Manejar con Sueño
Causas Naturales de la Fatiga y el Sueño

Manejar con Sueño: Causas de la Fatiga, Falta de Sueño y Regulación

Updated 26 de Enero de 2021

Tener fatiga no significa necesariamente sentir sueño, aunque puede llevar a eso. El término “fatiga” describe un estado mental y físico que puede ocurrir después de una actividad desafiante o prolongada. Una persona fatigada tiene una capacidad por debajo de lo normal para trabajar y concentrarse, siendo menos capaz de completar con eficacia cualquier tarea.

El estrés emocional, el trabajo (mental o físico) y la falta de sueño son elementos que se sabe que contribuyen a la fatiga.

Causas comunes de la fatiga

Prácticamente todos los conductores están expuestos a factores y situaciones que causan fatiga a diario. Lee algunas de las causas comunes de la fatiga a continuación. Cuantos más puntos de esta lista puedas identificar, mayores serán las posibilidades de que la fatiga te vuelva incapacitado para manejar de forma segura.

  1. 1

    Falta de sueño (por una mala calidad del sueño, dormir poco o demasiado tiempo desde la última que vez que dormiste)

  2. 2

    Interrupción de los ciclos naturales del sueño (como puede ser el caso para personas que trabajan turnos nocturnos y duermen durante el día)

  3. 3

    Periodos prolongados de trabajo físico o mental (como estudiar, un día largo en la oficina o una actividad física de alto impacto)

  4. 4

    Estrés (incluyendo en general el estrés emocional, el estrés mental y el estrés provocado por conducir en una situación desfavorable como el tráfico pesado)

  5. 5

    Enfermedad, lesiones o discapacidades (cualquier condición que te haga sentirte enfermo o provoque una incomodad prolongada)

  6. 6

    Medicamentos (se sabe que muchos fármacos con prescripción comunes y medicinas de venta libre causan fatiga)

  7. 7

    Comer demasiado (consumir una comida pesada puede llevar a sentimientos de fatiga y sueño, ya que tu cuerpo trabajo fuerte para digerir los alimentos)

  8. 8

    Resplandor del sol (entrecerrar los ojos por un tiempo prolongado)

  9. 9

    Un automóvil sobrecalentado (las altas temperaturas pueden ser agotadoras y provocar somnolencia)

La importancia de la regulación del sueño

Incluso si tu estilo de vida no permite mantener un patrón de sueño “ideal”, puede ser útil entender cómo tu cuerpo regula el sueño y qué efectos puede tener esto en el cansancio que sientes a lo largo del día. Como resultado, debería ayudarte a tomar decisiones sensatas y seguras sobre cuándo puedes conducir o no.

Existen dos procesos principales que regulan el sueño, conocidos como homeostasis del sueño y ritmos circadianos. Conoce más sobre estos sistemas a continuación.

Homeostasis

La homeostasis es un proceso químico que sucede en tu cuerpo. A través de este proceso, tu cuerpo silenciosamente mantiene una presión sanguínea estable, una temperatura corporal saludable, niveles de acidez normales y, fundamentalmente, provoca que sientas “cansancio” cuando necesitas dormir. El sueño es esencial para la recuperación. Sin suficiente sueño, cada sistema del cuerpo humano deja de funcionar tan bien como debería.

La persona promedio necesita unas 8 horas de sueño por cada 16 horas que permanezca despierta. Cuando te pasas del límite de las 16 horas, la homeostasis hace que cada vez sientas más cansancio mientras sigues despierto. Desde el momento en que te levantas, el reloj de la homeostasis está trabajando. Eventualmente, alcanzarás el nivel de cansancio donde se vuelve difícil permanecer despierto.

Dormir al final del día (o al final de tus horas despiertas) no necesariamente reinicia el reloj o limpia la “deuda de sueño” que has acumulado estando despierto. Si no duermes lo suficiente para el número de horas que estuviste despierto (aproximadamente 8 horas cada 16 horas despierto), tu deuda de sueño se transferirá desde el día anterior. De esta forma, los efectos de un sueño insuficiente y habitual se acumularán hasta que sientas cansancio constantemente, tengas problemas para pensar con claridad y luches para seguir despierto a lo largo del día. Esta situación no se resolverá hasta que duermas para compensar las horas perdidas.

Ritmos circadianos

Gracias a los ritmos circadianos naturales, tus niveles hormonales, tu temperatura corporal y tus sentimientos de alerta fluctuarán a lo largo del día. Este proceso trabaja en armonía con la homeostasis para determinar tu deseo de dormir.

Los ritmos circadianos de tu cuerpo siguen aproximadamente las horas de oscuridad y de luz. Tienes más probabilidades de sentirte despierto y alerta durante las horas del día y deberías sentirte más propenso a dormir durante la noche. Los ritmos circadianos no son exactos y varían de una persona a otra, aunque la mayoría de las personas experimentan un mayor deseo de dormir en estos periodos:

  • Entre medianoche y las 6 am, y
  • Entre 1 pm y 3 pm

Por supuesto, ciertos factores de estilo de vida podrían influir en qué grado te ves afectado por los ritmos circadianos. El consumo de cafeína es uno de estos factores. Como tanto los ritmos circadianos como la homeostasis estimulan el sueño de noche para la mayoría de las personas, es más probable que sientas los efectos del cansancio en esas horas.

Regulación del sueño y problemas de manejo

El deseo de dormir es el resultado de proceso psicológicos inevitables, lo que significa que no podrás “imponer tu voluntad” para ignorarlo. Las sustancias estimulantes como la cafeína pueden demorar o disminuir la necesidad de dormir por un tiempo corto, aunque no se deben considerar como un sustituto digno del descanso de calidad.

Intentar conducir cuando tu cuerpo anhela dormir es peligroso y se vuelve cada más peligroso cuanto más tiempo sigas despierto. Eventualmente, los síntomas de fatiga aparecerán y afectarán tu capacidad de detectar y reaccionar ante los peligros, hacer múltiples tareas y tomar decisiones lógicas al volante.

Toma en cuenta que cualquier privación del sueño significativa o alteración de tu horario de sueño habitual (quizás por el “jet lag” o una sesión de estudio hasta tarde) puede hacer que no estés en condiciones para manejar. Tú eres responsable de asegurarte de que puedas conducir de manera segura. Si te das cuenta de que tienes sueño, estás muy emocional, con distracciones o problemas para concentrarte, no manejes hasta que hayas dormido un poco.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 2 votos.

Sigue con otros módulos

Factores de Riesgo de Fatiga
Manejar con Sueño 3 of 7

Factores de Riesgo de Fatiga

Entender los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de somnolencia te ayudará a tomar decisiones de manejo sensatas. Si sabes que estás bajo riesgo, es más probable que conectes con tu estado físico y mental al conducir. Cuando notes que aparecen los síntomas de fatiga, podrás tomar medidas para mantenerte tu seguridad.

Consecuencias de Conducir con Fatiga
Manejar con Sueño 4 of 7

Consecuencias de Conducir con Sueño

Una persona con fatiga no puede funcionar tan bien como lo haría normalmente en cualquier tarea. Cuando la tarea es maniobrar un objeto de metal grande y pesado que se precipita a gran velocidad en una carretera, perseverar a pesar de los efectos del cansancio invita a la muerte y la destrucción.

Mitos sobre la Fatiga al Volante
Manejar con Sueño 5 of 7

Mitos de Conducir con Sueño

Conducir con sueño o fatiga es tan peligroso como manejar bajo la influencia del alcohol. La mayoría de los conductores conocen el efecto que tiene el alcohol en su capacidad de manejo y dudarían de ponerse al volante si han bebido, incluso si creen que se encuentran dentro del límite legal de alcoholemia.

Review
Aptitud Física para Manejar 5 of 9

Los Desafíos Físicos de Conducir

La mayoría de los vehículos modernos se pueden manejar con relativa facilidad física gracias a la potencia de los frenos y la dirección asistida. Los desafíos relacionados con la conducción son predominantemente mentales, como percibir peligros en la carretera o manejar múltiples tareas al mismo tiempo. Aunque, en ciertos vehículos y situaciones, conducir aún puede ser una actividad físicamente exigente.

Aptitud Física para Manejar 6 of 9

Discapacidades Físicas y Mentales

Tu condición física y mental tiene un efecto directo en tu capacidad para manejar y ejecutar múltiples tareas al conducir. Las personas con discapacidades físicas o mentales pueden carecer de las habilidades necesarias para conducir un vehículo de forma segura.

Aptitud Física para Manejar 7 of 9

Enfermedades y Discapacidades Temporales

La capacidad para conducir puede verse tan afectada por discapacidades físicas o mentales temporales como por condiciones médicas constantes y discapacidades físicas permanentes. Todas las personas experimentan una enfermedad o una lesión en algún momento. El hecho de que generalmente estás en forma para manejar no significa que siempre estés en condiciones para conducir.

Aptitud Física para Manejar 8 of 9

Conducción Segura y Vejez

Envejecer no significa necesariamente que ya no estés en condiciones para conducir. Según las estadísticas de la Administración Federal de las Carreteras, hay más de 41 millones de conductores con licencia mayores de 65 años en los Estados Unidos. Desafortunadamente, los cambios físicos y mentales asociados a la vejez pueden afectar las habilidades de manejo y aumentar el riesgo de lesiones o muerte en un accidente automovilístico.

Aptitud Física para Manejar 9 of 9

Envenenamiento por Monóxido de Carbono

El envenenamiento por monóxido de carbono (CO) accidental es responsable de alrededor de 500 muertes y 15.000 visitas a salas de emergencias en los Estados Unidos cada año. Una gran parte de estos casos de envenenamiento son por emisiones de escape de los vehículos motorizados. Todos los conductores deben conocer los peligros del monóxido de carbono y saber detectar los síntomas cuando ocurran.

Manejar con Sueño 1 of 7

Peligros de Conducir con Sueño

La mayoría de las personas aceptan el cansancio como parte de su ajetreado día a día. El cansancio rara vez evita que realicemos nuestras tareas diarias, como trabajar, ir a la escuela o ver a nuestros amigos, así que no asumimos que nos impedir manejar hacia y desde estas actividades. Tristemente, conducir con fatiga puede ser un error mortal.