Conducir con Mal Tiempo
Prevención y Recuperación del Aquaplaning

Prevenir y Recuperarse del Aquaplaning: Seguridad para Manejar con Lluvia

Updated 23 de Enero de 2021

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre sobre carreteras mojadas, cuando un vehículo toca una capa de agua con la suficiente velocidad para deslizarse sobre ella en lugar de mantener contacto con la superficie del camino. La banda de rodadura de la mayoría de las llantas canaliza el agua hacia afuera a velocidades de hasta 35 mph. Llantas desinfladas o con una banda de rodadura en mal estado reducirán la velocidad a la que se puede producir el hidroplaneo. El aumento de velocidad hace que la canalización del agua sea menos efectiva y puede separar tus ruedas del asfalto, por lo que ruedan sobre el agua como esquís acuáticos.

Cuando sucede el aquaplaning puede llevar a una pérdida parcial o completa de control y dirección del volante. Es algo que todos los conductores quieren evitar.

¿Cuándo ocurre el aquaplaning?

Contrario a lo que muchos conductores piensan, el hidroplaneo no sucede solo cuando hay una pulgada o más de agua acumulada en la carretera. Puede ocurrir cuando el agua tiene tan solo una décima de pulgada de profundidad.

La velocidad es el factor principal. Cuanto más rápido viajas, mayores son tus probabilidades de hidroplaneo y peor será el fenómeno en caso de que ocurra. Si los neumáticos están en mal estado, un aquaplaning parcial puede comenzar a velocidades cercanas a 35 mph o menores. A velocidades de 55 mph o mayores, las ruedas perderán todo el contacto con la carretera. Si esto sucede, tendrás control nulo sobre la dirección, los frenos y el acelerador. Esencialmente, tu vehículo estará flotando a gran velocidad.

Evitar el aquaplaning

Tu mejor arma contra el aquaplaning es recortar la velocidad. Reduce la velocidad tan pronto empiece a llover o veas que se acumula agua en la superficie de la carretera.

Nunca uses el control de velocidad o regulador de velocidad (“cruise control”) en condiciones lluviosas o mojadas cuando el hidroplaneo es un riesgo. Si terminas sufriendo el aquaplaning, estar en control de velocidad te quitará tiempo valioso que deberías usar para retomar el control del vehículo. Bajo una lluvia intensa, el sistema de control de velocidad podría detectar el agua acumulada como una disminución de velocidad, lo que provocaría una compensación mediante la aceleración. Esto podría resultar en un hidroplaneo, deslizando tu vehículo hacia un obstáculo o fuera de la carretera.

Mantener la presión de llantas y la profundidad de la banda de rodadura adecuadas disminuirá drásticamente tus probabilidades de aquaplaning en un clima húmedo. El manual de tu vehículo debería indicarte cuál es la presión necesaria para tus llantas.

¿Cómo sabes que tu auto hace aquaplaning?

Cómo se siente el hidroplaneo dependerá de tu vehículo, la profundidad del agua en la carretera y la calidad de la banda de rodadura de tus neumáticos. Es posible que los conductores noten que están haciendo aquaplaning al viajar en un tramo de carretera recto. Por supuesto, será muy obvio si intentas girar o frenar y te das cuenta de que has perdido el control del vehículo.

Si manejas con concentración y prestas atención a tu vehículo en condiciones húmedas y peligrosas, deberías sentir la sensación de flotar o la pérdida de tracción cuando sucede el hidroplaneo. La dirección del volante se sentirá mucho más liviana debido a medida que las ruedas pierden tracción y será parcial o completamente ineficaz.

Recuperación del aquaplaning

Sin importar el tipo de vehículo que manejes, debes saber que frenar NUNCA es la respuesta para el aquaplaning. Frenar de repente puede bloquear tus llantas y provocar que el vehículo gire sin control. Si crees que tu vehículo empieza a hacer hidroplaneo, haz lo siguiente:

  • No entres en pánico.
  • No frenes, ya que esto causará que tu vehículo derrape.
  • Reduce la velocidad quitando el pie del acelerador.
  • Cuando sientas que tu vehículo vuelve a ganar tracción, puedes frenar suavemente o girar la dirección de ser necesario.

La acción “ideal” que puedes ejecutar cuando ocurre un aquaplaning severo y necesitas evitar una colisión dependerá del tipo de automóvil que conduzcas.

Si estás en un vehículo con tracción delantera O un vehículo con tracción trasera con sistema antibloqueo de ruedas (ABS) y control de tracción, debes permanecer ligeramente sobre el acelerador y maniobrar para alejarte de los peligros (preferiblemente hacia un espacio abierto en la carretera).

Los conductores de vehículos de tracción trasera sin ABS y control de tracción deben soltar el acelerador y, de ser necesario, dirigir el volante para alejarse de los peligros.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

4.0 de 5 estrellas en base a 4 votos.

Sigue con otros módulos

Manejar a Través de Aguas Profundas
Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.

Manejar en Condiciones de Viento
Conducir con Mal Tiempo 7 of 11

Manejar con Viento Fuerte

Los vientos fuertes a veces pueden ser un problema para los conductores de automóviles. Son especialmente peligrosos para autos ligeros, vehículos con remolques, caravanas y otros vehículos recreativos altos. Al conducir en condiciones de viento, reducir la velocidad es la mejor forma de evitar un accidente.

Manejar con Nieve y Hielo
Conducir con Mal Tiempo 8 of 11

Manejar con Nieve y Hielo

Manejar cuando hay nieve o hielo en las carreteras es extremadamente peligroso. Con nieve o hielo en tus llantas se reducirá la tracción de la superficie de la carretera de gran manera, aumentando la distancia requerida para parar. El hielo es generalmente más peligroso que la nieve ya que es muy difícil de ver.

Review
Conducir en Zonas de Trabajo 1 of 2

Manejar en Zonas de Trabajo

El término “zona de trabajo” se refiere a cualquier área de una carretera pública donde se realizan trabajos de servicios, construcción o mantenimiento. Es posible que haya barreras, conos, equipo pesado, señales temporales, semáforos y trabajadores, antes, durante y después de los sitios de trabajo. Casi todos los estados han optado por desalentar el manejo peligroso cerca de las zonas de trabajo de alto riesgo aumentando o duplicando las multas por infracciones de tránsito.

Conducir en Zonas de Trabajo 2 of 2

Señales y Semáforos de Zonas de Trabajo

Los conductores que se mueven a través de una zona de trabajo en la carretera encontrarán señales de tránsito, semáforos y medidas de control de tráfico inesperadas. El personal de control de tráfico, también conocidos como señalizadores o “flaggers”, pueden colocarse alrededor de una zona de trabajo para manejar el flujo de tráfico del sitio. El riesgo aumentado cerca de una zona de trabajo significa que obedecer las señales, semáforos y dispositivos de control de tráfico es tan importante como en cualquier parte.

Conducir con Mal Tiempo 1 of 11

Manejar en Situaciones Peligrosas

Condiciones climáticas y de carretera desfavorables pueden crear peligros que hacen que la conducción sea más difícil y peligrosa. Debes aprender a identificar y compensar estos peligros para protegerte a ti y a otros usuarios de carretera de daños. Elegir no manejar en lluvia, nieve, neblina, de noche o en otras situaciones peligrosas siempre es la decisión más inteligente.

Conducir con Mal Tiempo 2 of 11

Manejar con Resplandor del Sol

Los conductores están más susceptibles al resplandor del sol por la mañana y últimas horas de la tarde, cuando el sol está más bajo en el cielo. El resplandor del sol es peligroso ya que puede dificultar la visión y, en casos extremos, provocar ceguera momentánea. Los destellos del sol menos graves pueden distorsionar las señales de tránsito y semáforos, haciendo que los conductores cometan errores devastadores.

Conducir con Mal Tiempo 3 of 11

Manejar con Niebla y Humo

De todas las situaciones adversas que tendrás que enfrentar al conducir, la niebla es la más peligrosa. Enciende las luces delanteras, activa las luces para la niebla, activa los limpiaparabrisas y reduce la velocidad. No empieces tu viaje si la niebla es tan espesa que no puedes ver la carretera adelante a pocos pies de tu vehículo.

Conducir con Mal Tiempo 4 of 11

Manejar Bajo la Lluvia

Manejar bajo la lluvia puede ser igual de peligroso que conducir en condiciones de hielo o nieve. El agua en la superficie de la carretera puede afectar gravemente el control del vehículo, mientras la lluvia en sí dificulta la visibilidad. Debes saber cómo enfrentar estos desafíos y manejar de manera segura en situaciones húmedas y lluviosas. Todos los riesgos del clima húmedo y lluvioso pueden disminuirse al reducir la velocidad. Esta debe ser tu primera acción.