Curso Rápido de Manejo Defensivo
Evaluar los Peligros de la Carretera - Manejo Defensivo

Evaluar los Peligros de la Carretera y Elegir Respuestas: Manejar de Forma Defensiva

Updated 29 de Enero de 2021

Una vez que realizas la búsqueda en la carretera para recopilar información visual, debes evaluar lo que has visto para elegir una respuesta adecuada. De acuerdo con el sistema SEE, el paso final será ejecutar esa respuesta. La respuesta que elijas debe reflejar el curso de acción más seguro para esa situación de manejo. A veces se te presentarán varias situaciones peligrosas y tendrás que decidir cuál debe tener prioridad.

En la mayoría de las situaciones, se pueden evitar los peligros con las siguientes acciones:

Existen muchas situaciones peligrosas donde el conductor podría escoger llevar a cabo todas las tres acciones. Exploraremos estas tácticas con más detalles más adelante. Cuál acción debes realizar dependerá de tu evaluación del peligro. Con una mala evaluación podrías terminar aumentando el riesgo en vez de reducirlo.

Predecir el peligro

Primero debes actuar contra cualquier riesgo inmediato que hayas detectado. Los riesgos inmediatos son peligros que casi con toda seguridad llevan a una colisión o un accidente si no respondes de manera evasiva. Afortunadamente, este tipo de peligro es relativamente raro. Con mayor frecuencia encontrarás peligros que presentan un riesgo potencial. Estas son situaciones que podrían volverse peligrosas y algunas de ellas tienen más probabilidades de ocurrir que otras. Para manejar de forma defensiva debes ser eficiente a la hora de predecir las situaciones peligrosas y ejecutar acciones preventivas contra ellas antes de sucedan. Por ejemplo:

  • El conductor adelante de ti no ha dejado suficiente espacio entre tu vehículo y el vehículo que está siguiendo. Te das cuenta de que hay una mayor posibilidad de que ocurra una colisión por detrás. Una respuesta apropiada sería aumentar tu propia distancia de seguimiento.
  • Cuando un semáforo verde sobre el carril que estás ocupando se pone amarillo, sabes que los vehículos adelante de ti pronto se detendrán por completo. Una respuesta sensata sería empezar a frenar gradualmente. Al hacerlo, puedes evitar chocar por detrás con el vehículo frente a ti y reducir el riesgo de que te golpeen por detrás a ti.
  • Al conducir en una calle residencial, notas que hay un grupo de niños jugando con una pelota al costado de la carretera. Puedes ver que hay probabilidades de que un niño corra hacia la vía, así que respondes de manera defensiva reduciendo tu velocidad.

Anticipar las acciones de otros usuarios de carretera

Al evaluar los riesgos que presenta una situación peligrosa, debes intentar anticipar las acciones de los otros usuarios de carretera. Es imposible decidir una respuesta segura y adecuada sin antes considerar las acciones que podrían tomar los demás usuarios de carretera a tu alrededor.

La clave para una anticipación exitosa es esperar lo inesperado. La mayor parte del tiempo y en todas las situaciones de la vida, el más probable de los resultados potenciales es lo que termina sucediendo. Sin embargo, la vida a veces te lanza una curva y tendrás que estar listo cuando esto ocurra. Si siempre esperas que los conductores se detengan en las señales de alto para ceder el paso o que los peatones ocupen la vía solo en los cruces peatonales designados, eventualmente te sorprenderán.

Elegir una respuesta adecuada

Con la información visual recopilada al buscar en la carretera, debes usar tu buen juicio para decidir el curso de acción más seguro. Otros factores también influirán en tu decisión, como por ejemplo:

Evaluar las condiciones de la carretera y decidir un curso de acción es un proceso rápido y fluido que ocurre muchas veces en cada minuto que estás detrás del volante. La velocidad a la que debes tomar estas decisiones depende de qué tan cambiante y complejo es el entorno de manejo. Se estima que un conductor debe tomar de 50 a 60 decisiones por milla mientras conduce en el tráfico de la ciudad.

A continuación tienes algunos ejemplos de decisiones que puedes tomar como conductor, dependiendo de la evaluación del camino:

  1. Establecer tu velocidad a un nivel adecuado según el límite de velocidad y las condiciones de la carretera.
  2. Modificar tu posición de carril para evitar un peligro.
  3. Aumentar tu distancia de seguimiento para darle más espacio a un conductor distraído.
  4. Reducir tu velocidad a medida que te aproximas a un semáforo rojo o una fila de tráfico detenido.

La mayoría de las respuestas defensivas que ejecutes implicarán ajustar la velocidad, la posición o el espacio alrededor de tu vehículo.

Ajustar tu posición de carril

Una posición de carril ideal te dejará con una burbuja segura de espacio a ambos lados del automóvil. Debes monitorear y ajustar tu posición de carril para asegurarte de siempre tener la máxima cantidad de espacio para maniobrar. En condiciones “normales”, tu vehículo se debe colocar en el centro del carril, con la misma cantidad de espacio entre cada lado del automóvil y las marcas en el pavimento adyacentes. Tendrás que ajustar tu posición de carril cuando:

  1. 1

    Estés en una carretera de múltiples carriles, ocupando el carril más cercano a la línea central.
    Aquí, debes modificar tu posición hacia el extremo derecho dentro de tu carril para mantener una distancia segura con respecto al tráfico opuesto.

  2. 2

    Tráfico nuevo se esté incorporando a tu carril en una autopista expressway.
    De ser posible, muévete para permitir que entren los nuevos vehículos.

  3. 3

    Estés rebasando una fila de automóviles estacionados.
    Debes cambiar tu posición hacia la izquierda del carril en caso de que un peatón salga de entre dos autos estacionados o una puerta de un automóvil se abra hacia tu carril.

  4. 4

    Un ciclista viaje junto a ti.
    Muévete para darle más espacio dentro del carril.

Además de mantener un espacio a ambos lados del vehículo, debes elegir la posición de carril que te brinde la mejor vista de la carretera. Para mantenerte seguro, debes poder ver claramente y ser visto con claridad por los otros usuarios de carretera. Si estás oculto, otro automovilista podría escoger una ruta de viaje que entre en conflicto con la tuya. Modifica tu posición de carril para maximizar la visibilidad cuando:

  1. 1

    Tu posición actual te ponga dentro de un punto ciego de otro vehículo.
    Altera tu posición para que te vean.

  2. 2

    Te aproximes a una intersección donde hay edificios, árboles u otros obstáculos que eviten que mires con claridad en todas las direcciones.

  3. 3

    Manejes hacia una curva cerrada en la carretera.
    Cambia hacia la izquierda o la derecha para maximizar tu línea de visión alrededor de la curva pero no te muevas fuera de tu carril a menos que veas que no hay tráfico opuesto acercándose.

  4. 4

    Un vehículo grande en la carretera adelante de ti bloquea tu línea de visión.
    Cambia ligeramente tu posición de carril para que puedas ver más allá del vehículo.

También debes ajustar tu posición de carril si al hacerlo ayudarías a otro conductor que ha cometido un error o está en una situación difícil. Por supuesto, debes hacer esto solo si es posible lograrlo sin empeorar el peligro de la situación. Por ejemplo:

  1. 1

    Si un vehículo está estacionado en el hombro de la carretera.
    Aléjate dentro del carril a medida que lo pasas.

  2. 2

    Si un vehículo intenta rebasarte de forma peligrosa.
    Muévete para permitir que pueda volver hacia tu carril en caso de que empieces el adelantamiento antes de una colina, curva o con un espacio de tráfico insuficiente.

  3. 3

    Si una situación peligrosa lleva a otro vehículo fuera de su propio carril hacia tu carril.
    Debes moverte de la manera más segura posible para darle espacio.

Ajustar tu velocidad

La mayoría de las situaciones peligrosas se pueden más seguras ajustando tu velocidad. Habitualmente, esto implicará reducir la velocidad. Sin embargo, hay algunas instancias donde puede ser requerido un aumento de velocidad. A continuación enumeramos algunas situaciones de carretera comunes que podrían requerir un ajuste de velocidad:

  • El tráfico se está poniendo pesado a medida que avanzas en la carretera
  • La carretera de la superficie ha cambiado y ahora ofrece menos tracción
  • Estás a punto de entrar en una zona escolar
  • Está oscureciendo y la visibilidad está empeorando
  • Te encuentras con una señal de tránsito que indica que el límite de velocidad ha cambiado

Idealmente, deberías escoger una velocidad que no sea significativamente más rápida ni más lenta que el resto del tráfico que está utilizando la vía. Si viajas a una velocidad demasiado alta, te pondrás en peligro al tener que rebasar a otros vehículos continuamente. Conducir demasiado lento también presenta un riesgo, ya que los otros vehículos tendrán que pasarte. Recuerda que debes mantener los adelantamientos al mínimo, ya que es una actividad riesgosa por naturaleza.

Es posible que mantener el ritmo del flujo de tráfico requiera de ajustes regulares a tu velocidad. La cobertura del freno es una excelente táctica que te permitirá reducir la velocidad, detenerte o acelerar con facilidad, dependiendo de cómo se desarrolle una situación. Cubrir el freno implica soltar el acelerador y poner tu pie sobre el pedal del freno sin aplicar presión. Debes utilizar esta técnica al conducir dentro del tráfico que para y se mueve o cuando una situación en la carretera adelante te indique que podrías necesitar frenar.

Aumentar la distancia de seguimiento

Si tu evaluación muestra que las condiciones en la carretera con riesgosas o se están volviendo menos favorables, es prudente aumentar la distancia entre tu automóvil y el vehículo adelante de ti. Aumentar la distancia de seguimiento crea un espacio seguro más grande alrededor de tu vehículo, que te dará más tiempo para frenar o hacer una maniobra evasiva en caso de emergencia. Debes aumentar tu distancia de seguimiento cuando:

  • Estás siguiendo muy de cerca a otro vehículo
  • Estás manejando un vehículo que lleva un remolque o transporta carga pesada
  • La superficie de la carretera está resbaladiza
  • La visibilidad es deficiente
  • Estás siguiendo a un vehículo grande que obstruye tu vista
  • Te aproximas a una curva en la carretera o a una colina
  • Sigues a un motociclista
  • Te acercas a un cruce ferroviario mientras sigues a un autobús o un vehículo con rótulos de advertencia de material peligroso
  • El conductor inmediatamente detrás de ti está tratando de rebasarte
  • Hay conductores cerca que parecen estar distraídos, confundidos, enojados o intoxicados
  • Estás incorporándote a un expressway desde un carril de aceleración

En cada una de estas situaciones, establecer una distancia de seguimiento mayor a la usual disminuirá el riesgo de verte involucrado en una colisión, limitando la gravedad de una colisión si finalmente ocurre. Cuando aumentes la distancia de seguimiento, recuerda prestarles atención a los vehículos que viajan detrás de ti en tu carril. Siempre toca los frenos para activar las luces de frenos y reduce tu velocidad gradualmente. Las reducciones de velocidad repentinas aumentan las probabilidades de otro vehículo te choque por detrás.

Establecer una ruta de escape

Si bien una evaluación cuidadosa de la carretera debería permitirte evitar conflictos con otros usuarios de carretera, es importante establecer una potencial ruta de escape que puedas maniobrar si sucede algo inesperado. La mayor parte del tiempo, podrás navegar alrededor de los peligros modificando tu posición de carril. Tu ruta de escape debe usarse solo si la ruta de viaje que sigues se bloquea por completo. Idealmente, debes examinar la carretera de 12 a 15 segundos adelante de tu automóvil para identificar una ruta de escape potencial alrededor de tu área de objetivo.

Al establecer una ruta de escape, busca un espacio de 4 a 5 segundos en el tráfico dentro del carril adyacente al tuyo. Mientras ajustas tu velocidad y la posición de carril, trata de dejar suficiente espacio alrededor de tu vehículo para entrar de manera segura a la ruta de escape cambiando de carril. Recuerda que debes mirar los espejos y los puntos ciegos antes de ejecutar una maniobra evasiva. ¡Una ruta de escape no es buena si te saca de un punto de conflicto solo para llevarte a otro!

Comunicación con otros usuarios de carretera

Con frecuencia verás que la respuesta más adecuada para una situación potencialmente peligrosa incluye la comunicación con otros conductores o usuarios de carretera. Los demás vehículos que comparten la vía suelen presentar la mayor amenaza para tu seguridad. Este riesgo se puede disminuir considerablemente si te aseguras de que los conductores cercanos te vean. Hacer parpadear las luces delanteras será suficiente en estas circunstancias. Un ejemplo de esto es cuando te aproximas a una curva cerrada en la carretera y debes hacer que el tráfico opuesto sepa que estás allí.

La bocina también se puede usar para advertir a otros automovilistas sobre tu presencia, aunque debe utilizarse solo en una situación extrema donde las probabilidades de colisión sean grandes. Sin embargo, debes notar que en algunos estados, es un requisito legal para los automovilistas tocar la bocina cuando se aproximan a una curva en caminos montañosos. Consulta tu manual de manejo para descubrir si esto se aplica en tu área.

Tus luces de frenos también pueden servir como una herramienta de comunicación en situaciones peligrosas. Si te acercas a un peligro como escombros en la carretera o el sitio de una colisión, puedes advertir a los conductores que van detrás sobre la amenaza futura haciendo parpadear tus luces de frenos un par de veces.

Lidiar con múltiples peligros

¿Qué pasa si debes lidiar con varios peligros diferentes al mismo tiempo? Será raro cuando una situación de carretera no te haga manejar múltiples peligros hasta cierto punto. Algunas veces verás peligros en todos los lugares que tu mirada se pose al examinar la carretera. Lidiar con esto requiere priorizar las amenazas que estás enfrentando. Descubre cuáles peligros presentan los mayores riesgos y toma medidas para evitarlos desde un principio.

A continuación tienes algunos ejemplos de cómo puedes lidiar con peligros que suceden de manera simultánea:

  1. 1

    Hay automóviles estacionados en el costado derecho de la calle y tráfico que viene en dirección opuesta en el carril inmediatamente a tu izquierda.
    Ajustar tu posición de carril hacia la izquierda o derecha mitigaría el riesgo que presentan estos peligros, aumentando el riesgo del otro. Por lo tanto, la acción más seguir es permanecer centrado dentro de tu carril.

  2. 2

    En una carretera estrecha de dos carriles, un peatón se aproxima de tu lado de la calle y un camión grande se aproxima en el otro.
    Moverte para darle espacio al peatón aumentará el riesgo que presenta el camión. Por consiguiente, debes reducir la velocidad para que el camión pase antes de moverte hacia la izquierda dentro de tu carril para darle lugar al peatón.

  3. 3

    Un niño anda en bicicleta en tu carril a la derecha de tu vehículo, mientras el tráfico opuesto se aproxima en el carril a tu izquierda.
    Aquí, la prioridad debe ser proteger al niño, ya que es más probable que se desvíe a la izquierda hacia el tráfico. Debes modificar tu posición de carril hacia la izquierda, aunque te ponga más cerca de la corriente opuesta de vehículos.

Date tiempo para ver (“SEE”)

Necesitas darte el mayor tiempo y espacio posible para buscar en la carretera, evaluar peligros y ejecutar respuesta de manera adecuada. Si estás viajando a una velocidad insegura o tienes muy poco espacio alrededor de tu vehículo, no tendrás tiempo para identificar y priorizar los peligros de la carretera. La carretera es un lugar peligroso. No evaluar los riesgos de forma eficaz podría tener consecuencias devastadoras.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Realizar una Acción Evasiva
Curso Rápido de Manejo Defensivo 7 of 7

Ejecutar una Respuesta

El paso final del sistema SEE es ejecutar una respuesta basada en tu evaluación de las condiciones de la carretera. Tu respuesta puede requerir una maniobra drástica y evasiva o, en el otro extremo de la escala, un pequeño ajuste de posición de carril. Habrá muchas ocasiones donde tu respuesta será simplemente no hacer nada, sosteniendo tu rumbo y velocidad actuales.

Ira de Carretera Entre los Conductores
Actitud al Conducir 1 of 4

Ira de Carretera

“Ira de carretera” describe un estado mental extremadamente agresivo que resulta en un comportamiento de manejo desconsiderado, peligroso y a menudo violento. Un automovilista que sufre de ira en la carretera puede ignorar completamente las leyes de tránsito, los protocolos de manejo defensivo, su propia seguridad y la seguridad de los demás a su alrededor.

Actitud Correcta para Evitar la Ira de Carretera
Actitud al Conducir 2 of 4

Adoptar la Actitud Correcta

Dependiendo de las acciones de otros usuarios de carretera y los eventos en el entorno de la carretera, es posible que experimentes ansiedad, nerviosismo, frustración o enojo. Adoptar una actitud positiva y autorreflexiva desde el inicio de tu viaje de aprendizaje te ayudará a controlar estas emociones y mantenerte seguro detrás del volante.

Review
Evitar Distracciones al Conducir 13 of 13

Lidiar con Conductores Distraídos

Incluso los conductores más atentos del mundo se distraen de vez en cuando. Lamentablemente, la conducción distraída es una epidemia en todo Estados Unidos, así que es algo que te encontrarás con frecuencia. Debes saber cómo lidiar con los conductores distraídos, o de lo contrario podrían terminar distrayéndote a ti.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 1 of 7

Curso Rápido de Conducción Defensiva

La conducción defensiva es un conjunto de estrategias que reducen el riesgo de sufrir daños materiales, lesiones o la muerte, como resultado de accidentes de tránsito o colisiones. La técnica te ayuda a evitar conflictos y situaciones peligrosas cuando manejas.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 2 of 7

Sistemas de Gestión de Espacios para Conducir

Un manejo efectivo del espacio es la línea de defensa más poderosa de un conductor contra peligros y accidentes de tránsito. Hay varios sistemas de gestión de espacios que se enseñan habitualmente en los programas de educación vial. Cada uno de estos sistemas trabaja para alcanzar el mismo objetivo: mantener una “burbuja” segura de espacio alrededor de tu vehículo.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 3 of 7

El Sistema SEE

El sistema SEE es una estrategia de conducción defensiva que permite evitar colisiones manteniendo un espacio libre de obstáculos alrededor de tu vehículo. Es un sistema de gestión de espacios. Los conductores que manejan el espacio alrededor de sus vehículo de forma efectiva pueden predecir situaciones peligrosas antes de que sucedan o cambiar su comportamiento de manejo para evitar que esa situación ocurra.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 4 of 7

Examinar la Carretera

La primera etapa del sistema SEE, o de cualquier estrategia de manejo defensivo, es examinar la carretera para detectar peligros potenciales y cambios futuros que podrían requerir modificaciones a tu comportamiento de conducción. Este paso es crucial, ya que tu capacidad de tomar decisiones de manejo seguras depende de formar una imagen precisa de la situación alrededor de tu vehículo.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 5 of 7

Identificar los Peligros de la Carretera

Cuando tengas más confianza al volante, evaluar los peligros y hacer los ajustes necesarios en tu comportamiento de manejo será algo tan instintivo como respirar. La única forma de asegurarte de evitar todos los peligros es permanecer atento y enfocado en examinar la carretera activamente.