La Física de los Accidentes de Tránsito
Aspectos Básicos de la Física Detrás de las Colisiones de Tráfico

La Física de las Colisiones y los Accidentes de Tránsito: Cómo Minimizar el Impacto

Updated 31 de Enero de 2021

El daño sufrido en un accidente de tránsito está determinado por la energía que tiene tu vehículo al momento del impacto y la energía del objeto que golpeas. Es importante comprender las fuerzas que intervienen en las colisiones, ya que por lo general el conductor puede tomar alguna medida para minimizar la gravedad del accidente, si este es inminente.

Recuerda que tu vehículo debe perder toda su energía cinética para detenerse completamente. En una situación de manejo normal, frenar gradualmente y reducir la velocidad dará tiempo para que los frenos absorban esta energía. En una emergencia cuando el vehículo hace una parada repentina, su energía cinética se debe disipar al instante. Si de detienes de repente al chocar contra otro vehículo u objeto, la cantidad de energía cinética que tu automóvil tiene en ese momento determinará la fuerza del impacto. Cuando más energía, mayor será la gravedad del accidente.

Los dos factores que determinan la energía de un vehículo en movimiento son su peso (o más específicamente, su masa) y la velocidad a la que viaja. En pocas palabras, la energía cinética de un objeto es igual a la mitad de su masa multiplicada por su velocidad al cuadrado. Los objetos más pesados tienen más energía pero, en términos de gravedad de una colisión, la velocidad es mucho más relevante.

La fuerza de una colisión

La fuerza y la subsecuente gravedad de una colisión dependen de la energía que tiene tu vehículo al momento del impacto y la energía que tiene el objetivo contra el que chocas. La segunda ley de Newton establece que cualquier objeto que golpeas ejercerá fuerza hacia tu vehículo, incluso si se encuentra estacionado. Como cada acción resulta en una reacción igual y opuesta, tu velocidad al punto del impacto (y el peso del objeto al que golpeas) determinará cuánta fuerza ejerce sobre tu automóvil. Un objeto lo suficientemente liviano para moverse cuando lo golpeas absorberá parte de tu energía cinética, limitando la gravedad del accidente.

Por tanto, si golpeas un objeto muy ligero como un bote de basura o un cono de tráfico, la fuerza del vehículo superará por mucho a la del objeto y el daño que tu automóvil sufrirá debería ser mínima. Es probable que el bote de basura simplemente rebote contra tu auto dejando poco más que una abolladura a su paso. Chocar contra un objeto estático más pesado como un automóvil estacionado o un poste de luz sería una historia diferente. Si tu fuerza en el impacto no es suficiente para mover el objeto, la fuerza que enviará de regreso hacia tu automóvil será significativa y podría provocar muchos daños.

Chocar contra otros vehículos

La fuerza de impacto total (FI) en una colisión entre dos vehículos se ve afectada por la dirección en que ambos automóviles viajan y el punto en el que se conectan. Si ambos vehículos se mueven uno contra el otro, su energía cinética combinada contribuirá a la FI y resultará en una colisión más severa. Por ello las colisiones de frente son tan peligrosas y con frecuencia provocan muertes o lesiones serias.

Cuando dos automóviles chocan de frente, el vehículo con menos energía cinética sufrirá el mayor daño. Esto significa que un automóvil más lento se verá más afectado que un automóvil más rápido y un auto liviano se verá más afectado que un auto pesado. Cuando hay una disparidad considerable entre el peso o la velocidad de dos vehículos que chocan (por ejemplo, cuando un camión articulado golpea a un vehículo de pasajeros pequeño) el vehículo más liviano será lanzado hacia atrás o quedará completamente aplastado.

Gravedad de los accidentes de tránsito

Veamos cómo la fuerza afecta la gravedad del impacto en diferentes tipos de colisiones.

Colisiones de frente

Las colisiones frontales siempre producen la mayor fuerza de impacto. Si estás viajando a 40 mph y chocas de frente contra otro vehículo que también viaja a 40 mph, la fuerza del impacto será equivalente a golpear una pared de ladrillo.

Colisiones contra un lado

Las colisiones con impactos de lado (también conocidas como colisiones T-bone) son el segundo tipo de colisión más severo. Como los dos vehículos que chocan no se mueven directamente uno contra el otro, parte de la FI se ve reducida por el movimiento hacia adelante.

Colisiones de roce

Las colisiones en las que dos vehículos se golpean lado contra lado en un movimiento de roce están entre las menos severas. Si te encuentras en una situación en la que no puedes evitar un accidente, debes maniobrar para chocar lado contra lado con un roce en lugar de sufrir una colisión frontal o T-bone.

Colisiones por detrás

Las colisiones por detrás suelen tener la menor FI. La fuerza de la parte trasera del automóvil se transfiere a la parte delantera durante el impacto, consumiendo energía cinética al moverse hacia adelante.

Minimizar la fuerza del impacto

Casi siempre hay algo por hacer para minimizar la fuerza de impacto cuando una colisión resulta inevitable. Puede que tengas solo unos segundos para analizar la situación y reaccionar pero esto debería ser suficiente para mantener la calma y recordar tu entrenamiento de manejo. Aquí tienes algunas tácticas para reducir la gravedad que puedes utilizar para evitar lesiones serias en caso de un choque inminente:

  1. 1

    Reducir la velocidad.
    Recuerda que la FI está determinada por la energía, que en gran medida está determinada por la velocidad. Todo lo que puedas hacer para reducir la velocidad durante el impacto disminuirá la gravedad del incidente. Usa un frenado controlado para evitar derrapar y, de ser posible, maniobra de manera que tengas más tiempo para perder la velocidad antes de la colisión.

  2. 2

    Golpear contra algo más suave.
    Si no puedes reducir la velocidad a tiempo para evitar una colisión por completo, aún podrías redireccionar tu automóvil hacia un objeto que provoque menos daños. Elige arbustos, barreras contra impactos y barriles de arena en lugar de barreras de concreto, edificios y otros vehículos.

  3. 3

    Chocar contra un lado en lugar de chocar de frente.
    Si vas camino a una colisión frontal contra otro vehículo, considera si puedes disminuir la gravedad del incidente maniobrando para golpear contra un costado del otro vehículo.

Sistemas de seguridad del vehículo

Hoy en día los automóviles están diseñados con funciones de seguridad para ayudar a disminuir la gravedad de las colisiones y mejorar el rendimiento general del vehículo. Algunas de estas características (como los cinturones de seguridad) están presentes en todos los vehículos, mientras que otras funciones más avanzadas solo están disponibles para algunas marcas y modelos. Debes conocer estas características y saber cómo funcionan si alguna vez conduces un vehículo que las utiliza. Esta información también será útil cuando debas elegir un automóvil para ti.

ABS, ESP y control de tracción

Es bastante común que los vehículos modernos incluyan sistemas electrónicos de seguridad que ayudan a mantener un equilibrio óptimo y mejorar la tracción.

  1. 1

    Sistema antibloqueo de ruedas (ABS).
    Los sistemas de frenos antibloqueo están diseñados para evitar el bloqueo de ruedas y la pérdida de tracción durante el frenado. El conductor solo necesita presionar el pedal de freno con firmeza, lo que hará que los frenos presionan la rueda para reducir la velocidad gradualmente sin causar un bloqueo de ruedas.

  2. 2

    Sistemas de control de tracción.
    Los sistemas de control de tracción utilizan sensores en las ruedas del vehículo para detectar cuando una o más han perdido tracción y están rotando más rápido que las otras. Posteriormente, el sistema aplica los frenos en esa rueda de forma automática para reducir la velocidad hasta que retome la tracción.

  3. 3

    Programas electrónicos de estabilidad (ESP).
    Los programas electrónicos de estabilidad, sistemas de control de estabilidad o sistemas activos de control de dirección están diseñados para minimizar las situaciones de subviraje y sobreviraje. Estos sistemas todavía más inteligentes comparan el movimiento del volante con el rumbo y la trayectoria del automóvil. Si detectan una disparidad entre ambos, el sistema aplicará los frenos estratégicamente para ayudar al conductor a mantener el control del vehículo.

No cabe duda de que los sistemas electrónicos de seguridad pueden hacer mucho más fácil el control del vehículo en malas condiciones de manejo o en casos de emergencia. Sin embargo, al igual que los componentes mecánicos del automóvil, estos sistemas de seguridad pueden funcionar mal. Todos los conductores deben saber cómo maximizar la tracción, restaurar el equilibrio y evitar el subviraje y el sobreviraje sin la ayuda de estos sistemas, ya que un día podrían verse obligados a afrontar la situación sin ellos.

Cinturones de seguridad

Sin importar cuántos sistemas de seguridad de alta tecnología se desarrollen en el futuro, ninguna podrá reducir las muertes y las lesiones de manera tan eficaz como un simple cinturón de seguridad. Se trata de la máxima función de seguridad del automóvil y aun así muchos automovilistas no se abrochan el cinturón antes de conducir. Usar el cinturón de seguridad es la manera más efectiva de seguir en control durante las maniobras de emergencia y de protegerte en una colisión.

Si no usas el cinturón de seguridad, ejecutar maniobras evasivas podría lanzarte fuera del asiento del conductor, haciendo más difícil que alcances el volante y los pedales. Tu cinturón de seguridad también garantizará que estés en una posición más segura si un impacto hace que se despliegue la bolsa de aire. Sin el cinturón de seguridad sosteniéndote en tu lugar, la fuerza de la bolsa de aire de aire que se despliega podría causarte una lesión grave.

Conoce el manual de usuario

La mayoría de los conductores no echan más que un breve vistazo al manual de usuario del vehículo antes de ponerlo en la guantera o en el asiento trasero. Es imperativo familiarizarte con los contenidos del manual de usuario, ya que tienen información invaluable sobre las características de seguridad y los sistemas electrónicos del vehículo que podrían salvarte la vida algún día en una emergencia. Todo lo que necesitas saber sobre ajustes dentro del auto, alineación y presión de las llantas, distribución de peso y controles del tablero está detallado en este manual. ¡Asegúrate de estudiarlo por completo!

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Entender y Evitar Accidentes de Tránsito
Comprender y Evitar Colisiones 1 of 5

Entender y Evitar Accidentes de Tránsito

Los accidentes de tránsito y las colisiones una parte inevitable de ser un conductor. Incluso si logras evitar daños a la propiedad y lesiones serias en tu tiempo como automovilista, es probable que al menos experimentas algún tipo de colisión menores. Aprende a evadir y minimizar la gravedad de los diferentes tipos de accidentes.

Colisión de Tráfico Por Detrás
Comprender y Evitar Colisiones 2 of 5

Tipos de Colisiones

No hay dos colisiones que se hayan producido exactamente de la misma manera. Las colisiones frontales generalmente son las más graves, mientras que los vehículos involucrados en una colisión trasera suelen sufrir menos daños. Entender las consecuencias habituales de cada tipo de colisión te ayudará a reaccionar en caso de emergencia.

La Conducción Distraída Provoca Accidentes
Comprender y Evitar Colisiones 3 of 5

Causas de Accidentes

Las causas principales de los accidentes de tránsito y las colisiones son: las acciones de los conductores, la condición de la carretera y la condición de los vehículos involucrados. Un mal comportamiento de manejo es por mucho la causa más importante y se puede identificar como la raíz de casi todos los accidentes.

Review
Fricción y Tracción 2 of 4

Fricción en los Frenos

Algunos de los sistemas más esenciales de tu vehículo dependen de la fricción para funcionar. El mejor ejemplo de esto son los frenos. Sin fricción, tus frenos no podrían resistir el movimiento de las ruedas y detener tu auto. Exploremos esta idea con más detalle.

Fricción y Tracción 3 of 4

Tracción

La tracción es el agarre entre las llantas y la superficie de la carretera, que permite que tu vehículo pare, arranque y cambie de dirección. Entender cómo funciona la tracción y qué factores ambientales pueden disminuirla o mejorarla te ayudará a mantener un máximo control del vehículo al conducir.

Fricción y Tracción 4 of 4

Corregir la Pérdida de Tracción

Si tienes suerte y conduces de forma prudente, controlar un derrape provocado por la pérdida de tracción no es algo que debas hacer muy a menudo. Sin embargo, debes entender qué contribuye a la pérdida de tracción y cómo solucionarlo, ya que no tener la preparación cuando tu vehículo empieza a patinar podría hacer todo mucho peor.

Equilibrio del Vehículo 1 of 3

Equilibrio del Vehículo

El término “equilibrio del vehículo” se refiere a la distribución del peso del automóvil en las cuatro llantas que se conectan con la carretera. El equilibrio del auto cambiará cuando la aceleración, el frenado o los giros hagan que el peso se mueva de un área del vehículo a otra.

Equilibrio del Vehículo 2 of 3

Cabeceo, Balanceo y Guiñada

El equilibrio del vehículo (donde se asienta su peso) se verá alterado cada vez que aceleres, bajes la velocidad o gires el volante. Afortunadamente, una dirección precisa, una aceleración suave y un frenado gradual pueden evitar la pérdida de equilibrio.

Equilibrio del Vehículo 3 of 3

Equilibrio en Colinas, Curvas y Carreteras Resbaladizas

Factores como el gradiente de la carretera, el material que recubre la carretera, la condición de la superficie de la carretera, el ancho y la forma de la carretera e incluso el clima influirán en el centro de gravedad de tu automóvil y su capacidad para agarrarse del pavimento.