Elementos Esenciales
Elementos Esenciales

Dominar la Potencia: Acelerador, Dirección y Frenos

Updated 4 de Febrero de 2021

Los pedales en el espacio para los pies del conductor se usan para controlar la cantidad de potencia que pasa del motor a las ruedas. Al manejar esta potencia, puedes aumentar o disminuir la velocidad del automóvil. Cuando te instales en el asiento del conductor de tu vehículo nuevo, asegúrate de que puedas alcanzar los pedales lo suficientemente bien como para presionarlos hasta el piso del auto.

Si tus piernas no son lo suficientemente largas para alcanzar, es posible que puedas mover el asiento del conductor hacia adelante con una palanca manual debajo de la parte delantera de la silla cerca de tus pantorrillas o con controles electrónicos a un costado del asiento. Si no es posible, debes contactar al fabricante del vehículo para ver si puedes instalar pedales ajustables. Ahora, descubramos más sobre estos pedales y otros dispositivos que utilizarás para controlar la velocidad del vehículo.

Acelerador

El pedal largo rectangular que se encuentra más alejado a la derecha es el acelerador (también conocido como pedal del gas o “throttle”). Este pedal controla el flujo de combustible y aire hacia el motor del vehículo. Cuando aplicas presión al acelerador, más combustible llega al motor, lo que aumenta su potencia. La energía producida por la combustión de la gasolina se transfiere al cigüeñal, haciendo que gire más rápido a medida que se aplica más presión al acelerador. La transmisión, que discutiremos más adelante, conecta el cigüeñal al eje de transmisión que hace girar las ruedas. Por lo tanto, presionar el acelerador hace que las ruedas giren más rápido, lo que aumenta la velocidad del vehículo. Quitar presión del acelerador disminuye la velocidad del vehículo a menos que estés viajando hacia abajo en una colina lo suficientemente pronunciada para mantener la velocidad debido a la gravedad.

Todos los vehículos responden a la presión sobre el acelerador de forma diferente. Debes llegar a conocer tu automóvil para saber cuánta presión aplicar al acelerador para alcanzar la velocidad deseada. De ser posible, practica controlar tu velocidad en un lugar seguro lejos de otros vehículos y obstáculos antes de llevar tu automóvil a la carretera.

Pedal del freno

A la izquierda del acelerador está el pedal de freno de forma cuadrada (este es el pedal del freno de servicio que funciona con un sistema distinto al freno de estacionamiento). Aplicar presión al pedal del freno presionará los discos o pastillas de freno contra la superficie de las ruedas giratorias del automóvil, creando una fricción que las hará moverse más lento. Al igual que el acelerador, la respuesta de los frenos varía de un vehículo a otro.

Al aprender a usar los frenos de forma eficaz, primero debes saber si tu automóvil tiene frenos convencionales o un sistema de frenos antibloqueo (ABS). Con frenos convencionales, aplicar demasiada presión al pedal de freno puede hacer que las ruedas se bloqueen, lo que hará imposible parar o maniobrar el auto. Para detener el vehículo rápidamente con frenos convencionales, el conductor debe presionar y soltar continuamente o “bombear” el pedal del freno. Esto presionará los frenos contra las ruedas, desacelerándolas de manera gradual sin que se bloqueen.

Los vehículos con frenos antibloqueo se deben manejar de forma diferente en una parada de emergencia, por lo que debes saber cuál sistema de frenado es el que usa tu automóvil. En los vehículos equipados con ABS, un sistema electrónico maneja la cantidad de presión que los frenos ejercen sobre las ruedas, soltando automáticamente antes de que las ruedes se empiecen a bloquear. Para detener un automóvil con frenos ABS durante una emergencia, presiona y sostén el pedal de freno en un solo movimiento firme. El automóvil hará el resto.

Tanto el pedal de acelerador como el pedal de freno se deben operar con la parte anterior del pie derecho manteniendo el talón sobre el piso del vehículo. Al mantener alejado el pie izquierdo te asegurarás de no presionar accidentalmente el pedal del acelerador y el freno al mismo tiempo, lo que podría dañar tu automóvil gravemente. Descansar el talón derecho sobre el piso del automóvil te permitirá pivotar el pie rápida y suavemente entre ambos pedales según sea necesario.

Embrague

Los vehículos con una transmisión estándar tienen un embrague o “clutch” que conecta el motor con la transmisión. En estos vehículos manuales, el pedal del embrague estará a la izquierda del pedal de freno. Presionar el pedal de freno desconecta el motor de la transmisión, lo que efectivamente corta la potencia de las ruedas. Con el motor desconectado, el conductor es libre de cambiar la transmisión a una marcha diferente usando la palanca de cambios, que generalmente está ubicada entre el asiento del conductor y de del pasajero delantero. Los conductores deben reservar el pie izquierdo exclusivamente para operar el pedal del “clutch”.

Pedal muerto

El pedal muerto no es tanto un “pedal” sino un reposapiés elevado. La mayoría de los vehículos tienen un pedal muerto en el lado más alejado a la izquierda del espacio para los pies del conductor, para servir como lugar de descanso para el pie izquierdo mientras conduces. En los vehículos automáticos que no tienen un pedal de embrague, el pie izquierdo del conductor debe permanecer sobre el pedal muerto. Colocar tu pie en esta plataforma te ayudará a mantener una postura correcta mientras manejas. También te dará una superficie para apoyarte cuando necesites girar o frenar bruscamente.

Freno de estacionamiento

Todos los vehículos están construidos con un freno de estacionamiento o freno de mano en un sistema independiente a los frenos de servicio. El freno de estacionamiento (también conocido como freno de emergencia) por lo general está localizado entre el asiento del conductor y el del pasajero delantero y se opera con la mano derecha del conductor. Cuando salgas de una posición de parqueo, tendrás que desactivar el freno de estacionamiento presionando el botón de la palanca y empujándolo hacia abajo. Para activar el freno de estacionamiento cuando te detienes debes tirar la palanca hacia arriba.

El freno de mano fija las ruedas traseras del vehículo en su lugar y está diseñado principalmente para evitar que el automóvil se mueva cuando estás estacionado. Sin embargo, también se puede usar para detener el automóvil en caso de emergencia si los frenos de servicio fallan. Ten en cuenta que el freno de estacionamiento no es tan efectivo como los frenos de servicio para detener el automóvil, ya que solo actúa sobre las ruedas traseras.

Transmisión

La energía explosiva producida en el motor de combustión del vehículo se transfiere a las ruedas a través de la transmisión. El trabajo de la transmisión es manejar la cantidad de potencia que viene del motor con las diferentes marchas, luego convertir esa potencia en torque (fuerza de rotación). Si el cigüeñal del motor se conectara directamente a las ruedas sin una transmisión para mediar la potencia, las ruedas girarían demasiado rápido y tendrías muy poco control sobre la velocidad.

Las velocidades en el sistema de transmisión del vehículo van desde las bajas a las altas. En las marchas más bajas, el automóvil solo puede viajar a velocidades bajas pero tendrá acceso a la potencia de motor necesaria para arrancar desde una posición detenida, conducir cuesta arriba o llevar una carga pesada. Cuanto más altas son las marchas, las ruedes reciben menos potencia bruta del motor pero pueden girar más rápido.

Los sistemas de transmisión de los vehículos modernos son manuales o automáticos. En un vehículo manual, el conductor es responsable de seleccionar la marcha adecuada para la tarea de manejo. En los automóviles automáticos, el vehículo hace la mayor parte del trabajo para ti.

Transmisión automática

La mayoría de los vehículos estadounidenses modernos tienen transmisiones automáticas. En los vehículos automáticos, un convertidor de torque conecta el motor con la transmisión. El trabajo del convertidor de torque es detectar los cambios en la salida del motor a medida que aumentas la velocidad al presionar el acelerador. Luego cambia a una marcha más alta automáticamente cuando siente que el vehículo lo requiere. Aunque el convertidor de torque en estos vehículos maneja los cambios de velocidades, el conductor sigue siendo responsable de seleccionar el “modo” del motor utilizando la palanca en el compartimento de los pasajeros. Esta palanca generalmente se encuentra entre los asientos del conductor y del pasajero delantero, frente al freno de mano.

Posiciones de transmisión automática

En un vehículo automático, el conductor moverá la palanca de cambios hacia adelante o atrás para seleccionar uno de los modos de transmisión, dependiendo de lo que quiera hacer con el automóvil. Puede que sea necesario presionar un botón en la palanca para poder moverla. Se ha implementado esta función de seguridad para evitar que los conductores toquen la palanca y cambien de marcha de forma accidental.

A continuación puedes ver las principales posiciones de transmisión en un vehículo automático:

  1. 1

    P (Parqueo).
    Esta posición evita que las ruedes giren al bloquear la transmisión.

  2. 2

    R (Reversa).
    En reversa, las ruedas giran hacia atrás. En muchos vehículos, al seleccionar esta posición también se activarán las luces de reversa en la parte trasera del automóvil.

  3. 3

    N (Neutro).
    Esta posición desconecta el motor de las ruedas motrices. No llegará potencia a las ruedas pero aún podrán girar. Mientras está en neutro, el vehículo pueda rodar hacia adelante o atrás.

  4. 4

    D (Conducir/Drive).
    Esta es la posición que utilizarás con mayor frecuencia. Configura el automóvil en el modo de conducción hacia adelante, donde las marchas se seleccionan automáticamente conforme cambia la velocidad del vehículo.

Muchos vehículos automáticos modernos tienen una palanca adicional de posiciones de marchas más allá de los cuatro modos mencionados anteriormente. Estas se incluyen para permitir que el conductor tenga un control limitado sobre la transmisión, en situaciones en las que no desee que el motor se mueva automáticamente a través de las velocidades. La mayoría de los automáticos incluyen una, dos o tres posiciones de marcha restringida, que están etiquetadas de forma diferente en los distintos modelos de automóviles.

  1. 1

    “BAJA/LOW”, “L”, “D1” o “L1”.
    Esta posición evitará que el vehículo se mueva por encima de la primera marcha. Mantenerte en primera te puede dar más potencia cuando viajas en pendientes pronunciadas y ayudarte a mantener la tracción en velocidades bajas sobre una carretera resbaladiza. Seleccionar esta marcha también te puede ayudar a disminuir la velocidad del vehículo cuando viajas cuesta abajo o a velocidades muy bajas.

  2. 2

    “D2” o “L2”.
    Esta fija la transmisión en la segunda marcha. Te permitirá una mejor tracción en superficies resbaladizas y más potencia cuando subas colinas moderadamente pronunciadas pero se puede utilizar a velocidades un poco más altas que la primera.

  3. 3

    “D4” o “Sobremarcha/Overdrive”.
    Esta función es menos común, aunque está presente en muchos automóviles automáticas más nuevos. Puedes seleccionar esta marcha para mejorar la eficiencia del motor cuando viajas a velocidades superiores a 45 mph.

Transmisión manual

Aunque es menos común en los vehículos estadounidenses, muchos automóviles europeos y modelos más antiguos de autos tienen transmisiones manuales (también conocida como transmisión estándar). En un vehículo de transmisión manual, un embrague conecta el motor con la transmisión. El conductor debe seleccionar las marchas manualmente utilizando la palanca de cambios junto al asiento del conductor mientras presiona el pedal del embrague o “clutch” para desconectar el motor de la transmisión.

Conducir un vehículo con transmisión manual es quizás un poco más difícil que conducir un automático, ya que el conductor debe manejar los cambios de velocidades además de las otras tareas de manejo relacionadas. Sin embargo, muchas personas prefieren una transmisión manual debido a que permite más control sobre el comportamiento y el rendimiento del vehículo. Hay opiniones divididas sobre cuál tipo de transmisión es más segura. Algunos expertos creen que los automáticos son más seguros ya que ponen menos presión sobre el conductor, mientras otros creen que los manuales son más seguros precisamente porque requieren de más atención, lo que significa que los conductores son menos propensos a caer en distracciones o dormirse al volante.

Posiciones de transmisión manual

Cuando manejas un vehículo con transmisión manual, debes moverte a través de las marchas a medida que el automóvil aumenta la velocidad. Si necesitas más potencia del motor, debes bajar una marcha. El manual del propietario del vehículo debería indicarte los rangos de velocidad óptimos para cada marcha, aunque aquí te daremos cierta orientación general. Estas son las posiciones de palanca de cambios de un vehículo de transmisión manual:

  1. 1

    N o Neutro.
    Cuando arranques el motor, la palanca de cambios debe estar en posición neutral. Para poner el vehículo en marcha, debes presionar completamente el pedal del embrague. Después de cambiar la marcha, suelta el “clutch” suavemente.

  2. 2

    1 o Primera.
    Esta marcha generalmente se usa para salir de la posición de parqueo (a menos que hagas un arranque cuesta abajo, ya que la gravedad hará que el automóvil se mueva). La primera se debe seleccionar solo cuando viajas a velocidades de 0-10 mph.

  3. 3

    2 o Segunda.
    Debes pasar a la segunda marcha a medida que el vehículo toma velocidad. También puedes arrancar el segunda cuando lo hagas cuesta abajo. La segunda se debe seleccionar al viajar a velocidades de 10-20 mph.

  4. 4

    3 o Tercera.
    La tercera marcha se usa principalmente como una marcha intermedia para agarrar más velocidad antes de avanzar a la cuarta marcha. La tercera se debe seleccionar a velocidades de 20-30 mph.

  5. 5

    4 o Cuarta.
    La cuarta marcha se debe usar al conducir a una velocidad moderada en un entorno de pocos peligros. Esta marcha se debe seleccionar a velocidades de 30-40 mph. A más de 40 mph el vehículo se debe configurar en quinta velocidad. Esto ahorrará combustible y prolongará la vida del motor. Por lo general, la quinta marcha se seleccionará al viajar en carreteras abiertas de alta velocidad.

  6. 6

    R o Reversa.
    Esta posición es la misma que el modo “R” de un vehículo de transmisión automática. Seleccionar la reversa permite que las ruedas giren hacia atrás a velocidades bajas. Debes poner esta posición cuando des marcha atrás.

Algunos automóviles con transmisión manual tienen una “sexta marcha” adicional. Esto es más común en los vehículos de diésel. La sexta velocidad se puede seleccionar para aumentar la economía de combustible cuando se viaja a grandes velocidades.

Opciones de energía suplementarias

Los vehículos a menudo tienen funciones adicionales para ayudar a los conductores a manejar la cantidad de potencia que llega a las ruedas. Estos sistemas, como la doble tracción o el control crucero, están diseñados para ayudar al conductor a conseguir el mejor rendimiento del vehículo en diferentes entornos de manejo.

Doble tracción

En los vehículos de doble tracción (también conocida como tracción en las cuatro ruedas y tracción total), el motor puede suministrar potencia motriz a las cuatro ruedas simultáneamente. Esta puede ser la manera en que el vehículo funciona todo el tiempo o puede ser una opción que el conductor puede seleccionar cuando la situación lo requiera. Activar la función de doble tracción (abreviada como 4x4 o 4WD) mejora enormemente la tracción en condiciones peligrosas, como cuando conduces en nieve, barro, terreno desnivelado o rocoso, hielo y cualquier otra situación en la que sea difícil mantener el control.

Control de crucero

La mayoría de los automóviles modernos tienen una función de control crucero (también llamada regulador o control de velocidad) que se puede activar al conducir durante un periodo prolongado a una velocidad consistente. El control de crucero establecerá la velocidad del vehículo para que el conductor pueda quitar el pie del acelerador, aunque todavía tendrá que manejar el volante. Poder descansar el pie hace que la experiencia de manejo sea más cómoda y conveniente en viajes de larga distancia. Nunca actives el control de velocidad del automóvil mientras conduces en tráfico moderado o pesado, en una carretera mojada o helada o en cualquier situación que requiera una reducción de velocidad repentina. Recuerda, tendrás que desactivar el control de crucero para retomar el control total del automóvil.

Acostumbrarte a un automóvil nuevo

Conocer a fondo a un automóvil nuevo puede ser una perspectiva desalentadora, incluso para los conductores experimentados. Como tendrás mucho que pensar mientras manejas, es importante familiarizarte con el panel de instrumentos y los controles de la columna de dirección antes de llegar a la carretera. Cuando aprendas a conducir en tu vehículo nuevo, operar los pedales, maniobrar, examinar la carretera en busca de peligros y cambiar las marchas será lo suficientemente agotador a nivel mental sin tener que buscar otros interruptores y palancas. Sin embargo, antes de lo que imaginas, realizar estas tareas de manejo comenzará a ser mucho más fácil. Al momento en que tengas la preparación para hacer el examen de manejo práctico, podrás ajustar la velocidad, girar, cambiar de marchas y operar otros controles del automóvil de manera intuitiva y sin esfuerzo.

A medida que conoces tu vehículo, usa la información de este módulo para respaldar tu aprendizaje. ¡También asegúrate de leer el manual de operación del vehículo! Es posible que contenga detalles importantes que no se tratan aquí sobre controles, mantenimiento y seguridad.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Mantenimiento del Automóvil
Mantenimiento del Vehículo 1 of 10

Mantenimiento del Vehículo

Los vehículos con buen mantenimiento son vehículos más seguros. Este módulo cubrirá los puntos básicos de los sistemas operativos del vehículo y el mantenimiento general del automóvil. Toma en cuenta que la información que incluimos aquí no debe sustituir la información de mantenimiento del manual del vehículo. Ese manual es siempre el recurso final cuando se trata de comprender y mantener tu automóvil.

Motor y Transmisión
Mantenimiento del Vehículo 2 of 10

El Motor y la Transmisión

Existen muchas configuraciones de motor de combustión en el mercado actualmente, aunque todas tienen principios similares. La mayoría de los vehículos modernos tienen motores de 4, 6 u 8 cilindros (V8). Un pistón conecta cada cilindro con el cigüeñal del motor, que convierte la energía térmica del cilindro en energía cinética, de rotación o torque. Esta energía luego se transmite a las ruedas a través de la transmisión y el eje de transmisión.

El Sistema de Combustible en Tu Automóvil
Mantenimiento del Vehículo 3 of 10

El Sistema de Combustible

El sistema de combustible de tu vehículo es responsable de almacenar, filtrar y suministrar gasolina al motor, donde se puede encender para crear energía. Los componentes principales del sistema de combustible son el tanque de gasolina, las líneas de combustible, la bomba de combustible, los filtros y los inyectores de combustible. Juntos, coordinan el envío de combustible y aire a los cilindros del motor. Si un componente del sistema de combustible deja de funcionar como debería, todo el proceso se verá comprometido.

Review
Elementos Esenciales 1 of 7

Componentes Esenciales

Subir al asiento del conductor por primera vez puede ser una experiencia emocionante y de alguna forma abrumadora. En este entorno desconocido, te rodearán controles, diales, interruptores, palancas, luces y símbolos. ¿Cómo se supone que manejes todos estos dispositivos, conduzcas el auto y prestes atención a la carretera al mismo tiempo?

Elementos Esenciales 2 of 7

Las Funciones Externas

Empecemos nuestra introducción a los controles y componentes físicos del vehículo con las funciones externas del automóvil. La próxima que estaciones de forma segura y lejos del tráfico, haz un recorrido de 360 grados en el exterior del vehículo para ver si puedes identificar cada una de estas funciones.

Elementos Esenciales 3 of 7

Las Funciones Internas de Tu Automóvil

Conocer las funciones internas de tu vehículo te ayudará a aprovechar al máximo tu experiencia de manejo. Con el tiempo, llegarás a dominar el interior de tu automóvil con la misma facilidad que lo haces con tu cocina. Al inicio de este viaje de aprendizaje, familiarizarte con los componentes internos del vehículo requerirá algo de estudio. ¡Así que hemos elaborado esta guía para que puedas comenzar!

Elementos Esenciales 4 of 7

Compartimento del Motor

Ahora es momento de abrir el cofre y familiarizarte con algunas funciones básicas del compartimento del motor de tu automóvil. Eventualmente, tendrás que hacer tareas básicas de mantenimiento como revisar el nivel de aceite o recargar el refrigerante. Te ayudaremos para cuando llegue el momento.

Elementos Esenciales 5 of 7

El Panel de Instrumentos

La parte del tablero que está directamente detrás del volante se denomina panel de instrumentos. Este panel alberga varios medidores y luces que brindan al conductor información importante sobre el estado del vehículo. Es fundamental conocer el panel de instrumentos del vehículo, ya que malinterpretar o pasar por alto algo podría dar como resultado en enorme inconveniente. Por ejemplo, si te quedaras sin combustible y sufres una avería en la carretera.

Elementos Esenciales 6 of 7

Columna de Dirección

Los controles del vehículo están diseñados para que el conductor pueda acceder fácilmente a ellos. En esta guía, te presentaremos los principales controles del vehículo que encontrarás en la columna de dirección. Si bien cada marca y modelo de automóvil es diferente, es probable que estos incluyan la bocina, el interruptor de encendido, los intermitentes, los controles del limpiaparabrisas y el volante.