Técnicas Avanzadas de Manejo
Salir del Barro

Salir del Barro, la Arena y la Nieve: Equipo, Técnicas, Reglas y Tácticas

Updated 29 de Enero de 2021

Si eres un conductor entusiasta de todo tipo de terrenos o simplemente alguien que conduce en condiciones climáticas extremas, puede llegar un día en el que tu vehículo quede atascado y necesites saber cómo liberarlo. Los vehículos que no han sido preparados correctamente para las condiciones de manejo en invierno pueden atascarse fácilmente en la nieve o el hielo. En otras situaciones, el barro profundo o incluso la arena pueden ser suficientes para atrapar tu vehículo. Todo lo que se requiere es pérdida de tracción.

La información en esta página te ayudará a tomar decisiones inteligentes para evitar que tu vehículo quede atascado antes de que suceda. Cuando el barro profundo o la nieve te sorprendan sin avisar puede que sea demasiado tarde para evitar que el vehículo quede atrapado. Afortunadamente, aquí también encontrarás toda la orientación que necesitas para liberar tu vehículo.

Consejos y técnicas

Cuando quedes atascado en el barro o la nieve, debes saber maniobrar para salir del problema sin necesidad de equipo especializado. No tomes decisiones apresuradas. Considera tu situación con cuidado y sigue la guía a continuación:

  1. 1

    Primero, baja una marcha y asegúrate de que tus ruedas delanteras estén rectas.

  2. 2

    Presiona el acelerador suavemente. Acelerar demasiado rápido hará que tus ruedas giren sin control. Muévete hacia adelante todo lo que puedas.

  3. 3

    Pon la reversa y repite este paso, conduciendo hacia atrás el máximo posible.

  4. 4

    Repite este movimiento de “balanceo” hacia adelante y hacia atrás hasta que el vehículo se libere.

  5. 5

    De ser necesario, pon tablas, ramas de árboles u otro material para crear tracción debajo de las llantas. Esto probablemente sea necesario cuando haya barro profundo o nieve.

Prevención

Seguir algunos pasos para equipar tu vehículo para las condiciones climáticas de invierno es lo mejor que puedes hacer para evitar quedar atascado en la nieve o el hielo. Si vives en un estado que experimenta inviernos difíciles y tormentas de nieve intensas, preparar tu automóvil para el invierno es imperativo para tu seguridad y la seguridad de otros usuarios de carretera. Considera esta guía a continuación y maneja con precaución extrema en condiciones de nieve y hielo.

Elegir las llantas correctas

Asegúrate de tener neumáticos que sean apropiados para el escenario de manejo y estén en óptimas condiciones es la manera más inteligente de evitar quedar atrapado.

Muchos conductores optan por tener llantas para el barro y la nieve “para toda época”, ya que estos ofrecen una banda de rodadura con espacios más amplios que las llantas de invierno. Si bien las llantas para todas las estaciones proporcionan una mejor tracción en condiciones adversas que las llantas regulares, no funcionan tan bien en temperaturas extremadamente bajas como las llantas de invierno. Si vives en un estado donde hay nevadas, las llantas para invierno son la mejor opción para los meses más fríos.

Tus neumáticos deben estar inflados con la presión recomendada en el manual del usuario de tu automóvil para tener la mayor cantidad de tracción en condiciones resbaladizas.

Revisar la batería del automóvil

Cuanto más frío hace, más potencia de batería se necesita para arrancar tu auto. A 32 grados, tu batería de automóvil está 35% más débil a capacidad total. Si estás bajo el riesgo de quedar atascado en la nieve o el hielo en temperaturas heladas, tu batería tendrá que estar en excelente forma para que el vehículo vuelva a rodar de nuevo. Encuentra un técnico calificado para probar la carga de la batería como preparativo para los meses de invierno.

Empacar suministros de emergencia

Si te quedas atrapado en el hielo o la nieve, necesitarás ropa abrigada, provisiones de emergencia y las herramientas adecuadas para salir de allí. Las más importantes entre todas las herramientas son una pala para la nieve para excavar alrededor de tus llantas y cadenas para la nieve para aumentar la tracción sobre el hielo y la nieve compacta. Es posible que también necesites una linterna, baterías de repuesto, comida, agua y un equipo de primeros auxilios.

Usar una pala para nieve

Liberar tu automóvil de la nieve empieza por limpiar el espacio alrededor de las llantas. Obviamente, esto será mucho más fácil y rápido con una pala para la nieve, por lo cual se recomienda tener una en el maletero en caso de emergencia.

Utiliza la pala para nieve para limpiar el espacio alrededor de cada rueda. Asegúrate de dejar espacio para colocar materiales que ayudarán al neumático a ganar tracción a medida que intentes moverte. Esto podría ser madera o incluso arena para gatos si tienes disponible. Finalmente, asegúrate de limpiar la nieve alrededor y dentro del tubo de escape antes de encender el auto. Un tubo de escape bloqueado podría resultar en una fuga de monóxido de carbono mortal e indetectable en su vehículo.

Utilizar cadenas para la nieve

Si no tienes cadenas para nieve en tu automóvil cuando empiezas un viaje en condiciones peligrosas, asegúrate de tener un juego a mano en el maletero. Los conductores que tienen llantas de invierno de buena calidad deberían usar las cadenas para la nieve solo cuando la nieve sea extremadamente profunda. Puede que sea imposible liberar tu vehículo sin cadenas para nieve en caso de quedar atascado en la nieve o el hielo con llantas regulares. Asegúrate de haber practicado la instalación de las cadenas para la nieve y poder hacerlo con relativa facilidad antes de que debas realizar la tarea en medio de una emergencia.

Instala las cadenas en las ruedas motrices del automóvil, tirando hacia adelante alrededor de un pie para terminar de colocarlas en el borde exterior de la llanta. Tan pronto empieces a rodar, las cadenas se relajarán en los neumáticos y se aflojarán un poco. Debes conducir alrededor de 100 pies y detenerte para ajustarlas antes de continuar tu viaje.

Las reglas que rigen el uso de las cadenas para nieve varían un poco a través de los Estados Unidos. Prácticamente todos los estados permiten el uso de las cadenas de nieve cuando es necesario o no tienen una ley que lo prohíba específicamente, aunque muchos tienen restricciones en torno a las circunstancias donde se deben usar las cadenas para la nieve. Es posible que solo te permitan usar las cadenas para nieve cuando hay una advertencia de nieve o entre ciertas fechas. Asegúrate de consultar el manual del conductor estatal para más detalles.

Obtener ayuda

Si te quedas atrapado en la nieve y no puedes mover tu vehículo, lo único que queda por hacer es buscar asistencia. Llamar al 911 es una opción si estás atascado en condiciones climáticas extremas como una tormenta de invierno, siempre que tu celular esté cargado y tenga señal. Cuando puedas comunicarte, debes prepararte para describir tu ubicación de la mejor manera. Usa puntos de referencia conocidos y las últimas señales de tránsito que recuerdes para ayudarte con esto.

Si no puedes comunicarte con el 911, no entres en pánico. Solo tendrás que esperar un poco más. Puedes llamar la atención de las personas que pasan y que podrían ayudarte, encendiendo las luces de emergencia y colocando un trozo de tela de color a la antena del vehículo.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Usar Cadenas para Nieve
Técnicas Avanzadas de Manejo 2 of 8

Usar Cadenas para Nieve

En regiones de frío extremo, nieve o montaña, usar cadenas para nieve puede ser la única manera de que tu vehículo siga en movimiento. Las cadenas de nieve aumentan la tracción o el “agarre” de las ruedas en la superficie de la carretera. Las llantas de invierno tienen una función similar, aunque no brindan suficiente tracción para que tu vehículo salga de situaciones extremadamente resbaladizas o nieve profunda.

Conducir en Caminos de Montaña
Técnicas Avanzadas de Manejo 3 of 8

Conducir en Montañas

Conducir en montañas puede ser desafiante debido a las condiciones climáticas que cambian constantemente y la elevada concentración del conductor en las carreteras de montaña. Por otro lado, manejar en montañas puede ser una experiencia inmensamente alegre, con un gran paisaje que rodea al conductor en cada milla del camino.

Conducir en Colinas Empinadas y Heladas
Técnicas Avanzadas de Manejo 4 of 8

Conducir en Colinas Empinadas y Heladas

Arrancar y estacionar en colinas puede ser desafiante para los conductores sin experiencia debido a que el vehículo no se queda inmóvil cuando el freno de mano está desactivado. Aprender unas cuantas técnicas simples y ponerlas en práctica cuando debas conducir o estacionar tu vehículo en una colina garantizará tu seguridad y te permitirá afrontar hasta los ascensos más empinados.

Review
Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.

Conducir con Mal Tiempo 7 of 11

Manejar con Viento Fuerte

Los vientos fuertes a veces pueden ser un problema para los conductores de automóviles. Son especialmente peligrosos para autos ligeros, vehículos con remolques, caravanas y otros vehículos recreativos altos. Al conducir en condiciones de viento, reducir la velocidad es la mejor forma de evitar un accidente.

Conducir con Mal Tiempo 8 of 11

Manejar con Nieve y Hielo

Manejar cuando hay nieve o hielo en las carreteras es extremadamente peligroso. Con nieve o hielo en tus llantas se reducirá la tracción de la superficie de la carretera de gran manera, aumentando la distancia requerida para parar. El hielo es generalmente más peligroso que la nieve ya que es muy difícil de ver.

Conducir con Mal Tiempo 9 of 11

Manejar en una Tormenta de Nieve

Las tormentas de nieve combinan la visibilidad limitada de la niebla con las carreteras resbaladizas que puedes esperar cuando hay hielo y nieve. Manejar en una tormenta de nieve hace increíblemente difícil ver lo que sucede a tu alrededor y mantener el control del vehículo. La mejor defensa contra una ventisca es no conducir en una.

Conducir con Mal Tiempo 10 of 11

Manejar en Climas Cálidos

Conducir en un clima extremadamente caluroso puede ser dañino para tu salid y la salud de tu vehículo. El calor es el factor mortal número uno relacionado con el clima en los Estados Unidos. Al manejar en climas cálidos, presta atención a la luz de advertencia de temperatura. Si se enciende o llega a la zona roja, lleva tu vehículo a un costado de la carretera y detente. Quédate lejos del tráfico y estaciona bajo la sombra, de ser posible.

Conducir con Mal Tiempo 11 of 11

Manejar de Noche

Manejar de noche es considerablemente más difícil y peligroso que manejar de día. La visibilidad reducida es de unas las razones principales por las que conducir de noche es tan peligroso. De noche debes manejar más lentamente, ya que la visibilidad limitada extiende el tiempo de reacción. El automovilistas promedio necesita mucho más tiempo para parar al manejar de noche que durante el día.