Conducir con Mal Tiempo
Manejar con Niebla

Manejar con Niebla y Humo: Reglas de Seguridad para Visibilidad Baja o Nula

Updated 23 de Enero de 2021

De todas las situaciones adversas que tendrás que enfrentar al conducir, la niebla es la más peligrosa. No puedes ver obstáculos, personas ni otros vehículos. Los conductores de los demás vehículos tampoco pueden verte a ti. La mejor forma de mantenerte seguro bajo la niebla es no conducir en absoluto, si es posible. No empieces tu viaje si la niebla es tan espesa que no puedes ver la carretera adelante a pocos pies de tu vehículo.

Si debes manejar con niebla, sigue estos consejos de seguridad:

  1. 1

    Enciende tus luces delanteras para aumentar la visibilidad.
    Usa las luces bajas, ya que las luces altas se reflejarán en la humedad en el aire y provocarán destellos.

  2. 2

    Activa las luces para la niebla, si es legal hacerlo y tu automóvil está equipado con ellas.
    Utiliza las luces para niebla junto con tus luces regulares, no solas.

  3. 3

    Activa los limpiaparabrisas.
    La baja visibilidad al conducir con neblina a menudo es causada por la humedad acumulada en el parabrisas en vez de la propia niebla.

  4. 4

    No manejes con luces de estacionamiento o luces de emergencia encendidas.
    Esto podría confundir a otros usuarios de carretera y resultar en una colisión.

  5. 5

    Reduce la velocidad.

Conducir lento en la niebla

Disminuir la velocidad es la manera más fácil y efectiva de protegerte al manejar con niebla. Presta atención al velocímetro ya que no tener una vista clara de los alrededores podría hacer difícil determinar la velocidad a la que viajas.

Debes conducir incluso más lentamente cuando veas luces delanteras o luces traseras rojas. La niebla puede hacer que los demás vehículos se vean más lejanos de lo que realmente están. Presta atención a los vehículos lentos adelante de ti y revisa el espejo retrovisor con frecuencia para ver los vehículos que se acercan por detrás.

Luces para la niebla

Las luces para la niebla pueden ser de gran ayuda en condiciones de niebla extrema. Están diseñadas específicamente para maximizar tu vista de la carretera adelante y hacer que tu vehículo sea más visible para otros conductores, disminuyendo el peligro de manejar con niebla. Sin embargo, las luces para la niebla no son legales en todos los estados. Donde están permitidas, generalmente deben producirse e instalarse con lineamientos de seguridad muy específicos, que se detallan el manual del conductor. Consulta tu manual para conocer las reglas en torno a las luces para niebla en tu estado.

Incorporarte y rebasar

Cruzar, incorporarte a otro carril y rebasar a otros vehículos es una muy mala idea bajo la niebla. La baja visibilidad incrementará drásticamente tus probabilidades de juzgar erróneamente la velocidad o la distancia de otro vehículo y provocar una colisión. Incorpórate a otro carril y completa un adelantamiento en la niebla solo si es 100% necesario. La niebla puede hacer que la superficie esté resbaladiza, por lo que debes aplicar los frenos siempre suavemente para evitar un derrape.

Cuidado con la niebla irregular

Debes reducir la velocidad cuando la neblina irregular te permita una visibilidad normal por algún tiempo. Utiliza las luces delanteras como lo harías con niebla más densa o consistente. Mantente alerta y no bajes la guardia con niebla irregular, ya que en cualquier momento podrías conducir hacia una niebla más espesa donde la visibilidad sea mala. No entres en pánico si de repente no puedes ver hacia adelante, detrás o los costados de tu vehículo. En lugar de eso, sigue los consejos descritos al comienzo de este módulo.

Visibilidad limitada o nula

Cuando la niebla se ponga tan espesa que apenas puedas ver, detente a un lado de la carretera tan pronto sea seguro hacerlo. Ten paciencia y no sigas con tu viaje hasta que la niebla haya disminuido lo suficiente para ver con claridad. Siempre apaga tus luces delanteras y enciende tus luces de emergencia cuando estés inmóvil a un costado del camino. De esta forma, los demás usuarios de carretera podrán verte pero sabrán que no te estás moviendo.

Parar o quedar detenido en la niebla

Detener tu vehículo en la carretera cuando hay niebla es increíblemente peligroso. Los otros conductores no podrán verte, y si pueden, esperarán que te estés moviendo. Si debes parar tu vehículo, muévete fuera de la carretera lo antes posible. Dejar tu vehículo desatendido en la carretera pondrá a los demás conductores en peligro. Si tu vehículo queda detenido y no puedes moverlo, asegúrate de hacer lo siguiente:

  • Enciende tus luces de emergencia o coloca bengalas alrededor de tu vehículo para advertir a los demás conductores.
  • Aléjate del vehículo y busca un lugar seguro al costado de la carretera.

Manejar con humo

Conducir a través de humo presenta desafíos similares a manejar con niebla, con la amenaza adicional de que el humo puede causar asfixia y es posible que haya un incendio cerca. Evita conducir cerca de incendios o a través del humo siempre que sea posible. Si no puedes evitar manejar con humo, reduce tu velocidad y pon tus luces de corto alcance. Al igual que la niebla, el humo puede reflejar las luces altas y causar destellos.

Siempre dirige el volante, acelera y frena con suavidad cuando conduzcas con humo. La visibilidad será baja y un humo demasiado denso podría causar daño y limitar el control de tu vehículo. Ten cuidado con los vehículos estacionados que puedas encontrar en la carretera.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

4.8 de 5 estrellas en base a 4 votos.

Sigue con otros módulos

Manejar con Lluvia Intensa
Conducir con Mal Tiempo 4 of 11

Manejar Bajo la Lluvia

Manejar bajo la lluvia puede ser igual de peligroso que conducir en condiciones de hielo o nieve. El agua en la superficie de la carretera puede afectar gravemente el control del vehículo, mientras la lluvia en sí dificulta la visibilidad. Debes saber cómo enfrentar estos desafíos y manejar de manera segura en situaciones húmedas y lluviosas. Todos los riesgos del clima húmedo y lluvioso pueden disminuirse al reducir la velocidad. Esta debe ser tu primera acción.

Prevención y Recuperación del Aquaplaning
Conducir con Mal Tiempo 5 of 11

Aquaplaning

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre sobre carreteras mojadas, cuando un vehículo toca una capa de agua con la suficiente velocidad para deslizarse sobre ella en lugar de mantener contacto con la superficie del camino. El aumento de velocidad hace que la canalización del agua sea menos efectiva y puede separar tus ruedas del asfalto, por lo que ruedan sobre el agua como esquís acuáticos. Cuando sucede el hidroplaneo puede llevar a una pérdida parcial o completa de control y dirección del volante. Es algo que todos los conductores quieren evitar.

Manejar a Través de Aguas Profundas
Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.

Review
Seguridad para Manejar en Autopistas 3 of 4

Prácticas de Conducción Importantes

Esta sección resume las técnicas de manejo en autopistas y prácticas de seguridad más conocidas. Al estar organizada en una lista de comprobación, esta información se puede imprimir y revisar cuando la necesites. Es posible que quieras leerla de nuevo antes de llevar tu automóvil al freeway.

Seguridad para Manejar en Autopistas 4 of 4

Evitar las Emergencias en Autopistas

Practicar las técnicas de manejo defensivo puede ayudarte a evitar accidentes y emergencias en la autopista. Es posible que aún encuentres choques sin importar el cuidado que tengas, ya que no puedes confiar en que otros conductores tomarán decisiones seguras todo el tiempo. La naturaleza de conducir en expressway significa que un solo accidente o colisión puede terminar afectando a muchos vehículos diferentes.

Conducir en Zonas de Trabajo 1 of 2

Manejar en Zonas de Trabajo

El término “zona de trabajo” se refiere a cualquier área de una carretera pública donde se realizan trabajos de servicios, construcción o mantenimiento. Es posible que haya barreras, conos, equipo pesado, señales temporales, semáforos y trabajadores, antes, durante y después de los sitios de trabajo. Casi todos los estados han optado por desalentar el manejo peligroso cerca de las zonas de trabajo de alto riesgo aumentando o duplicando las multas por infracciones de tránsito.

Conducir en Zonas de Trabajo 2 of 2

Señales y Semáforos de Zonas de Trabajo

Los conductores que se mueven a través de una zona de trabajo en la carretera encontrarán señales de tránsito, semáforos y medidas de control de tráfico inesperadas. El personal de control de tráfico, también conocidos como señalizadores o “flaggers”, pueden colocarse alrededor de una zona de trabajo para manejar el flujo de tráfico del sitio. El riesgo aumentado cerca de una zona de trabajo significa que obedecer las señales, semáforos y dispositivos de control de tráfico es tan importante como en cualquier parte.

Conducir con Mal Tiempo 1 of 11

Manejar en Situaciones Peligrosas

Condiciones climáticas y de carretera desfavorables pueden crear peligros que hacen que la conducción sea más difícil y peligrosa. Debes aprender a identificar y compensar estos peligros para protegerte a ti y a otros usuarios de carretera de daños. Elegir no manejar en lluvia, nieve, neblina, de noche o en otras situaciones peligrosas siempre es la decisión más inteligente.

Conducir con Mal Tiempo 2 of 11

Manejar con Resplandor del Sol

Los conductores están más susceptibles al resplandor del sol por la mañana y últimas horas de la tarde, cuando el sol está más bajo en el cielo. El resplandor del sol es peligroso ya que puede dificultar la visión y, en casos extremos, provocar ceguera momentánea. Los destellos del sol menos graves pueden distorsionar las señales de tránsito y semáforos, haciendo que los conductores cometan errores devastadores.