Técnicas Avanzadas de Manejo
Conducir en Caminos de Montaña

Consejos para Conducir en Montañas de Manera Segura (con Fotos)

Updated 23 de Enero de 2021

Conducir en montañas puede ser desafiante debido a las condiciones climáticas que cambian constantemente y la elevada concentración del conductor en las carreteras de montaña. Tienes que aprender varias habilidades de manejo avanzadas para llegar allí y se desaconseja que los conductores novatos conduzcan en montañas hasta que sumen experiencia en un escenario de entrenamiento más seguro. Por otro lado, manejar en montañas puede ser una experiencia inmensamente alegre, con un gran paisaje que rodea al conductor en cada milla del camino. ¡Al seguir estos consejos de seguridad para conducir en montañas no te meterás en problemas!

Preparación

Es importante llevar a cabo una revisión previa a la conducción y asegurarte de que tu vehículo esté en buenas condiciones antes de salir a la carretera. El rendimiento de tu vehículo generalmente disminuye en las montañas, por lo que debes tener la certeza de que todos los sistemas están funcionando bien antes de llegar allí.

Revisa los frenos. Asegúrate de que los frenos estén funcionando antes de afrontar esos largos descensos. Tus frenos tendrán mucho trabajo en las montañas y necesitas saber que estarán a la altura de la exigencia. Si cumples los intervalos de mantenimiento recomendados para tu vehículo deberías estar bien, pero no está de más verificar de nuevo.

Revisa los frenos antes de ir a las montañas

Examina las llantas. Tus llantas deben estar infladas con la presión recomendada y deben tener suficiente banda de rodadura. Busca golpes y cortes en todos los neumáticos y asegúrate de tener un repuesto. Las llantas se calentarán en los descensos largos y podrían reventarse. Si notas algo sospechoso en alguna de las ruedas, reemplázala antes de arrancar. Si una llanta explota al conducir en montañas, sigue estos pasos para recuperarte de manera segura.

Examina tus llantas para evitar pinchazos

Verifica el nivel de líquido anticongelante del vehículo. Tu motor trabajará a altas revoluciones la mayor parte del tiempo mientras manejas en las montañas. Esto produce mucho calor y el sistema refrigerante tendrá que amortiguar la situación. Si has tenido problemas con el sistema anticongelante del motor anteriormente, haz que lo revisen.

Verifica el nivel de líquido anticongelante para evitar un sobrecalentamiento

Limpia el parabrisas para evitar destellos, asegúrate de que todas las luces estén limpias y operacionales, y verifica que los limpiaparabrisas estén funcionando. Esto debe ser parte de tu rutina diaria de comprobación previa a conducir.

Limpia tu parabrisas para evitar destellos y mejorar la visibilidad

Reglas de manejo

Las reglas para conducir en montañas no son tan diferentes de las reglas que debes seguir al manejar en cualquier otra parte, aunque existen algunas leyes adicionales que debes conocer.

Cuando dos vehículos se encuentren en un camino de montaña empinado de un solo carril, el vehículo que viaja cuesta abajo debe ceder el paso al vehículo que viaja cuesta arriba, retrocediendo hasta que el vehículo que va cuesta arriba haya pasado de forma segura. El motivo para eso es que el vehículo que va cuesta abajo tiene un mayor control para dar marcha atrás.

El vehículo que viaja cuesta arriba tiene el derecho de paso sobre el vehículo que viaja cuesta abajo

Cuando viajas cuesta abajo y la superficie de la carretera se estrecha, debes detenerte y ceder el paso a los vehículos que viajan en dirección opuesta ANTES de alcanzar el espacio estrecho para que no tengas que poner reversa.

Algunos estados requieren que toques la bocina cuando no puedas ver al menos 200 pies hacia adelante de tu vehículo y esto también se aplica al conducir en montañas. Si hay una curva pronunciada adelante y no puedes ver el otro lado de la curva, debes dar al menos un toque firme. Recuerda cuándo es adecuado utilizar la bocina.

Toca la bocina cuando haya poca visibilidad

Deja las luces delanteras encendidas cuando manejes en carreteras de montaña. Un buen número de estados, como California, requieren explícitamente que tengas las luces encendidas al conducir en montañas, aunque en otros se trata solo de una recomendación. En todo caso, no habrá ningún daño si tienes las luces delanteras encendidas y esto podría ayudarte a evitar una colisión frontal. Asegúrate de usar las luces bajas.

Deja las luces delanteras encendidas para hacerte más visible en la carretera

Consejos de seguridad de manejo

Controla tu velocidad. Si hay algo para recordar sobre la conducción en montañas, es esto: no excedas la velocidad en los caminos de montaña, viaja a la velocidad recomendad o debajo de ella dependiendo de las condiciones de la carretera. Conducir en montañas pone mucha presión sobre el sistema de frenos del vehículo y su rendimiento disminuye significativamente cuando las pastillas de freno se calientan. Cuando viajas cuesta abajo, necesitas más potencia de frenado para detener el vehículo que cuando transitas al mismo nivel del terreno y es fácil subestimar la distancia de frenado. Además, a grandes alturas, la carretera puede estar cubierta por nieve incluso en el verano, algo inesperado para la mayoría de los conductores.

 

Reduce la velocidad a través de una curva

Comprueba el tráfico detrás de ti con los espejos cuando vayas cuesta abajo. Los vehículos acumulan velocidad hacia abajo en una pendiente, por lo cual si ves un vehículo grande o un camión acercándose a ti demasiado rápido, debes moverte hacia la derecha y darles suficiente espacio para pasar en caso de que sus frenos estén fallando.

Cuando estés estacionado en las montañas, sigue las reglas para el estacionamiento en colinas: gira tus ruedas hacia el centro de la carretera si estás parqueado cuesta arriba y hay una acera. Gira tus ruedas hacia el lado derecho de la carretera cuando estés parqueado cuesta arriba o cuesta abajo sin acera y cuando estés parqueado cuesta abajo pero sí haya acera.

Estacionamiento en una colina cuando hay acera

Utiliza el freno de motor. Cuando viajas cuesta abajo puedes usar el freno de motor para reducir la velocidad del vehículo y evitar que los frenos se sobrecalienten y fallen. Frenar con compresión requiere cambiar a una marcha más baja y dejar que el motor lidie con la gravedad. A pesar de lo que muchos conductores novatos piensan, el freno de motor no es solo para los vehículos con transmisión manual, ya que la mayoría de las transmisiones automáticas también tienen marchas bajas. Dependiendo de tu vehículo y la velocidad a la que viajas, puedes usar segunda, tercera o “L” para reducir la velocidad.

Cambia a una velocidad más baja para emplear el freno de motor

Rebasar. En la mayoría de los lugares está prohibido rebasar en montañas, ya que los caminos de montaña tienen un mayor número de curvas y no puedes ver lo suficientemente lejos para un adelantamiento seguro. Cuando estés en un lugar donde es legal rebasar, recuerda que pasar a otro vehículo en una montaña es un poco más complicado que hacerlo en terrenos planos. El rendimiento de tu vehículo disminuye en grandes altitudes y necesitarás más caballos de fuerza para rebasar cuando estés viajando cuesta arriba. Considerando estas cosas, deja más espacio para hacer la maniobra cuando quieras adelantar en montaña.

Evita rebasar en carreteras de montaña

Toma un descanso. Conducir en montañas es más estresante y requiere de mucha más concentración que la conducción regular, así que es probable que te canses. Haz paradas regulares y descanso lo más que puedas. Un conductor fatigado es un mal conductor.

Descansa con frecuencia y evita manejar cansado

Si transitas por las montañas en invierno, asegúrate de seguir los pasos requeridos para manejar en invierno de manera segura.
 

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Conducir en Colinas Empinadas y Heladas
Técnicas Avanzadas de Manejo 4 of 8

Conducir en Colinas Empinadas y Heladas

Arrancar y estacionar en colinas puede ser desafiante para los conductores sin experiencia debido a que el vehículo no se queda inmóvil cuando el freno de mano está desactivado. Aprender unas cuantas técnicas simples y ponerlas en práctica cuando debas conducir o estacionar tu vehículo en una colina garantizará tu seguridad y te permitirá afrontar hasta los ascensos más empinados.

Tracción en Entornos Peligrosos de Manejo
Técnicas Avanzadas de Manejo 5 of 8

Tracción en Entornos Peligrosos

Muchas situaciones peligrosas en la carretera pueden llevar a la pérdida de tracción de las ruedas del vehículo. La palabra “tracción” describe la capacidad de las ruedas de agarrarse a la superficie de la carretera. Sin tracción, tus llantas no podrán rodar y se deslizarán por la superficie. Mantener la tracción es necesario para poder parar, arrancar y maniobrar tu vehículo.

Técnicas de Control y Recuperación de Derrapes
Técnicas Avanzadas de Manejo 6 of 8

Control y Recuperación de Derrapes

Los derrapes pueden ocurrir en carreteras que están resbaladizas debido a lluvia, barro, nieve o hielo. También pueden ser causados por giros repentinos, cambios de carril o frenadas bruscas a gran velocidad, que hacen que las ruedas se bloqueen. Si pierdes agarre con la superficie de la carretera y empiezas a derrapar, mantén la calma. No reacciones de forma exagerada ni frenes de golpe. Usa las técnicas de prevención y recuperación de derrapes para ayudarte a retomar el control del vehículo.

Review
Conducir con Mal Tiempo 8 of 11

Manejar con Nieve y Hielo

Manejar cuando hay nieve o hielo en las carreteras es extremadamente peligroso. Con nieve o hielo en tus llantas se reducirá la tracción de la superficie de la carretera de gran manera, aumentando la distancia requerida para parar. El hielo es generalmente más peligroso que la nieve ya que es muy difícil de ver.

Conducir con Mal Tiempo 9 of 11

Manejar en una Tormenta de Nieve

Las tormentas de nieve combinan la visibilidad limitada de la niebla con las carreteras resbaladizas que puedes esperar cuando hay hielo y nieve. Manejar en una tormenta de nieve hace increíblemente difícil ver lo que sucede a tu alrededor y mantener el control del vehículo. La mejor defensa contra una ventisca es no conducir en una.

Conducir con Mal Tiempo 10 of 11

Manejar en Climas Cálidos

Conducir en un clima extremadamente caluroso puede ser dañino para tu salid y la salud de tu vehículo. El calor es el factor mortal número uno relacionado con el clima en los Estados Unidos. Al manejar en climas cálidos, presta atención a la luz de advertencia de temperatura. Si se enciende o llega a la zona roja, lleva tu vehículo a un costado de la carretera y detente. Quédate lejos del tráfico y estaciona bajo la sombra, de ser posible.

Conducir con Mal Tiempo 11 of 11

Manejar de Noche

Manejar de noche es considerablemente más difícil y peligroso que manejar de día. La visibilidad reducida es de unas las razones principales por las que conducir de noche es tan peligroso. De noche debes manejar más lentamente, ya que la visibilidad limitada extiende el tiempo de reacción. El automovilistas promedio necesita mucho más tiempo para parar al manejar de noche que durante el día.

Técnicas Avanzadas de Manejo 1 of 8

Salir del Barro y la Nieve

Los vehículos que no han sido preparados correctamente para las condiciones de manejo en invierno pueden atascarse fácilmente en la nieve o el hielo. En otras situaciones, el barro profundo o incluso la arena pueden ser suficientes para atrapar tu vehículo. Cuando quedes atascado en el barro o la nieve, debes saber maniobrar para salir del problema sin necesidad de equipo especializado.

Técnicas Avanzadas de Manejo 2 of 8

Usar Cadenas para Nieve

En regiones de frío extremo, nieve o montaña, usar cadenas para nieve puede ser la única manera de que tu vehículo siga en movimiento. Las cadenas de nieve aumentan la tracción o el “agarre” de las ruedas en la superficie de la carretera. Las llantas de invierno tienen una función similar, aunque no brindan suficiente tracción para que tu vehículo salga de situaciones extremadamente resbaladizas o nieve profunda.