Conducir en Curvas y Colinas
Manejar en Colinas

Manejar en Colinas: Elegir las Marchas, Afrontar el Inicio de las Pendientes y Estacionar

Updated 21 de Enero de 2021

Manejar en colinas presenta casi los mismos desafíos que conducir en una carretera con curvas. Tu vista del tráfico opuesto puede verse obstruida por la cima de la colina y habrá fuerzas adicionales actuando sobre tu vehículo. Mientras las fuerzas centrípetas y centrífugas afectan tu automóvil en una curva, manejar en colinas significa que tendrás que lidiar con la gravedad. Mientras más empinada sea la pendiente, mayor será su efecto.

Si la cima de la colina obstruye tu vista de la carretera del otro lado, siempre debes asumir que habrá vehículos aproximándose desde la dirección opuesta. Cuando te aproximes a la cima, reduce tu velocidad y muévete a la Posición de Carril 3. Mantén tus ojos en la carretera adelante hasta donde lo permita tu línea de visión, haciendo los ajustes necesarios a la posición de carril y la velocidad a medida que avanzas sobre la colina.

En términos de cómo afectará la gravedad a tu vehículo, toma en cuenta lo siguiente:

  • La gravedad trabajará CONTRA ti cuando conduzcas CUESTA ARRIBA. Es posible que necesitas rebajar una marcha y aumentar la presión en el acelerador para mantener tu velocidad.
  • La gravedad trabajará CONTIGO cuando conduzcas CUESTA ABAJO. Tu automóvil se acelerará de manera natural. Puede que necesitas aplicar los frenos o bajar una marcha para mantener una velocidad y distancia de frenado seguras.

Elegir una marcha

Sí, leíste los últimos dos párrafos correctamente. Bajar a una marcha menor ayudará a mantener el control de tu vehículo en situaciones de manejo tanto cuesta arriba como cuesta abajo. Por supuesto, se aplica solo si tu automóvil tiene transmisión manual o varias marchas para conducir en automático. En un vehículo automático regular con una sola marcha para manejar, el automóvil hará el trabajo por ti.

  • En una pendiente cuesta arriba, conducir en una marcha inferior ayudará a contrarrestar la gravedad que actúa sobre el vehículo y a mantener la velocidad.
  • En una pendiente cuesta abajo, una marcha más baja evitará que el vehículo gane demasiada inercia y aumente la velocidad.

Camiones y vehículos grandes

Los vehículos grandes o extremadamente pesados suelen tener problemas en las colinas empinadas. Dependiendo de la gradiente de la pendiente cuesta arriba, es posible que estos vehículos no ganen suficiente velocidad para cruzar la cima de la colina sin detenerse o rodar hacia atrás. En una pendiente hacia abajo, existe el problema opuesto. Un vehículo pesado tendrá dificultades para manejar la fuerza de gravedad que lo lleva hacia adelante. Con demasiada velocidad, pueden fallar los frenos de un camión grande y provocar que el conductor pierda el control.

Los otros automovilistas deben conocer los riesgos de manejar en colinas cuando hay vehículos grandes cerca y saber qué hacer si algo sale mal. Si hay un camión o un vehículo grande similar aproximándose a la cima de la colina adelante de ti, debes disminuir la velocidad y mantener una distancia de seguimiento mucho más grande. Esto debería permitirte suficiente espacio para escapar si el vehículo se detiene o empieza a rodar hacia atrás.

Cuando estás conduciendo cuesta abajo adelante de un vehículo grande que tiene el potencial de quedarse sin frenos, presta atención a los espejos retrovisores y laterales. Si el camión está perdiendo agarre demasiado rápido o emitiendo un humo blanco en los costados, detén tu vehículo de inmediato alejándolo lo más posible hacia el hombro de la carretera. Recuerda que los carriles para camiones sin control están colocados en muchas carreteras al pie de las colinas empinadas. Al detenerte, NO bloquees la rampa de escape del camión con tu automóvil, ya que el chofer del camión dependerá de ella para una salida segura.

Derecho de paso en colinas

El derecho de paso en las colinas está determinado por quién debe ajustar el rumbo con el menor riesgo. Si dos vehículos que viajan en direcciones opuestas se encuentran en una colina empinada y estrecha, el conductor que va cuesta abajo debe hacer espacio para el conductor que va cuesta arriba. Esto es debido a que es probable que un vehículo deba dar marcha atrás para permitir que pase el otro vehículo y es mucho más fácil controlar el vehículo en reversa cuesta arriba que hacerlo en reversa cuesta abajo.

Frenar y detenerse

Los vehículos que se detienen mientras viajan cuesta arriba tienen el riesgo de rodar hacia atrás. Trata de mantener un espacio seguro adelante y detrás de tu vehículo en caso de que tú u otro conductor que vaya adelante de ti deba parar. En colinas empinadas, debes asegurarte de usar el freno de mano mientras permaneces estacionado.

Viajar cuesta abajo significa lidiar con la fuerza de gravedad que te lleva hacia adelante. Es imperativo mantener una velocidad con la que puedas utilizar los frenos para detenerte, de ser necesario. Muchos conductores cometen el error de utilizar el freno en exceso para mantener una velocidad segura al conducir cuesta abajo. Esto pondrá excesiva presión sobre tus frenos y podría llevar a que se sobrecalienten y fallen. También debes evitar que el vehículo se mueva en neutro y viajar cuesta abajo con tu pie en el embrague. En lugar de eso, maneja en una marcha más baja para limitar la velocidad del automóvil.

Estacionar en colinas

La mayoría de los manuales de conducir a nivel estatal cuentan con información sobre el estacionamiento en colinas. Probablemente tu manual de dirá que gires tus ruedas hacia el borde de la acera o lejos de él dependiendo si estás cuesta arriba o cuesta abajo. Aunque seguramente no explicará por qué debes tomar estas medidas o qué debes hacer si no hay una acera. Es mejor aprender la teoría básica detrás del estacionamiento en pendientes que solo memorizar un conjunto de reglas. De esta forma, podrás recordar la información y aplicarle con más eficacia.

Monitorear la temperatura del motor

Conducir cuesta arriba pone mucha más presión al motor que conducir cuesta abajo o en un tramo de carretera plano, ya que debe trabajar más para contrarrestar la gravedad y el movimiento del automóvil. El riesgo de que el motor se sobrecaliente y falle es mucho mayor al viajar cuesta arriba, especialmente en los vehículos más viejos o cuando hace calor.

La manera más inteligente de mitigar este riesgo es simplemente prestar atención a la temperatura del motor. Si empieza a subir, haz una breve parada para dejar todo se enfríe. Los conductores también deben mantener altos sus niveles de refrigerante y usar una marcha más baja cuando viajan en largas carreteras cuesta arriba.

Conducir en montañas

Cuando manejas en carreteras de montaña, el riesgo de sobrecalentamiento y falla del motor es alto. Incluso cuando te mueves en una pendiente cuesta abajo de un área montañosa tu vehículo estará bajo más presión que la usual, ya que las grandes altitudes pueden afectar negativamente la dirección del volante, los frenos, la suspensión y los sistemas de enfriamiento. El riesgo de que algo salga mal con uno de estos componentes es mucho mayor cuando tu vehículo es viejo o no se ha revisado con regularidad.

Las carreteras montañosas no suelen tener buen mantenimiento, así que los conductores deben prepararse para reducir la velocidad para adaptarse a las malas condiciones de manejo. Toma en cuenta que las condiciones climáticas pueden ser extremas e impredecibles en las regiones montañosas, además de que podrían haber obstáculos que bloquean la carretera, como vida silvestre o caídas de rocas. A fin de cuentas, conducir en montañas puede ser increíblemente peligroso.

Cuando conduzcas en una carretera montañosa empinada, debes prestar atención a la condición y el rendimiento de tu vehículo. Ante la primera señal de problemas, encuentra un espacio seguro para detenerte y deja que tu motor descanse o busca asistencia. Cuando no sea posible parar de inmediato pero tu motor esté averiado, sigue moviéndote lentamente en el extremo derecho del carril derecho hasta que puedas detenerte de manera segura.

Riesgos de conducir a gran altitud

Hablemos un poco más sobre los problemas que tu vehículo puede enfrentar al manejar en grandes altitudes. Una de las amenazas más grandes que debes enfrentar es el aire enrarecido de la montaña que reduce la potencia del motor y, con ello, tu capacidad para acelerar. Realizar las maniobras normales como subir colinas, acelerar y rebasar a otros vehículos, serán más difíciles cuanto más alto te encuentres. Toma en cuenta estas limitaciones mientras conduces en carreteras de montaña y prepárate para hacer ajustes a la hora de maniobrar.

En grandes altitudes, los líquidos pueden hervir y vaporizarse a temperaturas más bajas. Este es el segundo peligro más importante que debes considerar para conducir en carreteras montañosas. El gas que se convierte en vapor con el sobrecalentamiento del motor se conoce como “bloqueo de vapor”. Esto puede inhabilitar completamente tu vehículo. El bloqueo de vapor puede ocurrir en grandes elevaciones mucho más fácil que a nivel del mar. Si el indicador de temperatura del motor muestra que el motor se está sobrecalentando o se enciende la señal de advertencia del motor, debes tratar de enfriar el automóvil de inmediato o correrás el riesgo de sufrir una falla.

Si es seguro hacerlo, para a un costado de la carretera y deja el motor siga funcionando sin esfuerzo para que se enfríe. Apagar el vehículo por completo podría causar que el combustible que ya está en el motor se vaporice. Si no es posible detenerte a un lado del camino, también puedes intentar enfriar el motor activando los calentadores del automóvil para eliminar el exceso de calor.

Salud del conductor en grandes altitudes

La salud de tu vehículo no es la única que puede sufrir al conducir a gran altitud. La salud humana también puede verse afectada por el aire de montaña. El aire “enrarecido” de montaña tiene menos oxígeno que el aire al que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a respirar a baja altitud. Esta falta de oxígeno, unida a una pobre hidratación, pueden provocar un peligroso mal de altura. Para protegerte cuando manejes en grandes altitudes, toma las siguientes precauciones:

  1. 1

    Toma por lo menos el doble de líquido de lo habitual.
    Agua y jugos de frutas son las mejores opciones para maximizar tu hidratación y mantener los niveles de azúcar en la sangre normales.

  2. 2

    Evita tomar alcohol.
    Incluso las pequeñas cantidades de alcohol que normalmente no superarían el límite legal podrían afectar tu habilidad para conducir en grandes altitudes.

  3. 3

    Evita los alimentos salados, el café y las bebidas con cafeína.
    Estos empeorarán la deshidratación.

  4. 4

    Come poco y con frecuencia, mientras tomas un descanso de la conducción.
    Elige alimentos ricos en carbohidratos, bajos en grasa y bajos en proteína, ya que estos te ayudarán a mantener los niveles normales de energía.

Recuerda que incluso los casos leves de mal de altura pueden reducir seriamente tu tiempo de reacción y tu estado de alerta general. Si empiezas a sentirte mal al conducir a gran altura, detente a un costado de la carretera y tómate un descanso ante la próxima oportunidad segura que tengas.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Conducir en Tráfico Pesado
Manejar en Tráfico Pesado 1 of 4

Conducir en Tráfico Pesado

El tráfico pesado es el factor principal para muchos escenarios de manejo complejos, como autopistas de acceso limitado, áreas urbanas, intersecciones complejas y carreteras de múltiples carriles. Al compartir el camino con una gran cantidad de automovilistas, los conductores deben realizar múltiples tareas. Mientras monitoreas el área alrededor de tu vehículo, también tendrás que mirar la carretera adelante, colocar tu vehículo adecuadamente, mantener una velocidad asegura y asegurarte de estar en el carril correcto.

Lidiar con Tráfico Pesado en Intersecciones
Manejar en Tráfico Pesado 2 of 4

Tráfico Pesado en Intersecciones

El riesgo de verte involucrado en una colisión es considerable en las intersecciones, especialmente en la hora pico y otros momentos de tráfico pesado. Datos recientes sobre colisiones indican que cerca del 47% de todos los choques suceden en intersecciones, incluyendo aproximadamente la mitad de todos los choques que resultan en lesiones.

Lidiar con Tráfico Pesado en las Autopistas
Manejar en Tráfico Pesado 3 of 4

Tráfico Pesado en Carreteras de Múltiples Carriles

Conducir en carreteras de múltiples carriles muy transitadas requiere una vigilancia constante. Con el tráfico y los peligros potenciales adelante, atrás y a ambos lados de tu vehículo, hay un alto riesgo de accidente o colisión. Debes estar listo para modificar tu velocidad o posición de carril para evitar el peligro en cualquier momento.

Review
Conducir en Áreas Residenciales 3 of 3

Riesgos de Estacionamiento

Buscar un espacio de estacionamiento en medio de carreteras congestionadas puede llevar a los conductores a comportarse con menos cortesía y seguridad de lo habitual. Es fácil pasar por alto las reglas de carretera y frustrarse con otros conductores al competir con tantos automovilistas por unos pocos lugares de estacionamiento.

Manejar en Caminos Rurales 1 of 3

Conducir en Caminos Rurales

Conducir en caminos rurales puede ser tan peligroso como conducir en autopistas de alta velocidad o calles muy transitadas de la ciudad. Los peligros son menores en las carreteras rurales, aunque el riesgo general es mayor. Visibilidad limitada, falta de señales de tránsito, manejo descuidado y condiciones cambiantes de la carretera hacen que las muertes en el tráfico rural sean trágicamente comunes.

Manejar en Caminos Rurales 2 of 3

Peligros en Caminos Rurales

A pesar del ritmo de vida lento, el bajo volumen de tráfico y el paisaje tranquilo que caracteriza a la mayoría de las comunidades rurales de Estados Unidos, es más probable que los conductores se vean involucrados en un accidente mortal en un camino rural que en cualquier otro lugar. En 2016, la NHTSA registró 37.461 muertes de tránsito en total y 18.590 (un 50%) de ellas ocurrieron en áreas rurales.

Manejar en Caminos Rurales 3 of 3

Enfoques para Conducir en Áreas Rurales

Mantenerte seguro en los caminos rurales depende de permanecer alerta, buscar la mejor vista posible de la carretera adelante y darte el tiempo suficiente para parar o maniobrar con tal de evitar una colisión. No arriesgues si te sientes en cansado en un camino rural. Encuentra un lugar seguro para detenerte y considera tomar una pequeña siesta antes de continuar tu viaje.

Conducir en Curvas y Colinas 1 of 3

Curvas y Colinas

Al conducir en un tramo de carretera que no es plano o recto, un automovilista debe lidiar con fuerzas adicionales que actúan sobre su vehículo. Se deben hacer ajustes de velocidad y posición de carril para contrarrestar estas fuerzas y mantener el control. Además, la línea de visión puede verse obstaculizada en el punto de medio de una curva o la cima de una colina.

Conducir en Curvas y Colinas 2 of 3

Manejar en Curvas

No es necesario ser un científico espacial para navegar por las curvas de la carretera de manera segura, aunque tendrás que entender las fuerzas que actúan sobre tu vehículo y aprender a mantener el control. Al conducir por una curva en la carretera, el camino circular de tu vehículo creará una fuerza centrífuga que te empujará hacia el borde de la curva. Siempre presta atención a las curvas de la carretera adelante y haz los cambios necesarios de velocidad y posición lo antes posible.