Conducir con Mal Tiempo
Manejar de Noche

Consejos de Seguridad para Manejar de Noche: Visibilidad Reducida, Fatiga y Uso de Luces

Updated 23 de Enero de 2021

Manejar de noche es considerablemente más difícil y peligroso que manejar de día. Estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad muestran que las muertes de tránsito son tres veces más comunes de noche que en las horas del día. Para mantenerte seguro a ti, a tus pasajeros y a los demás usuarios de carretera, debes entender los desafíos de manejar de noche y saber cómo compensarlos.

Si debes conducir de noche, es mejor elegir rutas conocidas. Esto te dará mejores posibilidades de detectar peligros y navegar exitosamente a través de las curvas en la carretera. Sin embargo, no asumas que la familiaridad con la carretera significa que puedes ser complaciente. ¡Un manejo seguro de noche requiere concentración en todo momento!

Consejos de seguridad para manejar de noche

El Consejo Nacional de Seguridad ha emitido los siguientes consejos para ayudar a que los conductores se mantengan seguros y eviten accidentes al usar las carreteras de noche.

  1. 1

    Mantén las distracciones al mínimo.
    Asegúrate de poner toda la atención en la carretera, apagando la radio, ignorando el celular y pidiendo a los pasajeros que te dejen concentrarte.

  2. 2

    Asegúrate de que tu vehículo esté limpio.
    La suciedad en el parabrisas y los espejos pueden empeorar los destellos de las luces de los otros conductores.

  3. 3

    Atenúa las luces del tablero para limitar el reflejo en la parte interior del parabrisas.

  4. 4

    Asegúrate de que las luces estén alineadas correctamente y apuntando hacia la carretera.

  5. 5

    Hazte exámenes de la vista de manera regular y usa anteojos si los necesitas.

  6. 6

    Presta atención a la vida silvestre.
    Ciertos animales (venados, por ejemplo) están más activos inmediatamente antes del amanecer y al anochecer.

  7. 7

    Sobre todas las cosas, reduce la velocidad.

Baja visibilidad

La visibilidad reducida es una de las principales razones por las que es tan peligroso manejar de noche. Estudios indican que casi un 90% de las decisiones que tomas al conducir se basan en lo que puedes ver en tus alrededores. Tu capacidad de tomar decisiones correctas y seguras depende de qué tan bien puedas ver.

La oscuridad reduce drásticamente la distancia a la que puedas ver y reaccionar ante los peligros que se aproximan. También limita severamente la percepción de profundidad, el reconocimiento de los colores y la visión periférica. Solo debes conducir de noche cuando las luces del automóvil estén funcionando y los lentes estén limpios para maximizar tu capacidad de ver y ser visto en la oscuridad.

La luz limitada no es el único factor que reduce la visibilidad al manejar de noche. Los destellos de las luces de otros conductores también pueden interferir con tu visión e incluso provocarte ceguera temporal. Debes saber contrarrestar el resplandor y cómo evitar cegar a los demás conductores con tus luces.

Los conductores deben asegurarse de no “sobrepasar” el alcance de sus luces. La mayoría de las luces permiten ver unos 350 pies adelante. Si manejas a una velocidad demasiado rápida para reaccionar y parar dentro de esa distancia, no podrás evitar una colisión si aparece un obstáculo en la carretera adelante. Conduce siempre dentro del rango de tus luces y presta atención a las señales de tránsito, ya que serán más difíciles de identificar.

Reducir la velocidad

Debes manejar más lentamente de noche, ya que la visibilidad limitada extiende el tiempo de reacción. El automovilista promedio necesita mucho más tiempo para parar al manejar de noche que al hacerlo de día.

Ten un cuidado adicional en las intersecciones y mira en busca de peatones. Caminantes, corredores, ciclistas y otros peatones serán menos visibles en la oscuridad y es posible que no estén utilizando ropa reflectante. Recortar tu velocidad te permitirá más tiempo para evitar colisiones y reducirá las probabilidades de que tú u otra persona resulte herida en caso de un accidente.

Luces altas vs. luces bajas

Los conductores deben usar las luces de largo alcance en las autopistas abiertas y en las áreas rurales, a menos que se apliquen las excepciones indicadas más adelante. Las luces de corto alcance solo son efectivas a velocidades hasta 20-25 mph. A velocidades mayores tendrás el riesgo de “sobrepasar” tus luces. A velocidades por encima de los 25 mph, las luces altas ofrecen una visibilidad máxima y permiten que los conductores vean objetos hasta 450 pies adelante de su vehículo. Al conducir hacia la oscuridad desde un área bien iluminada, asegúrate de hacerlo lentamente hasta que tus ojos hayan tenido tiempo de adaptarse.

Tienes la responsabilidad de no cegar a otros conductores con tus luces. Las luces altas no se deben utilizar cerca de un vehículo que se aproxima o un vehículo al que te acercas por detrás. El manual de manejo de tu estado indicará a qué distancia de otros usuarios de carretera debes atenuar las luces, aunque las reglas son similares en todo Estados Unidos.

La ley en California, Florida y Pennsylvania establece que los conductores no deben usar las luces de largo alcance a menos de 500 pies de un vehículo que se aproxima o a menos de 300 pies de un vehículo que va adelante. En estas situaciones, se deben utilizar las luces de corto alcance.

Otros conductores que usan luces altas

Evita que otros conductores te cieguen dejando de ver las luces altas directamente. En vez de eso, enfoca tus ojos en el borde derecho de tu carril y observa al conductor que se aproxima con tu visión periférica. Mientras mantengas tus ojos desviados hasta que el conductor haya pasado, utiliza la línea del borde o la línea central como guía para tu rumbo.

No debes tomar represalias contra el otro conductor dejando tus luces altas, ya que ambos podrían quedar cegados. Sin embargo, puedes parpadear tus luces altas hacia un conductor que se aproxima son las luces altas encendidas para advertirle que debe atenuarlas.

Puedes reducir el destello de las luces altas que se acercan por detrás cambiando la configuración de tu espejo retrovisor al modo “noche”.

Fatiga al volante

Conducir con cansancio es igual de peligroso que manejar borracho. Puede afectar la visión, las habilidades de conducción, el juicio y el tiempo de reacción. La fatiga puede ser un problema al manejar de noche en horas en las que habitualmente duermes. Trata de evitar esto siempre que sea posible.

Manejar de noche con cansancio es una combinación letal. Si es absolutamente necesario que conduzcas con cansancio, asegúrate de tener descansos regulares y tomar aire fresco. En esta situación, es recomendable encender la radio en una estación que te ayude a permanecer despierto.

Condiciones peligrosas

Las condiciones de manejo que ya son peligrosas se vuelven aún más peligrosas en la oscuridad. No es aconsejable manejar de noche bajo una lluvia intensa, nieve o niebla. Cuando no puedas evitarlo, debes reducir la velocidad y tener precaución adicional. Si te metes en problemas y debes detenerte a un costado de la carretera, asegúrate de activar las luces de emergencia para que otros conductores puedan verte.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Salir del Barro
Técnicas Avanzadas de Manejo 1 of 8

Salir del Barro y la Nieve

Los vehículos que no han sido preparados correctamente para las condiciones de manejo en invierno pueden atascarse fácilmente en la nieve o el hielo. En otras situaciones, el barro profundo o incluso la arena pueden ser suficientes para atrapar tu vehículo. Cuando quedes atascado en el barro o la nieve, debes saber maniobrar para salir del problema sin necesidad de equipo especializado.

Usar Cadenas para Nieve
Técnicas Avanzadas de Manejo 2 of 8

Usar Cadenas para Nieve

En regiones de frío extremo, nieve o montaña, usar cadenas para nieve puede ser la única manera de que tu vehículo siga en movimiento. Las cadenas de nieve aumentan la tracción o el “agarre” de las ruedas en la superficie de la carretera. Las llantas de invierno tienen una función similar, aunque no brindan suficiente tracción para que tu vehículo salga de situaciones extremadamente resbaladizas o nieve profunda.

Conducir en Caminos de Montaña
Técnicas Avanzadas de Manejo 3 of 8

Conducir en Montañas

Conducir en montañas puede ser desafiante debido a las condiciones climáticas que cambian constantemente y la elevada concentración del conductor en las carreteras de montaña. Por otro lado, manejar en montañas puede ser una experiencia inmensamente alegre, con un gran paisaje que rodea al conductor en cada milla del camino.

Review
Conducir con Mal Tiempo 5 of 11

Aquaplaning

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre sobre carreteras mojadas, cuando un vehículo toca una capa de agua con la suficiente velocidad para deslizarse sobre ella en lugar de mantener contacto con la superficie del camino. El aumento de velocidad hace que la canalización del agua sea menos efectiva y puede separar tus ruedas del asfalto, por lo que ruedan sobre el agua como esquís acuáticos. Cuando sucede el hidroplaneo puede llevar a una pérdida parcial o completa de control y dirección del volante. Es algo que todos los conductores quieren evitar.

Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.

Conducir con Mal Tiempo 7 of 11

Manejar con Viento Fuerte

Los vientos fuertes a veces pueden ser un problema para los conductores de automóviles. Son especialmente peligrosos para autos ligeros, vehículos con remolques, caravanas y otros vehículos recreativos altos. Al conducir en condiciones de viento, reducir la velocidad es la mejor forma de evitar un accidente.

Conducir con Mal Tiempo 8 of 11

Manejar con Nieve y Hielo

Manejar cuando hay nieve o hielo en las carreteras es extremadamente peligroso. Con nieve o hielo en tus llantas se reducirá la tracción de la superficie de la carretera de gran manera, aumentando la distancia requerida para parar. El hielo es generalmente más peligroso que la nieve ya que es muy difícil de ver.

Conducir con Mal Tiempo 9 of 11

Manejar en una Tormenta de Nieve

Las tormentas de nieve combinan la visibilidad limitada de la niebla con las carreteras resbaladizas que puedes esperar cuando hay hielo y nieve. Manejar en una tormenta de nieve hace increíblemente difícil ver lo que sucede a tu alrededor y mantener el control del vehículo. La mejor defensa contra una ventisca es no conducir en una.

Conducir con Mal Tiempo 10 of 11

Manejar en Climas Cálidos

Conducir en un clima extremadamente caluroso puede ser dañino para tu salid y la salud de tu vehículo. El calor es el factor mortal número uno relacionado con el clima en los Estados Unidos. Al manejar en climas cálidos, presta atención a la luz de advertencia de temperatura. Si se enciende o llega a la zona roja, lleva tu vehículo a un costado de la carretera y detente. Quédate lejos del tráfico y estaciona bajo la sombra, de ser posible.