómo ciertas sustancias afectan tu capacidad de manejo. Antes de profundizar en drogas específicas y sus efectos, veamos los “tipos” de drogas. Existen miles de drogas diferentes, cada una con una composición química distinta que ejerce un efecto único en las funciones del cuerpo humano.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 4 of 10

Estimulantes y Conducción

Los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales. Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.