Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias
Bajo

Conducir Bajo la Influencia: Conoce los Hechos sobre las Drogas y el Alcohol

Updated 1 de Febrero de 2021

La conducción afectada es sin duda alguna la mayor amenaza que los usuarios de carretera de los Estados Unidos enfrentan hoy en día. Como hemos visto en módulos anteriores de este curso, manejar de forma defensiva y evitar las colisiones en la carretera requiere de agudeza mental y habilidades motoras. Cuando un conductor se ve afectado por el alcohol, las drogas, la fatiga o una enfermedad, no podrá pensar con claridad, moverse con tanta precisión ni percibir la situación de la carretera correctamente. Como resultado de esto, tiene más probabilidades de cometer un error que lleve a un accidente de tránsito.

En esta sección, exploramos las dos causas más extendidas y peligrosas de la conducción afectada: el alcohol y las drogas. Aprenderás cómo estas sustancias químicas afectan tu cuerpo y cómo esto impedirá tu capacidad de conducir con seguridad. Además, discutiremos las leyes relacionadas con la conducción bajo el efecto del alcohol y las drogas, y las consecuencias personales más probables al conducir afectado.

La concientización sobre el alcohol y las drogas debe tener un lugar importante en tu programa de educación vial, ya que al ser un conductor novato eres más susceptible a los efectos de los impedimentos de manejo que los automovilistas más experimentados. Además, la mayoría de los adolescentes y jóvenes adultos están expuestos al alcohol y las drogas a través de sus amigos y su círculo social más amplio en algún momento. Por lo tanto, tendrás la tentación de probar estas sustancias. Si comprendes cómo tomar alcohol y consumir drogas afecta tu estado físico, mental y emocional, podrás protegerte de:

  • Envenenamiento y sobredosis
  • Consecuencias de salud a largo plazo
  • Conducir bajo la influencia

Si tienes menos de 21 años, es ilegal conducir con cualquier cantidad de alcohol en la sangre. No tienes que estar ciego por la borrachera para que tu capacidad de manejo se vea afectada por el alcohol. Un solo sorbo de una bebida alcohólica puede alterar tu estado mental lo suficiente para reducir tu tiempo de reacción y que sea más probable caer en un comportamiento riesgoso. Los conductores adolescentes son particularmente susceptibles a este efecto debido a su falta de experiencia y su baja tolerancia al alcohol.

Como adulto joven responsable, debes respetar la ley y decir no al alcohol y las drogas. Si decides beber o consumir drogas, no manejes.

Estas son reglas simples para seguir. Si las rompes, terminarás perdiendo tus privilegios de manejo o, peor aún, tu vida.

Conducir bajo la influencia del alcohol

El alcohol es una sustancia peligrosa e intoxicante. Alterará la manera en que tu mente funciona y afectará la capacidad de controlar tu propio cuerpo. ¡Ni hablar de controlar el automóvil! Lamentablemente, la sociedad normaliza el consumo del alcohol. Hemos llegado a pensar que el alcohol es relativamente seguro y una parte normal e incluso beneficiosa de la vida diaria. Poco a poco nuestros conceptos erróneos sobre el alcohol están cambiando. Cada vez menos personas deciden beber y las leyes más duras permiten que el gobierno federal y las autoridades estatales reduzcan el abuso del alcohol y las infracciones relacionadas con el alcohol, como el conducir bajo la influencia (DUI, por sus siglas en inglés). A pesar del avance, el alcohol sigue siendo una factor en aproximadamente un tercio de todas las muertes relacionadas con el tráfico en los Estados Unidos. Si decides tomar y manejar o asociarte con personas que lo hacen, tú o alguien cercano podrían terminar siendo parte de esta estadística.

¿Cuáles son las leyes actuales de DUI?

En todos los 50 estados y el Distrito de Columbia, conducir bajo la influencia del alcohol es contra la ley y te lleva a sanciones severas. Las personas menores de 21 años no tienen permitido manejar un vehículo con NINGUNA cantidad de alcohol en la sangre, mientras que los adultos tienen permitido conducir con un nivel de alcohol en la sangre de 0.08% en la mayoría de los estados. Puedes descubrir lo que esta cifra indica en términos de consumo de alcohol y aprender a estimar tu concentración de alcohol en la sangre (BAC, por sus siglas en inglés) en nuestros módulos sobre BAC y leyes DUI.

¿Cuánto alcohol es seguro?

Es importante entender que algo “legal” no es lo mismo que algo “seguro”. En prácticamente todos los estados, los adultos mayores de 21 años pueden manejar un vehículo de manera legal con una concentración de alcohol en la sangre de 0.03%, 0.05% e incluso 0.07%. ¿Eso significa que no estarán afectados por el alcohol en estos niveles BAC? Por supuesto que no. El estado de ebriedad y los impedimentos por el alcohol pueden empezar a aparecer a niveles tan bajos como 0.02% o 0.01%.

Desde el momento en que tomas el primer sorbo de una bebida alcohólica, el alcohol comenzará a filtrarse en el torrente sanguíneo a través de los vasos sanguíneos de la boca y recorrerá el cuerpo hasta el cerebro. Aquí, incluso las pequeñas cantidades de alcohol pueden tener un potente efecto químico en el cerebro, alterando la cognición y reduciendo las funciones del cuerpo en una variedad de maneras sutiles (y algunas veces, no tan sutiles). Nuestro módulo “conducir bajo la influencia del alcohol” explica este mecanismo preciso:

  1. La absorción de alcohol (cómo te intoxicas) y
  2. La eliminación del alcohol (cómo eliminas el alcohol de tu cuerpo y cuánto tardarás en promedio).

Efectos de la intoxicación por alcohol

Los efectos a corto plazo de la intoxicación por alcohol pueden variar un poco de una persona a otra. La mayoría de las personas experimentan una sensación de bienestar, euforia o alegría tan pronto empiezan a beber. Tu estado de ánimo seguirá viéndose afectado cuanto más alcohol consumas pero los resultados son impredecibles. Una persona en estado de ebriedad puede experimentar ira, desesperación o inclinaciones suicidas tan fácilmente como experimentan emoción y felicidad. Como el alcohol empieza a interrumpir los mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo, experimentarás estas cosas:

  • Visión borrosa
  • Dificultad para hablar
  • Mala coordinación física
  • Escaso control muscular
  • Memoria afectada
  • Confusión mental

Estos efectos del alcohol en tu capacidad de manejo empeorarán cuanto más ebrio estés. Si continúas tomando, probablemente vomites y te desmayes. Este nivel de embriaguez ya es terreno del envenenamiento por alcohol.

Efectos del abuso del alcohol a largo plazo

Si bien cualquier discusión sobre conducir bajo la influencia se enfocará principalmente en los efectos a corto plazo del consumo del alcohol, no podemos ignorar las implicaciones de salud a largo plazo de beber con regularidad. El alcohol es una sustancia venenosa que, con el tiempo, puede destruir todos los órganos vitales y sistemas de tu cuerpo. Tu hígado está bajo el riesgo mayor, ya que tiene el papel más “directo” en eliminar el alcohol del flujo sanguíneo. Cuando las células del hígado se ven obligadas a trabajar demasiado o por mucho tiempo, eventualmente empezarán a marchitarse o morir.

Puedes leer todo sobre las consecuencias de salud del abuso del alcohol en nuestro módulo completo de este tema. Por ahora, debes saber que beber alcohol a largo plazo eventualmente puede llevarte a:

  • Cirrosis e insuficiencia hepática
  • Enfermedades del corazón
  • Derrames cerebrales
  • Problemas digestivos crónicos
  • Daños cerebrales permanentes

Además, el alcohol puede causar adicción física y dependencia mental. Una persona que tiene una adicción al alcohol seguirá tomando, incluso sabiendo que el alcohol está devastando su salud y matándola poco a poco.

El conductor afectado por el alcohol

El alcohol afecta el sistema nervioso y las células por las cuales los mensajes pasan a través del cuerpo. Cuando este sistema se ve interrumpido, los mensajes son más lentos, borrosos o cortados por completo. Esto resulta en una descomposición de las funciones y procesos normales. La intoxicación por alcohol afectará tus sentidos, los procesos de pensamiento (cognición) y los movimientos físicos. Cualquiera de estos impedimentos te haría incapaz de manejar. En conjunto, tienen un efecto devastador en tu capacidad de conducción.

  1. 1

    Problemas sensoriales.
    Cuando tus sentidos están afectados, no puedes formar una imagen completa y precisa de lo que sucede alrededor de tu vehículo.

  2. 2

    Problemas cognitivos.
    Cuando tu cognición se ve afectada, no puedes decidir sobre las respuestas adecuadas a los cambios en el entorno de manejo.

  3. 3

    Problemas físicos.
    Cuando tus movimientos están afectados, no puedes ejecutar maniobras de manejo comunes con la rapidez y fluidez habitual.

Como resultado de esto, los conductores afectados por el alcohol típicamente viajan a velocidades inseguras, tienen dificultades para mantener una posición de carril adecuada, no dejan suficiente espacio alrededor del vehículo, no se comunican con otros usuarios de carretera e ignoran los dispositivos de control de tráfico.

El alcohol cambia tu personalidad

Uno de los efectos más peligrosos del alcohol es tu capacidad de alterar la personalidad y el estado emocional de la persona que toma. Si le preguntaras a un infractor de DUI si se propuso tomar y manejar, la respuesta probablemente sería “no”. La mayoría de las personas comprenden los peligroso de conducir en estado de ebriedad y ni siquiera soñarían con ponerse detrás del volante en una borrachera. Desafortunadamente, una persona ebria puede tomar decisiones muy diferentes a una persona sobria, ya que el alcohol afecta el juicio.

Estando bajo la influencia del alcohol podrías decidir conducir si esa opción se encuentra disponible y sientes que puedes salirte con la tuya. Tomar alcohol hace que las personas:

  • Sean más propensas a tomar riesgos
  • Sean más propensas a subestimar el peligro
  • Tengan menos miedo de las consecuencias negativas
  • Estén menos conscientes de su propio estado físico y mental

Además, el alcohol puede distorsionar las emociones y llevar a estados emocionales “más elevados” y peligrosos. Si manejaras sintiendo depresión, con exceso de emoción o enojo, tu comportamiento en las carreteras seguramente aumentaría el riesgo de un accidente o una colisión. Recuerda que cualquier sustancia que cambia la manera en que te sientes también cambiará la manera en que conduces.

Conducir bajo la influencia de las drogas

La siguiente sección de este bloque trata sobre conducir bajo la influencia de las drogas, algo que muchas personas hacen sin darse cuenta. La palabra “droga” puede referirse a:

  • Sustancias ilegales como cocaína o marihuana.
  • Sustancias legales que se usan con fines médicos, como antidepresivos y analgésicos.
  • Otras sustancias que no necesariamente pensamos como “drogas” pero que tienen un efecto que altera la mente, como nicotina o cafeína.

Si fumas antes de manejar, bebes café detrás del volante o tomar un medicamento para la alergia con regularidad, estás conduciendo bajo la influencia de las drogas. Sin embargo, no estás manejando bajo los efectos de las drogas en un sentido ilegal a menos que la sustancia que tomes provoque un impedimento mental o físico. Discutiremos este problema complejo más adelante. Todo lo que debes saber ahora es que puedes ser acusado de DUI si conduces de manera errática y luego das positivo en una prueba por cualquier sustancia problemática, incluyendo medicinas de venta libre.

Sanciones por mal uso de drogas y DUI

Dependiendo del estado en el que cometas el delito, puedes ser acusado por DUI o DWI si te sorprenden manejando bajo la influencia de las drogas. Por lo general, conducir afectado por las drogas se trata con la misma dureza que la conducción afectada por el alcohol. Aunque no parezca justo, las leyes estatales no suelen distinguir entre impedimentos “accidentales” (cuando una persona no tiene la intención de afectar tu capacidad de manejo tomando un medicamento por receta) y el impedimento de manejo por drogas que involucra sustancias ilícitas o mal utilizadas. Toma en cuenta esto y asegúrate de examinarte en busca de señales de problemas cuando tomes CUALQUIER tipo de droga, antes de ponerte al volante. El mensaje principal para entender en esta sección de este módulo es que todas las drogas tienen el potencial de ser peligrosos y provocar impedimentos.

Si la droga que tomaste es ilegal o la estás usando de forma ilegal al sorprenderte manejando bajo la influencia, también tendrás que lidiar con cargos por drogas además del DWI. Los castigos por cargos de posesión de droga varían ampliamente alrededor de los Estados Unidos y se determinan parcialmente por cómo está catalogada esa droga en la Ley de Sustancias Controladas.

La ley de sustancias controladas

Si hay leyes sobre cómo, cuándo y en qué circunstancias una droga se puede fabricar, vender o utilizar (como es el caso de la mayoría de las drogas recreativas y los medicamentos farmacéuticos), se incluirá en uno de los cinco “programas” de la ley de sustancias controladas. Saber dónde se ubica una droga en la ley de sustancias te puede dar una idea general del daño potencial que puede causar y las consecuencias legales probables por su mal uso. Puedes descubrir todo sobre la ley de drogas programadas y sustancias controladas en un módulo exclusivo más adelante.

Todos los medicamentos programados pueden provocar problemas de salud y sobredosis si se toman en grandes cantidades. Lo mismo sucede con las drogas no programadas (como cafeína, nicotina y alcohol), a pesar de que están fácilmente disponibles. De igual manera, las drogas pueden afectar tu capacidad de manejo. Recuerda que cualquier sustancia que altere las funciones del cerebro y del cuerpo también alterará tu forma de conducir. Los problemas precisos que experimentarás dependerán del tipo de droga que hayas tomado.

Tipos de drogas y conducción afectada

¿Sabes cuál es la diferencia entre estimulantes, depresores y alucinógenos? Si bien cada fármaco crea una reacción química única en el cuerpo que lleva a diferentes efectos, la mayoría de las drogas se pueden clasificar ya sea como estimulantes, depresores o alucinógenos, dependiendo de su acción biológica principal.

  1. 1

    Estimulantes.
    Drogas como cocaína, Adderall, metanfetamina y MDMA son estimulantes, ya que aceleran los procesos corporales. Detrás del volante, este efecto a menudo resulta en exceder la velocidad, seguir muy de cerca a otro vehículo, un comportamiento agresivo e indiferencia con las reglas de carretera.

  2. 2

    Depresores.
    Drogas como heroína, oxicodona, Xanax y Nembutal tienen el efecto opuesto, ya que son depresores. Al hacer más lentos los procesos corporales, estas sustancias pueden provocar somnolencia al conducir, maniobras torpes, una mala gestión del espacio e incumplimiento de las instrucciones de los dispositivos de control de tráfico.

  3. 3

    Alucinógenos.
    Las drogas alucinógenas como marihuana, LSD, hongos psilocibina y dextrometorfano pueden causar cualquiera de los efectos mencionados anteriormente, además de alucinaciones. ¡Ver o experimentar cosas que no son reales mientras conduces un automóvil te llevaría a una amplia variedad de comportamientos peligrosos y erráticos!

Los efectos mentales y físicos de los estimulantes, depresores y alucinógenos comunes se exploran en su totalidad en este capítulo de conducción bajo los efectos de las drogas. También profundizamos en cómo se traducen estos efectos al conductor afectado y a un mayor riesgo en la carretera.

Los peligros de los inhalantes

Inhalar los vapores de disolvente de pinturas, pegamento, aerosoles corporales y otros productos similares que no están diseñados para consumo humano es una forma de abuso de drogas extremadamente peligrosa y muy extendida entre los adolescentes más jóvenes. Los químicos de estos productos pueden provocar cualquier cosa desde euforia y ataques de risa hasta pérdida de conocimiento y muerte súbita. El abuso de inhalantes puede resultar en impedimentos extremos e impredecibles para tu capacidad de manejo. Aprende más en este módulo exclusivo de los peligros de los inhalantes

Combinar drogas y alcohol

Las interacciones entre drogas y alcohol son responsables de miles de muertes evitables en los Estados Unidos cada año. En algunos casos, la reacción química entre dos o más sustancias intoxicantes es suficiente para provocar la muerte por sobredosis. En otros, la muerte sucede como resultado de una colisión catastrófica debido a que el conductor no se da cuenta que tomar alcohol junto con las drogas aumenta drásticamente los problemas de conducción.

Los efectos precisos de combinar alcohol y drogas (o incluso una droga con otra droga) dependerán de los tipos de sustancias. Consumir alcohol y tomar drogas pone una enorme presión sobre tu cuerpo y extiende la intoxicación, ya que el hígado tendrá dos sustancias que interactúan entre ellas para filtrar fuera del flujo sanguíneo. Beber alcohol mientras consumes drogas suele ser extremadamente dañino para tu salid, incluso si solo estamos hablando de una copa de vino junto a tu medicamento de receta habitual para el dolor.

Lo que muchos conductores no se dan cuenta es que incluso las pequeñas cantidades de alcohol pueden llevar a problemas mentales y físicos graves cuando se combinan con ciertas drogas, incluyendo los medicamentos de receta o venta libre. Si tu comportamiento de manejo está notablemente afectado y un oficial de la ley te detiene, es probable que seas acusado por conducir bajo la influencia incluso si estás por debajo del límite BAC legal y la droga que tomaste ha sido recetada por un médico. Recuerda que conducir bajo la influencia de las drogas es ilegal incluso si la droga que tomas no lo es.

Conducción afectada en los Estados Unidos

Es difícil medir con precisión las consecuencias de la conducción afectada por el alcohol y las drogas en los Estados Unidos, aunque sabemos que le cuesta miles de millones de dólares al país y cobra miles de vidas inocentes todos los años. Los impedimentos por alcohol están relacionados con alrededor de 10.000 muertes de accidentes de tránsito anuales. En muchas de estas colisiones, las drogas ilegales o de receta también fueron un factor. El verdadero costo humano de la conducción afectada por las drogas es difícil de cuantificar, ya que muchas sustancias intoxicantes no se pueden probar fuera de un laboratorio. Es probable que muchos accidentes de tránsito mortales que no involucraron alcohol sí tuvieron un conductor afectado por una droga no detectada.

Leyes y sanciones por conducción afectada

La última sección de “Conducir bajo la influencia” explica tus responsabilidades como conductor en torno a las drogas y el alcohol, además de la ramificaciones de infringir una ley de DUI o DWI. Esto incluirá las diferencias de la terminología, cómo se clasifican los delitos y la importancia de comprender el consentimiento implícito. Debido a las leyes de consentimiento implícito, puedes ser acusado si te niegas a que un oficial de policía te realice una prueba de alcoholemia en una parada de tráfico rutinaria.

Si eres culpable por conducir bajo la influencia o conducir ebrio, las sanciones seguramente incluirán una multa y una suspensión de la licencia. Una pena de prisión es otro resultado probable de una condena por DUI, aunque este castigo generalmente está reservado para los delitos graves de DUI y las ofensas repetidas. Otras posibles sanciones por manejar borracho y conducir bajo los efectos de las drogas incluyen:

  • Servicio comunitario
  • Participación en programas de concientización sobre el alcohol
  • Restricciones a los privilegios de manejo (tu vehículo solo se puede usar para propósitos determinados o con un dispositivo de bloqueo de encendido)

Leyes relacionadas al alcohol

“Conducir bajo la influencia” no es el único delito relacionado con el alcohol que debes conocer. En muchos estados, también es un delito:

  • Tener abierto un recipiente de alcohol dentro del vehículo
  • Servir alcohol en un bar a los menores de 21 años
  • Suministrar alcohol a alguien menor de 21 años
  • Intentar comprar alcohol si eres menor de 21 años
  • Mentir sobre tu edad

Al igual que conducir bajo la influencia, las sanciones que recibes por romper estas leyes varían de un estado a otro. También hay excepciones para estas leyes en la mayoría de los estados donde se aplican. Aprende más sobre las leyes relacionadas con el alcohol en “Conducción afectada: leyes, sanciones y consecuencias” y en tu manual de educación vial.

Leyes de conducción afectada en adolescentes

Una persona menor de 21 años sorprendida manejando en estado de ebriedad seguramente será acusada por posesión y consumo de alcohol, además del DWI. Esto será así en muchos estados, incluso si no tienes alcohol en tus pertenencias o dentro del vehículo, ya que todavía “posees” el alcohol que tienes en la sangre.

Como conductor joven es importante recordar que el límite BAC legal para los adultos no se aplica para los menores de 21 años. Si estás por debajo de esa edad, serás culpable por conducir bajo la influencia si te encuentran manejando un vehículo con CUALQUIER nivel de alcohol en la sangre. ¡Podrías terminar con una condena de DUI solo por tomar demasiada medicina para el resfriado o tragar el enjuague bucal por error!

Cada estado tiene un enfoque diferente para restringir el consumo de alcohol en los adolescentes y castigar a los infractores de DUI menores de edad. Toda la información que debes saber se encuentra en este módulo del curso de conducción afectada. Asegúrate de leerlo con atención para mantenerte en el lado correcto de la ley. Donde sea que residas en los Estados Unidos, puedes apostar que las infracciones por consumir alcohol y DUI en los adolescentes se tratan con rapidez y severidad. Los incidentes relacionados con alcohol al conducir entre los adolescentes son menos comunes de lo que eran hace 20 años, aunque siguen siendo un enorme problema. Puede que los conductores menores de edad tengan menos probabilidades de cometer una infracción de conducir bajo los efectos del alcohol que los conductores adultos (en gran medida por las restricciones más fuertes sobre el alcohol) pero todavía tienen más probabilidades de morir en un accidente fatal si toman y manejan.

Consecuencias de manejar borracho

Sufrir lesiones, morir o ser arrestado no son las únicas consecuencias negativas de conducir afectado por el alcohol o las drogas. Provocar una colisión por conducir ebrio puede alterar completamente el curso de tu vida como conductor y nunca será para bien. Si te arrestan y condenan por DUI, tendrás que vivir con la reacción negativa de tus acciones por mucho tiempo. Esto a menudo incluye:

  • Aplicaciones universitarias y laborales rechazadas
  • Grandes gastos financieros (abogados, multas, daños a la propiedad, gastos judiciales)
  • Problemas sociales (pérdida de amistados, ser tratado diferente por familiares y la comunidad)
  • Problemas de salud mental (depresión, trastorno de estrés postraumático)
  • Pérdida de los privilegios de manejo

No tienes nada para ganar si te pones detrás del volante estando ebrio pero sí tienes mucho que perder. Afortunadamente, protegerte de estas devastadoras consecuencias es increíblemente sencillo: no tomes y manejes.

Evitar la conducción afectada

Nunca debes tratar de conducir con una pierna rota o con una grave falta de sueño y debes adoptar la misma actitud de cero tolerancia hacia la conducción afectada por drogas o alcohol. Nadie está obligado a tomar y manejar. Siempre hay otras opciones.

Si vas a un evento donde habrá alcohol, planear de antemano es clave para mantenerte sobrio o alejarte del asiento del conductor. Elige un conductor designado, llama un taxi o quédate a dormir en la casa de un amigo pero nunca le confíes las llaves de tu automóvil a una persona borracha (especialmente si tú eres esa persona). Como verás a través de este módulo, el alcohol y las drogas pueden alterar el estado mental de una persona al punto de tomar decisiones tontas y peligrosas, como manejar a casa por su cuenta en estado de ebriedad.

Hay una razón por la cual las personas suelen lamentar su comportamiento después de una noche de bebidas. La persona que eres bajo la influencia del alcohol o las drogas no es la persona que eres sobria. Cuando de tomar alcohol se trata, ¡la única decisión 100% segura es no tomar alcohol del todo!

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Punto de Control de Conducción Afectada por DUI y DWI
Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 2 of 13

Conducción Afectada

Se ha comprobado que los efectos físicos y mentales de tomar alcohol afectan la capacidad de manejo al punto que la persona tiene un riesgo sustancialmente mayor de verse involucrada en una colisión mortal si decide conducir afectada. Aprender sobre las leyes y sanciones de DUI y DWI es un aspecto vital de tu programa de educación vial.

Conducir Bajo la Influencia - El Panorama General
Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 3 of 13

El Panorama General: DUI y DWI

La conducción afectada por el alcohol y las drogas es responsable por una increíble pérdida de vidas en los Estados Unidos. En 2016, se sabe que al menos 10.497 personas murieron en accidentes de tránsito relacionados con el alcohol. Esto equivale al 28% de todas las muertes de tránsito de ese año.

Estadísticas de Conducción en Estado de Ebriedad
Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 4 of 13

Estadísticas de DUI y DWI

En 2017, los conductores borrachos con un BAC de 0.08% fueron responsables por la muerte de 10.784 personas en los Estados Unidos. 68% de estas muertes involucraron a un conductor con un BAC de 0.15% o mayor. A pesar de los avances desde la Ley de Edad Mínima para Consumo de Alcohol y la reducción del límite legal de conducción en estado de ebriedad, nuestro país todavía tiene un largo camino por recorrer.

Review
La Física de los Accidentes de Tránsito 1 of 1

La Física de las Colisiones

El daño sufrido en un accidente de tránsito está determinado por la energía que tiene tu vehículo al momento del impacto y la energía del objeto que golpeas. Es importante comprender las fuerzas que intervienen en las colisiones, ya que por lo general el conductor puede tomar alguna medida para minimizar la gravedad del accidente, si este es inminente.

Comprender y Evitar Colisiones 1 of 5

Entender y Evitar Accidentes de Tránsito

Los accidentes de tránsito y las colisiones una parte inevitable de ser un conductor. Incluso si logras evitar daños a la propiedad y lesiones serias en tu tiempo como automovilista, es probable que al menos experimentas algún tipo de colisión menores. Aprende a evadir y minimizar la gravedad de los diferentes tipos de accidentes.

Comprender y Evitar Colisiones 2 of 5

Tipos de Colisiones

No hay dos colisiones que se hayan producido exactamente de la misma manera. Las colisiones frontales generalmente son las más graves, mientras que los vehículos involucrados en una colisión trasera suelen sufrir menos daños. Entender las consecuencias habituales de cada tipo de colisión te ayudará a reaccionar en caso de emergencia.

Comprender y Evitar Colisiones 3 of 5

Causas de Accidentes

Las causas principales de los accidentes de tránsito y las colisiones son: las acciones de los conductores, la condición de la carretera y la condición de los vehículos involucrados. Un mal comportamiento de manejo es por mucho la causa más importante y se puede identificar como la raíz de casi todos los accidentes.

Comprender y Evitar Colisiones 4 of 5

Prevención y Manejo de Accidentes

Cuando un peligro aparece en la carretera, debes empezar a considerar las consecuencias más probables de la situación. Esto te permitirá decidir el curso adecuado de una acción defensiva o evasiva para evitar una colisión. Recuerda que debes ajustar tu comportamiento de manejo solo lo necesario para evitar el peligro.

Comprender y Evitar Colisiones 5 of 5

Cuando Ocurre un Accidente

Es muy probable que en algún punto de tu vida como conductor te veas involucrado en un accidente o una colisión. Ya sea que estés involucrado directamente o no, es importante no entrar en pánico y saber qué hacer cuando ocurre un accidente de tránsito.