Conducir con Mal Tiempo
Manejar en Condiciones de Viento

Manejar en Condiciones de Viento: Reglas de Seguridad Cuando Hay Vientos Fuertes

Updated 23 de Enero de 2021

Los vientos fuertes a veces pueden ser un problema para los conductores de automóviles. Son especialmente peligrosos para autos ligeros, vehículos con remolques, caravanas y otros vehículos recreativos altos. Como son livianos o tienen una superficie grande para atrapar el viento, estos vehículos pueden ser empujados fuera de su carril en condiciones de mucho viento o tormenta.

Al conducir en condiciones de viento, reducir la velocidad es la mejor forma de evitar un accidente. Esto minimizará el efecto de “elevación” del aire que se mueve por debajo del vehículo a gran velocidad y aumentará el agarre del vehículo en la superficie de la carretera. Si es posible, debes evitar conducir cerca de otros automovilistas a los que podrías golpear si tu vehículo sale lanzado fuera del carril.

Ráfagas de viento

Ten en cuenta que una exposición repentina puede causar que una ráfaga de viento te golpee mientras cruzas una obra de drenaje o un puente o cuando manejas a través de pasos de montaña y barrancos. Debes siempre prestar atención a los alrededores y prepararte para controlar el vehículo en caso de que ocurra una ráfaga de viento inesperada. Es bastante común que los conductores pierdan el control del vehículo cuando no anticipan los vientos fuertes. Debes ser consciente de los riesgos del entorno y estar alerta para lidiar con ellos.

Si estás en un vehículo particularmente pequeño o liviano, es posible que sientas las ráfagas de viento cuando te pasa un camión grande o un autobús. Cuando un vehículo grande se aproxima desde la dirección opuesta en una carretera de dos carriles, presta mucha atención y muévete hacia la derecha tan lejos como sea posible de manera segura.

Cómo manejar con vientos fuertes

Las siguientes precauciones pueden ayudarte a mantener el control de tu vehículo y evitar accidentes en condiciones extremadamente ventosas. En tu manual de conducir estatal puedes encontrar más detalles sobre cómo lidiar con situaciones peligrosas.

  1. 1

    Siempre reduce la velocidad cuando haya vientos fuertes.
    Esto conectará tu vehículo al terreno, mejorará el control y te dará más tiempo de reaccionar de forma defensiva en caso de que suceda un accidente a tu alrededor.

  2. 2

    Mantén tus manos firmes en la posición “dos y diez” sobre el volante.
    En vez de solo descansar tus manos sobre el volante, agárralo con decisión. Una fuerte ráfaga de viento podría hacer que se suelte de tus manos.

  3. 3

    Mira adelante y presta especial atención a los escombros o sobrantes y otros obstáculos en la carretera.

  4. 4

    No uses el control crucero o control de velocidad.
    Necesitarás un control total del acelerador para manejar la velocidad del vehículo en caso de que lo alcance una ráfaga de viento inesperada.

  5. 5

    Cuando estés lidiando con una tormenta o con vientos fuertes peligrosos, considera detenerte y esperar a que las condiciones se calmen antes de seguir con tu viaje.
    A nadie le gusta retrasarse pero no vale la pena arriesgar tu vida para llegar a tiempo.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Manejar con Nieve y Hielo
Conducir con Mal Tiempo 8 of 11

Manejar con Nieve y Hielo

Manejar cuando hay nieve o hielo en las carreteras es extremadamente peligroso. Con nieve o hielo en tus llantas se reducirá la tracción de la superficie de la carretera de gran manera, aumentando la distancia requerida para parar. El hielo es generalmente más peligroso que la nieve ya que es muy difícil de ver.

Manejar en una Ventisca o Tormenta de Nieve
Conducir con Mal Tiempo 9 of 11

Manejar en una Tormenta de Nieve

Las tormentas de nieve combinan la visibilidad limitada de la niebla con las carreteras resbaladizas que puedes esperar cuando hay hielo y nieve. Manejar en una tormenta de nieve hace increíblemente difícil ver lo que sucede a tu alrededor y mantener el control del vehículo. La mejor defensa contra una ventisca es no conducir en una.

Manejar en Climas Cálidos
Conducir con Mal Tiempo 10 of 11

Manejar en Climas Cálidos

Conducir en un clima extremadamente caluroso puede ser dañino para tu salid y la salud de tu vehículo. El calor es el factor mortal número uno relacionado con el clima en los Estados Unidos. Al manejar en climas cálidos, presta atención a la luz de advertencia de temperatura. Si se enciende o llega a la zona roja, lleva tu vehículo a un costado de la carretera y detente. Quédate lejos del tráfico y estaciona bajo la sombra, de ser posible.

Review
Conducir con Mal Tiempo 1 of 11

Manejar en Situaciones Peligrosas

Condiciones climáticas y de carretera desfavorables pueden crear peligros que hacen que la conducción sea más difícil y peligrosa. Debes aprender a identificar y compensar estos peligros para protegerte a ti y a otros usuarios de carretera de daños. Elegir no manejar en lluvia, nieve, neblina, de noche o en otras situaciones peligrosas siempre es la decisión más inteligente.

Conducir con Mal Tiempo 2 of 11

Manejar con Resplandor del Sol

Los conductores están más susceptibles al resplandor del sol por la mañana y últimas horas de la tarde, cuando el sol está más bajo en el cielo. El resplandor del sol es peligroso ya que puede dificultar la visión y, en casos extremos, provocar ceguera momentánea. Los destellos del sol menos graves pueden distorsionar las señales de tránsito y semáforos, haciendo que los conductores cometan errores devastadores.

Conducir con Mal Tiempo 3 of 11

Manejar con Niebla y Humo

De todas las situaciones adversas que tendrás que enfrentar al conducir, la niebla es la más peligrosa. Enciende las luces delanteras, activa las luces para la niebla, activa los limpiaparabrisas y reduce la velocidad. No empieces tu viaje si la niebla es tan espesa que no puedes ver la carretera adelante a pocos pies de tu vehículo.

Conducir con Mal Tiempo 4 of 11

Manejar Bajo la Lluvia

Manejar bajo la lluvia puede ser igual de peligroso que conducir en condiciones de hielo o nieve. El agua en la superficie de la carretera puede afectar gravemente el control del vehículo, mientras la lluvia en sí dificulta la visibilidad. Debes saber cómo enfrentar estos desafíos y manejar de manera segura en situaciones húmedas y lluviosas. Todos los riesgos del clima húmedo y lluvioso pueden disminuirse al reducir la velocidad. Esta debe ser tu primera acción.

Conducir con Mal Tiempo 5 of 11

Aquaplaning

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre sobre carreteras mojadas, cuando un vehículo toca una capa de agua con la suficiente velocidad para deslizarse sobre ella en lugar de mantener contacto con la superficie del camino. El aumento de velocidad hace que la canalización del agua sea menos efectiva y puede separar tus ruedas del asfalto, por lo que ruedan sobre el agua como esquís acuáticos. Cuando sucede el hidroplaneo puede llevar a una pérdida parcial o completa de control y dirección del volante. Es algo que todos los conductores quieren evitar.

Conducir con Mal Tiempo 6 of 11

Manejar en Aguas Profundas

Cuando se trata de manejar en aguas profundas, solo hay una regla que debes recordar: evitarlo a toda costa. Aún el agua relativamente poco profunda puede ser peligrosa. A bajas velocidades, seis pulgadas de agua pueden hacer que pierdas el control del vehículo y hacer flotar a los vehículos más pequeños.