Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias
La Eficacia de las Regulaciones sobre Conducción Ebria

Regulaciones sobre Conducción Ebria: ¿Qué tan eficaces son?

Updated 2 de Febrero de 2021

La restricción y regulación del alcohol ha demostrado ser un arma eficaz contra la conducción ebria en Estados Unidos. En 1982, cuando es estableció la Comisión Presidencial Contra la Conducción en Estado de Ebriedad (PCDD, por sus siglas en inglés), la conducción afectada por el alcohol estaba considerada como una epidemia nacional. Tan solo en ese año, la conducción ebria cobró 21.113 vidas, representan casi un 50% de todas las muertes relacionadas con el tráfico.

La PCDD definió 39 “recomendaciones” para atacar el problema del manejo ebrio por completo, que incluían sanciones más fuertes para los conductores borrachos condenados, campañas públicas contra la conducción en estado de ebriedad y programas de concientización para jóvenes. La más notable entre las 39 recomendaciones fue la propuesta de atacar la conducción ebria de menores, al elevar la edad mínima legal para consumir alcohol. En 1984, el presidente Reagan firmó la Ley de Edad Mínima Legal para Consumir Alcohol, fijando la edad mínima legal para tomar alcohol en 21 años. Para 1987, todos los 50 estados ya habían adoptado este nuevo límite.

En 1998, el presidente Clinton propuso públicamente un nuevo límite BAC de 0.08% a nivel nacional para que fuera ilegal manejar un vehículo cumpliendo o superando este límite. En los años siguientes, el gobierno aplicó presión a los gobiernos estatales, instándolos a adoptar el límite de 0.08%. Para 2004, conducir con un BAC de 0.08% o mayor era ilegal en todos los 50 estados y el Distrito de Columbia. Al igual que la Ley de Edad Mínima para el Consumo del Alcohol, esta fue una importante victoria en la lucha contra la conducción ebria.

Menos muertes por conducción ebria

La población en los Estados Unidos aumenta cada año, al igual que el número de conductores con licencia que utilizan nuestras carreteras. De ello se infiere que el número de incidentes y muertes por conducción ebria también debería aumentar año con año. Hasta 1982, generalmente esto fue así. Desde ese entonces y con cada hito importante en las reformas contra la conducción en estado de ebriedad, hemos visto una caída considerable en las muertes por conducción ebria a nivel nacional.

Entre 1982 y 2016, las muertes por manejar ebrio se redujeron a la mitad a pesar de que la población de los Estados Unidos aumentó casi en 100 millones de personas. Mira estas cifras anuales:

  • En 1982 hubo 21.113 muertes por conducción ebria.
  • En 1991 hubo 15.827 muertes por conducción ebria.
  • En 2007 hubo 13.041 muertes por conducción ebria.
  • En 2016 hubo 10.497 muertes por conducción ebria.

Desde 1991, se estima que se han salvado 90.000 vidas como resultado de las leyes de conducción en estado de ebriedad y las políticas sobre consumo de alcohol más estrictas.

Las leyes estrictas de alcohol salvan vidas

La correlación entre la implementación de las leyes sobre alcohol más estrictas y la disminución de las muertes por conducción ebria a nivel nacional no es coincidencia. Como evidencia de que las leyes más estrictas salvan vidas debemos mirar la relación entre las medidas contra la conducción en estado de ebriedad y el número de muertes por conducción en estado de ebriedad de los estados individualmente. A pesar de que la Edad Mínima Legal para Consumir Alcohol (MLDA, por sus siglas en inglés) y el límite BAC para los conductores son leyes de cumplimiento nacional, todavía hay muchas diferencias entre los estados en cuanto a las tasas de mortalidad por conducción ebria.

En 2017, el promedio nacional de muertes por conducción en estado de ebriedad por cada 100.000 personas fue de 3.4. De un estado a otro, la tasa varió desde un 1.5 (New York) hasta un 7.6 (Wyoming). ¿Por qué la diferencia tan significativa?

Un estudio publicado en el American Journal of Preventive Medicine buscó responder esta pregunta. Los investigadores analizaron la eficacia de 29 políticas de control de alcohol alrededor del país y compararon los resultados con el número de muertes por conducción ebria en cada estado. El objetivo era si los estados con las medidas de control de alcohol más estrictas y completas tenían también las tasas de mortalidad más bajas. Y si era así, cuáles medidas se podían identificar como las más efectivas. Quizás sin mayores sorpresas, el equipo encontró que en los estados con regulaciones estrictas las probabilidades de que ocurrieran muertes de tránsito relacionadas con el alcohol eran más bajas.

Las políticas que fueron analizadas en este innovador estudio no se limitaron solo a las leyes y sanciones por conducción ebria. Los investigadores también valoraron las medidas de control de alcohol más amplias que no estaban directamente relacionadas con el manejo. Estas políticas incluyeron:

  • Leyes de identificaciones falsas.
  • Leyes de concentración de alcohol en la sangre.
  • Leyes y sanciones relacionadas con el suministro de alcohol a menores.
  • Restricciones de horarios de venta de alcohol.
  • Leyes de contenedores abiertos.
  • El uso de puntos de control de sobriedad.
  • Impuestos a las bebidas alcohólicas.
  • Programas y campañas de concientización sobre el consumo de alcohol.
  • Revocación de licencia administrativa por DUI.
  • La presencia y eficacia de los comités de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC).
  • Políticas de entregas de alcohol a domicilio.

A cada estado se le asignó una puntuación entre 1 y 5 según la eficacia de cada una de estas medidas, siendo 5 la eficacia máxima. Por lo tanto, los estados con los puntajes totales más altos fueron aquellos en que:

  1. El alcohol es más difícil de conseguir.
  2. Romper las leyes sobre alcohol conlleva sanciones más estrictas.
  3. Las campañas de concientización de alcohol eran más extendidas y tenían buena financiación.

Los resultados de este estudio mostraron que los estados con los entornos de políticas más estrictas contra el alcohol generalmente tenían las tasas de mortalidad más bajas de muertes por conducción ebria. No hay duda de que las leyes estrictas sobre el consumo de alcohol salvan vidas.

La medida más efectiva contra el DUI

Los datos del estudio mencionado anteriormente indican que las políticas que reducen el consumo el alcohol y el consumo excesivo de las bebidas alcohólicas son igual de importantes que las políticas que se refieren específicamente a la conducción en estado de ebriedad. Reducir el abuso de alcohol en general parece ser una táctica efectiva para reducir los incidentes de conducción afectada por el alcohol. Esto seguramente es porque una vez intoxicada una persona es increíblemente susceptible a tomar decisiones tontas y peligrosas, como ponerse al volante.

La prevalencia de los puntos de control de sobriedad (barricadas en las que los conductores se someten a pruebas aleatorias de intoxicación por alcohol) tuvo una conexión directa con el número de muertes de tránsito relacionadas con el alcohol. Se descubrió la misma conexión en un estudio diferente realizado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que concluyó que los puntos de control de sobriedad pueden reducir la prevalencia de las colisiones por conducción en estado de ebriedad en alrededor de un 9%. Parece que aumentar el riesgo de las repercusiones legales también es un elemento disuasorio eficaz.

Continuar con el avance

Por los últimos cuatro o cinco años, el número de personas que murieron en accidentes por conducción ebria en los Estados Unidos ha rondado la marca de las 10.000. Esto significa que alrededor de un 30% de las muertes de tránsito todavía se relacionan con el alcohol y que los gobiernos estatales siguen teniendo trabajo que hacer en la lucha contra la conducción ebria. En última instancia, todas las leyes, restricciones y sanciones del mundo no tienen ningún significado a menos que los conductores individualmente se comprometan a tener un comportamiento responsable. ¡O sea, tú! El alcohol es peligroso, puede llevarte a tomar decisiones terribles y es ilegal si tienes menos de 21 años. La única forma de permanecer seguro es mantenerte lejos.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Proteger Tu Privilegio de Conducir de un DUI y un DWI
Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 13 of 13

Cómo Proteger Tu Privilegio de Conducir

Dependiendo de tu edad y tu estado de residencia, puede que tomar alcohol y usar ciertas drogas recreativas no sea ilegal. Sin embargo, estos hábitos siempre serán perjudiciales para tu salud y bienestar emocional. Además, aunque tomar alcohol no es lo mismo que conducir en estado de ebriedad, lo primero lleva a lo segundo.

Manejar Bajo los Efectos del Alcohol
Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 1 of 12

Manejar Bajo los Efectos del Alcohol

Beber y conducir es un delito grave. También es una de las cosas más tontas y peligrosas que puede decidir hacer una persona. Si bien las sanciones por tomar y manejar varían un poco de un estado a otro, las reglas sobre DUI son prácticamente idénticas de costa a costa.

Concentración de Alcohol en la Sangre y Bebidas Estándar
Conducir Bajo la Influencia del Alcohol 2 of 12

Concentración de Alcohol en la Sangre (BAC)

Conducir con cualquier cantidad de alcohol en tu cuerpo afectará tus habilidades físicas, tiempo de reacción, visión y capacidad de buen juicio según el ambiente de la carretera. Cuanto más alta sea la concentración de alcohol en la sangre (BAC), más significativos serán los problemas.

Review
Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 6 of 13

Sanciones por DUI y DWI

Las sanciones que acompañan una condena por DUI varían de un estado a otro. Una ofensa cometida se califica como infracción, delito menor o delito grave, siendo las infracciones las menos graves y los delitos graves los más serios. En todos los 50 estados, conducir bajo la influencia se considera un delito menor o un delito grave.

Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 7 of 13

Ley de Consentimiento Implícito

“Consentimiento implícito” significa que al obtener la licencia de conducir y manejar en las vías públicas automáticamente has dado permiso para que la policía te realice pruebas químicas si un oficial sospecha que estás conduciendo intoxicado. Todos los 50 estados tienen alguna versión de la ley de consentimiento implícito.

Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 8 of 13

Consecuencias de Manejar Borracho

Manejar borracho es el delito más cometido en los Estados Unidos, con un estimado de 300.000 personas que conducen bajo la influencia del alcohol cada día. La conducción en estado de ebriedad lleva a consecuencias graves y duraderas para los conductores infractores y todas las personas inocentes afectadas por sus delitos.

Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 9 of 13

Llegar a Casa de Forma Segura

Solo hay una manera de garantizar que la conducción en estado de ebriedad no causará una colisión: no tomar y manejar. Para protegerte de un accidente por conducir ebrio no es suficiente con decir: “No voy a tomar y manejar”. Tienes que eliminar la posibilidad de manejar borracho, ya que llegado el caso el alcohol podría hacerte cambiar de opinión.

Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 10 of 13

Conducción Ebria Entre los Adolescentes

Los accidentes de tránsito son la causa principal de muerte de adolescentes en los Estados Unidos y el consumo de alcohol entre los menores de edad contribuye al problema. La pregunta es, ¿por qué tantos conductores jóvenes ignoran los riesgos y se ponen al volante después de tomar alcohol?

Conducción Afectada: Leyes y Consecuencias 11 of 13

Leyes de Tolerancia Cero

Todos los estados tienen una ley de tolerancia cero que prohíbe que los menores de 21 años manejen con cualquier cantidad de alcohol en su torrente sanguíneo. Ahora, una persona menor de 21 años con incluso trazas de alcohol en su sangre automáticamente será culpable de conducir bajo la influencia.