Actitud al Conducir
Actitud Correcta para Evitar la Ira de Carretera

Adoptar la Actitud Correcta: Consejos para Lidiar con la Ira de Carretera

Updated 29 de Enero de 2021

Aprender a conducir no es una tarea que se debe tomar a la ligera. Es importante prepararte mentalmente para la mezcla de emociones que experimentarás en el asiento del conductor. A veces sentirás emoción, euforia, liberad y una sensación de poder. Aunque estos son sentimientos esencialmente positivos, aún pueden ser abrumadores y llegar a tener un impacto negativo en tu capacidad de manejar con seguridad.

También debes aceptar que la conducción no siempre es una experiencia positiva. Dependiendo de las acciones de otros usuarios de carretera y los eventos en el entorno de la carretera, es posible que experimentes ansiedad, nerviosismo, frustración o enojo. Adoptar una actitud positiva y autorreflexiva desde el inicio de tu viaje de aprendizaje te ayudará a controlar estas emociones y mantenerte seguro detrás del volante.

La importancia de una actitud positiva

No se puede subestimar la importancia de adoptar una actitud de manejo positiva para evitar la ira de carretera. Podrías ser el conductor más habilidoso y conocedor del planeta pero aun así presentar un peligro para ti y para los demás cada vez que te subes al asiento del conductor si lo haces con una mala actitud. ¿Entonces por qué importa la actitud?

Las decisiones que tomas mientras conduces son el factor de mayor influencia en cuanto al nivel de riesgo al que te expones. Tomar las decisiones correctas te protegerá del 99% de todos los conflictos en la vía. Por otro lado, tomar decisiones erróneas aumentará drásticamente el riesgo que enfrentas en cada situación en la carretera. Si te vuelves un mal conductor que decide mal, es cuestión de tiempo para verte involucrado en un accidente de tránsito.

Tu actitud al volante determinará el tipo de decisiones que tomarás como conductor. Si te subes al auto con una actitud cortés, consciente y considerada, tendrás más probabilidades de tomar decisiones de manejo seguras. Si te comportas de manera desconsiderada o actúas como si fueras “un regalo de Dios para la conducción”, eventualmente cometerás un error y será más temprano que tarde. Recuerda que cualquier error puede costarte la vida.

Evitar las emociones peligrosas

Es fácil sentirse poderoso e intocable en el asiento del conductor. Debes recordarte el peligro que enfrentas cada vez que manejas para no desarrollar una actitud de conducción peligrosa. Emociones como enojo, egoísmo, pereza e impulsividad no tienen lugar detrás del volante. Debes aprender a identificar estas cualidades negativas en ti cuando aparezcan y eliminarlas antes de que te pongan en riesgo.

Identificar las influencias negativas

Los conductores con malas actitudes suelen estar condicionados por un contacto prolongado con otros conductores con malas actitudes. La forma en que pensamos está influenciada drásticamente por las personas más cercanas. Si un padre, un hermano mayor o un amigo muestra una mala actitud al conducir, es probable que hayas adquirido algunos de esos hábitos peligrosos. Estos rasgos heredados pueden ser difíciles de detectar y aún más difíciles de corregir, por lo que es tan importante mantener una actitud de autorreflexión al aprender a manejar.

Considera si alguna de estas situaciones se aplica en tu experiencia de conducción antes de convertirte en estudiante de manejo:

  1. 1

    Uno de tus padres se frustra visiblemente cuando está al volante y grita o toca la bocina con regularidad hacia los demás conductores.

  2. 2

    Tus películas favoritas o programas de TV tienen personajes que manejan de manera peligrosa y son recompensados por ello con un alto estatus social.

  3. 3

    Tus amigos valoran la conducción temeraria.
    Con frecuencia se lucen al conducir y reciben elogios por exceder el límite de velocidad, girar las ruedas, hacer carreras o provocar a los demás.

Puede que no pienses que estas experiencias formarán la manera en que tú conduces pero si no monitoreas tu actitud con cuidado, es algo que pueda pasar fácilmente. Recuerda que solo porque algo se siente “normal” no significa que sea normal o seguro.

Comentarios al conducir

Utilizar la técnica de comentarios mientras conduces con tu instructor te puede ayudar a desarrollar una actitud de manejo positiva, sacando de raíz cualquier pensamiento problemático a medida que aprendes. La próxima vez que tomes una lección, habla con tu instructor sobre las cosas que notas en la carretera adelante y cómo intentarás ajustar tu comportamiento de manejo. Como instructor calificado, rápidamente notará actitudes dañinas y malos hábitos que afecten tu capacidad de razonamiento y podrá decirte cómo hacer correcciones.

La práctica es importante cuando estás aprendiendo a manejar pero debes tomar en cuenta que solo la práctica consciente puede arreglar los malos hábitos de conducción. Si conduces con tus padres o amigos con frecuencia sin una actitud de autorreflexión, podrías terminar empeorando los malos hábitos en lugar de solucionarlos.

Aprender a corregir los malos hábitos de manejo

Desarrollar una actitud positiva y hábitos seguros de conducción requiere de enfoque y repetición. Cuando detectes la formación de un mal hábito, debes considerar qué acción podría reemplazar de mejor manera ese hábito para hacerte un conductor más seguro. Luego practica aplicando el hábito nuevo y positivo, una y otra vez hasta que lo hagas de manera automática.

Toma en cuenta que crear un hábito “bueno” no significa que el trabajo esté terminado. A medida que ganas experiencia y tienes más comodidad detrás del volante, los buenos hábitos pueden deshacerse por culpa de la pereza o el exceso de confianza. Mantener una actitud positiva al volante es un compromiso de por vida. Siempre debes prestar atención a la forma en que tomas decisiones detrás del volante y eliminar los malos hábitos de raíz de inmediato.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Tener Autocontrol al Conducir
Actitud al Conducir 3 of 4

Emociones que Afectan la Conducción

Las emociones humanas son fuerzas poderosas que fácilmente pueden afectar un estado mental ideal si no se controlan. Piensa cuántas veces al día tus emociones afectan las decisiones que tomas y la forma en que haces las cosas. Imagina lo fácil que sería vivir una vida exitosa, productiva y eficiente sin que las emociones se interpusieran en tu camino.

Afrontar el Estrés al Volante
Actitud al Conducir 4 of 4

Afrontar el Estrés al Volante

Conducir es una actividad estresante, ya que implica permanecer alerta, alternar entre múltiples tareas y evitar situaciones peligrosas. Si estás detrás del volante mientras sufres estrés por otros eventos o presiones, podrías estresarte demasiado para prestar atención, evaluar la carretera de forma adecuada y tomar decisiones de manejo sensatas.

Conducción Agresiva e Ira de Carretera
Evitar la Ira de Carretera 1 of 6

Ira de Carretera y Conducción Agresiva

La conducción agresiva es un comportamiento que puede resultar de emociones descontroladas o un estrés excesivo al volante. Una acción peligrosa e intencionada alimentada por frustración, impaciencia, enojo o estrés se considera conducción agresiva.

Review
Curso Rápido de Manejo Defensivo 3 of 7

El Sistema SEE

El sistema SEE es una estrategia de conducción defensiva que permite evitar colisiones manteniendo un espacio libre de obstáculos alrededor de tu vehículo. Es un sistema de gestión de espacios. Los conductores que manejan el espacio alrededor de sus vehículo de forma efectiva pueden predecir situaciones peligrosas antes de que sucedan o cambiar su comportamiento de manejo para evitar que esa situación ocurra.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 4 of 7

Examinar la Carretera

La primera etapa del sistema SEE, o de cualquier estrategia de manejo defensivo, es examinar la carretera para detectar peligros potenciales y cambios futuros que podrían requerir modificaciones a tu comportamiento de conducción. Este paso es crucial, ya que tu capacidad de tomar decisiones de manejo seguras depende de formar una imagen precisa de la situación alrededor de tu vehículo.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 5 of 7

Identificar los Peligros de la Carretera

Cuando tengas más confianza al volante, evaluar los peligros y hacer los ajustes necesarios en tu comportamiento de manejo será algo tan instintivo como respirar. La única forma de asegurarte de evitar todos los peligros es permanecer atento y enfocado en examinar la carretera activamente.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 6 of 7

Evaluar los Peligros de la Carretera

Una vez que realizas la búsqueda en la carretera para recopilar información visual, debes evaluar lo que has visto para elegir una respuesta adecuada. De acuerdo con el sistema SEE, el paso final será ejecutar esa respuesta. La respuesta que elijas debe reflejar el curso de acción más seguro para esa situación de manejo.

Curso Rápido de Manejo Defensivo 7 of 7

Ejecutar una Respuesta

El paso final del sistema SEE es ejecutar una respuesta basada en tu evaluación de las condiciones de la carretera. Tu respuesta puede requerir una maniobra drástica y evasiva o, en el otro extremo de la escala, un pequeño ajuste de posición de carril. Habrá muchas ocasiones donde tu respuesta será simplemente no hacer nada, sosteniendo tu rumbo y velocidad actuales.

Actitud al Conducir 1 of 4

Ira de Carretera

“Ira de carretera” describe un estado mental extremadamente agresivo que resulta en un comportamiento de manejo desconsiderado, peligroso y a menudo violento. Un automovilista que sufre de ira en la carretera puede ignorar completamente las leyes de tránsito, los protocolos de manejo defensivo, su propia seguridad y la seguridad de los demás a su alrededor.