Conducir con Mal Tiempo
Manejar con Lluvia Intensa

Manejar Bajo la Lluvia: Limpiaparabrisas, Conducir de Noche y Lluvia Intensa

Updated 23 de Enero de 2021

Manejar bajo la lluvia puede ser igual de peligroso que conducir en condiciones de hielo o nieve. El agua en la superficie de la carretera puede afectar gravemente el control del vehículo, mientras la lluvia en sí dificulta la visibilidad. Debes saber cómo enfrentar estos desafíos y manejar de manera segura en situaciones húmedas y lluviosas. Todos los riesgos del clima húmedo y lluvioso pueden disminuirse al reducir la velocidad. Esta debe ser la primera acción que tomes.

Poca visibilidad

Al igual que la nieve, la lluvia puede afectar negativamente tu capacidad de ver la carretera adelante, los vehículos cercanos y los peligros que se aproximan. Es posible que bajo una lluvia intensa no puedas ver más de 100 pies adelante de tu vehículo. Si este es el caso, no puedes conducir de forma segura a más de 30 mph. Toma en cuenta que, en condiciones con lluvia y vientos extremos, es posible que necesites detenerte con regularidad para limpiar el barro y otra suciedad de tu parabrisas, luces delanteras y luces traseras.

Para obtener la mayor visibilidad al conducir bajo la lluvia, usa esta guía:

  1. 1

    Utiliza las líneas del borde derecho o las líneas centrales visibles al frente de tu vehículo como guías.

  2. 2

    Elimina las distracciones dentro de tu vehículo (por ejemplo, apaga la radio).

  3. 3

    Enciende las luces y los limpiaparabrisas.

  4. 4

    No enciendas las luces de emergencia, ya que esto puede hacer que los demás conductores asumen que tu vehículo está detenido.

  5. 5

    Mantén tus luces bajas, ya que las luces altas pueden reflejarse en la humedad del aire y crear destellos de luz.

  6. 6

    Señala tus giros más temprano para que los otros conductores que también están lidiando con baja visibilidad tengan la oportunidad de conocer tus intenciones.

  7. 7

    Evita las secciones sin pavimentar de la carretera.

  8. 8

    Presta atención a los otros vehículos que pueden no tener las luces encendidas.

Carretera resbaladiza y mala tracción

El agua acumulada en la superficie de la carretera es una mala noticia, aunque no es la causa principal de los accidentes relacionados con la lluvia. ¡Una cantidad sorpresivamente pequeña de lluvia puede crear situaciones de manejo increíblemente peligrosas!

Si no ha llovido en mucho tiempo, se pueden acumular aceite y otros químicos en la superficie de la carretera. La lluvia fresca afloja estos químicos para crear una capa resbaladiza sobre el asfalto, una situación perfecta para patinar, derrapar y perder el control de tu vehículo. Debes tener un cuidado especial con el clima caluroso, ya que el calor hará que se acumule más aceite en la superficie del asfalto.

Cuando la carretera se vuelve resbaladiza, debes reducir la velocidad de 5 a 10 mph y aumentar tu distancia de seguimiento de cinco a seis segundos. Si necesitas parar, evita hundir tu pie en los frenos ya que esto podría provocar un derrape. En vez de eso, aplica los frenos gradualmente de forma controlada, soltando el pedal si sientes que el vehículo empieza a patinar. Siempre que la carretera esté mojada, toma las curvas y los giros más lentamente.

Todas las carreteras se pondrán resbaladizas cuando llueva, aunque debes tener especial precaución al viajar en un camino que tenga una señal que diga: “SLIPPERY WHEN WET”. Esto indica que la carretera está pavimentada con material que puede ser particularmente peligroso durante las tormentas.

Aquaplaning

Cuando la fuerte lluvia o el pobre drenaje provoquen pozos de agua en la superficie de la carretera, tus llantas podrían empezar a deslizarse sobre el agua y perder contacto con la carretera. Esto se llama “aquaplaning” o hidroplaneo y es la peor pesadilla de cualquier conductor en un clima húmedo. El aquaplaning puede causar una pérdida completa de control de tracción (agarre en la superficie del camino) y dirección del volante. Esto suele suceder a altas velocidades, por lo cual reducir la velocidad es tan importante bajo una lluvia intensa.

El riesgo del hidroplaneo también es importante si tus ruedas están mal infladas o muy desgastadas. Tener neumáticos de buena calidad con una banda de rodadura profunda puede ayudar a evitar el aquaplaning. Si te das cuenta de que estás sufriendo hidroplaneo, has lo siguiente:

  • Mantén ambas manos firmes en el volante.
  • Quita tu pie del acelerador para reducir la velocidad y volver a ganar tracción. No hundas los frenos ni trates de girar de forma repentina, ya que esto hará que tu vehículo derrape.
  • Si debes girar, da vuelta lentamente. Si necesitas usar los frenos, hazlo gradualmente.

Manejar en aguas profundas

Si te encuentras en aguas estancadas o aguas profundas en la carretera, lo más seguro que puedes hacer es dejarlas allí sin hacer mucho más. Detén tu vehículo a un costado y considera una ruta alternativa rumbo a tu destino o espera a que el agua baje.

Nunca conduzcas a través de un área llena de agua con más de 30 centímetros de profundidad y que se mueve rápidamente. Esta profundidad puede parecer relativamente inofensiva pero cuando la corriente es fuerte, 30 centímetros de agua pueden arrastrar tu vehículo fácilmente fuera de la carretera.

Si vas manejando y el agua empieza a subir y tu motor se detiene, abandona el vehículo de inmediato y busca una superficie más alta. Situaciones como esta pueden salirse de control rápidamente y convertirse en una amenaza.

Lidiar con los frenos mojados

Tus frenos se pueden mojar cuando hay agua en la carretera y, si esto sucede, serán sustancialmente menos efectivos. Esto es provocado por el agua entre las dos superficies de contacto que actúa como lubricante y evita la fricción necesaria para frenar tu vehículo. Si bien tener frenos ineficaces puede ser aterrador cuando quieres usarlos, el problema se puede rectificar rápidamente si tienes cabeza fría.

Si tus frenos están mojados, es posible que te empujen hacia un lado o simplemente no funcionen. Afortunadamente, puedes secar tus frenos al reducir la velocidad, mantener una marcha más baja y frenar con suavidad. Aplicar los frenos de manera suave debería eliminar toda el agua acumulada y devolver la capacidad de frenado a la normalidad.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Prevención y Recuperación del Aquaplaning
Conducir con Mal Tiempo 5 of 11

Aquaplaning

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre sobre carreteras mojadas, cuando un vehículo toca una capa de agua con la suficiente velocidad para deslizarse sobre ella en lugar de mantener contacto con la superficie del camino. El aumento de velocidad hace que la canalización del agua sea menos efectiva y puede separar tus ruedas del asfalto, por lo que ruedan sobre el agua como esquís acuáticos. Cuando sucede el hidroplaneo puede llevar a una pérdida parcial o completa de control y dirección del volante. Es algo que todos los conductores quieren evitar.

Manejar a Través de Aguas Profundas
Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.

Manejar en Condiciones de Viento
Conducir con Mal Tiempo 7 of 11

Manejar con Viento Fuerte

Los vientos fuertes a veces pueden ser un problema para los conductores de automóviles. Son especialmente peligrosos para autos ligeros, vehículos con remolques, caravanas y otros vehículos recreativos altos. Al conducir en condiciones de viento, reducir la velocidad es la mejor forma de evitar un accidente.

Review
Seguridad para Manejar en Autopistas 4 of 4

Evitar las Emergencias en Autopistas

Practicar las técnicas de manejo defensivo puede ayudarte a evitar accidentes y emergencias en la autopista. Es posible que aún encuentres choques sin importar el cuidado que tengas, ya que no puedes confiar en que otros conductores tomarán decisiones seguras todo el tiempo. La naturaleza de conducir en expressway significa que un solo accidente o colisión puede terminar afectando a muchos vehículos diferentes.

Conducir en Zonas de Trabajo 1 of 2

Manejar en Zonas de Trabajo

El término “zona de trabajo” se refiere a cualquier área de una carretera pública donde se realizan trabajos de servicios, construcción o mantenimiento. Es posible que haya barreras, conos, equipo pesado, señales temporales, semáforos y trabajadores, antes, durante y después de los sitios de trabajo. Casi todos los estados han optado por desalentar el manejo peligroso cerca de las zonas de trabajo de alto riesgo aumentando o duplicando las multas por infracciones de tránsito.

Conducir en Zonas de Trabajo 2 of 2

Señales y Semáforos de Zonas de Trabajo

Los conductores que se mueven a través de una zona de trabajo en la carretera encontrarán señales de tránsito, semáforos y medidas de control de tráfico inesperadas. El personal de control de tráfico, también conocidos como señalizadores o “flaggers”, pueden colocarse alrededor de una zona de trabajo para manejar el flujo de tráfico del sitio. El riesgo aumentado cerca de una zona de trabajo significa que obedecer las señales, semáforos y dispositivos de control de tráfico es tan importante como en cualquier parte.

Conducir con Mal Tiempo 1 of 11

Manejar en Situaciones Peligrosas

Condiciones climáticas y de carretera desfavorables pueden crear peligros que hacen que la conducción sea más difícil y peligrosa. Debes aprender a identificar y compensar estos peligros para protegerte a ti y a otros usuarios de carretera de daños. Elegir no manejar en lluvia, nieve, neblina, de noche o en otras situaciones peligrosas siempre es la decisión más inteligente.

Conducir con Mal Tiempo 2 of 11

Manejar con Resplandor del Sol

Los conductores están más susceptibles al resplandor del sol por la mañana y últimas horas de la tarde, cuando el sol está más bajo en el cielo. El resplandor del sol es peligroso ya que puede dificultar la visión y, en casos extremos, provocar ceguera momentánea. Los destellos del sol menos graves pueden distorsionar las señales de tránsito y semáforos, haciendo que los conductores cometan errores devastadores.

Conducir con Mal Tiempo 3 of 11

Manejar con Niebla y Humo

De todas las situaciones adversas que tendrás que enfrentar al conducir, la niebla es la más peligrosa. Enciende las luces delanteras, activa las luces para la niebla, activa los limpiaparabrisas y reduce la velocidad. No empieces tu viaje si la niebla es tan espesa que no puedes ver la carretera adelante a pocos pies de tu vehículo.