Conducir Bajo la Influencia de Drogas
Estimulantes y Conducción

Estimulantes y Conducción: Efectos de los Estimulantes Comunes, Multas y Sanciones

Updated 3 de Febrero de 2021

Como hemos discutido en el módulo anterior, los estimulantes son una categoría de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central para “acelerar” las funciones corporales ordinarias. Algunos estimulantes son legales y en gran parte no están regulados, como la cafeína de tu café. Otros, como el Adderall y otras anfetaminas, son legales cuando se recetan para propósitos médicos. También existen estimulantes increíblemente potentes y peligrosos que son ilegales para todos los usos que no sean experimentación científica, como la cocaína.

Cuando tomas una droga estimulante puede que experimentes sentimientos de euforia a corto plazo y una falsa sensación de bienestar. Sin duda te sentirás más alerta y enérgico, tus sentidos parecerán más afilados, tu corazón latirá más rápido y tu temperatura corporal aumentará. Las dosis más altas de estimulantes pueden provocar ansiedad, pérdida de enfoque, temblores, comportamiento errático y violencia.

¿Cómo funcionan los estimulantes?

Los estimulantes alteran la función cerebral al intensificar la comunicación entre las células nerviosas que envían mensajes alrededor del cuerpo. Al tomar un estimulante el “dial de productividad” de cada proceso corporal alcanza la máxima velocidad. Tu corazón latirá más rápido, tu mente saltará de manera incontrolable de un pensamiento a otro y tu sistema digestivo se pondrá en marcha, lo que a menudo conduce a la necesidad urgente de usar el baño. Es posible que sientas una energía y calor extremos, y probablemente sudarás mucho más de lo normal.

Al estimular en exceso los precursores y receptores de dopamina, los estimulantes pueden inundar el cerebro con dopamina, lo que lleva a un efecto temporal de extrema felicidad y placer. Cuando se usan repetidamente, los estimulantes interrumpen el sistema de gestión de dopamina del cerebro. Esto da como resultado niveles insuficientes de dopamina cuando no estás bajo la influencia de una droga estimulante y en última instancia puede llevar a depresión y otros trastornos de estado de ánimo. Ahora, echemos un vistazo a los estimulantes comunes para descubrir el efecto que podrían tener en tu mente, tu cuerpo y tu capacidad de manejar de forma segura.

Nicotina

Este estimulante se produce de manera natural en las hojas de tabaco y es el principal responsable de los efectos adictivos y psicoactivos de la planta. Si bien las pequeñas dosis de nicotina no son particularmente perjudiciales en sí mismas, muchas otras sustancias en las hojas del tabaco son peligrosas y cancerígenas (causantes de cáncer). Por tanto, la nicotina es la principal responsable de enfermedades crónicas y muertes como resultado del consumo habitual de tabaco.

La legalidad de la nicotina es uno de los mayores fallos del sistema de control de sustancias de los Estados unidos. Según la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), el uso del tabaco es la causa principal de muertes evitables en todo el mundo. Una estimación conservadora indica que el tabaco causa alrededor de 6 millones de muertes cada año.

¿Lo sabías?

  • La nicotina es tan difícil de dejar como la heroína.
  • En promedio, los fumadores de tabaco viven diez años menos que las personas que no fuman.

¿Cómo se consume la nicotina?

El tabaco se fuma más comúnmente en forma de cigarrillos, permitiendo la nicotina y otras sustancias peligrosas entren al torrente sanguíneo a través de los pulmones. El tabaco también se puede inhalar (en forma de “rapé”) o masticar para sus componentes químicos sean absorbidos en el cuerpo a través de los vasos sanguíneos de la boca. Típicamente, se absorbe más nicotina masticando y aspirando que fumando, lo que lleva a efectos de corto plazo más drásticos y consecuencias de largo plazo más graves.

Efectos de la nicotina

En pequeñas dosis (y cuando se consume para aliviar los dolores de la adicción), la nicotina puede aumentar el estado de alerta, crear una falsa sensación de bienestar, mejorar la memoria, aumentar la presión sanguínea y calmar la ansiedad. Tan pronto los efectos de corto plazo de la nicotina se desvanecen, el usuario generalmente queda menos alerta y feliz y más ansioso de lo que estaba en primer lugar. De inmediato se siente más inclinado a fumar de nuevo para aliviar esos problemas otra vez. Así es como la adicción a la nicotina empieza a asentarse.

Las dosis altas de nicotina pueden provocar náuseas, presión sanguínea peligrosamente alta, confusión, ansiedad e inquietud. Combinada contras sustancias que se encuentran en las hojas de tabaco, el consumo de nicotina regular o excesivo puede ser muy dañino.

Consecuencias a largo plazo

Consumir tabaco tiene una gran variedad de efectos devastadores en tu salud general y en última instancia te puede matar en decenas de formas diferentes. El Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estima que cada año más de 480.000 muertes son causadas por el consumo de tabaco en Estados Unidos. Esto equivale a cerca de 20% de TODAS las muertes. Más personas mueren por el consumo de tabaco que por el uso de drogas ilegales, abuso del alcohol, accidentes de tránsito, suicidios, asesinatos y VIH combinados. Posiblemente, la nicotina es la droga más peligrosa y destructiva del planeta.

La mayor amenaza del tabaco para tu salud es su efecto destructivo sobre el corazón y los pulmones. La mayoría de los fumadores de tabaco que mueren por su adicción lo hacen por enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, daño circulatorio irreparable, cáncer de pulmón, enfisema (una enfermedad mortal que destruye el tejido pulmonar) o alguna combinación de estas enfermedades. Sin embargo, el tabaco puede arruinar tu salud y terminar con tu vida de muchas otras formas:

  • Estrés crónico, impotencia e infertilidad.
  • Cáncer de riñones, garganta, boca, cabeza, cuello, piel, vesícula, páncreas, estómago e intestinos.

Ninguna parte de tu cuerpo estará segura del cáncer si decides fumar cigarrillos. Se sabe que el humo del tabaco contiene más de 60 cancerígenos potentes que pueden provocar peligrosas mutaciones de las células en CUALQUIER PARTE de tu cuerpo. Además, la nicotina tiene un efecto negativo en el sistema inmunológico que hace que tu cuerpo sea menos capaz de protegerse a sí mismo contra crecimientos peligrosos.

Los fumadores son particularmente susceptibles al cáncer de pulmón debido a que todas las sustancias tóxicas del humo del tabaco deben entrar al cuerpo a través de los pulmones. En las garras de una adicción grave a la nicotina, ¡una persona puede fumar 40, 60 0 hasta 100 cigarrillos por día! Esto bombardeará los pulmones con químicos letales de forma constante y no les dará oportunidad alguna para limpiarse y repararse.

Nicotina y tus habilidades de manejo

Ser un fumador y un conductor es riesgoso. Incluso si decides no fumar mientras conduces, todavía podrías estar en peligro por tu adicción si la necesidad de nicotina aparece mientras estás al volante. La abstinencia de la droga te dejará ansioso, menos capaz de concentrarte y podría llevarte a correr riesgos peligrosos, como estirarte al asiento trasero para sacar tus cigarrillos del bolso.

Si fumas mientras manejas, tu capacidad de dirigir el volante del vehículo se verá afectada ya que una mano estará ocupada sosteniendo el cigarrillo. También existe el riesgo de que dejes caer el cigarrillo y termines en una colisión mientras tratas de recogerlo sin quemarte o quemar el interior del automóvil. Incluso si nada de esto sucede, inhalar la nicotina y los químicos tóxicos del cigarrillo afectará tu cuerpo y tu mente, dejándote en peores condiciones para conducir.

  • El humo podría irritar tus ojos y hacerte menos capaz de detectar los peligros.
  • Tus habilidades de motora fina podrían verse afectados por temblores musculares.
  • Es posible que experimentes nerviosismo, ansiedad o estés más susceptible a las distracciones.

Cocaína

La cocaína es un estimulante increíblemente adictivo elaborado con las hojas de la planta de coca, originaria de Sudamérica. La droga también es conocida por los nombres callejeros de polvo, coke, crack, rock y nieve (“snow”). La cocaína tiene aplicaciones médicas comunes pero su uso para propósitos recreativos es ilegal. A pesar de esto, un reporte de 2013 realizado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito encontró que 1.5% de las personas de edades entre 15 y 64 años en Estados Unidos habían consumido cocaína al menos una vez en los 12 meses previos.

La cocaína de la calle rara vez es “pura” y a menudo está mezclada con agentes de carga como harina, talcos y polvo de lavandería y almidón de maíz, lo que permite que los traficantes obtengan una ganancia mayor. También es bastante común que la cocaína se mezcle con otras drogas estimulantes más baratas, que son más fáciles de conseguir, como anfetaminas u opioides sintéticos. Agregar opioides a la cocaína es particularmente tóxico. Se cree que esta práctica relativamente moderna es responsable de los aumentos recientes en el número de muertes por sobredosis de cocaína.

¿Cómo se consume la cocaína?

La cocaína se inhala más comúnmente como un polvo o se frota contra las encías. También se puede disolver en agua e inyectarse directamente al torrente sanguíneo, lo que produce un efecto casi instantáneo. El “crack de cocaína” se procesa para formar un cristal que al calentarse produce vapores que el usuario inhala directamente hacia los pulmones. Algunas personas también rocían el crack de cocaína a los cigarrillos enrollados con tabaco o marihuana.

Efectos de la cocaína

Los efectos del consumo de cocaína a corto plazo incluyen energía extrema, una falsa sensación de felicidad, un sentimiento de ser “indestructible”, estado de alerta mental agudo, irritabilidad, paranoia e hipersensibilidad al sonido y la luz. Las dosis altas de cocaína pueden provocar una variedad de efectos peligrosos y desagradables, que incluyen espasmos, inquietud, pánico, ataques cardíacos, convulsiones, accidentes cerebrovasculares, coma y actos de violencia repentinos e inexplicables.

La cocaína es increíblemente adictiva y su consumo repetido alterará de manera permanente la química del cerebro del usuario. Los usuarios reguladores observan que incluso cuando no tienen la droga en su sistema pueden experimentar cambios de humor, depresión, insomnio, paranoia, confusión e intranquilidad. También puede alterar la respuesta del cuerpo al dolor y el hambre.

A largo plazo, la cocaína dañará y destruirá órganos vitales, llevándote a:

  • Daños al corazón – resultando en frecuencia cardíaca irregular, enfermedades cardíacas y ataques cardíacos.
  • Tos con sangre, daño respiratorio agudo e insuficiencia pulmonar.
  • Accidentes cerebrovasculares, convulsiones y comas
  • Deterioro del tabique nasal (el cartílago y la carne que separan las fosas nasales)

Efecto de la cocaína en las habilidades de manejo

Aún las cantidades muy pequeñas de cocaína en tu sistema te dejarán completamente incapacitado para manejar. Como un estimulante, la cocaína creará una sensación de estar alerta y “encendido” que te llevará a creer que puedes manejar con seguridad. Lamentablemente, este sentido de alerta distorsionado y abrumador hará más difícil que puedas enfocarte en las tareas de manejo importantes y priorizar las acciones detrás del volante. Estarás increíblemente alerta pero incapaz de prestar atención a una sola tarea por más de un segundo o dos al mismo tiempo. Además, la cocaína puede causar temblores, ansiedad y pánico, que podrían hacerte menos capaz de controlar tu vehículo y con más probabilidades de reaccionar de manera exagerada a los peligros imaginarios.

La agresividad y la impermeabilidad al riesgo que los usuarios de cocaína experimentan a menudo los lleva a conducir de forma extremamente peligrosa. Los accidentes de tránsito y las colisiones que involucran a conductores intoxicados por cocaína suelen ocurrir a grandes velocidades o debido a que el conductor en cuestión ha ignorado totalmente el derecho de paso de otro automovilista.

Sanciones por posesión de cocaína

La posesión de cocaína es un delito grave que generalmente conlleva sanciones más severas que la posesión de otras drogas comunes. Las ofensas de posesión de cocaína generalmente se tratan a nivel estatal. El gobierno federal puede tomar un caso si involucra una gran cantidad de cocaína o si se cree que el acusado tiene vínculos con fabricantes o traficantes.

La mayoría de los estados tienen sanciones por posesión de cocaína dependiendo del peso de la droga involucrada. Cuanto mayor sea la cantidad de cocaína con la que te sorprenden, peor será el castigo. El nivel de pureza y la forma en que la cocaína está empacada también pueden influir en la sentencia. Cuando la droga es muy pura, el acusado puede recibir un castigo más duro ya que es más probable que tenga conexiones con personas en la parte alta de la cadena de suministro. Si la droga está dividida en varios paquetes, se asume que el infractor tenía la intención de distribuir la droga a otras personas, lo que garantiza sanciones más severas.

Aquí tienes algunos ejemplos de sanciones por posesión de cocaína en diferentes estados:

California: Por posesión de cocaína para uso personal, los infractores pueden ser sentenciados con hasta tres años en prisión. Con una declaración de culpabilidad, la sanción puede ser de 36 meses de libertad condicional federal y terapia relacionada con las drogas en vez de una pena de prisión.
Texas: Por posesión de menos de un gramo de cocaína, los infractores pueden ser sentenciados a una pena de prisión de seis meses a dos años. Por posesión entre uno y cuatro gramos de cocaína, la sentencia potencial aumenta drásticamente de dos años a 20 años (además de una multa).

Metanfetamina

También conocida como “speed”, “ice”, “crank”, “meth” y “crystal meth”, la metanfetamina es un estimulante poderoso y adictivo con efectos similares a la cocaína. Sin embargo, la metanfetamina tiende a hacer efecto antes y a durar más que la cocaína, ya que el cuerpo no puede filtrarla del torrente sanguíneo de forma tan eficiente. Como resultado de esto, también es más perjudicial para el sistema nervioso central.

En 2017, el Estudio Nacional de Uso de Drogas y Salud (NSDUH) reportó que cerca de 0.6% de la población de Estados Unidos (1.6 millones de personas) consumió metanfetaminas en los últimos 12 meses. Ese mismo año, el gobierno federal estima que la metanfetamina fue responsable por más de 10.000 muertes por sobredosis en Estados Unidos. Como la droga generalmente es más barata y está más disponible que los narcóticos opioides, los casos de uso indebido están aumentando y se están volviendo más generalizados.

¿Cómo se consume la metanfetamina?

Como se encuentra disponible en diferentes presentaciones, la metanfetamina se puede fumar, aspirar, tomar por vía oral o inyectar. Fumar e inyectarse la droga produce los resultados más rápidos, ya que entra al torrente sanguíneo en grandes cantidades muy rápido. Por la misma razón, parece que estos métodos de administración dan como resultado una adicción con mayor frecuencia. Aspirar e inferir metanfetamina por vía oral produce efectos más graduales y podría decirse que es menos peligroso, aunque el usuario podría sufrir una sobredosis sin darse cuenta al tomar más droga debido a que no siente los efectos completos de intoxicación.

Efectos de la metanfetamina

A corto plazo, la metanfetamina crea un sentimiento de euforia, energía aumentada, alerta extrema y disminución del apetito. También tiene un gran número de efectos cardiovasculares peligrosos, incluyendo frecuencia cardíaca rápida, presión sanguínea elevada y latidos irregulares. Si se toma una dosis alta, el usuario puede experimentar una temperatura peligrosamente alta, convulsiones y la muerte.

El uso de metanfetaminas a largo plazo seguramente dará como resultado una dependencia física y muchos otros efectos que amenazan la vida, incluyendo:

  • Alteraciones del estado de ánimo
  • Ansiedad y paranoia
  • Alucinaciones visuales y auditivas
  • Comportamiento violento e impredecible
  • Psicosis

Los estudios han demostrado que el abuso de metanfetamina puede dañar el cerebro de forma permanente. Al alterar la estructura de las partes del cerebro que son responsables de las emociones, al aprendizaje, la toma de decisiones y el control de comportamiento, el uso de esta droga a largo plazo puede convertirte en una persona diferente (en general, más volátil y compulsiva).

Efectos de la metanfetamina en tus habilidades de manejo

Los efectos inmediatos del abuso de metanfetamina harían imposible manejar de manera segura, incluso cuando se toma en cantidades increíblemente pequeñas. El efecto estimulante potente de esta droga evitará que puedas enfocarte en la tarea que tienes en tus manos y recopilar información de la carretera de manera precisa. Es posible que experimentes dificultades para mantener la tranquilidad, temblores musculares y habilidades motoras deterioradas, lo que haría más difícil maniobrar con fluidez, frenar gradualmente y mantener una posición dentro de un carril.

Los usuarios de metanfetaminas a largo plazo son conductores increíblemente inseguros. Los efectos de la droga en la química del cerebro llevan a humores volátiles, ansiedad y paranoia. Detrás del volante, esto puede hacer que conduzcas a grandes velocidades, te comportes de manera agresiva hacia otros automovilistas e ignores los dispositivos de control de tráfico.

Sanciones por posesión de metanfetamina

Al igual que con la mayoría de las drogas programadas, las sanciones por posesión simple de metanfetamina son considerablemente menos severas que la posesión con intención de distribuir o fabricar la droga. Si eres acusado por posesión simple o posesión con intención de vender depende de con cuánta droga te hayan sorprendido. Ten en cuenta que la droga no necesariamente tiene que estar contigo o dentro del automóvil para que se genere un cargo por posesión. La ley solo requiere una razón para creer que las drogas te pertenecen o estás bajo control.

Si bien la posesión de metanfetamina conlleva sanciones menos graves, es muy probable que debas enfrentar una pena de prisión. Dependiendo del estado en el que hayas cometido la ofensa y la naturaleza de la infracción, la posesión de metanfetamina generalmente se tratará como un delito mayor. Según la ley federal, la primera condena por posesión de metanfetaminas puede resultar en una “pena de prisión no mayor de 1 año”. Esto dependería de que sea una cantidad muy pequeña de droga. Si te sorprenden con 5 gramos o más, la ley federal estipula una sentencia MÍNIMA de cinco años. Si te descubren 50 gramos de metanfetamina, la sentencia mínima sube a diez años. Las multas acompañarán estas condenas, con un rango de decenas de miles a millones de dólares.

Ten en cuenta que cada estado tiene sus propias disposiciones para la posesión de metanfetamina, que podrían afectar tu sentencia. Muchos estados también tienen leyes que permiten que las personas sean acusadas por posesión de metanfetamina incluso si se encuentran ingredientes precursores (por ejemplo, químicos, drogas o equipo necesario para producir “meth”). Algunos estados ofrecen alternativas sin prisión para los infractores leves o por primera vez, como los centros de tratamiento de drogas y libertad condicional, mientras otros no.

A continuación puedes ver algunas leyes específicas de algunos estados en torno a la posesión de metanfetamina:

New Jersey: La posesión de menos de una onza de metanfetamina resultará en una multa de $35.000 a $75.000, hasta cinco años en una prisión estatal, un programa de drogas obligatorio y la pérdida de tu licencia de conducir. Si la ofensa se cometió a menos de 1.000 pies de una escuela, también tendrás que hacer 100 horas de servicio comunitario.
New Jersey permite la intervención previa al juicio si nunca antes de has librado de un juicio por delitos relacionados con drogas y no te causan por intención de vender. Esto implicaría libertad condicional y rehabilitación de drogas.

Florida: La posesión de hasta 14 gramos de metanfetamina puede dar como resultado cinco años de prisión, cinco años de libertad condicional, suspensión de privilegios de manejo y una multa de $5.000.
Si te sorprenden con más de 14 gramos de metanfetamina afrontarás cargos por tráfico y la condena será considerablemente más severa. Las penas de prisión mínimas obligatorias para tráfico son:

  • 14 a 28 gramos – 3 a 30 años en prisión.
  • 28 a 200 gramos – 7 a 30 años en prisión.
  • 200 gramos o más – 15 a 30 años en prisión.

Consecuencias que cambian la vida

Consumir cocaína o metanfetaminas (o estar involucrado con alguien que lo hace) probablemente tendrá consecuencias graves que cambian la vida. Las sanciones por posesión simple, intención de venta o tráfico de estas drogas de programa 2 son severas. Si te asocias con personas que consumen o venden estas sustancias, estar en el lugar equivocado en el momento inoportuno podría ser suficiente para dejarte con una sentencia de cadena perpetua.

Incluso sin la amenaza del tiempo en prisión, ¡tomar estimulantes fácilmente puede arruinar o terminar con tu vida! Por ejemplo, la nicotina y el tabaco son legales pero igual matan a millones de personas cada año. Dejando de lado la legalidad y los efectos de salud a largo plazo, debes saber que si tomas drogas estimulantes como nicotina, cocaína o metanfetamina no puedes cumplir con tu responsabilidad como conductor para manejar tu vehículo de manera segura.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Depresores y Conducción
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 5 of 10

Depresores y Conducción

Las drogas depresoras te desaceleran, lo que provoca cansancio, entumecimiento, respiración lenta, frecuencia cardíaca reducida y una falsa sensación de felicidad y calma. Este módulo analiza las drogas depresoras comunes que pondrán en peligro tu salud y capacidad de manejar con seguridad.

Alucinógenos y Conducción
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 6 of 10

Alucinógenos y Conducción

Los alucinógenos son un tipo de droga que provoca alucinaciones o altera la percepción de la realidad. Bajo la influencia de una droga alucinógena, una persona puede ver imágenes, escuchar sonidos o sentir cosas que parecen reales pero son producto del efecto de alteración mental de la droga. Consumir alucinógenos afectará de manera severa prácticamente todas las habilidades mentales y físicas que necesitas para conducir de forma segura.

Medicamentos con Receta y de Venta Libre
Conducir Bajo la Influencia de Drogas 7 of 10

Medicamentos con Receta y de Venta Libre

Si una droga es legal o no tiene poco que ver con su capacidad de amenazar tu salud, provocar una intoxicación o hacerte un conductor inseguro. Muchos medicamentos con receta y de venta libre (OTC) pueden causar efectos secundarios que afectarán tu capacidad de manejar de forma segura.

Review
Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 10 of 12

Intoxicación por Alcohol

Si tu concentración de alcohol en la sangre supera un nivel seguro puedes enfermarte peligrosamente muy rápido. Esto se conoce como intoxicación por alcohol y sucede cuando el hígado está abrumado por la cantidad de alcohol en tu sangre y no puede filtrarla lo suficientemente rápido para protegerte.

Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 11 of 12

Impacto del Alcohol a Largo Plazo

El alcohol es técnicamente una droga en el sentido de que es una “sustancia que tiene un efecto fisiológico cuando se ingiere o se introduce de otra manera en el cuerpo”. Además del impacto negativo obvio a corto plazo, el consumo de alcohol puede dañar gravemente tu cuerpo y tu mente cuando se extiende por un tiempo prolongado.

Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 12 of 12

Abuso y Adicción al Alcohol

Además de volverte incapacitado para manejar, afectar tu salud mental y causar estragos en tu cuerpo, el abuso del alcohol tendrá un impacto negativo más profundo en tu vida y tu futuro. Las personas que consumen alcohol de manera irresponsable a menudo sienten culpa, vergüenza y confusión por las cosas que hacen en estado de ebriedad.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 1 of 10

Manejar Bajo la Influencia de las Drogas

La conducción afectada por las drogas es un problema creciente en los Estados Unidos. A diferencia del alcohol, los efectos de las drogas varían drásticamente. Es tu responsabilidad estar mental y físicamente en forma para manejar. La ley no distingue entre los diferentes tipos de deterioro por drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 2 of 10

La Ley de Sustancias Controladas

La ley de sustancias controladas (CSA) fue creada para ayudar al gobierno estadounidense a regular la fabricación, importación, posesión, uso y distribución de las drogas. Es una legislación federal que aplica en todo estados Unidos. Sin embargo, debes tomar en cuenta que algunos gobiernos estatales tienen sus propias leyes sobre posesión, uso y distribución de ciertas drogas.

Conducir Bajo la Influencia de Drogas 3 of 10

Tipos de Drogas y Sus Efectos

Abordaremos los peligros del uso de drogas y cómo ciertas sustancias afectan tu capacidad de manejo. Antes de profundizar en drogas específicas y sus efectos, veamos los “tipos” de drogas. Existen miles de drogas diferentes, cada una con una composición química distinta que ejerce un efecto único en las funciones del cuerpo humano.