Mantenimiento del Vehículo
Suspensión del Automóvil

La Suspensión en Tu Vehículo: Averías Comunes y Mantenimiento

Updated 5 de Febrero de 2021

Después de nuestra sección del sistema de dirección delantera y suspensión, echaremos un vistazo más detallado al sistema de suspensión en sí. Un sistema de suspensión bien afinado es necesario para que un conductor pueda controlar un vehículo. Los principales componentes del sistema de suspensión son las llantas, el aire en las llantas, los amortiguadores, los resortes, los puntales (en la mayoría de los vehículos), las barras, los casquillos, las uniones y las juntas. En conjunto, estos dispositivos gestionan la relación entre la carretera y las ruedas, y las ruedas y la carrocería del vehículo.

Los trabajos principales del sistema de suspensión son:

  1. Maximizar la tracción entre las llantas y la carretera
  2. Facilitar una dirección estable junto con el sistema de dirección
  3. Distribuir de manera uniforme el peso del vehículo a través de las llantas
  4. Permitir un buen manejo
  5. Absorber los baches y las caídas en la superficie de la carretera manteniendo estable la carrocería del vehículo
  6. Cancelar el “shock” que de otra forma vibraría a través del vehículo a medida que recorre superficies irregulares

La mayoría de los vehículos modernos tienen sistemas de suspensión que permiten que cada rueda se mueva arriba y abajo de forma independiente de las otras. Esto ayuda al vehículo a mantener una buena tracción en las cuatro ruedas cuando solo una rueda pasa sobre un bache o una irregularidad de la superficie de la carretera.

Llantas y aire

Las llantas del automóvil y el aire que contienen son componentes esenciales del sistema de suspensión. Las personas no suelen pensar que las llantas están involucradas en la suspensión, ya que no tienen partes móviles. Recuerda, las llantas se comprimirán y volverán a su forma conforme se mueven por la superficie de la carretera. La presión de aire dentro de las llantas determina hasta qué punto esto puede suceder y, por lo tanto, qué tan bien el neumático mantiene la tracción con la superficie de la carretera.

Las llantas deben estar infladas según la presión recomendada en el manual del propietario del vehículo, no la presión impresa en la propia llanta. Los neumáticos que no están inflados correctamente pueden dañar la suspensión del vehículo y afectar negativamente la tracción, de la siguiente manera:

  1. 1

    Llantas desinfladas.
    La llanta es más propensa a sobrecalentarse, tiene menos estabilidad en las curvas y responde menos a la dirección. Los neumáticos desinflados también pueden desalinear o dañar la suspensión, ya que la llanta no podrá absorber los impactos con tanta eficacia.

  2. 2

    Llantas infladas excesivamente.
    La tracción empeora debido a que una menor área de superficie de la llanta entra en contacto con la carretera. La dirección y la estabilidad parecen mejorar pero el viaje será más dificultoso y menos cómodo.

La banda de rodadura desgastada también afecta la tracción de las llantas. Tanto los neumáticos desinflados y como los sobreinflados pueden causar un desgaste prematuro de la banda de rodamiento. Idealmente, debes revisar la presión de las llantas cada dos semanas, recargando aire siempre que sea necesario. Cuando la banda de rodadura empieza a desgastarse o las llantas han llegado al final de su vida útil, tendrás que reemplazarlas con unas nuevas.

Resortes

El sistema de suspensión permite que las ruedas del vehículo se muevan hacia arriba y abajo al recorrer baches y otras irregularidades del camino sin que la carrocería principal del automóvil se vea afectada. Existen diferentes diseños de sistemas de suspensiones automotrices de uso común, aunque todas se basan en un tipo de resorte para absorber el impacto de la carretera. La mayoría de los sistemas de suspensión modernos utilizan resortes helicoidales (resortes o muelles con forme de espiral) que se expanden y comprimen a medida que las ruedas se mueven sobre baches y caídas en la carretera. Los resortes permiten que las cuatro ruedas del automóvil mantengan contacto con la superficie de la carretera, incluso cuando el pavimento es irregular.

La tensión del resorte determina qué tan suave viaja el vehículo y qué tan bien mantiene la tracción. A menudo, los dos objetivos están uno contra el otro. Por tanto, la tensión del resorte debe ser correcta para maximizar la tracción mientras también absorbe el impacto de la carretera. Los resortes sueltos generalmente equivalen a un viaje fluido, ya que las ruedas se pueden mover con una mejor respuesta hacia los baches de la carretera. Sin embargo, la carrocería del vehículo tiende a moverse más con la suspensión de muelles sueltos. Esto significa que el automóvil experimentará cambios de peso más dramáticos hacia adelante y atrás o hacia los costados al frenar, acelerar o girar en curvas. Esto puede provocar pérdida de tracción en una o más de las ruedas del vehículo.

En contraste, los resortes apretados (como los que se encuentran a menudo en los automóviles deportivos) minimizan el movimiento de la carrocería del auto, permitiendo una mejor tracción al girar y ajustar la velocidad. Por supuesto, la parte negativa de una suspensión de muelles apretados es que no absorbe bien el impacto de una superficie irregular, lo que produce un recorrido más dificultoso. Si notas que la suspensión de tu automóvil se vuelve más irregular o rebota más con el paso del tiempo, es posible que sea necesario ajustar los resortes de la suspensión.

Amortiguadores

Aunque los resortes son muy buenos para absorber energía, no pueden disiparla fácilmente sin mover la carrocería del vehículo. Si el sistema de suspensión dependiera exclusivamente de los resortes, el vehículo rebotaría cada vez que los resortes se expanden o comprimen, lo que de alguna forma anula el punto de tener una suspensión. Por este motivo, el sistema de suspensión del vehículo cuenta con amortiguadores para contrarrestar el movimiento de los resortes.

Los amortiguadores conectan las cuatro ruedas del vehículo a la carrocería del automóvil. Se encuentran cerca de los resortes de suspensión o pasando a través del resorte (conocido como suspensión de puntal). Los amortiguadores son esencialmente tubos cilíndricos de presión llenos de líquido hidráulico, que es comprimido por un pistón cuando las ruedas se mueven hacia arriba. Esta compresión obliga al líquido hidráulico a salir a través de pequeños orificios dentro del pistón. Como el líquido hidráulico no puede drenarse rápidamente en el pistón, este proceso desacelera el pistón e inhibe el movimiento de la suspensión. En pocas palabras, la energía cinética no deseada en los resortes es absorbida por el amortiguador y se convierte en energía térmica que puede disiparse fácilmente.

Mantenimiento de la suspensión

El sistema de suspensión del vehículo no debería requerir mantenimiento regular más allá de una revisión general cada vez que lleves el auto a un servicio. Eventualmente, componentes importantes como los amortiguadores y los resortes se desgastarán y tendrán que reemplazarse, aunque deberían durar alrededor de 50.000 millas.

En última instancia, qué tan rápido se desgaste la suspensión depende de cómo y dónde conduces. Manejar en carreteras con superficies niveladas y bien pavimentadas ejerce poca presión en la suspensión y debería maximizar su vida útil. Por el contrario, conducir en carreteras predominantemente rurales, ásperas o sin pavimentar aumentará la presión sobre la suspensión, acortando su vida útil.

Es importante prestar atención a cómo se maneja tu vehículo, ya que los problemas con los amortiguadores escalan rápidamente. Si notas un desgaste en los amortiguadores o puedes sentir que el automóvil viaja con menos fluidez, haz que un mecánico lo revise lo antes posible. Los amortiguadores en general fallan rápidamente una vez que empiezan a desgastarse. Si eso sucede, el vehículo no estará nivelado, puedes tener dificultades para mantener el control en las curvas y los caminos irregulares serán especialmente complicados.

Los signos de los amortiguadores o los resortes están empezando a fallar son:

  • Un manejo deficiente
  • Sonidos de golpes provenientes de debajo del vehículo
  • Rigidez en la dirección
  • El viaje será más dificultoso (esto puede estar aislado hacia la parte delantera o trasera del automóvil)

Si tienes algún motivo para creer que hay un problema con la suspensión de tu vehículo, no lo ignores. Los problemas con la suspensión empeoran muy rápidamente y siempre son extremadamente peligrosos. Si falla un resorte o un amortiguador mientras conduces el automóvil, de repente se volverá impredecible y mucho más difícil de controlar de lo habitual. Esto fácilmente podría provocar una colisión si te toma por sorpresa.

¿Pasarías un examen de manejo hoy?

¡Descúbrelo con nuestro test gratis!

HAZ UN EXAMEN

¿Te gusta el artículo? ¡Dános 5 puntos!

Pulsa una estrella para añadir tu voto

5.0 de 5 estrellas en base a 3 votos.

Sigue con otros módulos

Cuidado y Mantenimiento de los Frenos del Auto
Mantenimiento del Vehículo 8 of 10

Sistema de Frenado

Los frenos son la función de seguridad más importante de tu vehículo y tu última línea de defensa contra colisiones inminentes. Las fallas en otros sistemas del vehículo pueden ser extremadamente peligrosas pero si los frenos están funcionando, al menos tendrás una forma de desacelerar o detener el vehículo en caso de emergencia. Si los frenos dejan de funcionar mientras conduces, hacer una parada segura será increíblemente difícil.

Mantenimiento de las Llantas de tu Auto
Mantenimiento del Vehículo 9 of 10

Conocer las Llantas

Cuando se trata del mantenimiento de tu vehículo, muchos sistemas solo pueden ser evaluados y revisados por un mecánico certificado. Monitorear y mantener la salud de tus llantas es extremadamente importante y esa responsabilidad recae sobre ti, el conductor. Las sofisticadas características de conducción y sistemas de seguridad de la mayoría de los vehículos modernos no significan nada sin una buena tracción y una fuerte conexión con la carretera.

Inspección Profesional y Servicio Mecánico
Mantenimiento del Vehículo 10 of 10

Inspecciones Periódicas y Servicios Mecánicos

Cuando se trata de mantener tu vehículo apto para la carretera y seguro, y evitar reparaciones costosas, es clave tomar medidas preventivas. Ningún automóvil dura para siempre, pero con pequeñas tareas de mantenimiento puedes prolongar la vida de tu auto al máximo. Los frenos, las llantas y otros sistemas esenciales no deben fallar de forma inesperada si sigues un programa de mantenimiento y haces que un mecánico revise el auto en intervalos regulares.

Review
Mantenimiento del Vehículo 1 of 10

Mantenimiento del Vehículo

Los vehículos con buen mantenimiento son vehículos más seguros. Este módulo cubrirá los puntos básicos de los sistemas operativos del vehículo y el mantenimiento general del automóvil. Toma en cuenta que la información que incluimos aquí no debe sustituir la información de mantenimiento del manual del vehículo. Ese manual es siempre el recurso final cuando se trata de comprender y mantener tu automóvil.

Mantenimiento del Vehículo 2 of 10

El Motor y la Transmisión

Existen muchas configuraciones de motor de combustión en el mercado actualmente, aunque todas tienen principios similares. La mayoría de los vehículos modernos tienen motores de 4, 6 u 8 cilindros (V8). Un pistón conecta cada cilindro con el cigüeñal del motor, que convierte la energía térmica del cilindro en energía cinética, de rotación o torque. Esta energía luego se transmite a las ruedas a través de la transmisión y el eje de transmisión.

Mantenimiento del Vehículo 3 of 10

El Sistema de Combustible

El sistema de combustible de tu vehículo es responsable de almacenar, filtrar y suministrar gasolina al motor, donde se puede encender para crear energía. Los componentes principales del sistema de combustible son el tanque de gasolina, las líneas de combustible, la bomba de combustible, los filtros y los inyectores de combustible. Juntos, coordinan el envío de combustible y aire a los cilindros del motor. Si un componente del sistema de combustible deja de funcionar como debería, todo el proceso se verá comprometido.

Mantenimiento del Vehículo 4 of 10

El Sistema de Escape

El proceso de combustión interna produce gases residuales que son expulsados de cada cilindro a través de una válvula de escape. Desde allí, el sistema de escape lleva los gases residuales lejos del motor, donde pueden ser expulsados del vehículo de forma segura por el tubo de escape. El mantenimiento del sistema de escape es importante, ya que las fugas pueden crear una acumulación peligrosa de gases tóxicos.

Mantenimiento del Vehículo 5 of 10

El Sistema Eléctrico

Los vehículos modernos dependen de sistemas eléctricos complejos. Los problemas con el sistema eléctrico pueden ser difíciles de diagnosticar, aunque a menudo se pueden arreglar con algo tan simple como un cambio de fusible o una bombilla nueva. Más allá de esto, manipular las partes electrónicas del vehículo suele ser tarea de un técnico capacitado.

Mantenimiento del Vehículo 6 of 10

El Sistema de Dirección

El sistema de dirección conecta el volante en el compartimento de los pasajeros con las ruedas delanteras del vehículo. La fuerza de rotación que ejerces sobre el volante se transfiere a la columna de dirección y se convierte en un movimiento giratorio que hace pivotar las ruedas del vehículo de la izquierda o la derecha, dirigiendo el vehículo por la carretera.